¿Cómo se logra la Sabiduría en la vida?

Traducción del Capítulo 7 del libro “Espiritualidad de la Comunidad Mayor”, revelado a Marshall Vian Summers.

La sabiduría consiste en saber cómo hacer lo que viniste  a hacer aquí.” 

La Sabiduría es la comprensión de cómo aplicar el Conocimiento en el mundo real. La Sabiduría es cultivada siguiendo el Conocimiento y desarrollando habilidades en el mundo. Ella se basa en el cultivo del discernimiento y la discreción, dos aspectos muy fundamentales de tu educación. Permítenos explorar lo que la Sabiduría es, y luego trataremos cómo se puede desarrollar con mayor eficacia.

La Sabiduría trata de la aplicación del Poder Mayor que vive dentro de ti en este momento y que busca expresarse a través de ti. El acceso a este Poder Mayor y el aprendizaje de su gracia, su inteligencia y tu relación intrínseca con él representa el punto focal de tu educación en la vida, la más alta expresión de tu propósito y la recuperación de tus mayores relaciones, tanto con tu Creador como con otros que viven contigo aquí. Aprender cómo ganar acceso al Conocimiento, cómo recibir el Conocimiento, cómo aceptar el Conocimiento, cómo interpretar el Conocimiento, cómo aplicar el Conocimiento y cómo llegar a ser un vehículo para su expresión en la vida requiere el cultivo de la Sabiduría.

El Conocimiento vive dentro de ti en este momento, pero tu habilidad para recibirlo, para relacionarte con él y para expresarlo requiere el desarrollo de una nueva comprensión y acercamiento a la vida. Aquí no eres tomado fuera del mundo. Aquí no eres elevado más allá de la vida física, sino que eres traído al mundo con un mayor propósito y misión. Este propósito y misión siguen siendo un misterio. Tú no puedes definirlos, aunque puedes dar definición a su expresión. Sin embargo, incluso su expresión no puede captar su pleno sentido e importancia para ti y para los demás.

Esto requiere un tipo diferente de educación. Aprender a lidiar con el mundo tangible de una manera práctica y abrirse al misterio de tu vida, con reverencia y humildad, representa un nuevo umbral en el aprendizaje. El pasar a través de este umbral y de muchos umbrales más allá de él es lo que generará Sabiduría en tu vida—la habilidad de saber lo que debe hacerse y la habilidad para aprender cómo hacerlo y cómo llevarlo adelante con eficacia.

La Sabiduría, pues, representa la capacidad de traducir el Conocimiento en el mundo finito. Esta es tu función—ser un vehículo para la creatividad y la creación. Esta es la máxima expresión de tu mente y tu cuerpo—ser vehículos para el Poder Mayor que vive dentro de ti, el cual representa el aspecto esencial e inmortal de ti mismo y de todos los que viven aquí. La Sabiduría es una experiencia, una experiencia de apertura y reconocimiento, una experiencia de estar en contacto con dos realidades al mismo tiempo—la realidad de tu vida física en el mundo y la realidad de tu vida divina, tu vida espiritual la cual representa tu relación intrínseca con Dios y con todos los mensajeros de Dios.

Convertirse en un intermediario representa una expresión del propósito real en la vida. Sin embargo, esto requiere un tipo muy especial de habilidad. Esto requiere una notable apertura a ciertas cosas y al mismo tiempo distanciarse de otras muchas cosas, porque tu no puedes estar abierto a todo a la vez. Hay muchas cosas que compiten por tu atención y hay muchas cosas que si tú te abrieras a ellas te abrumarían. Hay muchos tipos de relaciones disponibles para ti y muchos tipos de involucraciones con la gente. Dónde te colocas a ti mismo y a qué te abres es una expresión de tu desarrollo en Sabiduría.

Aquí debemos hablar de discernimiento y discreción. El discernimiento es saber qué es algo, tal como realmente existe en este momento. La discreción es la habilidad de mantener la Sabiduría dentro de ti mismo, llevar a cabo una toma de conciencia dentro de ti mismo, sin compartirla con los demás inapropiadamente. Discernimiento es saber con lo que estás tratando. La discreción es saber cómo comunicarte con ello. En ambos casos es necesaria la disposición a ser instruido, la disposición para aprender, y la disposición para revisar o desaprender las cosas que han demostrado ser contraproducentes para ti. Esto requiere moderación. Esto también requiere que tengas en suspenso muchas de tus necesidades—la necesidad de reconocimiento, la necesidad de la validación, la necesidad de expresarse, la necesidad de ser aceptado por otros, la necesidad de superar a tus adversarios, la necesidad de ser único o especial y la necesidad de tener todos tus deseos cumplidos. Estas necesidades deben ser superadas para que puedas tener esta mayor presencia de mente y seguridad en la vida.

Con la Sabiduría tú sabrás decir lo correcto a la persona correcta en el lugar correcto en el momento correcto. Hasta que tú estés con la persona correcta en el lugar correcto en el momento correcto, tu permaneces en silencio y atento, sin condenarte a ti mismo ni a nadie. Aquí tú esperas a ese momento en que tu regalo debe ser entregado, y estás preparado para darlo en la forma que resulte apropiada. Es posible que tengas que esperar mucho tiempo para este momento y ejercitar tremenda paciencia y tolerancia. La habilidad de hacer esto representa Sabiduría—saber qué es algo y saber cómo tratarlo con eficacia.

La Sabiduría no es algo que solo posees. Representa una relación—tu relación con el Poder Mayor en tu vida y con la creación misma. La Sabiduría debe ser capaz de guiarte e instruirte a ti en las zonas que están más allá de tu comprensión y capacidad. Tu comprensión y capacidad están creciendo lentamente. Mientras que tú estás integrando este aprendizaje y comprensión, tú debes estar abierto a que se te muestren y se te demuestren cosas.

Aquí aprendes a confiar en el Conocimiento dentro de ti y en el Conocimiento en el universo, el cual es Dios. Aquí tu no necesitas basarte en tus miedos, tus pasiones, tus necesidades o tus compulsiones, o en las necesidades o compulsiones de los demás. Ahora, tú estás gobernado por un verdadero Poder Mayor dentro de ti y no eres tambaleado ni dominado por los vacilantes deseos e intereses del mundo que te rodea. Esto representa libertad. Esto es lo que significa vencer al mundo—tener una nueva fundación en la vida y una mayor autoridad, la cual es tu verdadera autoridad en la vida, y convertirte en una autoridad de tu propia mente y tu propio cuerpo. Entonces, todo es situado en la proporción correcta—tu cuerpo, tu mente, tu espíritu, tu Creador. Todos se establecen en la relación correcta, cada uno con su propio rango de autoridad. No pienses ni por un momento que serás débil, impotente o pasivo en esta relación. De hecho, tú serás llamado a asumir mayores responsabilidades y una mayor autoridad en tu vida de lo que alguna vez habías considerado posible.

Administrar tu cuerpo y tu mente es sin duda un gran reto. Hace un llamamiento sobre el Conocimiento, que es la esencia misma de lo que tú eres, para guiarte y gestionar tus actividades de manera eficaz. Tú eres el capitán de tu barco, y tú debes gestionar todo lo que ocurre dentro de él. Sin embargo, tú no asumes dirigir tu barco, justificarlo o determinar su origen o su destino. Esto debe venir de un Poder Mayor, porque esta responsabilidad va más allá de tu capacidad. Estar en correcta relación con tu cuerpo, tu mente, tu ser y el ser de la vida misma, el cual es Dios, representa la Sabiduría.

