Las Grandes Olas y la oculta realidad del Contacto

Traducción del capítulo 10 del libro “Las Grandes Olas de Cambio”, revelado al Mensajero Marshall Vian Summers.

Una parte de las Grandes Olas de cambio para la humanidad es que ella tiene que enfrentar la realidad de que no está sola en el Universo o incluso dentro de su propio mundo. Porque fuerzas expedicionarias de la Comunidad Mayor, desde el Universo físico, están en el mundo hoy y han estado aquí por un tiempo —interfiriendo en los asuntos humanos, manipulando la percepción humana, promoviendo los conflictos humanos, actuando clandestinamente detrás de las escenas, tomando a la gente en contra de su voluntad y sometiéndola a experimentos a menudo terribles, modificando sus mentes para que apoyen y sean leales a esta Intervención.

Mientras que habéis estado viviendo vuestra vida en circunstancias normales, grandes cosas han estado sucediendo entre bambalinas —cosas de las que el público no tiene ni idea—. Y aunque muchas personas han visto naves volando en sus cielos e innumerables avistamientos se han reportado, el misterio de esta presencia en vuestro mundo ha permanecido encubierto, entre bastidores, fuera de la visión pública.

Un gran esfuerzo ha sido adoptado por muchos de vuestros gobiernos para desalentar cualquier investigación sobre esto, creando un velo de secreto y ridículo que ha sido muy eficaz para desalentar la conversación pública y la conciencia pública de este gran encuentro, de este gran desafío para la libertad humana. Ningún gobierno admitirá a su pueblo que se enfrenta a un adversario para el que no tiene una respuesta adecuada.

Así que el misterio de esto ahora ha sido cubierto por la mentira y el engaño. La gente ha sido alentada a creer en cosas fantásticas acerca de la presencia extraterrestre en el mundo, pensando que se trata de una fantasía o que representa una especie de maravillosa historia del pasado. Esto está ahora tan envuelto en medias verdades y engaños, en ridículo y fantasía, que incluso las personas que han reconocido una presencia extranjera en el mundo no pueden pensar con claridad al respecto. Se ha creado mucha confusión en este tema, embrollándolo, alterándolo y cambiándolo en gran medida. Algunas personas incluso han sido alentadas por los gobiernos para contar historias fantásticas y salvajes, para crear descrédito a cualquiera que pudiera tratar de presentar algo verdadero o real o tratara de generar una conversación honesta, una conversación pública, un debate público, una conciencia pública.

En el mundo en este momento en que las Grandes Olas están comenzando a emerger han llegado otras fuerzas —competidores del Universo—. Ellos no vienen con armas. Ellos no vienen con una armada de buques. Vienen con el poder de la persuasión y el engaño. Su tecnología es avanzada, pero en lo que ellos confían es en su capacidad para influir en las mentes de los que viven aquí. En esta Comunidad Mayor de vida inteligente en el Universo, la guerra como se la conoce en este mundo es en realidad mucho más rara de lo que vosotros podéis imaginar. Se han encontrado otras formas para superar a los rivales: trucos, engaño, manipulación, proyección y poder en el ambiente mental —un ambiente del que la humanidad no sabe casi nada.

Mientras que la influencia se intenta en cada hogar, en cada nación, la influencia en la Comunidad Mayor ha tomado demostraciones mucho más grandes y más sutiles y es mucho más poderosa. Aquellas razas que están tratando de ganar acceso al mundo quieren conservar sus recursos. Ellos ven a la humanidad como uno de los recursos. No están aquí para destruiros, sino para utilizaros —para utilizar vuestra inteligencia y vuestra fuerza, para utilizaros para su servicio—. Y ellos se tomarán el tiempo que sea necesario, utilizando medios muy sutiles para lograr este fin.

El mundo es tan valioso. Es tan rico biológicamente, y tiene tal gran e importante posición estratégica. Vosotros no os dais cuenta del gran premio que es este mundo y de cuanto es valorado por aquellas pocas razas que son conscientes de él y quienes lo buscan para sí mismas. Ellas competirán por él, pero usando medios y tácticas similares.

Tratarán de debilitar a las naciones más fuertes a través de involucrarlas en conflictos sin solución, fomentando el uso excesivo de los recursos del mundo, los recursos que ellos mismos no necesitan. Extenderán el descontento. Promoverán la idea de que el liderazgo humano no puede salvar al mundo, que la humanidad es esencialmente destructiva y que sólo un poder extranjero —solo el poder de la Intervención— puede salvar a la humanidad de sí misma, de la destrucción de sí misma, de la destrucción de su mundo y de sucumbir a las Grandes Olas de cambio.

Ahora tenéis competidores del más allá. No son guerreros. No os conquistarán por la fuerza. Sus poderes son sutiles pero muy eficaces en un mundo donde la gente está dividida y en conflicto unos con otros, en un mundo donde la gente es ignorante de las realidades y exigencias de la vida en el Universo a su alrededor, en un mundo donde la gente es supersticiosa, en un mundo donde la gente todavía no ha aprendido a confiar en el Conocimiento más profundo que Dios ha colocado dentro de ellos.

Todas estas cosas os hacen vulnerables a la persuasión y la manipulación. Y si bien la intervención tratará de permanecer oculta y fuera de la vista de la mayoría de la gente en el mundo, los que son conscientes de su presencia serán influenciados. Muchos serán tomados y sus mentes se volverán hacia la Intervención. Muchos serán utilizados para experimentos de reproducción. Muchos serán tomados y nunca devueltos a este mundo.

Esto es tan fantástico, tan increíble que la gente no puede creer que algo así pueda suceder. Sin embargo, la gente ha olvidado que es parte de la naturaleza, que la competencia y la intervención son parte de la naturaleza, que las especies tratan de competir entre sí por el entorno y los recursos. La humanidad ha llegado a una posición de poder y ha desarrollado una infraestructura en todo el mundo que las razas extranjeras pueden utilizar. La humanidad se enfrenta a las Grandes Olas de cambio. Por lo tanto, es especialmente vulnerable a la clase de influencia y persuasión que presentamos aquí.

La gente dirá: “Esto es increíble. No me lo puedo creer.” Pero hay que preguntarse ¿quién ha estado volando en vuestros cielos en las décadas pasadas? ¿Quién ha estado produciendo pánico entre vuestros gobiernos en las décadas pasadas? ¿Y por qué las naciones actúan tan tontamente, sobrepasando sus recursos y participando en conflictos con otros, conflictos que no pueden ganar? Podéis decir que es la codicia y la estupidez humana, pero eso no es suficiente. Porque la humanidad se encuentra en un gran punto de inflexión, un punto de inflexión que llevará, bien a su declive permanente o a su futura ascensión como una raza unida y poderosa.

Es en este gran umbral que algunas razas ejercerán su influencia, porque los recursos del mundo son valiosos y porque la humanidad es vista como un recurso por estas fuerzas. Con mucho cuidado se promoverá un cambio en la autoridad, una dependencia de la energía extranjera, una dependencia de la tecnología extranjera. Al mismo tiempo, la Intervención se presentará como una fuerza benigna y edificante para las pocas personas que han tomado conciencia de ella y especialmente para aquellas que han caído bajo su influencia.

Esto complica vuestra situación. En efecto, crea una gran barrera de reconocimiento para las personas. Tanta confusión, engaño y ridículo han sido ahora plantados en la conciencia humana que la gente —especialmente en los países más ricos— tienen miedo incluso de pensar en estas cosas, creyendo que si lo hacen, serán tontos o parecerán tontos a los demás.

Es por eso que ahora debe darse un Nuevo Mensaje, porque la humanidad está en el punto de inflexión que determinará si será una civilización fracasada, una raza fracasada en un mundo que con el tiempo se verá sometido al poder y la dominación extranjeros, o si ejercerá su mayor inteligencia y su mayor poder, para convertirse en una raza unida y libre dentro de una Comunidad Mayor de vida inteligente en el Universo.

Debéis ver que vosotros sois los pueblos originarios de este mundo y aprender las lecciones de la Intervención. Aprender las lecciones que os ha enseñado lo que ha sucedido con los pueblos indígenas cuando se encontraron con fuerzas de más allá de su conciencia, fuerzas mostrando diferente y quizás mayor tecnología, fuerzas que no comprendían, fuerzas que confundieron con entidades o emisarios espirituales.

La historia cuenta cómo grandes civilizaciones han capitulado ante pequeños grupos de invasores inteligentes y engañosos. Esto se ha demostrado en varias ocasiones en la historia del mundo especialmente a posteriori. Incluso hoy en día naciones enteras y culturas, están cayendo bajo la persuasión de las potencias extranjeras por la dependencia de su tecnología y por la persuasión de la Intervención misma. Ahora, toda la humanidad se enfrenta a esto.

Ahora toda la humanidad representa a los pueblos nativos de este mundo que enfrentan la intervención de pequeñas fuerzas expedicionarias que están aquí para volver a la humanidad contra sí misma, para ganar influencia, para ganar ascendencia, para unirse con personas psicológicamente y emocionalmente y, en algunos casos, incluso biológicamente. De esta manera, la humanidad podría ser conquistada sin ningún signo de violencia abierta. Así es como una raza más inteligente y unida alcanza a una raza mucho más grande, pero más débil y dividida.

Vosotros os enfrentáis ahora a habilidades que aún no habéis cultivado. Os enfrentáis ahora a un engaño que es doblemente difícil de discernir debido a las intenciones de la Intervención de engañaros y debido a la dificultad y la confusión que los propios seres humanos han sembrado alrededor de este fundamental y significativo evento.

El Creador de toda la vida no va a permitir que la humanidad sea simplemente conquistada a través del engaño, a través de la astucia o a través de la manipulación sin una gran advertencia. El Nuevo Mensaje ha dado esta advertencia. Incluso ha llamado a vuestros aliados potenciales en el Universo para enviar espías para observar esta Intervención y dar su informe. Estos espías nunca han visitado la Tierra, pero ellos han sido testigos de la Intervención y han dado parte a través de una serie de Informes de los Aliados de la Humanidad. Vosotros no sabéis quienes son estas razas, pero su testimonio es esencial para vuestro desarrollo y preparación para la Comunidad Mayor.

Al poner todas estas piezas juntas, la imagen se vuelve muy clara. La familia humana está ahora en lucha —frente a un mundo en decadencia, frente a un mundo con disminución de recursos, frente al riesgo cada vez mayor de competencia, conflicto y guerra entre sus naciones y pueblos divididos—. En estas circunstancias, los competidores utilizan estas situaciones para su beneficio y para aprovecharse de la debilidad, la superstición y el conflicto humano.

Si pudierais mirar a la historia de la humanidad, en particular a la historia reciente de la humanidad, donde otras alternativas a la fuerza han sido utilizadas para obtener el control de otras naciones y pueblos, veríais que la Intervención hoy está siguiendo un patrón muy familiar. Es sólo que la humanidad no está acostumbrada a estar en esta posición. Se cree que es predominante. Se cree que es poderosa. No reconoce que otra raza podría venir y tomar ventaja de sus debilidades, sus conflictos y sus supersticiones.

Todas estas circunstancias trabajan contra vosotros ahora, y es por eso que un Nuevo Mensaje ha sido enviado al mundo para advertir y preparar a la humanidad de cara a las Grandes Olas de cambio y para la realidad del encuentro con una Comunidad Mayor de vida inteligente.

La gente no sabe nada de la vida en el Universo, y es por eso que este tipo de educación es tan fundamental y esencial. Incluso vuestros grandes científicos pensarían que cualquier persona que viniera a visitarnos estaría fascinada con la humanidad, querría compartir su ciencia con la humanidad, querría compartir su tecnología con la humanidad y querría ayudar a la humanidad. Y, sin embargo, en realidad, las primeras razas que encontraréis directamente serán exploradores de recursos y colectivos económicos, los que están aquí para tomar ventaja de una inmensa oportunidad y quienes se aprovecharán de vuestro lugar en la historia, vuestras circunstancias, vuestras tendencias y vuestra ignorancia.

Esta advertencia acerca de la intervención debe ser parte de vuestra educación ahora o vosotros subestimaréis el poder de la época en la que vivís. Subestimaréis el poder y los peligros de las Grandes Olas de cambio y cómo ellas pueden utilizarse contra vosotros por otros a los que no reconocéis.

Estos visitantes del mundo no son seres multidimensionales. Ellos no son del mundo espiritual. No son ángeles o demonios. Ellos son seres físicos, como vosotros, impulsados por las mismas necesidades que impulsan a la humanidad —la necesidad de recursos, la necesidad de control, la necesidad de riqueza y la necesidad de estabilidad.

No hay nadie en el mundo que pueda daros una educación de la Comunidad Mayor, nadie que pueda proporcionaros la sabiduría de la Comunidad Mayor. Esto realmente debe venir de Dios. Parte de esta preparación debe provenir de las pocas razas que son conscientes de vosotros, quienes podrían ser vuestros futuros aliados, porque su testimonio es crucial para vuestra comprensión. En la naturaleza mayor de las cosas, las razas avanzadas y exitosas deben transmitir su sabiduría a los mundos emergentes, como el vuestro, y deben hacerlo sin llegar a interferir en esos mundos.

Esto representa una mayor tradición en el Universo de lo que todavía sois conscientes. Pero ahora sois los beneficiarios de ella, y como un regalo de sabiduría se os debe dar sin manipulación y sin intervención. Es por eso que las razas que están interviniendo hoy en el mundo representan a aquellos que buscan tomar ventaja de una humanidad débil y dividida.

Debéis tener una gran fortaleza para hacer frente a esto. Debéis ser capaces de reunir el coraje dentro de vosotros mismos para hacer frente a esto. Si cometéis un error aquí, si no reconocéis vuestra situación y vuestra oposición, entonces cometeréis un gran y quizás fatal error. Es por eso que este regalo de Dios, este regalo de amor profundo y respeto por la humanidad, debe darse con gran urgencia y seriedad.

No os dais cuenta del premio en el que estáis viviendo, este hermoso mundo, ni de lo raros que son tales mundos en el Universo, ni de cómo naciones tecnológicamente avanzadas han sobrepasado sus mundos originarios y ahora tienen que viajar buscando recursos. De hecho, este no es un misterio. Esto es parte de la naturaleza, la naturaleza que vosotros podéis comprender. La historia del Universo no es tan diferente de la historia de vuestro mundo, donde los fuertes dominan a los débiles si pueden.

Es por eso que no podéis ser complacientes. No podéis ser estúpidos y autoindulgentes. No podéis ser perezosos e indolentes tanto frente a las Grandes Olas de cambio como a esta Intervención de la Comunidad Mayor en la cual vivís.

Esto representa la gran advertencia que el Nuevo Mensaje está proporcionando. Sin embargo, el Nuevo Mensaje ofrece una bendición y una preparación porque la humanidad tiene el poder para contrarrestar esta Intervención y para enfrentar y navegar por los tiempos difíciles que se avecinan en vuestro mundo.

La humanidad ha sembrado las semillas de su propia destrucción por el mal uso y el abuso del mundo, pero esto puede ser mitigado en gran medida, y la adaptación puede ocurrir. Pero para hacer esto, la humanidad tendrá que unirse. Tendrá que poner fin a sus conflictos incesantes y prepararse para enfrentar un mundo en declive y para hacer frente a la competencia de la Comunidad Mayor.

Aquí estos tiempos tienen el poder de derrotaros o de uniros y elevaros. La decisión no descansa sólo en los gobiernos, sino en cada persona —en su capacidad para enfrentar el cambio, para responder al cambio, para prepararse para el cambio, para adaptarse al cambio y para unirse a favor de la seguridad mutua—. Porque ahora el énfasis no debe estar en la seguridad nacional para una sola nación, sino en la seguridad para el mundo entero.

Las Intervenciones tal como la que enfrentáis ahora continuarán, ya que sois una raza débil y dividida viviendo en un planeta hermoso. Esto atraerá a otros aquí a intentar, principalmente a través de la persuasión y el engaño, influenciar a la humanidad para que se una a ellos, se vuelva dependiente de ellos y confíe en ellos. Estas tendencias no cesarán aunque esta intervención se frustre.

Es como la joven chica entrando en la gran ciudad, pensando que todo el mundo será su amigo, sin tener ni idea de cómo podría ser apresada y utilizada, y sin darse cuenta de las innumerables persuasiones a las que puede ser sometida para que consienta, para que se entregue. Esta es la complejidad y el reto de vivir en la realidad física.

Pero Dios os ha dado un Conocimiento más profundo que no se puede manipular, que no puede ser persuadido y que no puede caer bajo ningún tipo de persuasión, ya sea su origen humano o de más allá del mundo. El Conocimiento dentro de vosotros sólo responde a Dios y al Conocimiento en los demás. No puede ser manipulado, no puede ser persuadido, y es por eso que representa vuestra mayor fortaleza —vuestra fuerza central, el aspecto más fiable de vosotros mismos—. Es por ello que el Conocimiento y la aparición del Conocimiento tendrán un papel clave en la determinación del resultado para la humanidad, la cual en este momento permanece insegura y sin solución. El Conocimiento es la fuerza más poderosa en el Universo, y la Intervención no lo está utilizando, o ella no estaría interviniendo aquí.

La humanidad tiene una rica herencia espiritual a pesar de sus muchos errores. No os dais cuenta de que esta es una gran ventaja que vosotros tenéis en estos encuentros iniciales con la vida en el Universo. No os dais cuenta de vuestros puntos fuertes. Son vuestros puntos débiles los que serán apresados por esta intervención y por las futuras intervenciones. Es por eso que vuestra fuerza debe ser alentada, debe ser revelada y debe ser compartida, reconocida y ejercida. Eso es lo que el Nuevo Mensaje subraya.

Vosotros no tenéis ni idea de cómo prepararos para la Comunidad Mayor. No hay nadie en el mundo que sepa cómo hacer esto. Solo una potencia extranjera o Dios pueden enseñaros esto. Sin embargo, una potencia extranjera sería poco probable que lo hiciera a menos que tuviera un interés especial aquí, a menos que tuviera sus propios proyectos. Así que el mensaje debe venir de Dios. Los aliados que han enviado su sabiduría no intervendrán. Porque la verdad es que la humanidad no está preparada para encontrarse con razas beneficiosas en el Universo. No tenéis la unidad. No tenéis el poder. No tenéis el discernimiento o la sabiduría. Y todavía no tenéis la discreción.

Un contacto real y beneficioso con la vida en el Universo no puede suceder hasta que la humanidad haya enfrentado y superado las Grandes Olas de cambio. Pero mientras tanto, otros tratarán de intervenir, para tomar ventaja de la creciente incertidumbre y del conflicto humano, la incertidumbre y los conflictos que pueden generarse debido a las Grandes Olas de cambio.

No caigáis en la trampa de pensar que se trata de amor o de miedo. Ese es el discernimiento de un tonto. Se trata de sabiduría o falta de sabiduría. Se trata de responsabilidad o irresponsabilidad. Se trata de ver la verdad o no ver la verdad. Se trata de responder a la realidad o no responder a la realidad.

Eventualmente, tendréis que superar vuestro miedo para ganar una mayor fuerza y ​​una mayor objetividad. Pero esa es la meta. Para llegar a esta posición de claridad y fuerza, debéis enfrentar el gran umbral que toda la humanidad está enfrentando hoy en día. Debéis prepararos para él, y debéis superar vuestras fantasías infantiles y vuestras tontas distracciones.

Particularmente en los países ricos, las personas que se han dedicado a perderse en sus placeres, sus aficiones y sus adicciones ahora deben despertar a la realidad de que su preeminencia en el mundo está siendo desafiada y que la Tierra no será capaz de proporcionarles lo que están acostumbrados a recibir de ella.

Las personas más pobres del mundo comprenden la privación. Ellos comprenden la intervención. Ellas comprenden la manipulación, ya que han estado viviendo bajo ella y sufriendo bajo ella durante tanto tiempo. Son las personas ricas quienes son ignorantes, quienes están ciegas. Son ellas quienes deben hacer valer los puntos fuertes de la humanidad. Son ellas quienes deben unir las naciones para preservar la libertad humana y la soberanía en este mundo y para asegurar que la civilización humana no se desmorona bajo el peso y la fuerza de las Grandes Olas de cambio.

Debéis oír el poder de este mensaje. Debéis tener la fortaleza de corazón. Debéis tener coraje. Si huis, no habrá lugar donde esconderse, y sólo debilitaréis vuestra posición, haciéndola más vulnerable en el futuro. El tiempo ahora es esencial —tiempo para ver, tiempo para conocer, tiempo para prepararse y tiempo para fomentar la unidad y la libertad humanas—. Hacéis esto no sólo por el valor que tiene por sí mismo, sino para asegurar la capacidad de la humanidad para hacer frente a las Grandes Olas de cambio y hacer frente a una Intervención que hasta hoy funciona con muy poca conciencia humana y muy poca resistencia humana.

No penséis que una potencia extranjera vendría aquí a tratar de ayudar sin querer algo de vosotros. No penséis que una potencia extranjera se implicaría con la humanidad y sus circunstancias difíciles, gastando tanta riqueza y energía, a menos que tuviera un gran motivo secreto. La historia nos enseña que la intervención se realiza siempre por el interés propio y que las razas que se enfrentan a la intervención, en caso de sucumbir, serán devastadas por ella y, en algunos casos destruidas por completo.

Vosotros habéis visto esto en vuestra historia. Esto es conocido en vuestro mundo. Es parte de vuestra experiencia de la vida y de la naturaleza. Debéis ser realistas. Debéis ser honestos. La situación no es tan confusa como vosotros pensáis La nube de confusión es perpetrada tanto por fuerzas humanas como extraterrestres que buscan mantener a la humanidad fuera del cuadro, que quieren mantener a la humanidad dividida, débil y sin capacidad de respuesta. Pero el propio cuadro se puede ver fácilmente si tenéis el valor de ver y la información y la comprensión correcta.

Pero esta Intervención crea un ambiente engañoso. Tiene muchos aliados humanos que ahora son parte de su engaño, quienes hablarán de la gran presencia alienígena, sus regalos de tecnología y su promesa para el futuro de la humanidad. Tened mucho cuidado ahora. Tened mucho cuidado y usad el discernimiento. No caigáis bajo persuasiones, perpetradas por poderes que no han revelado su verdadero propósito y significado, que funcionan aquí en secreto, que están involucrados en muchas actividades, muchas de las cuales son nefastas en su naturaleza. Reservad vuestro juicio hasta que podáis aprender y ver con más claridad.

La bendición que el Nuevo Mensaje está presentando es el reconocimiento y la garantía de que la humanidad tiene un poder mayor, el poder del Conocimiento. La humanidad tiene una larga tradición en la religión y la espiritualidad que, a pesar de sus muchos errores, ha tenido la habilidad para mantener vivo el Conocimiento, ha mantenido el dar y la compasión vivos en este mundo, mientras que estas cosas han fracasado en tantos otros mundos.

La humanidad tiene grandes fortalezas y grandes promesas. La religión y la espiritualidad están vivas aquí, en contraste con otras sociedades altamente tecnológicas donde ha muerto. En esto, tenéis un regalo para dar al Universo. Pero primero debéis sobrevivir a las Grandes Olas de cambio. Y tenéis que sobrevivir a estos primeros intentos de intervención en el mundo.

Debéis uniros. Debéis ser auto-suficientes. Debéis ser muy discretos. Estos son los tres requisitos de cualquier mundo o asociación de mundos para establecer si serán libres y auto determinados en un Universo lleno de grandes persuasiones, en un Universo donde la competencia se lleva a cabo a una escala que no podéis ni siquiera imaginar.

Ya es hora de que la humanidad crezca, se una y se vuelva fuerte. Ya es hora de que la humanidad deje de ser un administrador débil y dividido de un hermoso planeta y se vuelva fuerte y unida para la preservación del mundo y para la preservación y promoción aquí de la libertad y la soberanía humana.

Dios os ha dado este mundo para proporcionaros todo lo necesario. En caso de agotar vuestra herencia natural, tendríais que buscar lo que necesitáis de otros poderes en el Universo. Si esto ocurre, vosotros perderéis gran parte de vuestra libertad y autodeterminación, convirtiéndoos en un estado cliente de potencias extranjeras, que no dudarán en aprovecharse de vuestra posición debilitada y dependiente.

Este regalo es un regalo de amor. Es un regalo que viene con gran urgencia. Llama a un mayor Conocimiento y sobriedad en vuestro interior. Vuestro intelecto —vuestro pensamiento, la mente personal que ha sido tan condicionada por el mundo —podéis argumentar en contra de esto, podéis enfrentaros contra ello, podéis rechazarlo, negarlo, podéis tratar de compararlo con otras cosas o podéis tratar de unirlo con otras cosas—. Sin embargo, esta comunicación es sólo para una parte más profunda de vosotros, la parte de vosotros que no puede ser engañada y que no es tonta, la parte de vosotros que es fuerte, la parte de vosotros que es naturalmente compasiva. La parte de vosotros que está unida y es capaz de unión con otros.

La humanidad tiene la gran promesa de convertirse en una raza libre y de progresar en el Universo. Pero para lograr esto, debe hacer frente a los resultados de su propio mal uso del mundo. Debéis uniros. Debéis ser fuertes, y tenéis que cuidar de este mundo, para que su autonomía se pueda mantener en el futuro.

Sólo si podéis lograr esto será posible un contacto beneficioso con otras razas. E incluso aquí tendréis que ejercer gran discernimiento y discreción. Porque la libertad en el Universo es rara. Razas libres y auto determinadas en el Universo son raras. En esto, no os dais cuenta de las grandes ventajas que ya poseéis en la limitada libertad que habéis sido capaces de establecer en este mundo y lo mucho que ha producido un beneficio para la humanidad.

Este es el mundo que habéis venido a servir. Puede que no sea lo que vosotros queréis que sea pero es adecuado para lo que estáis realmente aquí, porque vosotros habéis venido con un propósito y una misión más grande. Vosotros habéis venido a hacer contribuciones específicas al mundo en concierto con ciertas personas. Esto representa vuestro mayor propósito, no el propósito que vuestra imaginación crea o que vuestra sociedad enfatiza sino el propósito mayor que es nacido de vuestra unión con Dios.

Vosotros habéis venido al mundo a enfrentar las Grandes Olas de cambio y la Intervención. Este es el mundo que habéis venido a servir. Si no podéis reconocerlo, si no podéis hacerlo frente, entonces vuestro servicio nunca será valorado ni prestado. Por lo tanto, el primer gran umbral es hacer frente al gran umbral. Y es por este motivo que se os da ahora este mensaje, esta preparación para la Comunidad Mayor y para las Grandes Olas de cambio.

Anuncios