Ser un Estudiante del Nuevo Mensaje

Traducido del texto “Being a Student of the New Message”, recibido por el Mensajero Marshall Vian Summers el 29 de noviembre de 2009 en Bangkok, Tailandia.

“Tú comienzas como estudiante pensando que el Nuevo Mensaje es todo sobre ti. Pero con el tiempo descubres que es mayor que eso, y que tienes un incentivo mayor para estar aquí, más allá de la supervivencia y la gratificación personal.”

Es una gran bendición recibir una Nueva Revelación y vivir en un tiempo de Revelación. Es una gran oportunidad para descubrir tu mayor propósito para estar en el mundo y para recordar mediante tu experiencia a aquellos que te enviaron al mundo. Porque tienes ahora ante ti un regalo de valor sin igual, un regalo que se da solo cada milenio en un tiempo de Revelación.

Tú no llegaste a esto por accidente. No lo encontraste por casualidad. Esto representa un destino y una llamada para ti. Ha llegado a tu vida en un momento en el que el mundo está haciéndose más oscuro y están llegando las Grandes Olas del Cambio. Está llegando en un momento en el que la humanidad enfrenta una intervención desde más allá del mundo, por pequeños grupos que están aquí para sacar ventaja de las debilidades y divisiones de la humanidad. Es un tiempo para aprender algo verdaderamente nuevo y revolucionario, algo que ha sido dado al mundo para traer claridad a las grandes tradiciones del mundo y para ser una alarma y una llamada a la unidad y la cooperación humanas ante una convulsión y un desafío tremendos.

Pero no puedes realmente entender el Nuevo Mensaje y el significado de esta Revelación solo leyendo. Debes hacerte su estudiante. Debes hacerte un aprendiz y tomar los pasos al Conocimiento. Desde donde estás no puedes ver el panorama de la vida con claridad. No puedes comprender el significado de tu aparición en el mundo en este momento. No puedes comprender la Comunidad Mayor de vida que la humanidad encara ahora en el universo más allá de las fronteras y límites de este mundo. No puedes siquiera comprender la gran importancia de encontrar una Nueva Revelación, un Nuevo Mensaje de Dios.

Para entender estas cosas y su completa relevancia para tu vida, tu origen y tu destino, debes hacerte un estudiante del Nuevo Mensaje y aprender de él, y permitirle que sea aplicado en tu vida, que sea vivido, que sea experimentado, que te libere de la esclavitud de tus viejas ideas —la esclavitud que actualmente experimentas bajo la opresión de la gente y la cultura, una esclavitud que te mantiene en la superficie de tu mente y no te permite experimentar tu naturaleza más profunda.

Sin corrupción, sin confusión, el Nuevo Mensaje está aquí en una forma pura. Trae con él la memoria de tu Antiguo Hogar y el recuerdo del propósito mayor que te ha traído al mundo en este tiempo.

Pero esto requiere que entiendas lo que realmente significa ser un estudiante —lo que realmente significa ser un estudiante de una Nueva Revelación—. Porque no puedes ir atrás en el tiempo y ser un estudiante de Jesús o un estudiante de Mahoma o un estudiante de Buda y recibir la enseñanza pura tal y como fue revelada por sus Mensajeros.

Ser un estudiante de una Nueva Revelación requiere entonces una aproximación muy pura por tu parte. Esto significa que no estás intentando mezclar el Nuevo Mensaje con otras enseñanzas, con otras creencias, con otras prácticas espirituales. Significa que no estás fusionando el Nuevo Mensaje con tus propias creencias espirituales y tu perspectiva.

Ser un verdadero estudiante es empezar al comienzo con una mente abierta y clara. Aquí tú no crees en todo. Tú eres discerniente y cuidadoso, pero no haces suposiciones sobre el viaje por delante, porque nunca antes has hecho un viaje así. Incluso si has estudiado otras enseñanzas religiosas a lo largo del tiempo, tú nunca has hecho un viaje como este. Es una nueva montaña que ascender, y ella purificará tus intenciones. Purificará tu comprensión. Y purificará tu experiencia de ti mismo y del mundo para llevar a cabo un viaje mayor como este.