No podemos dar una definición sencilla de lo que significa la Sabiduría, porque ella es demasiado grande para esto. Todo lo que es grande y significativo en la vida está más allá de la definición. Lo que puede ser hecho aquí es describir sus aspectos y sus expresiones en diferentes maneras. Tú has experimentado Sabiduría antes en aquellos momentos en que una mayor comprensión te alcanzó, cuando te encontraste experimentando una notable objetividad y apertura, una visión clara y una mente dirigida. Tal vez esto fue sólo por un momento. Quizás hiciste clic en eso y luego hiciste clic fuera de eso, pero en ese momento tú tuviste una experiencia de la Sabiduría y una experiencia de cómo estar en el mundo.

El Conocimiento y la Sabiduría son diferentes, aunque están relacionados. El Conocimiento es completo e intrínseco dentro de ti. Como un estudiante del Conocimiento, tú aprendes a ganar acceso al Conocimiento, aprendes de su significado y propósito en la vida y reclamas tu relación con él, tu unión con él y tu misión con él. La Sabiduría es algo que tú aprendes a través de la actividad en el mundo. Ella debe ser aprendida. El Conocimiento no se puede aprender, sino que sólo se puede reclamar. La Sabiduría es algo que tú aprendes. Ella es relevante para tu vida aquí. El Conocimiento es relevante para tu vida en todas partes. En otras palabras, el Conocimiento es ya completo en tu interior, y estás aprendiendo a entrar en proximidad a él y reclamar tu relación con él. La Sabiduría es algo que se desarrolla a medida que avanzas. Se trata de un conjunto de habilidades para aprender a estar en el mundo. Se relaciona con tu experiencia del mundo, y en ese sentido, es temporal.

La capacidad de experimentar el Conocimiento y la capacidad de experimentar mayor propósito, significado y dirección en la vida se apoya en el cultivo de la Sabiduría. Aquí una comprensión parcial es de hecho peligrosa, porque tú puedes saber una cosa, pero lo que tú sabes es incompleto, y tú puedes tener la tentación de usarlo para fines egoístas, para la autodefensa, para la adquisición o para el dominio sobre los demás. Sin real Sabiduría y comprensión de cómo utilizar lo que sabes, el Conocimiento permanecerá latente dentro de ti y no se convierta en una fuerza efectiva en la vida. Esta es la razón por la que la recuperación del Conocimiento es lenta y por lo que es un proceso muy gradual con muchos pasos en el aprendizaje. Tú debes entender e integrar lo que sabes y permitir dirigir tu vida con mucha lentitud. Esto no sucede de una sola vez, porque todavía no tienes el deseo ni la capacidad del Conocimiento en un sentido completo. Este deseo y capacidad debe ser adquirido con el tiempo.

El Conocimiento cambiará tu vida y te dará una nueva fundación, una nueva comprensión y una nueva visión. El cambiará la dirección de tu pensamiento y te dará un nuevo conjunto de ideas sobre la cual construir una nueva y mayor comprensión y capacidad en la vida. Esto representa un cambio fundamental, cambio en el centro mismo de tu ser en el mundo. Debe ocurrir gradualmente, ya que se basa en la Sabiduría, que es la habilidad y la comprensión de cómo estar en la vida y cómo ser un medio en la vida para un Poder Mayor y una Realidad Mayor.

Ser sabio en los asuntos humanos parece ser una tarea formidable por sí misma. Sin embargo, convertirse en sabio en el trato con la vida en la Comunidad Mayor representa un umbral nuevo en el aprendizaje y un mayor desafío y oportunidad para ti. Aquí no estamos hablando sólo de la vida humana, donde la Sabiduría se está aplicando en un contexto muy limitado. Estamos hablando de la Comunidad Mayor, que es un contexto mucho mayor para ti. Esto ofrece muchos nuevos retos y coloca una exigencia mayor sobre ti la de aprender el camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor y desarrollar la Sabiduría necesaria para vivirlo y expresarlo.

¿Por qué es importante para ti la Sabiduría? Porque ella armonizará tu vida. Ella determinará las prioridades de tu vida y te traerá de vuelta a una relación correcta contigo mismo y con todo el mundo que te rodea. Considera estas palabras. Considera cuán grande es este regalo y cuán esencial es para tu bienestar, tu progreso y tu contribución en la vida.

¿Qué podemos ofrecerte que sea mayor que esto? Podemos ofrecerte el cielo mismo, pero el cielo es lo que tú encontrarás cuando vuelvas a casa a tu Familia Espiritual. Lo que necesitas ahora es obtener una base real para vivir en el mundo y descubrir el verdadero propósito que has traído contigo de tu Antiguo Hogar. Esto es lo que necesitas mientras estás en el mundo. Aquí debes encontrar las personas adecuadas en tu vida que tú necesitarás. Aquí debes desarrollar una comprensión de cómo llevar el Conocimiento y la Sabiduría en un mundo que no puede reconocer el Conocimiento y la Sabiduría, y ni siquiera los quiere necesariamente.

Tu regalo es sólo para ciertas personas en ciertas situaciones, e incluso estas personas deben estar listas para tu regalo. Todo el mundo puede ayudarte de muchas maneras mundanas, pero tu regalo es para ciertas personas. El Conocimiento hablará a ellos, pero permanecerá en silencio con todos los demás. Tal vez ellos sólo sean una o dos personas en tu vida. Tal vez sean cientos o miles. Tú no puede dictar esto, sólo puedes aceptarlo y aprender lo que significa.

Con quién tú necesitas comunicarte y lo que necesitas ofrecer son determinados por tu naturaleza y diseño en el mundo, lo cual da verdadero sentido a tu individualidad. Tú como individuo estás diseñado para encajar dentro del contexto de la vida como ella es y como será. Pero, ¿puedes tú contenerte y aprender a esperar para esos momentos especiales para darte a esas personas únicas con las que estás destinado a estar comprometido? ¿Puedes tú permitir que un Mayor Poder se exprese?

Más allá de las exigencias mundanas de tu vida, tu solo necesitas adherirte a este Poder Mayor y su misión, dándote cuenta de que su significado y propósito en la vida superan con mucho tu comprensión. Sin embargo, tú puedes experimentar lo que este Poder Mayor significa para ti individualmente. Él representa una experiencia fundamental para ti. Él no puede ser dado a ti todo de una vez. Tú todavía no tienes la capacidad para ello, y tú aún no tienes la Sabiduría para experimentarlo o para expresarlo.

El Conocimiento y propósito en la vida de hecho parecerá una gran carga para ti hasta que tú puedas aprender a posicionarse con ellos correctamente y convertirte en vehículo para su expresión en una forma constructiva. La vida da muchas muestras de personas que experimentaron algo con un gran significado, pero no pudieron expresarlo o contribuirlo de una manera constructiva. Ellos trataron de utilizarlo para ganar poder o ventaja. Ellos trataron de usarlo para atacar a otros. El liderazgo irresponsable, el fanatismo, la demagogia—todas estas cosas son expresiones del gran error de tratar de tener Conocimiento sin Sabiduría, de tratar de saber algo sin saber cómo llevarlo a cabo en la vida.

¿Cómo se desarrolla la Sabiduría? Esto requiere una preparación, una asociación con las personas que pueden compartir esta preparación contigo y el compromiso de aportar los frutos de tu preparación a aquellas personas que lo necesiten. Esto tomará tiempo, porque tú debes aprender muchas lecciones importantes en el camino. Tú no puedes salir corriendo a tener esta experiencia con quien quieras. Tú no puedes aplicar esto para resolver todos los problemas que tú veas. Tú no puedes usarlo para validarte a ti mismo o para justificar tus involucraciones con los demás. Aquí tú debes tener fe y mucha paciencia con tu preparación. Y a medida que nosotros tenemos fe y mucha paciencia contigo, tú también debes aprender a tener fe y mucha paciencia con los demás. Tú debes esperar por ellos como nosotros debemos esperar por ti.

Esta fe y paciencia, junto con tu preparación, te permitirá lograr una mayor Sabiduría y una mayor comprensión en las miles de implicaciones de tu vida cotidiana. Esto es Sabiduría—saber cómo hacer lo que viniste a hacer aquí. Tomará toda una vida para que tú aprendas esto por completo, ya que tomará toda una vida para ti aprender cómo expresar plenamente lo que has venido a hacer aquí. ¿Puedes ser paciente y tener una mayor comprensión creciendo, paso a paso, etapa por etapa? ¿Puedes esperar y permitir que tu vida se vuelva clara y evidente para ti, sin tratar de llenar todos los vacíos, sin tratar de asignar valor donde el valor aún no ha sido comprendido y sin tratar de utilizar tu comprensión cada vez mayor como un medio para cumplir con todos tus deseos? Esto es el gran reto en la educación: aprender lo que es importante, aprender lo que no es importante y ser capaz de distinguirlos en todas sus manifestaciones.

Tú puedes pensar que puedes saberlo todo o tener acceso a todo el Conocimiento, pero si no puedes someterte a la preparación, si no puedes pacientemente cargar con la responsabilidad, si no puedes aprender a expresar el Conocimiento correcta y adecuadamente con las personas adecuadas en el momento adecuado, entonces, tu consciencia se convertirá en una gran carga intolerable para ti. Te disociará del mundo en vez de permitirte entrar en el mundo como un representante de una Realidad Mayor.

La ambición en el aprendizaje puede ser muy destructiva aquí. Muchos han fracasado a causa de ella. Queremos protegerte contra el fracaso. Queremos que tomes el camino lento y cuidadoso del aprendizaje. Muchos han fracasado en el intento de obtener mayor Conocimiento y Sabiduría. En el intento de aprender el Conocimiento y la Sabiduría de la Comunidad Mayor, muchos fracasarán también. Ellos fracasarán a causa de su impaciencia. Ellos fracasarán por sus ambiciones. Ellos fracasarán por su falta de voluntad para aprender las lecciones esenciales e integrarse correcta y apropiadamente de acuerdo a su naturaleza y a la verdad más grande que ellos están tratando de comprender y expresar. Ellos fracasan porque se asociarán con las personas equivocadas en los caminos equivocados. Ellos fracasarán porque intentarán usar la verdad para sí mismos, sin permitir que la verdad les guíe y dirija a ellos correctamente. Ellos fracasarán porque no han aprendido todavía a discernir las voces dentro de sí mismos y las relaciones que los rodean. Y ellos fracasarán porque son indiscretos, porque dicen cosas a las personas equivocadas en el momento equivocado. Todo ello conduce al fracaso.

Para protegerse de este fracaso, debes aprender el Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor. Esto proporciona la forma lenta y segura, mientras que otros corren a tu lado tratando de tener lo que tú estás aprendiendo a tener, tratando de ser lo que tú estás aprendiendo a ser y tratando de entender lo que tú estás aprendiendo a entender. Tú debes tomar el camino lento y constante. Esto asegurará tu éxito. Si sigues los pasos al Conocimiento, aprenderás el camino al Conocimiento. Sin embargo, si te precipitas o si haces suposiciones increíbles acerca de tus habilidades o sobre tu papel en la vida, entonces tú fallarás y fracasarás. Aquel que está tomando los pasos reales al Conocimiento y está aprendiendo correctamente pasará a tu lado. Y tú te vendrás a bajo a un lado de la carretera, incapaz de participar e incapaz de moverse hacia adelante.

Toda educación tiene el riesgo de fracaso y de apropiación indebida. Por lo tanto, tú debes aprender el Camino del Conocimiento y tú debes aprender el Camino de la Sabiduría, que es cómo llevar el Conocimiento en el mundo. La Sabiduría requiere muchas cosas, y estas cosas toman tiempo para desarrollarse. Tú debes tomar este tiempo para desarrollarte y no intentar controlar el proceso de aprendizaje o hacer suposiciones increíbles acerca de lo que puedes hacer, lo que tienes y lo que eres. Quién tú eres debe serte revelado a lo largo del tiempo, a través de la demostración. Lo que tienes debe serte revelado a lo largo del tiempo, a través de la demostración. Y quién te ha enviado aquí y de cual misión tú eres parte se te debe demostrar a ti con el tiempo.

Estas cosas se demostrarán a través del contraste, el contraste cada vez mayor entre la experiencia del Conocimiento y la experiencia de estar sin el Conocimiento, el contraste entre la experiencia de actuar con Sabiduría y la experiencia de actuar sin Sabiduría, y el contraste entre actuar con certeza y actuar con ambición. Aprender este contraste te situará aparte y te dará una nueva fundación en el mundo. Para servir a la humanidad de una manera real, debes estar apartado de su locura y de sus errores, de sus temores y de sus agresiones. Tú no puedes ir a donde todo el mundo está yendo y tener la posibilidad de aprender el verdadero propósito y significado de tu vida. Darte cuenta del contraste entre esto y lo que todos los demás hacen o parecen estar haciendo te permitirá llegar a ser sabio.

Por lo tanto, comprométete a aprender el Camino al Conocimiento. Comprométete a tomar los pasos al Conocimiento. Y comprométete a aprender la forma de recibir sabiamente el Conocimiento y la forma de llevar este poder, habilidad y relación mayores en tu vida. Si tú te mueves demasiado rápido, fracasarás. Si vas demasiado lento, fracasarás. Con el tiempo encontrarás tu ritmo en el aprendizaje, y entonces serás capaz de aumentar tu ritmo y acelerar tu avance. Tú no puedes hacer esto en base a tu voluntad, tus deseos o tus ambiciones. Tú debes hacer esto basándote en una creciente comprensión y habilidad dentro de ti. El Conocimiento te indicará lo rápido que puedes ir, y el Conocimiento te permitirá acelerar tu ritmo según tu aprendizaje aumenta y se expande.

El Conocimiento es tu fundación ahora, no tu mente. Tu mente encontrará su adecuada participación en aprender a lidiar con los detalles de la vida y aprender a resolver problemas pequeños. Sin embargo, satisfacer tus mayores necesidades y exigencias y encontrar tu destino superior y tus mayores relaciones con otras personas—todo esto debe ser guiado por un Poder Mayor en tu interior que representa tu verdadera naturaleza y asociación con toda la vida. Este es el Conocimiento. Sin embargo, ser capaz de recibir el Conocimiento, aceptar sus beneficios, llevar a cabo sus mayores responsabilidades y cumplir sus mayores oportunidades requiere una nueva aproximación a la vida. Requiere una nueva forma de estar en el mundo, una nueva fundación para relacionarse con los demás, una nueva experiencia de ti mismo, un nuevo sentido de estar en el tiempo, una nueva experiencia de tener un cuerpo y un nuevo sentido de tener responsabilidades con el mundo y con aquellos que te han enviado aquí. En conjunto, esto representa la Sabiduría—el arte de estar en la vida con un gran propósito y una gran misión.

Considera estas palabras, pero no pienses que puedes entenderlas plenamente. Estas palabras tienen el propósito de llevarte a El Camino del Conocimiento, no de definir El Camino del Conocimiento. Tú debes hacer el viaje, y no simplemente tratar de entenderlo. Tú no puedes entenderlo hasta que hagas el viaje mismo. Hacer el viaje es un camino de aprendizaje a la Sabiduría. A medida que tu sabiduría crece, a medida que adquiere esta nueva fundación, esta nueva capacidad, y esta nueva experiencia en la vida, el Conocimiento surgirá dentro de ti. Y serás capaz de recibirlo, seguirlo y expresarlo con aquellas personas a quienes está destinado, de acuerdo a tu naturaleza y diseño y de acuerdo al propósito mayor que estás aprendiendo a servir.

Anuncios