Resolviendo problemas

Traducción del Capitulo 8 del Libro “Sabiduría de la Comunidad Mayor, Volumen II”.

“Aquí está el problema con los problemas: pequeño problema, gran reacción; gran problema, pequeña reacción.”

Resolver problemas y aprender a relacionarse con el Conocimiento es un componente principal en el aprendizaje del Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor y la realización de su aplicación total en tu vida. Tan completo es el Conocimiento y su aplicación que a medida que avanzas, te das cuenta de que el Conocimiento está contigo en todo momento. Está simplemente muy quieto y tú eres muy ruidoso. Experimentar esta Presencia Espiritual permanente contigo en su quietud comienza a darte la confianza de que si todo está en calma, con el Conocimiento, entonces tú también puedes estar tranquilo, mientras te ocupas de las actividades mundanas de tu vida y cumples tu serie habitual de responsabilidades.

Problemas grandes y pequeños emergen, y aquí el Conocimiento juega un papel muy importante. Es confuso para el receptor, porque el Conocimiento funciona de manera muy diferente de la mente personal. Está quieto una buena parte del tiempo. Debe ser activado por algo más allá de sí mismo con el fin de revelarse plenamente. Qué diferente es esto de tu manera de pensar, siempre ponderando, comparando, preguntando, creando pequeños escenarios, recordando los anteriores, trabajando lejos en ciertas cuestiones problemáticas y reaccionando negativamente contra las cosas que están tomando tu tiempo y energía. Trabajo, trabajo, trabajo. Ocupado, ocupado, ocupado. Es como una reunión que nunca termina.

Tu mente personal siempre tiene el motor en marcha. Es sólo cuando vas a otro lugar mientras ella está en marcha que empiezas a darte cuenta de que hay algo más dentro de ti. Hay un tipo muy diferente de mente allí. Este es un descubrimiento importante, y vendrá poco a poco, porque pasar de vivir en tu mente personal a vivir en la mente del Conocimiento es una transición tan completa y total que se requerirá de una perspectiva y una aproximación a la vida completamente diferente, un sentido diferente de identidad y una base diferente para las relaciones y las actividades en el mundo.

Así que, ¿cómo resolver los problemas? Para empezar, vamos a hablar sobre el tipo de problemas que estás tratando de resolver. Está el gran problema, los problemas intermedios y los pequeños problemas. De vez en cuando, el Conocimiento te ayudará con los pequeños problemas, pero a menudo no lo hará, por lo que simplemente debes resolverlos. Esto suele ser más fácil de lo que las personas piensan, pero debido a que a menudo no aceptan que existe el problema o tienen algún tipo de queja sobre su apariencia, para ellas un pequeño problema puede parecer muy grande. Así, en lugar de limitarse a arreglar la situación o discernir cómo la situación puede mejorarse, a menudo hay confusión con una gran cantidad de malestar y mucha conversación con la mente personal cargando todo el tiempo, trabajando horas extraordinarias. Esta es una gran reacción a un pequeño problema.

Aquí está el problema con los problemas: pequeño problema, gran reacción; gran problema, pequeña reacción. Este es el problema. Este es el gran problema. Si pierdes las llaves del coche, o si tus llantas están desinfladas, o si has cometido algún tipo de error o si descuidadas algo o si se te olvidó algo o si alguna cosa mecánica que posees se rompe, o si alguien rompe algo mecánico de otra persona —todos estos son pequeños problemas, pero a menudo incitan a grandes reacciones—. El hecho de que inciten una gran reacción es parte del gran problema. Así que en lugar de sólo lanzarnos a la solución de problemas, adiestro y siniestro, grandes y pequeños, vamos a delinear los problemas en que el Conocimiento está trabajando y los diferentes problemas que los que tú estás trabajando.

Tratar de ganar más dinero, si es una necesidad o una preferencia, es siempre un pequeño problema. Preguntar “¿Cómo puedo ganar más dinero?” Podría tomar el noventa y ocho por ciento de tu energía, pero todavía es un pequeño problema. Incluso si la solución requiere tiempo y esfuerzo, es un pequeño problema.

Los pequeños problemas comprenden la mayor parte de los problemas que la gente se dedica a tratar de resolver o a evitar. En realidad, sólo hay tres posibles respuestas que puedes tener frente a un problema, grande o pequeño. Puedes evitarlo, y hay muchos caminos para hacer eso, porque los seres humanos son muy hábiles en la evitación. Puedes quejarte sobre él, lo que significa que no puedes evitarlo, pero tampoco te has comprometido todavía a resolverlo, así que te quejas de él. O bien, puedes resolverlo. En los dos primeros casos, hay una gran cantidad de respuesta a un pequeño problema. Hay una gran cantidad de esfuerzo invertido en evitar problemas y en quejarse de ellos.

Ahora, un pequeño problema se convierte en un problema más grande, o digamos que se convierte en un problema intermedio, si se descuida. Entonces las consecuencias de evitarlo o de no resolverlo lo vuelven más problemático, más difícil y tal vez más caro. Un pequeño problema por lo general sólo puede convertirse en un problema intermedio. Un gran problema es algo más.

Si un problema es descuidado durante demasiado tiempo, puede convertirse en un problema mayor, pero en sí mismo, no es un gran problema. El problema mayor es que el pequeño problema no se resolvió, o que se gastó demasiada energía. Ese es un problema mayor. Si un pequeño problema con el tiempo se convierte en un problema más grande, él en sí mismo no es un gran problema. Es un problema, pero el problema mayor es que no fue reconocido en un primer momento.

El gran problema es que la gente no responde al Conocimiento. El Conocimiento está agitando banderas, dando indicadores, haciendo todo lo posible para advertir a la persona, pero la persona no es consciente o está evitando algo. Ese es el gran problema. La forma en que las personas responden a la vida —no participando con la vida, no estando en relación con la vida, siguiendo adelante con sus propias ambiciones, tratando de vivir sus propias ideas e ideales— esto es un gran problema, y también da a luz a la mayoría de los pequeños problemas.

Por lo tanto, déjame hablar acerca de los problemas en general un poco más, y luego vamos a explorar la solución de los pequeños problemas, los problemas intermedios y por último el gran problema. En primer lugar, no trates de no tener problemas. Eso no es inteligente. Debido a que estás tratando con el mundo físico, hay muchos problemas prácticos para resolver. Debido a que tienes una mente personal que está desvincula de la vida, ella tiene un montón de problemas. Debido a que no estás participando plenamente con el Conocimiento, tienes problemas. Por lo tanto, tenemos un montón de problemas. Tratar de no tener problemas o tratar de divertirse en lugar de resolver los problemas crea problemas mayores o, mejor dicho, hace hincapié en el gran problema. El Conocimiento está resolviendo problemas todo el tiempo, pero él resuelve sólo problemas intermedios y el gran problema. ¿Por qué? Porque los otros problemas están destinados a ser resueltos con la mente personal.

Mucha gente dice: “Yo puedo resolver este problema. Usaré el sentido común.” Por ejemplo, si no te cepillas los dientes, se pudren y eso se convierte en una gran molestia. Este es el sentido común. El sentido común es como el Conocimiento del jardín de infancia. Es como el Conocimiento en un nivel muy rudimentario. Es cuando algo es evidente y sigue chocando contra ti. Si no pagas tus facturas, perderás las cosas. Si mientes a la gente, después los problemas vendrán a ti. Todo esto es sentido común, o Conocimiento del jardín de infancia. En otras palabras, la mayoría de la gente sabe estas cosas, pero optan por no prestar atención, ya que no es conveniente en el momento hacerlas, o tal vez costarán algo de dinero, o tendrán que hacer frente a algún tipo de malestar en relación a ellas, o simplemente será un mayor esfuerzo en la vida diaria.

Por lo tanto, tú vas a tener problemas, y ellos va a estar en los tres niveles, ya que ya existen en los tres niveles. Los pequeños problemas son problemáticos porque vives en un universo físico. Los problemas intermedios son pequeños problemas que no son atendidos. Y el gran problema es que estás disociado del Conocimiento y de otros seres vivos como resultado. Esta es la condición de todo el mundo, por lo que, obviamente, aprender a resolver problemas es muy importante.

La mayoría de los pequeños problemas pueden ser resueltos con la mente personal. Eso no significa que todos ellos sean simples. Sólo significa que pueden resolverse. En otras palabras, si intentaste arrancar el coche y el motor no arrancaba, eso no es un gran problema. Puede ser una gran molestia, pero no es un gran problema. Muy rara vez es potencialmente mortal. Por lo tanto, ¿deberías ir a meditar sobre lo que debes hacer? Quizás. Pero es el sentido común el que te ayudará. A veces, si pierdes las llaves, vendrá a ti donde están, pero otras veces puede que tengas que buscar en toda la casa. Es un pequeño problema. Te vuelves más eficaz, más competente y más capaz en el mundo físico mediante la resolución de estos pequeños problemas, una y otra vez.

La mayoría de la educación es aprender a resolver problemas. Por lo tanto, ¿por qué la gente trata de deshacerse de sus problemas a fin de estar cómodo? Eso es como decir que no quieres educarte. Ahora bien, si atiendes a los pequeños problemas sin mucha evitación, negación y queja, ellos no ocupan gran parte de tu vida, y ellos te permiten ser más consciente, y más capaz de una manera práctica. Esto te da libertad para asumir el gran problema de la vida.

El gran problema plantea las siguientes preguntas: ¿Quién eres? ¿Por qué estás aquí? ¿Qué estás destinado a lograr aquí? ¿Cómo volver a involucrarte con tu mente más profunda? Para ello es necesario hacer las mismas preguntas en diferentes maneras. Se requiere examinar el gran problema desde muchos ángulos diferentes. De hecho, el problema es tan grande que la gente lo observa de diferentes formas y tiene diferentes interpretaciones. Es como mirar una cosa enorme, pero que no puedes verla entera. Sólo puedes ver parte de ella. Por lo tanto, alguien aquí está mirando a una parte, y alguien por ahí está buscando en otra. Y si llegan a comunicarse, tienen historias completamente diferentes acerca de lo que están experimentando. En este caso, se puede decir que el gran problema es ser espiritualmente consciente o el gran problema es tratar de llegar a ser realmente honesto contigo mismo o el gran problema es el discernimiento en las relaciones. Todo esto es el mismo problema, pero estás experimentándolo y observándolo desde diferentes puntos de vista. Este es el gran problema. Incluso si resuelves todos los pequeños problemas y tu vida se ha vuelto muy confortable, si el gran problema no es atendido, no sentirás ningún alivio y los pequeños problemas todavía te preocuparán.

En un estado de vida ideal o puro en el mundo, no hay problemas intermedios. Sólo hay pequeños problemas y el gran problema, y la mayoría de los pequeños problemas pueden ser resueltos por el sentido común. Si se descuidan o se evitan o si no eres consciente de ellos, se convierten en problemas intermedios, y entonces el Conocimiento te ayudará. Por ejemplo, si sientes la necesidad de ir al médico porque tienes un dolor y no recibes el mensaje y te dices, “Oh, no me lo puedo permitir. Lo trataré de alguna otra manera”, o algo así, con el tiempo se convertirá en un problema intermedio, y el Conocimiento empezará a pedirle que hagas algo. Comenzarás a sentir que tienes que hacer algo. Sentirás el impulso interno del Conocimiento. ¿Por qué no está el Conocimiento más preocupado por el tipo de problemas del día a día, incluso de los más graves? ¿Por qué? Porque el Conocimiento se dedica a resolver el gran problema. El gran problema es muy grande y afecta a todos los aspectos de tu vida. Si te estás moviendo hacia una solución allí, estás entrando en una nueva vida. Aquí los pequeños problemas continúan, pero se mantienen pequeños.

¿Qué toma el lugar de los problemas? La libertad. Si tus pequeños problemas siguen siendo grandes y conflictivos y absorben toda tu energía, tú no puedes alcanzar la libertad. ¿Qué es la libertad? La libertad es responder a la verdad dentro de ti mismo y seguirla. Tu libertad es para ser capaz de hacer esto. Esto resuelve el gran problema y te permite experimentar tu valor y propósito en el mundo. Cuando eso sucede, el amor propio es natural. Cuando el amor propio está ocurriendo, tus relaciones se colocan en el orden correcto. Esta es la libertad. La gente piensa que la libertad es ser capaz de hacer lo que quiera con un mínimo de obstáculos u obstrucciones. Eso no es libertad. La falta de impedimentos es necesaria hasta cierto punto, pero no es libertad. Piensa en alguien que vive en un país donde hay muy poca libertad política y toma a alguien que vive en un país donde hay una gran cantidad de libertad política. La persona en este último caso tendría más ventajas y oportunidades, pero eso no quiere decir que ninguno de ellos esté resolviendo el gran problema en la vida de una manera más efectiva que la otra persona. Sólo significa que sus pequeños problemas son diferentes.

Recuerda que el Conocimiento está involucrado en resolver el gran problema y en mantener tus pequeños problemas pequeños para permitirte resolverlos en el nivel en el que se producen. Debido a que todos tienen el gran problema, el genera una gran cantidad de pequeños problemas que no estarían allí de otra manera. Por ejemplo, considera la idea de resolver los problemas en el nivel en el que se producen. Esto tiene sentido, pero muy poca gente puede hacerlo. Déjame darte un ejemplo. Si pierdes las llaves y vas a buscarlas por toda la casa perdidamente y piensas: “Esto debe tener algún significado espiritual para mí”, o “Esto debe representar algún aspecto de mi psicología,” y empiezas a involucrarte en diversos tipos de especulación, entonces tu pequeño problema comienza a representar algo mucho más grande, y te quedas atrapado en la importancia de esto. Mientras tanto, las llaves no se encuentran. Están esperando en algún lugar para que puedas encontrarlas, pero tú estás fuera en tu mente haciendo otra cosa.

Cuando las personas se involucran en su propio desarrollo personal de una manera consciente y activa, a menudo inflan las cosas enormemente. Todo lo que sucede es significativo para ellos. Todo lo que ellos sienten debe ser significativo. Todos sus problemas o representan grandes verdades o mayor discapacidad en la vida. La pérdida de las llaves es normal. Te sucederá, independientemente de quien eres. Incluso el hombre y la mujer del Conocimiento perderán sus llaves. El hombre y la mujer del Conocimiento se enfermarán y morirán. La diferencia está en la experiencia del Conocimiento y en dónde están dedicando su energía. La mayoría de las cosas en el mundo en las que están participando las personas y abrumándolas son pequeños problemas que se han vuelto más grandes. Ya sea que se han descuidado o se les ha dado demasiada importancia.

El Conocimiento se dedica a las cosas grandes, pero no pierde de vista todo lo demás. Por lo tanto, pierdes las llaves y te vas al Conocimiento y dices, “¿Dónde están mis llaves? Voy a meditar.” A veces te viene que mires en cierto lugar, y dices,” ¡Ah, maravilloso! ¡El Conocimiento es tan bueno!” Otras veces intentas enfocarte y no te viene nada y al final tienes que buscar por toda la casa de todos modos. Y entonces piensas: “Bueno, tal vez el Conocimiento no funciona.” El Conocimiento está involucrado en algo mucho más grande que este tipo de cosas.

A menudo, cuando los individuos están empezando a aprender el Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor, se acribillan incesantemente a sí mismos con preguntas acerca de lo que deben hacer sobre esto y lo que deberían hacer sobre aquello y cómo pueden ganar más dinero y cómo pueden encontrar el verdadero amor y cómo pueden deshacerse de los dolores y los achaques y así sucesivamente. No hay respuesta interior y dicen: “O yo soy demasiado estúpido para recibir el Conocimiento, o tal vez el Conocimiento no existe.” El Conocimiento está involucrado en algo mucho más grande que estas preguntas. Es como un científico que trabaja en un importante descubrimiento.

Tú debes resolver el noventa por ciento de tus problemas. Sé ingenioso. Busca ayuda. Aprende cosas. Esta es tu educación en ser un ser humano. Esta es la forma de madurar como ser humano: mediante la aceptación de estos problemas, aprendiendo a ser ingenioso y resolviéndolos. Sin embargo no quieres problemas intermedios, porque ellos te robarán tu tiempo, energía y concentración en la vida.

Ahora vamos a hablar sobre el gran problema. El gran problema es tan grande que no se puede poner todo en una sola definición. Si has aprendido a resolver pequeños problemas suficientemente o puedes controlarlos a medida que surgen, entonces tal vez cruzarás otro umbral y entrarás en una mayor dimensión de tu vida. Aquí hay un problema mayor, y aquí hay recompensas que no estarían disponibles para ti a menos que hubieras buscado esta mayor resolución en tu vida. No sólo hay resolución, hay logro y con él todas las cosas que has venido al mundo a servir. El Conocimiento está aquí. El significado está aquí —el significado subyacente de cómo haces las cosas y de quién eres—. Aquí el énfasis no está tanto en pequeños problemas sino en todo el ambiente en el que existen. Altera este entorno, y todo cambia con él. Los problemas no desaparecen. Ellos sólo se reducen al mínimo y se hacen más interesantes. Muy pocas personas entran en este nivel de resolución de problemas. Esto es avance.

En la Comunidad Mayor, gran parte de la competencia es por la inteligencia. La inteligencia se desarrolla tanto en el contexto de la vida de un individuo y en el lapso de las generaciones en su raza determinada mediante la resolución de problemas —los pequeños problemas y, en algunos casos, el propio gran problema. El Conocimiento está allí. El Conocimiento está trabajando en el gran problema. El Conocimiento está guiándote a resolver los intermedios. Y para los pequeños el Conocimiento está diciéndote: “Resuélvelos. Resuélvelos. Resuélvelos.” Puedes ver aquí por qué las personas no pueden comprender el Conocimiento -—su presencia, su realidad o su sabiduría—. Ellos tienen pequeños problemas que se han vuelto grandes para ellos. Piden al Conocimiento que los resuelva y el Conocimiento está diciéndoles, “Resuélvelos. Resuélvelos.” Ellos dicen: “No puedo resolverlos. ¡Es demasiado grande! ¡Es demasiado difícil!” El Conocimiento dice, “resuélvelos.” El Conocimiento aquí no comprende porque la gente piensa que pequeños problemas son enormemente grandes.

Cuando resuelves problemas y los dejas fuera del camino, ¿qué te queda? Te queda el vacío. Esta es la invitación a entrar en el misterio de tu vida, pero muchas personas no se dan cuenta de esto. Sin problemas que resolver, se frustran, entran en ansiedad y después en el vacío.

En el ámbito del gran problema, trabajas con el Conocimiento, sigues al Conocimiento y el Conocimiento te enseña la forma de abordar todos los dilemas prácticos involucrados. Te enseña cómo hacer frente a los ajustes que hay que hacer en tu propio pensamiento y en tu vida emocional. Cuando trabajas con el Conocimiento, recibes la grandeza del Conocimiento, el silencio del Conocimiento, el misterio del Conocimiento, el discernimiento del Conocimiento y la paz del Conocimiento.

Es cierto que a más sabia una persona se vuelve, menos pequeños problemas tiene y más atesora vacío de manera que puede involucrarse con el Conocimiento de un modo considerable. Al principio, una persona es superada por los pequeños problemas y los problemas intermedios, así que a menudo la primera cosa que sucede al seguir el Camino del Conocimiento es aprender cómo resolver estas cosas de manera que seas libre de ir a algo mayor. Y lo curioso es que tienes que hacerlo tú mismo. No puedes obtener ayuda, pero tienes que hacerlo. Es cuando cruzas ese umbral y entras en el misterio de tu vida y te enfrentas a problemas mayores, sin dejar de lado los pequeños problemas entras en el reino del gran problema. Es decir cuando el Conocimiento se vuelve algo muy real. Con el tiempo, si persistes, sentirás su grandeza, y comenzarás a entender su intención. Antes de esto, el Conocimiento es sólo una idea extraña e intrigante, pero apenas útil para resolver los pequeños problemas, los cuales crees generalmente que son grandes problemas.

Otra forma de decir esto es que cuando aprendes a resolver pequeños problemas eficientemente de manera que en un momento dado tienes muy pocos contigo, y eres capaz de lidiar con ellos de la forma más expeditiva posible, entonces te gradúas en un tipo diferente de resolución de problemas en la vida y un tipo completamente diferente de vida. Aquí puedes empezar a ver el problema para los estudiantes principiantes del Conocimiento. Esto incluye a casi todo el mundo, ya que los estudiantes avanzados del Conocimiento generalmente no están siquiera aquí en el plano físico. Por lo tanto, estarás encantado de ser un principiante. Puedes ver el problema para los estudiantes principiantes del Conocimiento. Piensan que sus pequeños problemas son grandes; creen que su gran problema es pequeño o no piensan en él en absoluto. Y buscan la intervención divina o el consejo divino en su beneficio. Ellos buscan sabiduría, pero todo su enfoque está equivocado. Toda su evaluación es incorrecta. Entonces, ¿qué sucede? Malentendido, confusión, ansiedad y resentimiento. Ellos no entienden. ¡Supusieron que el Conocimiento vendría y les ayudaría y se revelaría a sí mismo! A menudo, incluso el sentido común está más allá del alcance de la gente. Ni siquiera pueden relacionarse con eso, así que ¿cuál es el punto de la búsqueda de algo mayor?

Hay muchas cuestiones aquí. Por ejemplo, cuando las personas están consiguiendo involucrase en explorar la posibilidad de que tienen una vida espiritual, a menudo piensan que si están haciendo lo correcto, todo funcionará de maravilla. Las puertas se abrirán para ellos. Nada es tan difícil. Si algo es difícil, bueno, entonces algo debe estar mal en su enfoque, o algo así. ¡Esto es completamente erróneo! Cuando estás haciendo lo correcto, a veces las cosas suceden con mucha facilidad y maravillosamente. A veces, cuando estás haciendo las cosas bien, las cosas son muy difíciles con una gran cantidad de obstáculos y hay que trabajar muy duro para superarlos. A veces, cuando estás haciendo las cosas mal, todo parece funcionar y es fácil hasta que te das cuenta de lo equivocado que estás. A veces, cuando estás haciendo las cosas mal, es muy difícil y hay un montón de obstáculos que superar, excepto que aquí no puedes superarlos. Por lo tanto, no te dejes engañar por la apariencia de las cosas. Porque algo sea difícil o problemático no necesariamente significa que sea incorrecto para ti involucrarte con ello. El verdadero camino en la vida para ti será maravillosamente fácil a veces, y otras veces será muy difícil. El camino equivocado a veces parece fácil pero siempre será difícil.

Por lo tanto, el enfoque para construir Sabiduría es aprender a resolver pequeños problemas en el nivel en el que se producen y evitar que se conviertan en problemas intermedios o problemas crónicos. Mantenerlos pequeños, pero no descuidarlos, y luego comenzar a involucrarse con el problema real en tu vida, el cual es seguir un camino hacia la realización y la contribución. Ambos son necesarios, no el uno sin el otro. Si te vas hacia una vida espiritual y te olvidas de pagar tus cuentas o hacer el seguimiento de tus llaves o el mantenimiento de tu salud física, te encontrarás con muchos tipos de dificultades y no irás muy lejos. Por lo tanto, debes hacer las dos cosas. Tus pequeños problemas disminuirán a medida que aprendes a no evitarlos,  atendiéndolos tan pronto como seas consciente de ellos. Entonces estarás libre para salvar parte de tu tiempo, atención y concentración para el gran problema.

Al acercarte al gran problema, te darás cuenta que no puedes definirlo y tus definiciones tendrán que cambiar. Esto te conducirá a adherirte a un Poder Mayor dentro de ti y dentro del mundo. Estás llamado a cooperar con el Poder Mayor en lugar de ser un receptor de él solamente. El gran problema no es algo que resuelves y acabas con él. Es algo con lo que vivir, y a medida que aprendes a vivir con el problema de una manera consciente y eficaz, aprendes a vivir la resolución. No puedes escapar del gran problema. O lo vives en su estado sin resolver o vives la resolución, pero tú estás siempre con él. Siempre está ahí para ti.

A medida que avanzas en el camino, muchas de tus anteriores conclusiones, suposiciones y creencias desaparecen, y lo que toma su lugar es la apertura. Apertura real, no una apertura de mentira. Apertura real. Esto significa que puedes estar vacío y abierto a una situación, con cuidado, atento a ella y responsable de lo que sabes. Los problemas pueden ser evitados si este es tu enfoque. Tú querrás minimizar tus quejas acerca de la vida, porque las quejas te deshabilitan de resolver las cosas que están a tu alcance para resolver. Lo que puedes resolver por ti mismo son los pequeños problemas. Lo que no puedes resolver por ti mismo es el gran problema. Para los pequeños problemas necesitas la ayuda de Conocimiento periódicamente. Para al gran problema necesitarás completamente el Conocimiento. No sólo vas a necesitar el Conocimiento, Tú debes unirte con el Conocimiento. Debes unirte con el Conocimiento. Debes dejar que el Conocimiento te sorprenda, te enseñe y te prepare. Aquí es donde tu vida mental y tu vida espiritual se unen, se casan y unen. Esto te transforma por completo como persona para que puedas comenzar a vivir al gran problema y para vivir su resolución.

Para un observador casual tal vez no parecerás diferente. Todavía tendrás que encontrar las llaves; todavía tendrás que arreglar tu coche; todavía tendrás que mantener tus dolores físicos atendidos, y todavía tendrás que ganar el suficiente dinero para vivir. Pero aquí terminan las similitudes, ya que estamos tratando con una persona que vive en un universo diferente, una vida diferente, con una mentalidad diferente —tan diferentes que no hay comparación.

Esto es posible para ti. Comienza hoy a aceptar la presencia de todos los pequeños problemas en tu vida y aceptar que se te dan, con la ayuda de los demás, para resolverlos y para minimizarlos para que puedas asumir el gran problema que está llamándote, que está esperándote, cuya resolución te está esperando con recompensas que están más allá de la estimación humana. Aquí aprendes a mantenerte a ti mismo. Aprendes acerca de tu naturaleza, lo cual es cómo tú haces las cosas, tu forma de pensar y tu comportamiento. Aprendes acerca de la naturaleza de los demás y sus similitudes y diferencias con tu propia naturaleza. Te das cuenta de tu fuerza interior. Tus prioridades comienzan a cambiar y buscas cosas mayores. Para llegar a estas cosas más grandes buscarás un Poder Mayor, porque grandes cosas sólo pueden ser adquiridas o recibidas con un Poder Mayor. Asume el gran problema de tu vida, no descuides los pequeños y abrirás puertas que están esperando por ti, porque ellas ya están abiertas.

 

Anuncios