Ser un verdadero estudiante significa aquí que no estás alterando el Nuevo Mensaje para satisfacer tus preferencias o tus prejuicios o tus ideas preconcebidas. No estás cambiando las palabras. No estás borrando ciertos aspectos del Nuevo Mensaje, pues debes verlos todos. No puedes decir, “Estoy muy interesado en las Relaciones y el Propósito Superior, pero realmente no quiero aprender sobre la Comunidad Mayor.” Aquí no puedes decir, “Bueno, quiero aprender verdaderamente sobre la Comunidad Mayor, pero no quiero estudiar el Camino del Conocimiento.” Pues como ves, todo va junto. Está entero y completo. Está puro e intacto. No ha sido devastado por el mundo y unido a otras cosas y desgarrado en muchas interpretaciones y escuelas de pensamiento y así sucesivamente.

Especialmente mientras el Mensajero está en el mundo, este es el tiempo más óptimo para hacerse un estudiante del Nuevo Mensaje, pues su pureza será mantenida y está siendo mantenida por él y por aquellos que se han unido para asistirle en la traída de una Nueva Revelación al mundo.

Aquí debes estar dispuesto a aprender cosas que exceden tu comprensión, cosas a las que incluso podrías tener miedo a aproximarte. Es un viaje que no puedes controlar. Solo puedes controlarte a ti mismo mientras lo llevas a cabo —no permitiendo que tus miedos o tu ansiedad te lleven, no permitiendo que tus opiniones de otros te desanimen o te disuadan, no permitiendo que tu ambivalencia debilite tu acercamiento y diluya tu enfoque.

Aquí ser un estudiante significa que empiezas desde la posición del deseo y la capacidad de aprender y que estás dispuesto a hacer un largo viaje con muchos pasos sin llegar a conclusiones prematuras —un viaje que te llevará a las alturas de esta gran montaña, un viaje con muchos recodos y giros, muchas cosas que no puedes prever y umbrales a lo largo del camino que no estabas anticipando.

Porque, como ves, no puedes venir a Dios poniendo tus propias condiciones. No puedes decir, “Bueno, estoy dispuesto a estudiar esto, pero tiene que ser a mi manera.” Porque este viaje te llevará a donde nunca has ido antes, porque desde donde estás ahora nunca encontrarás tu propósito mayor en el mundo, y la probabilidad de que te encuentres con aquellos individuos que juegan una parte en él es realmente muy pequeña.

Es por eso que necesitas un camino para salir de la jungla, para salir del estado de confusión y ambivalencia, para salir de la opresión y la dominación de tu condicionamiento social. Necesitas un camino de salida, de modo que tu mente pueda ser libre para ser lo que realmente es, de modo que tu espíritu pueda ser liberado y se exprese a sí mismo a través de tu mente y tu cuerpo, y de modo que puedas sentir tu conexión primaria y fundamental con tu Fuente y con el mundo al que has venido a servir.

Es necesario describir aquí lo que es ser un estudiante, porque la mayoría de la gente no sabe cómo ser un verdadero estudiante. En tu educación durante la niñez tuviste que memorizar cosas para superar pruebas. Tuviste que satisfacer requerimientos, pero ello no significa en verdad que tuvieras que considerar seriamente tu vida, tus valores, tus suposiciones y tus creencias. Hiciste justo lo que era necesario para pasar los exámenes, para alcanzar los objetivos. Por el camino aprendiste algunas cosas, pero esto es verdaderamente una manera muy diluida de ser un estudiante.

Aquí estás verdaderamente asumiendo algo magnánimo y grande —mayor que tu comprensión, mayor incluso que el dominio y alcance de tu intelecto—. Y lo estás haciendo porque sabes que debes hacerlo, porque es enteramente natural y esencial para ti. Puedes pensar al principio que lo estás haciendo para conseguir amor, riqueza, poder, realización espiritual y todo eso. Pero esas cosas se pondrán en cuestión según continúes, porque el viaje no está limitado por estas expectativas y las superará por completo.

Si continúas y no te sales del camino, eventualmente regresarás a la realidad de que estás haciendo esto porque el Conocimiento, la inteligencia más profunda dentro de ti, te está indicando que lo hagas. A medida que tu comprensión crece y se expande, a medida que atraviesas periodos de certidumbre e incertidumbre, a medida que tus propias creencias son cuestionadas e incluso dejadas a un lado en ciertas situaciones, tú regresas a esta motivación esencial, la cual es pura.

Muy pocas personas han sido alguna vez estudiantes que tenían que estudiar con un Maestro para aprender algo que simplemente no podían entender al principio. Aquellas personas que tuvieron que dominar algo en la vida entienden este proceso un poco mejor, y ven lo largo que es el viaje, y cómo puede haber momentos de desánimo en los que tus expectativas no están siendo satisfechas. Pero sigues caminando porque tienes un objetivo, y el objetivo es aquí lo más poderoso —el objetivo y el poder del Conocimiento dentro de ti.

Estás siguiendo un currículo que no inventaste para ti mismo ni fue inventado para ti por otras personas o por la tradición —un viaje que ha sido dado directamente por Dios—. Es por eso que una Revelación no es meramente una enseñanza. Estás siguiendo algo que es esencialmente misterioso, incluso aunque tiene tremendas aplicaciones prácticas. Con el tiempo verás que no eres tú mismo quien te está guiando, sino un Poder Mayor —un Poder Mayor al cual estás intrínsecamente unido, pero que no puedes entender con tu intelecto.

Ser un estudiante aquí es comprender que ciertas cosas caerán, descargando tu mente y tu vida. Y aunque puede que al principio tengas miedo de perder cosas, en última instancia el Nuevo Mensaje está aquí para traerte todo aquello que verdaderamente necesitas y deseas. Pero tu verdadero deseo no es igual que aquellos deseos en ti que no son verdaderos. Con el tiempo, aprenderás a distinguirlos y a diferenciarlos.

Ser un estudiante significa que no tienes una respuesta para todo en el mundo. Significa que tu intelecto es un sirviente y no un maestro en el Camino del Conocimiento, porque la Enseñanza y el Camino se extienden más allá del dominio y el alcance del intelecto. Pero tu mente será empleada en comprender el Conocimiento y la Sabiduría de la Comunidad Mayor y el significado de una Nueva Revelación —la Revelación acerca de la Creación en el universo, acerca de la evolución de la vida en el mundo, una educación sobre la Comunidad Mayor y las grandes Olas del Cambio que están llegando al mundo, y la necesidad de la humanidad de prepararse.

Esto por sí solo excede con mucho la capacidad intelectual de la mayoría de las personas, así que tu mente estará muy ocupada por decisión propia. Pero lo que estarás aprendiendo excede incluso esto. Y por eso es una iniciación para tu Espíritu, el cual es el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti.

Tú comienzas como estudiante pensando que el Nuevo Mensaje es todo sobre ti. Pero con el tiempo descubres que es mayor que eso, y que tienes un incentivo mayor para estar aquí, más allá de la supervivencia y la gratificación personal. Y cuando puedas comenzar a experimentarlo será un gran reencuentro dentro de ti.

Ser un estudiante del Nuevo Mensaje significa que estas buscando quietud y retiro de mucha de la estimulación del mundo, la cual mantiene tu mente confundida y en un estado de agravación. Buscas simplificar tu vida, de modo que no te cargue tanto. Buscas una conexión más profunda con la gente en tus relaciones, y estás dispuesto a dejar ir a la gente que no puede proveerte esta experiencia. Una transición natural comienza a ocurrir, en la que tus valores y tu enfoque cambiarán por el camino. Esto es natural, porque viene de dentro de ti y no es impuesto desde el exterior. Pero para mantenerte en el camino, necesitas ciertas directrices para ayudarte, y estas son provistas en el Nuevo Mensaje y en el estudio de Pasos al Conocimiento, de Espiritualidad de la Comunidad Mayor, de Sabiduría de la Comunidad Mayor y de todos los otros libros de la Revelación.

Porque necesitas una cierta cantidad de estructura para mantenerte a ti mismo despejado y para mantener tu vida focalizada y moviéndose en una dirección positiva. Porque hay muchas fuerzas en el mundo llevándote y buscando llenarte mientras tú intentas quedar despejado dentro de ti.

Ser un estudiante significa que no eres un maestro y no puedes coger esta Enseñanza e intentar hacer dinero con ella, hacer algo con ella o utilizarla para ser importante a los ojos de los demás. Cualesquiera ambiciones que puedan existir, incluso sin que te des cuenta dentro de ti, serán sacadas con el tiempo. Porque el Conocimiento dentro de ti solo te revelará ciertas cosas cuando estés preparado, cuando tus motivos se clarifiquen y cuando tu comprensión se haga más real y genuina. Como Nosotros hemos dicho antes, tú no puedes controlar la preparación, pero debes controlar tu mente y tus asuntos en un grado más alto del que estás acostumbrado, y aprenderás cómo hacerlo de la manera más beneficiosa.

Ser un estudiante significa que no estás aprendiendo esto en un día, en un mes o en un año, pues esto es un viaje mayor que eso, con un resultado mayor y un objetivo mayor. Pero debes ser el capitán de tu mente y tus asuntos para mantenerte a ti mismo focalizado, para mantener consistencia en tu práctica y no ser influenciado por tantas fuerzas y emociones que mantenían antes tu vida en un estado caótico. Aquí ganas el poder de hacerte cargo de tu mente en vez de ser su víctima. Aquí te haces cargo de tu vida y tus asuntos en un grado mucho mayor, lo cual restaurará para ti el poder y la claridad, cosas ambas que necesitarás.

Ser un estudiante del Nuevo Mensaje significa que ayudas a que el Nuevo Mensaje esté en el mundo, y según avances, serás capaz de compartir su sabiduría con otros y apoyar y asistir al gran Mensajero que ha sido enviado aquí. Pues esto es la vida sirviéndote y tú sirviendo a la vida a cambio. Hacerlo es enteramente natural. Tú encontrarás como estudiante que el viaje es más rico y más profundo de lo que esperabas, y que debes leer los Libros Sagrados repetidamente para entender su profundidad y las muchas enseñanzas que proveen, las cuales no serán reveladas al lector poco atento o a la persona que tan solo echa un vistazo superficial.

Ser un verdadero estudiante significa aceptar dónde te encuentras, tener confianza en tu progreso y permitir que el Conocimiento te mantenga focalizado incluso si piensas que no estás haciendo ningún progreso en absoluto. La gente quiere gratificación instantánea. Quiere resultados al momento. Quiere pasar la prueba y lograr un grado. Eso es lo que piensa que es ser un estudiante. Pero ser un estudiante es en realidad algo mucho mayor —un viaje mayor, un viaje de muchos pasos.

Tú atravesarás periodos que parecerán muy secos y vacíos, y otros que parecerán muy ricos y reveladores. Es todo parte del viaje, como ves. Comenzarás a aprender lo que es importante dentro de ti y lo que no es importante, y cómo previamente estuviste tan atrapado en hacer de lo no importante algo importante y en descuidar lo importante al mismo tiempo.

Tú eres un estudiante porque eres llamado a ser un estudiante, y en tu corazón estás respondiendo. Es una cosa así de simple decir esto, y sin embargo es algo remarcable que experimentar, apoyar y sostener. Mucha gente comienza con grandes expectativas y altas esperanzas, solo para encontrar que el viaje es más demandante de lo que esperaban, y que no tienen realmente la autodisciplina para permanecer con ello por más de unos pocos días. Pero si son verdaderos en sus intenciones, ellos regresarán y lo intentarán de nuevo, y esta vez se llevarán más lejos. Y con el tiempo serán capaces de ir más allá de sus límites anteriores. Serán capaces de ver cuán fácilmente abandonaron y se retiraron antes. Y ahora podrán moverse adelante hacia una región más profunda de experiencia.

Esencialmente, el Nuevo Mensaje revelará lo que es esencial en tu vida, y mostrará en contraste todo lo que ha sido añadido encima y no es sino una simple distracción o una carga para ti. Esto libera el Alma. Esto te permite satisfacer la necesidad más profunda del Alma, la cual es la más profunda de todas tus necesidades y la que tiene la mayor promesa para tu realización y éxito en el mundo.

Si estas cosas te resultan demasiado intimidantes, ello es porque no valoras tu vida lo suficiente y no reconoces todavía que estás aquí por un propósito mayor, y que este propósito no es realmente lo que piensas que es. No es meramente algo que te digas a ti mismo. No es una explicación que tú des a tu vida. Es por completo un estado más alto —más alto en esta montaña—, más allá de donde estás ahora.

Aquí tus creencias espirituales son secundarias y tu práctica espiritual lo es todo. Porque o bien estás haciendo el viaje, o no lo estás haciendo. Hay muchos filósofos en la base de la montaña. Pero la filosofía no te subirá a esta montaña. Es la intención. Es el compromiso. Es sentir tu necesidad más profunda dentro de ti, necesidad que nada de lo que ves a tu alrededor puede satisfacer. Es responder a una mayor llamada, la cual es tu llamada —la llamada que puede iniciarte a una vida mayor en el mundo.

Aquí el miedo, la ansiedad y la preocupación contigo mismo dejan de asirte con tanta fuerza, y comienzas a sentirte más intacto dentro de ti, y comienzas a experimentar tu integridad en un grado mucho más alto. Pero para experimentar estas cosas, debes hacer el viaje de muchos pasos, y los pasos están en Pasos al Conocimiento y en las Enseñanzas Sagradas.

El Nuevo Mensaje presenta un mínimo de forma externa en este punto, porque es una llamada a que el Conocimiento dentro de ti se vuelva tu fuerza y tu guía. El Nuevo Mensaje pone gran confianza en el individuo, y eso es lo que le distingue de tantas otras cosas bajo el nombre de religión.

No se trata de creencias ahora. No se trata de prácticas rituales. Se trata de vivir una vida dinámica. Se trata de vivir cerca del mundo y cerca de tu Fuente espiritual todo al mismo tiempo —mirando dentro y mirando fuera, escuchando dentro y escuchando fuera al mismo tiempo—. Esto es tan natural, tan obvio, por supuesto. Pero qué lejos está esto de donde ahora estás. Tú no puedes siquiera sentarte en quietud durante cinco minutos. No puedes focalizar tu mente. No puedes resistir las distracciones. No puedes controlar tus emociones. Todavía te influyen la belleza, la riqueza y el poder en ciertos grados. Y por tanto no tienes libertad en tu interior. Todavía no.

Si el Nuevo Mensaje es tu llamada, entonces es tu llamada y ninguna otra. No tomes la tonta aproximación de intentar mezclar esto con aquello —un patchwork de ideas espirituales de diferentes tradiciones, porque eso significa que nunca has ascendido la montaña—. Tan solo te sentaste en la base coleccionando postales de gente que sí lo ha hecho.

Debo ser desafiante contigo porque tu vida es importante para el mundo y para el Nuevo Mensaje en sí. Nosotros no te trataremos como un niño. Nosotros no te estamos vendiendo algo. Nosotros te damos el deseo de tu corazón. Pero hay cierta sabiduría que debe ser dada al comienzo, para que tu viaje pueda proceder más rápidamente, con menos obstrucción, distracción y confusión.

Con el tiempo, verás que esto es verdaderamente una Nueva Revelación —algo distinto a cualquier otra cosa en el mundo, dado en un momento de gran convulsión para la familia humana, un momento de gran peligro, pero también de gran oportunidad.

A medida que experimentes tu naturaleza más profunda, verás que esta experiencia ha estado contigo todo el tiempo, quizá sentida solo por unos momentos periódicamente o incluso de forma infrecuente, pero ahora tienes la oportunidad de traer tu vida por completo a ella, de modo que tu verdadera naturaleza pueda expresarse en el mundo, cumplir su misión y su destino aquí, encontrar sus verdaderas relaciones aquí y la gran satisfacción y dicha de lograr esto, una tarea que parece estar mucho más allá de las oraciones y las aspiraciones de mucha gente.

Ven a ser un estudiante entonces con una determinación de proceder, de hacer el viaje de muchos pasos, de tener el coraje de enfrentarte a ti mismo —tu mente, tus emociones, tu autocrítica, tu duda en ti mismo, incluso la crítica y la duda de otros, todas las cosas que te mantienen en esclavitud en este momento.

Ven a ser un estudiante con la intención de experimentar la Gracia que vive dentro de ti, su poder y su presencia.

Ven a ser un estudiante sin saber lo que ello implicará o lo que proveerá, dejando esta puerta abierta para que la Revelación venga a ti en su momento.

Ven a ser un estudiante sin requerir que otros vengan contigo, porque esta es tu llamada. No puedes llevarte a tu pareja o a tu amigo, ni siquiera a tus hijos, porque esta es tu llamada y quizá no la suya en este momento.

Ven a ser un estudiante con confianza en que puedes proceder, a pesar de tus fracasos en el pasado, a pesar de lo que sea que esté atormentándote en este momento. Vienes con la convicción de que puedes hacer este viaje, de que este es tu viaje y tu oportunidad en la vida. Porque si esta es tu llamada, entonces esta es tu oportunidad. Hay solo una llamada y un camino para ti.

La gente piensa que puede hacer cualquier viaje, cualquier camino, pero solo uno tiene realmente su nombre en él. Solo uno hablará a su naturaleza más profunda y les hará salir. No seas tonto en tu aproximación pensando que es cosa tuya elegir cómo vendrás a tu llamada mayor, porque tú no conoces el camino. Tú nunca has hecho este viaje antes.

Aquí el idealismo espiritual y las creencias espirituales pueden ser verdaderos impedimentos para comprender y progresar. Tú no los necesitas ahora para hacerte un verdadero estudiante, solo el reconocimiento de que estás aquí con propósito mayor y que muy dentro de ti, bajo la superficie de tu mente, está tu naturaleza más profunda, la cual buscas experimentar y expresar. Más allá de esto, las prácticas y creencias religiosas pueden solo entorpecer y confundir tu aproximación.

No te preocupes de que esto sea diferente de tu tradición religiosa, porque esto es el corazón y el alma de todas las tradiciones religiosas. Pero incluso si fuiste criado en otra religión, si el Nuevo Mensaje es tu llamada, es tu llamada. No hay ninguna otra. No puedes inventar tu llamada si esta ha de ser genuina y auténtica. Es tu llamada.

No desperdicies el tiempo ahora, porque el tiempo es vital. El mundo se está moviendo. Tus oportunidades se acercarán desde el horizonte. Debes estar preparado para ellas. Tus verdaderas relaciones vendrán a ti en su momento. Debes estar listo para ellas, o no serás capaz de participar. Tu vida debe estar libre y despejada, o serás retenido por la gente y las circunstancias.

El tiempo es vital. Tienes tiempo, pero no mucho tiempo. No tienes tiempo que perder. Has desperdiciado ya mucho tiempo. Seas joven o viejo, ha habido mucho desperdicio en tu vida. Ello no te ha dado mucho en absoluto. Comprométete ahora a ser un verdadero estudiante, un estudiante consistente, no uno que vacila dentro y fuera, aquí y allí, hacia adelante y hacia atrás, fallando, siendo fácilmente disuadido, fácilmente desanimado, fácilmente apartado del camino por otras personas y sus opiniones y su ignorancia.

No, ahora debes venir a esto con una intención poderosa, porque esto es tu vida. Y el tiempo es vital. Con el poder de esta intención puedes vencer tus anteriores obstáculos, ir más allá de aquellos lugares en los que antes te retirabas o abandonabas y avanzar hacia un nuevo territorio, el cual hará tu vida dinámica, limpia y real.

Cada día es importante. Cada encuentro se vuelve importante. Incluso los rituales de tu vida repetidos una y otra vez se vuelven ahora oportunidades para experimentar el Conocimiento. Esto te restaurará la vida y el entusiasmo, así como el sentido de que tienes un destino mayor en el mundo.

Dios sabe cómo llegar a ti porque Dios creó aquello que eres verdaderamente. Tú te identificas con tu mente mundana, pero quien eres es verdaderamente algo mucho más profundo. Es quien eras antes de venir a este mundo. Es quien serás cuando dejes este mundo y retornes a tu Familia Espiritual. Saber esto en el mundo es unir el Cielo y la Tierra. La Tierra nunca puede ser el Cielo, pero el Cielo y la Tierra tienen un lugar para tocarse en tu naturaleza más profunda.

Tu futuro no será grandioso, sino simple y profundo. Tú no serás una superestrella o un gran líder, pero tu vida será simple y profunda. Abandona la grandeza. Abandona la fama. Todas estas son falsas ambiciones. Aquellos que son elegidos para cosas importantes nunca son ambiciosos. Aquellos que son ambiciosos son contenidos y mantenidos en un nivel más bajo de su educación hasta que puedan reconocer su error y crecer más allá de estas cosas.

Considera estas palabras y escucha esta llamada. Es para ti. El amor de Dios emana a través del Nuevo Mensaje. No está oculto por invenciones humanas y acuerdos humanos. Es una llamada para ti.

Este será al final su mayor testamento. Esto te revelará al final tu naturaleza más profunda y tu conexión más profunda con Dios y con la vida, y por qué tú tienes un destino en el mundo, y a quiénes estás destinado a encontrar, y qué debes hacer para prepararte para todo esto.

Todo eso está frente a ti ahora. Solo necesitas tomar los pasos y ser consciente, considerar tus errores, focalizarte en tus logros, persistir, perseverar, atravesar los valles vacíos, atravesar los momentos de duda, para llegar a las recompensas mayores que yacen tras ellos.

Permite que este sea tu entendimiento.

Anuncios