La Proclamación

Traducción del texto “The Proclamation“, tal y como le fue revelado a Marshall Vian Summers en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

“Ésta es la respuesta a las oraciones de la gente de todo el mundo —oraciones desde todas las religiones y todas las naciones y culturas, oraciones pidiendo sabiduría, fortaleza, unidad, libertad y liberación.”

Hay un Nuevo Mensaje de Dios en el mundo.

Ha venido del Creador de toda vida.

Se ha traducido al lenguaje y entendimiento humano mediante la Presencia Angélica que supervisa este mundo.

Este Mensaje continúa la gran serie de transmisiones del Creador que han ocurrido a lo largo de los siglos y milenios.

Es un Nuevo Mensaje para este tiempo y los tiempos por venir.

El Nuevo Mensaje completa los grandes Mensajes que previamente fueron dados a la humanidad, y no obstante revela cosas que nunca antes han sido enseñadas, porque la humanidad se enfrenta ahora a un grave y peligroso conjunto de retos, tanto del mundo como de más allá del mundo.

El Nuevo Mensaje de Dios está aquí para alertar, empoderar y preparar a la familia humana —a las personas de todas las naciones y tradiciones religiosas, de todas las tribus, grupos y orientaciones.

Llega en un momento de gran necesidad, un momento de gran consecuencia.

Prepara a la gente para cosas que ni siquiera han sido reconocidas.

Es profético en alertar a la gente, tanto de las Grandes Olas del Cambio que están viniendo al mundo como acerca de la posición de la humanidad en el Universo, en particular respecto al contacto con otras razas.

El Nuevo Mensaje apela a la presencia espiritual dentro de cada persona —a la gran fundación del Conocimiento que ha sido otorgada a toda la familia humana, fundación que ahora debe ser cultivada, fortalecida y sacada adelante.

Habla de la gran necesidad espiritual del individuo —la necesidad de propósito, significado y dirección.

Habla a las grandes relaciones que la gente puede establecer entre sí, relaciones que representan su propósito superior en la vida.

Habla a las necesidades del mundo y las necesidades del futuro, y al hacerlo trae propósito, reconocimiento, unidad y cooperación, así como sabiduría y entereza a todos los que puedan recibirlo, aprenderlo, seguir sus pasos, contribuirlo a otros y compartir la sabiduría del mensaje en servicio a otros individuos, familias, comunidades, naciones y al mundo entero.

Recibe esta bendición.

Aprende del Nuevo Mensaje de Dios.

Toma consciencia de que afirmará todo lo que es verdadero en las tradiciones presentes, y hablará a la sabiduría más profunda que ya posees.

Hablará a tu corazón, incluso más allá de tus pensamientos y creencias y los pensamientos y creencias de tu cultura y tu nación.

Recibe este regalo y aprende de él con paciencia, tomando los pasos al Conocimiento, aprendiendo la sabiduría de la Comunidad Mayor, y reconociendo el poder de la Espiritualidad Única de la humanidad para unir, fortalecer y preparar a la humanidad para reconocer y navegar los tiempos difíciles por delante.

Recibe el Nuevo Mensaje en su llamamiento por la preservación y el fortalecimiento de la libertad, la cooperación y la responsabilidad humanas, porque sin este Nuevo Mensaje la humanidad se enfrenta a un grave y abrupto declive.

La humanidad se enfrenta a la perdida de su libertad y su soberanía en este mundo, ante fuerzas de intervención venidas del Universo.

Sin este Nuevo Mensaje, el espíritu humano permanecería dormido y la gente viviría vidas de desesperación, competición y conflicto.

Es la voluntad del Creador que la humanidad emerja en la Comunidad Mayor de vida inteligente en el Universo como una raza libre y soberana —como una raza fuerte, una raza unida, una raza que es capaz de mantener su diversidad cultural a la vez que honra la fortaleza y el propósito más profundos que mantendrán fuerte a la familia humana, que la mantendrán vital, activa y creativa.

El Nuevo Mensaje de Dios presenta una nueva oportunidad para avanzar en el futuro, pero para avanzar primero debéis sobrevivir. Debéis sobrevivir a los tiempos difíciles por delante, y debéis sobrevivir a la competencia desde más allá del mundo con respecto a quién controlará este mundo y su destino.

Cada individuo debe reconocer que tiene una gran oportunidad para descubrir el Conocimiento más profundo que Dios le ha dado —el Conocimiento que contiene su propósito, significado y dirección, así como el criterio para todas sus relaciones significativas.

Hay un Nuevo Mensaje de Dios para el individuo, y hay un Nuevo Mensaje de Dios para el mundo entero.

Está aquí ahora.

Ha llevado un largo tiempo para el Mensajero recibirlo, porque el Mensaje es muy grande.

Honra, pues, a quien ha venido a traer el Nuevo Mensaje al mundo.

Él es un hombre humilde.

Él ha desarrollado la sabiduría necesaria para asumir este gran papel, y ha sido enviado con este propósito.

Recíbele.

Compréndele.

No le exaltes.

Él no es un dios. Es un Mensajero trayendo el Nuevo Mensaje de Dios al mundo.

El momento es ahora.

Ésta es la gran oportunidad.

Ésta es la respuesta a las oraciones de la gente de todo el mundo —oraciones desde todas las religiones y todas las naciones y culturas, oraciones pidiendo sabiduría, fortaleza, unidad, libertad y liberación.

Recibe este Nuevo Mensaje ahora.

Ha llegado, y ha llegado en el momento justo.

Anuncios