Manteniendo Relaciones

Traducción del capítulo 13 del libro “Relaciones y Propósito Mayor”, según fue revelado a Marshall Vian Summers. 

La relación que vale la pena mantener es la que vale la pena empezar de nuevo.

¿Cuáles son los criterios necesarios y los requisitos básicos para mantener una relación primaria?

Primero, es necesario que compartáis un compromiso con el desarrollo espiritual mutuo. Segundo, debéis ser capaces de funcionar en armonía en el mundo terrenal. Tercero, debéis responder a cada desafío según ellos vienen. Los desafíos vendrán uno tras otro. Puede parecer difícil al principio, pero ellos proporcionan los medios para que vuestra relación se establezca. Vistos correctamente, estos retos os permiten acercaros más y al mismo tiempo crecer exteriormente.

Esto nos lleva a las cuestiones de la honestidad y la autoexpresión. Es importante ver que la honestidad significa saber lo que sabes, aceptar lo que sabes y aceptar lo que no sabes. Esa es la base de la honestidad. Muchas personas piensan que la honestidad es expresar todo lo que viene a su mente o expresar todas sus emociones libremente con quien ellas quieran. Eso no es honestidad y, a menudo produce un resultado destructivo.

Existen momentos donde debes expresar cosas difíciles. Existen momentos donde debes confesar lo que realmente sientes, incluso si sospechas que puede ser divisivo o difícil de escuchar para tu pareja. Sin embargo, te darás cuenta de que estas son las excepciones, porque tu pareja no es tu terapeuta y no debes utilizarle como caja de resonancia para toda tu gama de autoexpresión. Es muy importante recordar esto, particularmente para las personas que están involucradas en el desarrollo personal y el crecimiento espiritual.

Tu pareja no puede ser todo para ti. Por tanto, debes descubrir, en gran parte a través de la experiencia, lo que puedes expresar y lo que no puedes expresar en tu relación, lo que tu pareja puede oír y lo que no puede oír. Exigir que tu pareja escuche todo lo que tienes que decir y que se enfrente a todo lo que le presentes es injusto e inapropiado. Tú mismo no puedes hacerlo. Nadie puede hacerlo.

Por tanto, tu relación tendrá límites, y estos límites deben ser establecidos y reconocidos. La vida interior de cada persona debe respetarse. No puede invadirse a voluntad por uno de los miembros de la pareja. Cada persona debe gozar de respeto y reconocimiento. Aquí aprendes a escuchar más de lo que  hablas. Aquí te comprometes a entender más que a juzgar. Aquí experimentas tus sentimientos en lugar de limitarte a proyectarlos sobre los demás. Aquí debes estar dispuesto a resolver junto a tu pareja los problemas difíciles con la mayor tolerancia posible. Esto requiere que pienses en el bienestar de la otra persona, así como en el tuyo propio.

Si estás comprometido con el bienestar de tu pareja y ella está comprometida con el tuyo, escaparéis de muchos de los escollos que enfrentan las relaciones en crecimiento. Este compromiso debe estar ahí, pero no puede darse por sentado. Tendrá que ser demostrado, reafirmado y reexaminado a medida que avanzas. Recuerda, estás aprendiendo sobre las relaciones. Para ser un estudiante, debes estar dispuesto a observar, a reconocer tus limitaciones y a tomar nota de las cosas que ves.

En un matrimonio, tendréis que determinar si vais a tener hijos. Tendréis que determinar cómo viviréis y donde viviréis. Aquí es posible que tengas que hacer algunos sacrificios y los harás. Sin embargo, estos sacrificios no deben traicionar tu naturaleza o diseño interior.

A medida que aprendes a experimentar la verdad y a expresar la verdad de manera constructiva, aprenderás el discernimiento, la moderación y la tolerancia. Esto te permitirá continuar. A medida que avances, encontrarás que tu participación requerirá más de ti y ofrecerás más a ti de lo que nunca hubieras creído posible.

Las amistades genuinas deben enfrentarse a retos y desafíos que deben superar, si estas relaciones van a ser fuertes. Exigen, además, un compromiso con el bienestar de la otra persona. Las relaciones en tu vida laboral son iguales. Aquí no puedes sacrificar tu relación por un beneficio personal y esperar tener una relación genuina como resultado. Si estás siendo egoísta, no estás siendo honesto porque estás ocultando algo para tu propio beneficio.

La honestidad es la clave, pero la honestidad no es una cosa fácil de tratar porque las personas tienen una visión muy limitada de lo que es la honestidad. Ellas piensan que la honestidad es saber cómo se sienten y expresalo. La honestidad es sentir lo que sabes y expresarlo. A pesar de que ambas suenan muy similares, hay un mundo de diferencia entre las dos.

Existen muchas cosas que debes mantener día a día. Además, hay cosas que debes cuidar y tener en cuenta, especialmente respecto a tus tendencias a cometer errores y las tendencias de tu pareja a cometer errores. Tú quieres sacar lo mejor de cada uno, sin descuidar lo que puede ser perjudicial. Esto requiere habilidad y madurez. Requiere que te ocupes de la vida que te rodea y compartas tanto de esto con tu pareja como sea posible.

Estar en el mundo te preparará. La vida te hará madurar si no estás resistiéndola. Pero debes participar sabiamente y estar dispuesto a aprender sobre tu vida espiritual, tu vida mental y tu vida física. Estás trabajando tu camino a lo alto de la montaña y el paisaje cambia a medida que avanzas. Las circunstancias cambian. Si eres honesto, puedes proceder. Sin embargo, tu honestidad debe evolucionar. La honestidad conduce al Conocimiento, porque él es la fuente de tu honestidad.

Surge la pregunta: “¿Qué relaciones vale la pena mantener?” Las relaciones que vale la pena mantener son aquellas que vale la pena empezar de nuevo. Si no puedes empezar de nuevo, no puedes mantener tu relación. Si estás comprometido con tu propósito, con tu crecimiento espiritual y con el crecimiento espiritual de la otra persona, y satisfaces los retos de vuestra vida sin quejarte, o bien creceréis juntos u os distanciareis. Si no tenéis todos los componentes necesarios para una relación duradera, entonces no importa lo que hagas, la relación no será capaz de continuar. Y cuanto más intentes hacer que continúe, más irreal se volverá para ti mismo y para el otro. Por eso, la relación que vale la pena mantener es la que vale la pena empezar de nuevo.

 ¿Qué significa compartir un propósito con alguien?

Compartir un propósito con alguien significa realizar juntos algo importante en el mundo. Vuestro propósito no puede ser solo una idea o un concepto. Aquí realmente no puedes decir: “Mi objetivo es el crecimiento espiritual”. Eso no es una expresión de propósito. Un propósito debe ser una expresión de lo que específicamente se va a hacer en la vida Este debe conducir a la acción. Construir una casa, crear una familia, comenzar un negocio empresarial —es aquí donde una relación puede crecer—. Aquí es donde se expresa el propósito y se experimenta. Llevar adelante una causa en el mundo es lo que madura a las personas. Están haciendo algo real en la vida.

Muchas personas están comprometidas con ideas, porque eso es fácil. Exige muy poco. Sin embargo, estar comprometido a establecer algo en el mundo demanda mucho. Te pone a prueba. Esto te mostrará si tu relación tiene todos los componentes adecuados.

Las grandes relaciones se hacen, no simplemente  se descubren. Por lo tanto, es necesario hablar de propósito en términos de lo que estáis haciendo juntos en la vida. El propósito nace de una conciencia interna, pero su expresión cambiará tu comprensión y le dará forma. Las personas no se unen por compartir un ideal. Ellas se unen para hacer algo sobre la base de una convicción interior. Un verdadero matrimonio puede no tener altos ideales. Puede no estar comprometido a salvar el mundo o una parte del mundo, pero si tiene el compromiso de proveer a otros, entonces tiene un compromiso genuino. Tiene un compromiso tanto de dar a otros como de mantener el matrimonio. Este es un compromiso que debe nacer día tras día, a veces hora tras hora. Este es el propósito en las relaciones.

Las personas suelen pensar que el propósito es algo grandioso, como salvar el mundo o acercarse a Dios. El propósito no eso. Tu verdadero propósito es hacer una pequeña parte de un Plan Mayor que está más allá de tu comprensión. Esta pequeña parte es esencial. Sin embargo, no es pequeña en términos de tu vida; es grande. No tienes que ser grande para hacer grandes cosas. Solo necesitas estar comprometido para proporcionar lo que es necesario y mantenerte a ti mismo como un proveedor. Entonces pueden suceder grandes cosas a través de ti. Criar a los hijos es una gran cosa. Llevar un hogar es una gran cosa. Manejar un negocio es una gran cosa. Satisfacer tus responsabilidades mundanas es una gran cosa. Muchas personas con altos ideales no pueden hacer nada de esto.

Por lo tanto, cuando pienses en tener un propósito, piensa en lo que podéis hacer juntos. Es por eso que el romance es tan decepcionante. No puede hacer otra cosa que ofrecer entretenimiento. Tiene el propósito de evitar la vida, no de involucrarse con ella. Necesita peligro, incertidumbre, emoción, seducción y placer de forma continua para sobrevivir. Eso no es la vida. Cuando dejas de tener esa estimulación en el romance, el interés comienza a decaer y pasas a alguien nuevo para recuperar la emoción. Eso es absurdo y destructivo. Esto solo daña a las personas.

Si estás haciendo algo significativo en la vida, tendrás una base para compartir un propósito con otros. Es por eso que el primer paso es hacer algo significativo en la vida. Comienza con lo que es significativo para ti ahora. Esto puede no ser, en última instancia, lo que harás, pero podría ser un punto de partida, y aun aquí puedes obtener una tremenda satisfacción. Si estás viviendo una vida significativa,  estás preparado para estar en una relación que sea significativa. Si estás viviendo una vida con propósito, entonces ya estás en una relación de propósito con tu Familia Espiritual, con tus Maestros Internos y desde luego con otros en la vida. Aquí el matrimonio se vuelve un requisito y no solo una preferencia. Todo lo que es un requisito sucede en la vida.

  Qué hace que una relación sea espiritual y cómo puedo desarrollar esto.

La respuesta a esta pregunta es doble: una es la preparación espiritual y la otra es la realización mundana. Cada relación tiene una posibilidad de generar algún tipo de emergencia espiritual, aunque pueda ser muy limitada y de corta duración. Si están allí todos los componentes para tener éxito en una relación duradera y si el verdadero matrimonio está destinado para dos personas que están diseñadas la una para la otra, entonces, la posibilidad del descubrimiento espiritual y de la contribución es inmensa. Pero, en cualquier caso, el éxito debe surgir de la sintonía con tu vida interior y la responsabilidad en tu vida exterior.

Aquí no puedes utilizar la espiritualidad para escapar del mundo y no puedes utilizar el mundo para escapar de la espiritualidad, porque necesitas ambos. No puedes dedicar el cincuenta por ciento de ti mismo a Dios y el otro cincuenta por ciento de ti mismo al mundo, porque esto no funcionará. Solo tienes que aprender a estar con Dios a medida que avanzas por el mundo.

La espiritualidad no es un estilo de vida; se trata de una presencia permanente y una conciencia permanente en tu vida. Meditar todo el día y jugar con cristales y escuchar las campanas, no es una vida espiritual. La persona que viene a llevarse tu basura una vez a la semana puede estar viviendo una vida mucho más espiritual. La vida espiritual es la presencia que está contigo, y la conciencia que llevas. Estos se fomentan al cumplir con tus responsabilidades mundanas y mantener tu vida interior. No hay nada místico en esto; no hay nada oculto en esto. Todas las cosas que se asocian con la religión y la espiritualidad pueden estar presentes o no. La espiritualidad es una conciencia permanente y una presencia constante que llevas en la vida. Aquí debes satisfacer las necesidades de tu vida y no huir de ellas. Esto es lo que te hace madurar. Esto es lo que te hace un vehículo digno para la expresión de Dios. Esto es lo que hace tu relación con otros, completa y plena, creciendo siempre y renovándose siempre. Entonces, el paso del tiempo no será visto como la pérdida de la gloria y el glamour de tu juventud, sino como una profundización y maduración de tu experiencia, de tu contribución, y de la profundización de tu intimidad con aquellos que componen tus relaciones primarias.

No hay que buscar una vida fácil. No hay que buscar una vida sin trabajo. No hay que buscar una vida en que todo sea alegre y maravilloso, agradable y relajante. Esa no es una vida real. El placer y el disfrute te asistirán si tu trabajo en el mundo es significativo. Si tu trabajo en el mundo es significativo, entonces las relaciones asociadas con ese trabajo serán significativas. Todo trabaja a la vez.

Una relación es espiritual si es verdaderamente honesta. Esto no quiere decir que os sentéis juntos y habléis de los poderes espirituales, los objetos espirituales, las imágenes espirituales y los niveles espirituales. Todo eso es palabrería si no está impregnado de la presencia y la conciencia de lo que es la espiritualidad. La verdadera relación y el verdadero amor engendran la verdadera espiritualidad. Aquí sabes que no estás solo en el universo, no simplemente porque estás en una relación con una persona, sino porque estás en una relación significativa con la vida y con el mundo.

Te enviaron aquí para dar. Si estás dando, entonces tu espiritualidad se está expresando. Si no estás dando, entonces, te sientes frustrado y tu espiritualidad se encuentra aún en el terreno de la especulación. Por lo tanto, el énfasis está en que puedas descubrir lo que tienes que dar. Esto te enseñará sobre tu diseño. Una vez que aprendas sobre tu diseño, aprenderás sobre tu diseñador. Así es como se experimenta a Dios. Tal vez algún día, más tarde en la vida, cuando mires hacia atrás y veas lo que has hecho, dirás, “Ahora sé quién soy. Esto es lo que vine a hacer aquí”, y experimentarás al Diseñador. Tu sentido en el mundo está en tu diseño y en tu Diseñador. Más allá de este mundo es diferente. Viniste aquí para hacer algo y has venido a dar. Viniste aquí a encontrar a ciertas personas con las que unirte para realizar tu contribución. Si estás logrando esto, tu vida espiritual ya está activa y la conciencia estará contigo y la presencia estará contigo.

Ocupate del trabajo que tienes que hacer en el mundo. Ocúpate de abrirte a esas personas a las que reconoces como compañeros y participantes en tu donación. Habrá umbrales espirituales, mentales y físicos a través de los cuales debes pasar. Aquí tu vida física servirá a tu vida mental, que a su vez servirá a tu vida espiritual. De esta manera, serás alzado y todo tendrá propósito, significado y dirección para ti.

La práctica espiritual es importante. Sin embargo, debes determinar si necesitas tener una práctica espiritual formal o no. La práctica espiritual es un recurso aquí. Ella te ahorrará un tiempo valioso. Pero debe estar casada con un trabajo significativo y un compromiso honesto con otros. De esta manera, cosecharás sus grandes beneficios. Sin embargo, sin un ámbito de expresión las prácticas espirituales son como semillas que no brotarán, un cultivo que no producirá, un esfuerzo que no dará los beneficios previstos. Es por ello que al hablar de espiritualidad, se habla del trabajo en el mundo y de las relaciones significativas, porque es aquí donde la espiritualidad vive y se expresa a través del amor y el trabajo de las personas.

 ¿Qué pasa con la sexualidad y la espiritualidad?

Hay muchas preguntas sobre la sexualidad y la espiritualidad. La experiencia de error y discordia de las personas sobre la sexualidad puede ser tan sustancial que puede ser que deseen escapar de ella completamente. A veces la sexualidad no es necesaria, y esta energía física, o fuerza vital, se expresará de una manera diferente. Esto es apropiado para las personas que vayan a permanecer solas o célibes, para los ascetas en los monasterios, y en ocasiones para personas muy creativas que necesitan canalizar toda esa energía en su trabajo.

Para todo el mundo, el reto es gestionar la sexualidad con sabiduría, ya que representa el movimiento de su fuerza vital. Debes ser consciente de esta fuerza vital y encontrar la expresión constructiva para ella en tu vida.

La sexualidad es perjudicial para las personas cuando esta expresión es mal usada, o es entregada sin pensar, o es usada para obtener una preferencia o un beneficio. La sexualidad es útil tanto para tu desarrollo espiritual si engendra intimidad a través de la unión con tu pareja, como para la propagación de los hijos. Después de todo, sin sexualidad, no estarías en el mundo; nadie podría estar en el mundo. Por lo tanto, negar tus impulsos sexuales no es un testimonio de la gracia de la vida. Sin embargo, la gestión de esta energía vital es necesaria. Como una persona casada, te sentirás atraído por otras personas de vez en cuando. Eso es normal. Algunas personas pueden ser estimulantes para ti. Pero una vez más debes apoyar lo que es esencial para tu bienestar. Aquí es necesaria la moderación. No puedes tener todo lo que quieres, no puedes hacer todo lo que quieres, no puedes ser dueño de todo lo que quieres, no puedes ir en cualquier dirección que desees y no puedes tener todas las experiencias que desees. Esto es obvio si miras. Por tanto, date a lo que más altamente valoras, y en el proceso, las cosas de menor valor o son satisfechas o abandonadas.

¿Desecharías o dañarías un matrimonio de por vida, por una noche en la cama con otra persona? Esta es una pregunta importante. Si lo haces, es obvio que no valoras tu matrimonio y estás tratando de minarlo en nombre de la satisfacción personal. Hay incluso expresiones más tortuosas del uso de la sexualidad donde esta se vuelve una obligación. La atracción entre personas es hasta cierto punto normal, pero se vuelve aberrante cuando las personas utilizan la sexualidad para obtener otros favores.

Si entiendes el poder de la sexualidad y su importancia, no querrás darle un mal uso. Querrás protegerla, guardarla y utilizarla sabiamente. Si sientes deseo sexual y sin embargo estás sin pareja, usa tu energía sexual para profundizar tu práctica espiritual y para lograr cosas en el mundo. Es solo energía después de todo. Su origen no es sexual. Es solo algo que sientes en cierta parte de tu cuerpo que se expresa en una forma sexual. No necesitas actuar sobre esto. De la misma manera, a veces te sientes muy enojado con personas y quieres hacerles daño. ¿Significa eso que seguirás adelante y les harás daño? No, si quieres que tu vida sea constructiva y significativa.

Aquí es el uso racional de tus poderes lo que es importante. La sexualidad es un poder porque influye en las personas. Sin embargo, en muchos sentidos, la sexualidad está muy sobrevalorada. La razón por la que es tan altamente valorada, es que las personas no tienen nada más de valor. Si estás desconectado del verdadero valor de tu vida, valorarás cosas que tienen mucho menos valor en sí mismas.

La sexualidad es valiosa, pero solo en la medida en que apoya la experiencia de unión, el matrimonio y la reproducción de la raza. Sin embargo, hacer de la sexualidad la expresión principal o el único interés de tu vida es aberrante y te dañará a ti y a otras personas. Distorsionará tu visión de todo lo demás. Se convertirá en una adicción, porque está tomando el lugar del Conocimiento.

Lo que experimentarás con el Conocimiento es infinitamente más placentero que lo que experimentas desde la sexualidad. No es que el placer sea mayor; simplemente es más consistente. Tardíamente en la vida muchas personas trascienden su sexualidad, simplemente porque hay cosas más placenteras que hacer. Su fuerza vital se expresa de diferente manera.

La sexualidad está bien. No la sobrevalores. Pero debe aplicarse correctamente y por las razones correctas, o se volverá muy peligrosa y muy perjudicial para ti. Te unirá a personas con las que no puedes tener relación real alguna. Derrochará tu fuerza vital. Destruirá tu vitalidad.

¿Es necesaria la monogamia?

Sí, por supuesto. Estás naturalmente diseñado para unirte de esta manera. Si eres honesto contigo mismo y con tu pareja, no necesitarás ir a otra parte. Si tienes problemas sexuales, busca ayuda profesional. Pero esto siempre es una cuestión de honestidad. ¿Estás siendo honesto contigo mismo y con tu pareja? ¿Y estás encontrando maneras constructivas para expresar tu honestidad?

Todo el mundo sabe que la monogamia es necesaria, aunque muchas personas no lo aceptan porque tienen miedo de ser atrapados de alguna manera. Esto refleja falta de honradez, porque no están siendo reales y sinceros consigo mismos. La relación es un compromiso con el crecimiento y la productividad. Si solo hay un compromiso con la felicidad personal, no hay compromiso alguno. El compromiso debe ser siempre para dar y no para tomar. No puedes estar comprometido con lo que recibirás de algo. Solo puedes estar significativamente comprometido con lo que puedes dar a algo. Entonces, te corresponde a ti mismo abrirte a recibir los beneficios y las lecciones que son el resultado de tu compromiso.

En el matrimonio, la monogamia es necesaria. Fuiste diseñado para eso; es natural. Si violas esto, habrá dificultades, y la recompensa que buscas fuera de tu matrimonio será muy costosa para ti. Si tu matrimonio requiere trabajo serio,  entonces entrégate al trabajo serio. Si tu matrimonio no es apropiado para ti, entonces, separate, pero se honesto. No violes la confianza contigo mismo y con tu pareja. No pienses que puedes ir en contra de lo que la naturaleza ha diseñado, solo para satisfacer tus preferencias personales.

Para estar en una relación, renuncias a algo. Mira si vale la pena renunciar, a lo que estás renunciando. La verdadera libertad personal es la libertad para encontrar el Conocimiento y expresar el Conocimiento. La verdadera libertad es la libertad para estar en relación y ser libre de tus propios obstáculos y conflictos internos. Eso es la libertad. La libertad de hacer lo que quieras cuando quieras es el caos. Eso no es libertad. Eso te conducirá a compromisos divisivos. Eso destruirá amistades genuinas. Usar la libertad de esta manera socavará todo lo positivo que te has comprometido a crear. Entiende la libertad y no utilices la libertad como pretexto para traicionar tus mejores intereses.

Una vez más, todo es cuestión de honestidad. Si estás comprometido a hacer algo deshonesto, debes engañarte continuamente a ti mismo y a los demás. Es por eso que la palabra clave en las relaciones es la honestidad. Esto requiere que te examines a ti mismo —tus motivos, tu pensamiento y tu comportamiento—. Esto requiere que te compartas con otros, para aprender el significado de la autoexpresión y para experimentarte a ti mismo como un contribuidor.

Existen muchas atracciones en este mundo. Estas están más disponibles que nunca. Como una persona casada, en algún momento serás atraído por otros. Pero, si permites que esta atracción domine tu mente e incite a la discordia en tu relación primaria, significa que no estás siendo honesto contigo mismo sobre tu relación primaria y la naturaleza de la atracción. Hay muchas cosas hermosas para estimularte, y hay muchas caras bonitas para seducirte, pero el Conocimiento no se mueve por estas cosas. Hay muchas diversiones gloriosas que parecen emocionar e incitar gran interés, pero el Conocimiento no se mueve por estas cosas. Por tanto, cuanto más estés con el Conocimiento, menos distraído estarás y por ello, menos conflictivo serás. Después de un tiempo, te darás cuenta de que estas atracciones son una vejación de la mente. Ellas te atormentan. Ofrecen muy poca promesa, si acaso la ofrecen. Ellas solo buscan interrumpir tu enfoque principal.

Una relación primaria es algo que está en evolución y que requiere un desarrollo continuo. Si eres honesto dentro de esta relación y eres honesto aquí sobre tus intenciones, tendrás los criterios para reconocer otras formas de seducción o estimulación, y ser capaz de responder a ellas adecuadamente. En el gran esquema de las cosas, renuncias a las cosas que son pequeñas y momentáneas por algo que es grande y permanente. Renuncias a las cosas que no pueden producir nada por algo que puede producir muchísimo.

La relación es una inversión de ti mismo. Invierte sabiamente y tendrás éxito. Invierte mal y perderás. Demasiadas malas inversiones te dejarán profundamente empobrecido. Tus Maestros Internos tratan de enseñarte a invertir de forma inteligente para que puedas recibir los beneficios de tu inversión. Es mucho mejor aprender las lecciones de la relación en el contexto del éxito que en el contexto del fracaso. Algunos fracasos son necesarios para proporcionar un contraste en tu aprendizaje, pero el éxito es el mejor maestro. A menos que seas consciente de los beneficios de la participación verdadera, continuarás buscando otras cosas. Tú que has experimentado el fracaso ahora necesitas tener la experiencia del éxito. Esto proporcionará el contraste necesario que te ayudará a elegir sabiamente. Esto te permitirá establecer tus prioridades y tu énfasis verdadero. Esto te enseñará a valorarte a ti mismo y a reconocer el valor de tu inversión en la vida.

Decir que la monogamia es necesaria es confirmar lo que ya sabes dentro de tu corazón, dentro de tu naturaleza y en tu diseño. Piensa de otra manera y te violarás a ti mismo y a los demás. Tus justificaciones para hacer esto no pueden ocultar el hecho de que estás invirtiéndote mal y de que le estás robando a otros la oportunidad de una verdadera relación.

 ¿Cuánto debes compartir con tu pareja?

En última instancia, tendrás que compartirlo todo, pero debes encontrar formas constructivas de hacerlo. Esto no es para que otras personas paguen el precio de tu libertad. La libertad es un don y la libertad de expresión es un gran regalo. Si has estado en el mundo mucho tiempo, te darás cuenta de lo precioso que es este regalo. No abuses de tu derecho y no uses tu autoexpresión para herir a otros. A veces esto es inevitable, porque la verdad puede estimular el dolor en otro. Sin embargo, aún sigue siendo tu motivo lo que debes examinar. Puedes respetar al otro, tanto como a ti mismo y, sin embargo no utilizar el miedo al dolor del otro como excusa para no expresarte. Aquí debes encontrar un equilibrio dentro de los límites de tu relación actual. No existe una fórmula exacta aquí, solo directrices.

Es muy importante que compartas tu intención de realizar tu propósito espiritual y tu logro mundano, al principio de una relación, porque esto te dará una idea de si tu posible pareja va en la misma dirección que tú. Es necesario discernir esto desde el principio. Es muy costoso descubrir más tarde que nunca fuisteis en la misma dirección.

Por tanto, comparte tus metas y valores respecto a tu propósito espiritual y tus logros mundanos tanto como sea posible a medida que avanzáis juntos. Aprende a expresar tus conflictos, tus resentimientos y tus enojos constructivamente dentro de tu relación. Si no estás expresándolos, ellos encontrarán otras formas más destructivas de expresión. Siempre te estás expresando; no puedes evitar expresarte. Es la forma en que te expresas lo que es importante. Esto requiere la consideración del otro y un examen de lo que quieres lograr en tu autoexpresión. No basta con decir: “Tengo derecho a expresarme. Expresaré lo que sea”. Esto es irresponsable. No tiene sentido. Esto no es pensar en el contexto de estar en una relación.

Se honesto y examina honestamente como puedes expresarte mejor en cualquier situación dada. Perturbar a la otra persona, puede ser inevitable en ciertas situaciones. Sin embargo, encontrarás a medida que aprendes a expresarte de manera constructiva —sobre todo en relación con esos sentimientos y pensamientos que pueden ser dolorosos para el otro— que puedes evitar conflictos innecesarios en la mayoría de los casos. A veces no puedes evitarlo. Pero sigue siendo aún tu intención por la paz, la verdad y el crecimiento espiritual, lo que determinará un resultado global positivo. A veces, el proceso es difícil. Es inestable, con subidas y bajadas. Pero, si tu motivo es una mayor intimidad en una relación, y nutrir el crecimiento espiritual de la otra persona, así como tener una mayor experiencia de plenitud dentro de ti mismo, tu motivo produce un resultado positivo.

Esta cuestión de la libre expresión constructiva es muy importante porque a medida que avanzas en una relación, querrás seguir expresando tu deseo de propósito espiritual y logro mundano, así como tu deseo de unión con tu pareja. Si estas expresiones generan conflictos crecientes, si no te estás expresando de manera constructiva o si estás descuidando un aspecto de tu pareja que impide que esta persona te escuche, hay un problema en tu relación que necesita ser abordado. Tal vez exista un gran malentendido que prevalece entre vosotros, o tal vez falta un componente en la relación.

Tu relación se probará al avanzar. Pero no necesitas probarla tú mismo. La vida la probará. Es por esto que nunca debes utilizar una relación para tu propio crecimiento personal. Si haces esto, intentarás experimentar con tu relación, y eso es muy egoísta. La vida pondrá a prueba todo lo que tiene que ser probado. La vida purificará todo lo que necesita ser purificado. La vida te mostrará todo lo que necesitas hacer. La vida te mostrará todo lo que necesitas evitar.

Por tanto, no juegues a ser Dios en tu relación. Sé un participante consciente. Sé más consciente de tus motivos, tus acciones, tu discurso y tu comportamiento. Al hacer esto, te darás cuenta de que tendrás que pasar más tiempo escuchando y menos tiempo hablando. Tendrás que aprender a escuchar a los demás y a comprender a los demás. Luego, tu autoexpresión será cada vez más adecuada a las circunstancias que encuentras, cada vez más beneficiosa y cada vez más esclarecedora, tanto para ti como para los que te escucharán.

Si utilizas la expresión personal como una forma de dominación personal, simplemente estarás intentando vengarte en tu actual relación de todo lo que crees que te ha ocurrido en el pasado. No es responsabilidad de tu pareja soportar el peso de tu dolor pasado. Este es el trabajo de un profesional que pueda ayudarte a resolver las dificultades del pasado, si es que no pueden resolverse en el contexto de tu relación actual. No irías a tu pareja si tienes una grave enfermedad física. Por tanto, no vayas a tu pareja si tienes un problema emocional grave que es el resultado de un conflicto en el pasado. Tu pareja no es tu terapeuta. No uses tu relación como terapia. Utiliza tu relación para expresarte, para desarrollar la honestidad y para la contribución. Es tu responsabilidad volverte integro dentro de ti mismo. Tu pareja te ayudará, la vida te ayudará y otras personas también serán llamadas a ayudarte.

Cada persona en una relación primaria tiene una responsabilidad inherente. Tu responsabilidad es cultivar tu honestidad, tu experiencia del Conocimiento, tu capacidad de comprometerte en la autoexpresión constructiva, tu capacidad de dar y tu capacidad de recibir. Cada persona debe aceptar esto como su responsabilidad. No es responsabilidad de tu pareja asegurarse de que eres capaz de hacer estas cosas. Después de todo, en la relación debes cultivarte para participar. Si dejas de cultivarte a ti mismo, tu capacidad de participar será erosionada y comenzará a desvanecerse. Si la otra persona está creciendo y tú no, ella se distanciará y perderéis vuestra compatibilidad. Esto de ninguna manera debe ser una carrera entre vosotros dos, si no, una cuestión de responsabilidad. Si podéis seguir adelante juntos, codo con codo, entonces, estableceréis una compatibilidad para aprender juntos, que será muy beneficiosa para ambos y para todos aquellos con quienes entréis en contacto. Aquí os convertís en la semilla de la comunidad y en una fuente de nutrición para otros.

Debes atender esta compatibilidad en el aprendizaje a medida que avanzas. Debes cuidarla y apoyarla. A veces otras personas tendrán que ayudaros, porque no podéis verlo todo, entre vosotros dos. Aquí no buscas reemplazar a tu pareja, sino que buscas el apoyo de otros para permitir que tu relación se vuelva cada vez más rica, más profunda, más satisfactoria y cada vez más productiva para el mundo.

Siempre notarás que las parejas más felices son aquellas que están dando algo al mundo. Sin embargo, ten en cuenta  que están haciendo esto sin intentar reemplazar su unión con sus responsabilidades externas. Porque si estas responsabilidades son genuinas, son el resultado de la unión de la pareja. Tu primera responsabilidad es apoyar tu unión y tu segunda responsabilidad es tu contribución al mundo. No es al revés. Será un gran desafío para estas relaciones, mantener su unión frente a las exigencias del mundo. En cierto modo, esto puede ser más difícil que la contribución de sus dones. Aquí las personas deben ser vulnerables la una a la otra, deben desafiar su honestidad, deben crecer y deben perfeccionarse a sí mismas. Aunque el mundo exterior requerirá también esto, la intimidad entre dos mentes establece una condición para el crecimiento que no tiene paralelo en el mundo.

 ¿Qué haces cuando no estáis de acuerdo sobre el dinero?

Aquí el problema no es con el dinero; es con los valores. Se trata de un problema de compatibilidad. El dinero es un medio de expresar las cosas; también es un medio para hacer las cosas. Aquí tendrás que mirar lo que quieres expresar y lo que quieres lograr. El dinero es el medio; no es el problema. El problema es estar en consonancia con lo que quieres expresar y lo que quieres lograr. Aquí el dinero puede expresar confusión, así como la verdad sobre tu diseño interior. Debes discernir cuál es cuál en el contexto de tu relación y permitirte recibir retroalimentación de otros para ayudarte.

Si existen serios desacuerdos sobre el dinero, y si estos desacuerdos continúan, es poco probable que tu relación sea capaz de sobrevivir. A veces las personas llegan a acuerdos, pero si estos acuerdos comprometen también la naturaleza básica de las personas involucradas, los acuerdos no se mantendrán, y los conflictos surgirán una y otra vez.

Por eso es aconsejable ver desde el principio cómo tu posible pareja gana dinero, por qué valora el dinero y cómo  gasta el dinero. ¿En qué gasta el dinero? ¿Cuáles son sus valores? ¿Cuál es su énfasis? ¿Cuál es su propósito con el dinero? Todas estas son preguntas muy prácticas. Cualquiera que entre en una relación de negocio haría probablemente tales preguntas. Sin embargo, este tipo de preguntas es aún más importante en el contexto del matrimonio. El matrimonio en cierto modo es como un negocio. Implica el mantenimiento de un hogar, de una familia y de una relación primaria. Esto requiere que te ocupes del dinero todo el tiempo. Por eso el dinero es importante aquí.

Los problemas con el dinero son problemas de autoexpresión y de honestidad. Al igual que la sexualidad, el dinero puede utilizarse para expresar la verdad o la ilusión. Se puede utilizar para expresar un deseo de armonía o la intención de abandonar o destruir una relación existente. Las personas culpan a menudo al dinero, pero el dinero no es el culpable. El problema es, lo que las personas hacen con el dinero y por qué lo hacen.

La sexualidad y el dinero, son pues ámbitos en los que se plantean y se expresan problemas más profundos, más inherentes. La compatibilidad respecto al dinero es muy importante para la supervivencia de cualquier relación íntima. Un poco de contraste entre dos personas es importante porque esto estimula el crecimiento. Sin embargo, si las diferencias son demasiado grandes, entonces los involucrados se sentirán menoscabados y habrá fricción continua.

Por tanto, en caso de problemas graves en relación con el dinero, debes examinar tus motivos con el dinero, tus valores con el dinero, tu propósito con el dinero y lo que estás tratando de expresar con el dinero. ¿Tu uso del dinero expresa el deseo de construir tu unión o expresa el deseo de escapar o evitar la unión? ¿Expresa el deseo de compartir algo, o un deseo de ocultar algo?

Si las personas reconocieran estos problemas desde el principio en sus relaciones, habrían muchos menos divorcios en el mundo. A menudo, el divorcio ocurre cuando has pasado una gran parte de tu vida buscando algo que podrías haber sabido desde el principio. Es por esto que el Conocimiento es tan importante, porque el Conocimiento te ayudará a ver estas cosas al inicio de la relación. El Conocimiento te ahorrará tiempo. Ahorrar tiempo significa eliminar el sufrimiento,  lo que tiene un énfasis muy importante aquí.

Si tienes una sensación emergente de propósito en tu vida, entonces cada vez más desearás no invertirte mal en cualquier ámbito de tu vida. Te valorarás a ti mismo y a tu inversión de tiempo. Valorarás tus relaciones, y querrás que tengan éxito.

Si surgen problemas serios respecto al dinero, es posible que desees buscar ayuda profesional, pero ten en cuenta primero las cosas que se recomiendan aquí. El dinero es algo a lo que las personas dan un gran significado, y por lo cual, tiende a expresar sus valores. El dinero es algo que las personas consideran una fuente de energía. Por tanto, el dinero expresa las convicciones de las personas sobre el poder y sus intenciones con el poder. La administración del dinero es una cuestión práctica, pero por lo general no es el origen del problema. El problema está en los valores, la honestidad y el compromiso.

La confusión respecto al dinero representa la confusión sobre tu propósito y dirección en la vida. El dinero es una sustancia práctica para ser utilizada con fines prácticos. No es místico o misterioso. No es como Dios. Es simplemente un medio de intercambio. Su uso o mal uso está determinado por el estado de ánimo de quienes lo están utilizando.

Dios quiere que uses el dinero para lograr cosas en el mundo. Dios quiere que uses todo para lograr cosas en el mundo. Cosas valiosas que son importantes, cosas que mantienen el Conocimiento vivo en el mundo y cosas que construyen relaciones significativas. Las sociedades exitosas se construyen sobre relaciones significativas. El mundo que experimentas está en armonía, en la medida en que se construye sobre relaciones significativas, porque todo representa relaciones. Si deseas hacer una contribución al mundo, primero debes establecer relaciones significativas como tu fundación. Cualquier cosa que contribuyas sobre esta fundación se basará en lo que aprendes en el contexto de estas relaciones.

El mundo no necesita ideas tanto como necesita relaciones comprometidas. Porque incluso la mejor idea, el pensamiento más grande, solo puede materializarse sobre la base de relaciones comprometidas. Es por eso que las relaciones tienen tanta importancia, no solo para tu propio progreso como persona y como estudiante del Conocimiento, sino para el bienestar del mundo y de todo dentro de él.

Por último, no consideres “no espiritual” al dinero, porque sea utilizado por otros para fines destructivos. No consideres “no espiritual” la sexualidad, porque sea utilizada por otros para fines destructivos. Con el Conocimiento todo adquiere nuevo propósito, nuevo significado y la expresión adecuada. Es por eso que el Conocimiento es el poder rector de tu vida. Es por eso que el Conocimiento es Dios en tu vida. Es por eso que tu capacidad para discernir el Conocimiento, para seguir al Conocimiento y aceptar el Conocimiento a través de cada paso en la vida, es la esencia misma del éxito y el progreso espiritual.

 ¿Cómo promueves el crecimiento espiritual en una relación?

Promueves el crecimiento espiritual al convertirte tú mismo en un practicante. Esto incluye la práctica espiritual y la aplicación de lo que estás aprendiendo en tu práctica espiritual. Tu mayor don es lo que demuestras guiado por el Conocimiento. Tal demostración provocará inspiración en otros. Mucho mayor que tus ideas es tu demostración. Sin embargo, esto solo es cierto si eres constante en tu práctica espiritual.

Compartes tu práctica espiritual en tu relación primaria. No requieres que tu pareja haga lo que tú haces, pero extiendes la invitación. Si la invitación es rechazada, entonces, simplemente participa en tu práctica y deja abierta la invitación. Las personas vienen a la práctica espiritual a su propio tiempo, a su propia manera. Si estás discerniendo tu relación correctamente, y si estás siendo honesto, serás capaz de ver si tu pareja puede tener acceso al crecimiento espiritual a través de la práctica espiritual. Esto es muy importante porque tu relación primaria es el centro de tu experiencia de comunidad. Es importante que podáis compartir estas cosas entre vosotros, incluso si ambos no estáis involucrados exactamente en la misma práctica espiritual. Sin embargo, vuestra participación conjunta debe nutriros y apoyaros a ambos. Es por eso que la práctica espiritual es tan importante para vuestra relación.

Cuando crecéis juntos, crecéis más cerca el uno del otro. Si no podéis crecer juntos, tenderéis a crecer aparte. Esto puede entenderse dentro del contexto de lo que está ocurriendo realmente en tu relación. Si demuestras lo que estás aprendiendo como estudiante del Conocimiento, estimularás el Conocimiento en tu pareja. Si tu relación carece de esta compatibilidad, esto se hará evidente y se hará más evidente a medida que avanzas. Sin embargo, si tu relación mantiene la promesa de una mayor compatibilidad y crecimiento espiritual, tu demostración estimulará a la otra persona y también la preparará.

En cuanto a la práctica espiritual, tu pareja puede ser escéptica y querer ver resultados. Debes demostrar los resultados y esto solo se puede hacer con el tiempo. Esto debe hacerse de forma natural y honesta. Sin embargo, si con el tiempo descubres que tu relación no tiene esta compatibilidad más profunda, preparate porque en un determinado momento cada uno puede tener que ir por su propio camino. A veces esto no es necesario, pero a menudo lo es. Si no es necesario, entonces, tu pareja tendrá que apoyar tu práctica, incluso si ella misma no se involucra en ella. Esto tendría que ser un acuerdo tácito. Porque, ¿cómo podéis estar juntos, si no estáis de acuerdo sobre Dios? ¿Cómo podéis estar juntos, si estáis en desacuerdo sobre la base misma de vuestro sentido de propósito en la vida? Cuanto más avances en tu ascenso espiritual y progreses como estudiante del Conocimiento, mayor será la discrepancia entre vosotros, si esta compatibilidad no está presente.

No se puede crear la compatibilidad. Los elementos están allí o no están allí. En primer lugar, si sientes que los elementos están allí, entonces, procede y compártete a ti mismo y a tu práctica espiritual lo más completamente posible. Con el tiempo, demostrarás esta compatibilidad con tu pareja mediante vuestra participación conjunta. