Discernimiento en las Relaciones

Traducción del texto “Discernment in Relationships”, tal y como le fue revelado al Marshall Vian Summers el 13 de febrero de 2009 en Boulder, Colorado, EE.UU.

Hay muy pocas personas en el mundo que realmente te entiendan —tu naturaleza más profunda y las cualidades más profundas que tienes que ni siquiera tú mismo has descubierto—. En la superficie de tu mente puedes encontrar mucho acuerdo, pero a un nivel más profundo bajo la superficie de tu mente, sólo unos pocos serán realmente capaces de reconocerte.

Así que no hay necesidad de obtener la aprobación general de todos, ya que eso es imposible si vas a ser honesto contigo mismo y honesto con los demás. Buscar la aprobación de personas de las cuales necesitas algo es un esfuerzo infructuoso. Con un empleador, es posible que tengas que probar tu valor y mostrar tu mejor cara, pero más allá de eso, debes ser la misma persona en todas las situaciones. Tus cualidades más profundas demostrarán tu valor, si eres fiel a ellas y las comprendes y aprendes con el tiempo la forma de expresarlas.

Tener muchos amigos realmente no significa mucho en absoluto. Porque ganarse el favor de muchas personas es acomodarse a sus expectativas, y esto debilitará, e incluso destruirá, tu capacidad de reconocerte a ti mismo. Las personas quieren ser amadas, aceptadas y reconocidas, pero esto es debido principalmente a la inseguridad.

En un nivel más profundo, necesitas un reconocimiento más profundo. Necesitas un verdadero aliado, no sólo un amigo. Necesitas a alguien que reconozca tu naturaleza más profunda y responda a esto de forma natural. No tienes que actuar para estas personas.

Pero tienes que honrar esta naturaleza dentro de ti mismo. Si te es desconocida, o si estas resistiéndola o negándola, tratando de ser otra cosa que crees que tendrá éxito, entonces tu relación con estos raros individuos no sucederá y habrás perdido una oportunidad grande y excepcional.

Al comenzar a tomar los pasos al Conocimiento, la inteligencia más profunda que Dios ha puesto en tu interior, tus criterios para las relaciones cambiarán. Buscarás la claridad y la honestidad. Buscarás valores más profundos. Buscarás valores más permanentes. Buscarás una mayor integridad dentro de las personas, mayor sinceridad, valores más sólidos.

Por supuesto, esto excluirá a muchas personas, incluso si son muy agradables y muy buenas en un sentido social. Si ellas no tienen esta mayor capacidad dentro de sí mismas o no la han descubierto por sí mismas, bueno, entonces no habrá lugar donde conectar con ellas. Puedes comprenderlas al nivel de sus circunstancias o de su personalidad, es posible que admires su apariencia o sus encantos o sus capacidades únicas, pero la conexión más profunda no estará ahí. Ellas viven en la superficie, y tú has penetrado bajo la superficie.

No puedes esperar por ellas o tratar de educarlas o iluminarlas, porque eso no será productivo. Tienes que buscar a las personas que están listas, dispuestas y son capaces de conectar contigo en este nivel más profundo. Si tratas de mejorar a alguna otra o traerla a este estado de mayor reconocimiento, estarás malgastando tu tiempo, que es precioso y no debe ser desperdiciado.

Lo que realmente estás buscando aquí es el Conocimiento en los demás. Ya no estás influido por la belleza, la riqueza o el encanto como podría haber sido antes. Ahora estás escuchando atento a una cualidad más profunda, una espiritualidad más profunda, una conciencia más profunda. Y quizás sorprendentemente para ti, no las encontrarás en muchas personas.

No las encontrarás en las personas hermosas, en las personas encantadoras, en las personas adineradas, en las personas socialmente populares, en las personas agresivas y ambiciosas, en las personas que se venden constantemente a sí mismas, en las personas que se encuentran atrapadas en tendencias políticas o en las personas que son extraordinariamente intelectuales. Si no tienen aún esta capacidad más profunda, será evidente, y el Conocimiento dentro de ti no responderá a ellas. El Conocimiento dentro de ti no las criticará ni las condenará. Ellas simplemente no están aún ahí. Y esto te dará una comprensión muy diferente de lo que es el progreso real en el desarrollo de un individuo.

Poner todo tu énfasis en la belleza y el encanto es claramente superficial, pero también lo es ponerlo en la brillantez intelectual, y podrás ver esto. Estás escuchando ahora atento a algo más profundo en ti, y por eso estás escuchando buscando algo más profundo en otros.

No es sólo que compartas ideas o creencias. Puedes hablar sobre la espiritualidad, puedes hablar sobre Dios, puedes hablar sobre inspiración, pero eso no significa que exista una conexión más profunda en absoluto.

Un área que confunde a las personas, gravemente, es que si tienen alguna forma de asociación con alguien desde un pasado lejano, pueden pensar que esto es una conexión más profunda. Hay algo sobre la otra persona con la que están relacionadas, pero puede que no sepan qué es. Pero esto se encuentra aún en la superficie de la mente. No representa necesariamente una conexión más profunda.

¿Cómo sabrás la diferencia? La sabrás porque el Conocimiento dentro de ti responderá al Conocimiento en otros, y si ese Conocimiento no es evidente o no está activo, entonces el Conocimiento no responderá. Puedes ser impactado directamente por otra persona, puedes estar intrigado, puedes tener curiosidad, puedes estar impresionado, pero en tu interior, el Conocimiento no responderá.

Esto lo es todo, ya ves. Cuanto más puedas sentir la respuesta del Conocimiento en otras personas, más claro será esto para ti, y te impedirá cometer un error en el discernimiento de otros.

Aquí tu mente debe ser clara y neutral. No puedes estar juzgando, comparando y condenando a otras personas, o nunca conocerás el poder del Conocimiento dentro de ti mismo. Las personas están siempre juzgando las unas a las otras, y esto les impide reconocerse o desarrollar una evaluación más profunda, que nada en absoluto tiene que ver con la condena.

Estás buscando la evidencia del Espíritu en el otro, no solo una conversación sobre el Espíritu, no solo una vivacidad en su personalidad. Estás buscando algo más profundo en ellos porque quizás has alcanzado el punto en el que estás buscando algo más profundo en ti mismo, y ves que el ingenio, el encanto, la belleza y la extravagancia o incluso las ideas compartidas, las aficiones, etc., realmente no lo son.

Te sorprende encontrar que existen muy pocas personas que parezcan tener esta cualidad más profunda que puedes discernir, y que el Conocimiento dentro de ti realmente no responde a muchas personas, en absoluto. Y te sientes solo, y te preguntas si realmente hay alguna otra persona.

Aquí tienes que estar dispuesto a estar solo, si vas a tener este nivel de integridad dentro de ti mismo. Aquí tienes que ser fiel al Conocimiento. Si el Conocimiento no responde, no necesitas responder. Puedes ser amigable, puedes ser cortés —eso es valioso—, pero debes ser reservado.

Si ahí no hay nada, no hay nada. Y si reconoces que ahí no hay valor y sólo existe el desafortunado resultado de la amplificación de las características más atractivas de una persona en la superficie de su existencia, entonces tendrás que enfrentar la realidad de que no hay más que unas pocas personas que puedan conectar profundamente contigo.

Esto evitará que llenes tu vida con personas y actividades y compromisos que realmente no tienen nada importante que ofrecer y que no representan ningún compromiso serio y significativo para ti. Aquí es mejor estar solo en gran parte, que tener tu vida llena de personas y compromisos que no tienen nada que ver con tu mayor propósito y destino en el mundo.

Las relaciones toman tiempo. Las relaciones serias toman mucho tiempo. Así que muchas personas están perdiendo sus vidas, su tiempo y su energía, involucradas en relaciones que no tienen una mayor capacidad o un mayor destino para ellas. Debido a que no quieren estar solas, tienen miedo de que la persona o las personas que están buscando realmente nunca puedan llegar, por lo que se dicen a sí mismas: “Bueno, esta relación no es perfecta, pero si espero, puede no haber nada mejor para mí”.

Tienes que ser muy cuidadoso con lo que te dices a ti mismo aquí. Debes tener fe en el Conocimiento y fe en la vida para traer a tu vida a aquellas personas que realmente están destinadas a encontrarte, que realmente tienen un gran impacto en tu vida, que jugarán un papel importante en tu propio desarrollo y en tus logros en el mundo. Debes construir esta fe.

Si ahora estás solo, este es un tiempo valioso para construir tu relación con el Conocimiento. El Conocimiento representa tu relación más profunda e importante. Si esto no está establecido, si no está plenamente establecido, entonces tu relación con todos los demás estará fuera de sincronía —carente de claridad y propósito, carente de significado—, y tu vida se llenará de personas, involucraciones, actividades y compromisos que nunca crearan una verdadera apertura para ti.

Más allá de tu necesidad de ir a trabajar y de ganarte la vida y de construir tu educación para las oportunidades del mundo, existe este mayor destino que tienes con ciertas personas, y eso es lo que realmente buscas.

Pero debes ser paciente. Debes ver que hay una buena razón respecto a cuándo las personas aparecen en tu vida. Que suceda en el momento apropiado es muy importante.

Muchas personas piensan que están listas para una verdadera asociación, pero no saben para qué es, y quizás están blindadas contra esto. Así, si conocen a la persona adecuada y no están preparadas para participar con ellas, esto produciría un gran y profundo conflicto.

Debes estar preparado para una relación mayor. Debes saber a dónde vas. Debes tener un sentido más profundo de tu propósito y tu destino, aunque no se haya definido completamente. Tiene que ser real y fuerte para ti. Debes estar dispuesto a no entregarte a otras atracciones. Debes saber lo suficiente como para no entregarte a otras seducciones.

Debes estar dispuesto a esperar y a construir los Cuatro Pilares de tu vida —el Pilar de la Salud, el Pilar del Trabajo, el Pilar de tu Desarrollo Espiritual y el Pilar de las Relaciones.

Parte de tu educación aquí es aprender realmente lo que no funciona. Es más un proceso de eliminación. Mientras eres atraído por la belleza, la riqueza y el encanto, todavía no tienes el discernimiento para ver lo que es realmente significativo e importante. Si realmente nunca has sentido una profunda conexión con otro, no pienses que no es posible o que no te está destinado.

Tienes un gran destino en el mundo, y hay otros que son parte de este destino y que jugarán un papel importante en su descubrimiento y expresión. Esto es ahora para ti un acto de fe, pues no todas tus necesidades pueden ser satisfechas en este momento, ni deberían ser satisfechas.

Tienes que tener una relación sólida con tu mente y tu cuerpo. Tienes que desarrollar tu salud. Tienes que desarrollar tu Pilar del Trabajo. Tienes tantas cosas que hacer ahora para construir tu base en la vida. Tienes que tomar los Pasos al Conocimiento para construir tu relación con el Conocimiento. Nadie debería estar languideciendo por una relación cuando tiene todo este trabajo que hacer para construir su fundación.

Una relación no puede tomar el lugar de esto, nunca. No puedes estar esperando a que alguien te dé todo el sentido y el valor de tu vida. Porque si no tienes esta fundación no serás capaz de participar con ellos. No tendrás la fuerza, el coraje o la autohonestidad para poder participar con alguien de una manera mayor. Sólo será una relación de conveniencia, una relación de provecho, una relación de apego, una relación llena de fantasías y expectativas que fallará frente a la vida real.

Las personas constantemente son atraídas y luego decepcionadas. No encuentran lo que realmente están buscando en las otras, porque no están buscando las cosas correctas. No han construido la paciencia, la claridad y el discernimiento dentro de sí mismas para saber realmente lo que esto significa.

El discernimiento en las relaciones es muy importante, porque puedes tirar tu vida por la borda muy fácilmente. Puede ser muy fácil involucrarse y muy difícil liberarse después.

Hay muchas seducciones y muchas trampas. Mira a tú alrededor y ve cómo las personas han sido víctimas de estas cosas. Mira sin condenar. Mira con el deseo de aprender, pues las personas cometen todas las formas posibles de violación a sí mismas, especialmente en sus relaciones.

Ellas te enseñan las consecuencias de elegir erróneamente, de ser atraído por cosas sin sentido, de ser seducido por otros, de estar atrapado en una relación, sujeto a otra persona, incapaz de liberarte, vendiéndote en una relación porque no hay nada mejor o porque hay algo que quieres —seguridad financiera, belleza y encanto, intereses compartidos.

Pero ninguna de estas cosas constituye realmente una conexión real con el otro. Ninguna de ellas habla de un mayor propósito y destino en la vida. Todas ellas son atracciones momentáneas, y si te comprometes con atracciones momentáneas el tiempo será muy decepcionante para ti.

Por tanto, debes tener la fuerza, la fe y la confianza para esperar, mirar y escuchar. No excluyas a las personas. Escúchales realmente. Escucha al Conocimiento dentro de ti mismo mientras les escuchas. Si el Conocimiento no responde más allá de la simple cortesía, no necesitas responder, ni deberías.

Estás buscando una o dos o tres personas que harán la gran diferencia en tu vida. Quizás una se convierta en un compañero de vida. Quizás una será un gran maestro. Quizás una será un gran compañero en tu trabajo. Quizás una sólo te enseñará momentáneamente algo de inmenso valor o apunte tu vida en una dirección, mostrándote el camino a seguir.

Puedes necesitar a otras personas para cosas simples —para proporcionar bienes y servicios, por simple compañerismo, para el disfrute alegre—, pero no te entregues a ellas.

No te entregues a nadie hasta que hayas construido esta fundación más profunda dentro de ti mismo. No permitas que la impaciencia o la compulsión te muevan. No dejes que las persuasiones de otros o el poder de seducción te conduzcan.

Tómate tu tiempo. No te apresures hacia ninguna relación. Escucha a los demás cuidadosamente, para escuchar lo que significa su presencia en tu vida, si es que significa algo realmente.

Si eres paciente y observador, tú sabrás. Si eres imprudente y compulsivo, tu vida será calamitosa, y tendrás una cadena de relaciones fallidas o estarás circunscrito en un matrimonio infeliz o en otros acuerdos con personas.

Cuanto más tiempo estés en una relación que no tiene esta promesa mayor, más difícil será liberarte, porque te volverás dependiente de la seguridad y la familiaridad. Necesitarás a esas personas más de lo que realmente quieres estar con ellas. Y esto es una trampa terrible, terrible para el Espíritu, terrible porque te impide la búsqueda de tu mayor propósito y de los individuos que marcarán la diferencia en tu descubrimiento y expresión de este propósito.

No te preocupes de que te estés haciendo mayor. No permitas que esto conduzca tu decisión. Si no has de conocer a una pareja importante hasta dentro de tres años, por ejemplo, ¿qué harás en esos próximos tres años? ¿Entrar y salir de relaciones, experimentando frustración, angustia, ira, resentimiento, decepción, gastando tu vida en compromisos que no tienen ninguna promesa, mientras que los Cuatro Pilares de tu vida permanecen sin desarrollar ni reconocer?

¿Puedes estar sin una relación por tres años, mientras construyes otros aspectos de tu vida? Si no puedes hacerlo, entonces tienes un problema de adicción de la personalidad y esto no tiene nada que ver con las relaciones reales. Se trata de un trastorno de la personalidad.

¿Puedes enfrentarte a la soledad y al vacío, o debes tener estimulación constante, romance constante, enamoramiento constante y con ellos toda la decepción, la frustración y la desaprobación que esto genera?

Si haces esto desperdiciarás tu vida y la vida de otras personas. No es necesario, ya ves. La búsqueda constante, la esperanza constante y el querer tener a alguien es innecesario y no tiene sentido, ya ves, porque cuando estés listo, el Conocimiento traerá a tu vida al individuo que necesitas y a las personas que necesitas para las otras partes de tu vida.

No creas que todo el que se cruce en tu camino ha sido destinado a conocerte. Si tienes muchas involucraciones con personas, muchas personas se cruzarán en tu camino. Es posible que tengas encuentros momentáneos con ellas. Ellas también están en busca de ciertos individuos. Todo el mundo está buscando, incluso si fingen no estar buscando.

Pero tiene que ser la involucración real, ya ves. El Conocimiento sabrá. Si eres fuerte en el Conocimiento, sabrás. Sentirás la respuesta del Conocimiento. Estará claro. Será sencillo.

Tal vez te encontrarás con alguien, y el Conocimiento dirá: “¡Ah!, este que estás conociendo aquí es tu esposo o tu esposa”. Nada de ese drama y excitación y enamoramiento y sufrimiento personal y angustia que las personas atraviesan en sus esfuerzos románticos, sus escapadas románticas; sólo un reconocimiento.

Entonces tienes que ver si la persona está realmente preparada para esto y si, de hecho, eso es lo que ella es en tu vida, y te tomas tu tiempo para ver esto. Esto carece de toda la gloria y sensación y extravagancia que se ve en las imágenes del cine. Se trata de un simple reconocimiento, porque la resonancia está ahí y la conexión está ahí.

La persona adecuada es la persona adecuada. Ahora debes discernir si está preparada para ello y si tú estás listo para ello. Entonces debes aprender de sus rasgos y sus valores para ver si hay la suficiente compatibilidad entre vosotros para permitir que una relación se forme y se sostenga.

Podéis tener un destino mayor, pero eso no significa que podáis funcionar juntos con éxito. Tendrás que esperar y ver. Si valoras tu vida, no querrás tirarla a la basura. No querrás jugártela. No tienes nada que perder por tomarte tiempo para ver. Si realmente es la persona para ti, ella no desaparecerá. Puedes darte el lujo de tomarte tiempo.

Para que una relación funcione en el mundo, debe tener un grado suficiente de compatibilidad. Eso no significa que seáis completamente iguales, por supuesto. Pero debéis tener compatibilidad en vuestros valores, en vuestro estilo de vida, en vuestro uso del dinero, en cómo veis el trabajo —en realidad, en los Cuatro Pilares de vuestra vida.

Aquí no puedes rehabilitar a nadie, porque estas personas o están listas o no lo están. O son las adecuadas o no lo son. La relación funcionará o no lo hará.

Todo ese trabajo que las personas hacen en sus relaciones es una tontería. Eso significa que la relación no funciona, y seguirán tratando de lograr que funcione, e invertirán tiempo, dinero, energía y a veces toda una vida tratando de lograr que funcione lo que realmente no funciona. No se dan cuenta de que si la relación funcionara, no tendrían que invertir tal cantidad de tiempo. Sí, hay correcciones y aprendizajes para hacer estando juntos. Pero si siempre estáis trabajando en una relación, esta no funciona. Ahórrate esta lección fundamental en la vida, pues aprenderla puede ocupar gran parte de tu vida.

El Conocimiento sabrá. Pero luego debes averiguar los detalles de la vida de esa persona para ver si puedes comunicarte, si puedes compartir sus valores, si podéis estar juntos en armonía.

A veces las personas se sienten atraídas por personas muy diferentes a ellas mismas, pero estas relaciones casi nunca son exitosas. Requieren demasiados ajustes, demasiada adaptación personal, y tienen demasiado conflicto, demasiada disparidad.

Si estás con una persona cuyos valores son muy diferentes a los tuyos, nunca te sentirás cómodo con ella, y estar juntos nunca será suave y fácil.

Esto no va sobre enamorarte. Puedes enamorarte de alguien con quien nunca puedes estar en una relación. Así que el enamoramiento o incluso el reconocimiento no significan una relación. Esta es otra gran lección de la vida.

Tal vez te enamorarás de muchas personas a lo largo de tu vida, pero no puedes casarte con todas ellas. Algunas son caprichos de la personalidad. Algunas representan antiguas relaciones del pasado que ahora estás volviendo a experimentar y quieres volver a experimentar. Y algunas representan conexiones reales que no pudieron traerse a la existencia, porque la persona no estaba lista o lo bastante madura para participar juntos eficazmente. En el momento, no sabrás qué es qué. Así que ten cuidado sobre permitirte enamorarte de alguien.

No quieras ni trates de estar enamorado. Eso es algo ciego e imprudente. Hay muchas personas que pueden excitar las pasiones más profundas del corazón, con quienes nunca podrías funcionar.

Puedes enamorarte de alguien cuyos valores sean tan diferentes de los tuyos que no podríais permanecer juntos más allá de la fase romántica inicial. Estaríais discutiendo constantemente, en constante tirantez, en constante desacuerdo, constantemente desadaptados entre vosotros.

Las personas se enamoran y se casan sin idea alguna de lo que están haciendo en sus vidas, o hacia dónde van. Simplemente asumen que si se aman deben casarse. Es un gran error. Podrías sentir amor espontáneo por alguien, pero no por eso te tires por la borda.

En una relación, estás eligiendo tu principal influencia. Estás designando a una persona para que sea tu principal influencia, tu principal consejero. Se trata de un acuerdo práctico, no sólo emocional.

No creas que si trabajas lo bastante duro y amas lo suficiente harás que todo funcione. Esto es una tontería. Tendrás, sin duda, que trabajar en la relación hasta cierto punto. Tendrás, sin duda, que adaptarte hasta cierto punto. Tendrás, por supuesto, que renunciar a parte de tus libertades e imprudencias personales para estar en una verdadera relación. Tendrás que estar atento. Tendrás que ser honesto. Tendrás que involucrarte. Pero las personas toman esto como si pudieran hacer que una relación funcione con alguien a quien quieren para sí mismas, y esto es un error cruel.

Si sientes que vas a enamorarte de alguien, contén tus deseos, mantén los ojos abiertos. Se trata de un aprendizaje muy importante y muy necesario para volverte maduro y sabio.

Ser arrastrado por impresiones y enamoramientos, dejarte seducir por los demás, ser superado por la belleza, la riqueza o el encanto, es una forma de traicionarte a ti mismo. Se trata de una involucración muy peligrosa. Tiene consecuencias profundamente difíciles y desafortunadas.

Has de ser muy cuidadoso en este punto. Con quién te asocias y cómo te asocias con ellos tiene una completa influencia en tu vida, en el tipo de vida que tienes y en las oportunidades que tienes.

Igualmente, no te involucres sexualmente con nadie a menos que represente una verdadera asociación para ti, pues la sexualidad es un compromiso por su propia naturaleza. Puedes pensar en ella como una participación ocasional, pero emocionalmente nunca es ocasional. Vuestra relación nunca será la misma. Y si no puede satisfacerse a sí misma a un nivel mayor, será decepcionante, y generará resentimiento, decepción y expectativas fallidas.

Nunca puedes ser sólo un amigo con alguien que alguna vez fue un amante, porque habéis cruzado un umbral donde pretendéis tener una relación real, a pesar de que tal vez nunca lo fuera.

La sexualidad es maravillosa con la persona adecuada y perjudicial con la persona equivocada. Nunca la trates a la ligera. Nunca pienses en ella como un tipo de involucración informal y recreativa. Para tu cuerpo es algo real. Para tus emociones es algo importante, porque tiene consecuencias.

Aquí puedes tener que contener tus deseos y aprender a refrenarte a ti mismo, o de lo contrario te entregarás imprudentemente, sin esperanza y causando un gran daño. Y como resultado, nunca conocerás lo que es realmente cierto dentro de ti mismo.

Las personas se usan unas a otras irreflexivamente en este sentido, y se entregan muy irreflexivamente. Sobre todo en las naciones más libres, las naciones democráticas, las personas tienen tal acceso a las demás que pueden permitirse esto con gran daño a sí mismos y a otras personas —dañando su propia integridad y la integridad de otros, jugando con el afecto de las otros, pretendiendo ser serios cuando en realidad no tienen aquí intenciones verdaderas—. No juegues estos juegos contigo mismo o con otros, porque ellos no producen nada más que daño.

Verás aquí a través de la decepción que realmente tienes intenciones más profundas respecto a las relaciones. Tienes una intención más seria aquí. ¿Y cuál es esa? ¿Y qué significa? ¿Qué requiere? ¿Y qué buscas realmente en otro? ¿Y estas tú mismo listo para estar en una relación de una mayor naturaleza o estás sólo fingiendo y coqueteando?

Las personas se comprometen antes de estar listas. Se casan antes de estar listas. Tiran su vida antes de saber para qué es su vida, adónde va o qué significa realmente. Esto sucede continuamente.

Así, tenéis matrimonios infelices y familias infelices. Las personas están atrapadas. Las personas son infelices. Las personas capitulan. Y ahora tenéis niños infelices a los que se les enseñan todas las lecciones de la concesión que han hecho sus padres.

Para romper este patrón, para liberarte de esta realidad que han creado las personas, debes seguir al Conocimiento más profundo dentro de ti mismo y saber qué significa esto y cómo se siente, qué sientes al ser refrenado por el Conocimiento.

Lleva tus decisiones al Conocimiento. Si el Conocimiento no elige, entonces tú no necesitas elegir. Si el Conocimiento no está diciendo que , entonces no digas que . Si el Conocimiento está en silencio, entonces estarás en silencio. Si el Conocimiento no se compromete, no te comprometas.

Si no es un , es un no. No hay tal vez. No te tientes tú mismo con eso. Eso es tratar de conseguir lo que quieres frente a todas las evidencias de estar en el camino equivocado. Así que no hay tal vez.

Tómate tu tiempo. Observa y escucha a los otros. No llegues a involucrarte sexualmente con ellos. No te sientas presionado a hacerlo.

Las personas te dirán todo sobre sí mismas de inmediato: su comportamiento, sus intenciones, su honestidad consigo mismas, sus intereses, sus valores, su sinceridad o su falta de ella, su autoconciencia o su falta de ella. No te dejes convencer por las apariencias. Debes mirar más allá de ellas.

Esto salvará tu vida. Más tarde, echarás la vista atrás y dirás: “¡Oh, Dios mío!, podría haberme casado con esta persona. ¡Oh, Dios mío!, podría haberme involucrado con esta persona”. Y si tu vida se está moviendo en la dirección correcta, verás que hubiera sido una calamidad y cómo eso habría consumido una gran parte de tu vida, intentando aclararte y liberarte a ti mismo de esa situación. Y cuando finalmente encuentras las personas que necesitas encontrar, estarás muy agradecido por no haberte comprometido. Estarás muy agradecido.

En última instancia, tu atención debe centrarse en la contribución en el mundo —en dónde has de estar, qué estás destinado a hacer, dónde estás destinado a dar—. Si este es el centro de tu vida, entonces las relaciones serán fácilmente una parte de eso, o no lo serán. Y será mucho más fácil ver si una persona puede encajar en eso o no.

Por ello, centrarse en la presencia de Conocimiento y aprender a leer los signos de tus propias inclinaciones más profundas es tan extremadamente importante, antes de quedar comprometido con otro. Aquí estás buscando primero el reino. Estás buscando la realidad de tu vida en primer lugar. Estás tratando de discernir una dirección más profunda.

Estás dispuesto a estar solo para hacer esto. Estás dispuesto a renunciar a la gratificación inmediata para hacer esto, ya que esto es mucho más importante. Contendrás tus deseos por esto.

No ser muy atractivo físicamente es ventajoso, porque las personas que lo son están siendo constantemente bombardeadas con ofertas, persuasiones y seducciones. Se les da poder y reconocimiento, a pesar de que nunca lo han ganado a través de ningún mérito real. Ellas están siendo seducidas y se seducirán a sí mismas, y rara vez encontrarás a una persona físicamente muy atractiva que haya cultivado algo profundo dentro de sí misma. Ellas se han convertido en un producto que se compra y se vende. Son un recurso para los demás. A menos que puedan ver más allá de este engaño, caerán en él.

Siempre y cuando no estés ocultándote de las personas, evitándolas y negándolas, serás capaz de ver dónde pueden estar las conexiones. Pero en el ínterin, tu verdadero propósito y énfasis y prioridad es discernir la presencia del Conocimiento y los signos de un propósito más profundo en tu vida. Porque quien sea que encuentres debe estar conectado a este Conocimiento y a este propósito, si vas a estar con ellos con éxito y si esta relación va para producir algo de valor e importancia real.

Toma entonces los Pasos al Conocimiento. Aprende de la sabiduría de los errores de otros y de tus propios errores de juicio. Aprende a ser claro y sobrio. No condenes a las personas, y no te encapriches tampoco con ellas. No bases tus expectativas en el potencial de los otros, porque lo que ves hoy es realmente lo que tienes frente a ti.

Hay aquí muchas lecciones importantes para el discernimiento. Pero todas ellas tienen que ser practicadas para comprenderse. Toma tu camino y evalúalo. Observa a los demás con claridad para que sus logros y sus errores puedan educarte. Permite que el mundo te enseñe lo que es cierto y cómo distinguirlo de lo que no es cierto, cómo distinguir lo que es realmente bueno de lo que sólo parece bueno.

Se sobrio. Se claro. No tires tu vida por la borda. Construye tu conexión con el Conocimiento. Comienza a discernir la evidencia de que estás aquí por un propósito mayor. Haz esto sin llegar a conclusiones, sólo deja crecer la evidencia.

Siente al Conocimiento moverte y detenerte. Cuida bien de tu mente y de tu cuerpo. Estate presente para los demás, pero sé reservado. Entonces, tendrás la libertad de practicar este discernimiento más profundo, y verás cuán invaluable es y cuán ausente está en el discernimiento de otras personas y en su toma de decisiones.

El Conocimiento está aquí para llevarte a alguna parte, para prepararte, para fortalecerte, para mostrarte la diferencia entre lo que es real y lo que no lo es.

Tienes un gran destino y un propósito mayor. Debes seguir este camino y no renunciar a él por amor o dinero, ni por belleza, riqueza o encanto. Si haces esto, tu vida será preservada, y serás capaz de llegar a ser fuerte y lo suficientemente maduro para comprometerte con ciertas personas con las que compartes un destino mayor. Los encontrarás, y te encontrarán. Y estaréis listos el uno para el otro.

Anuncios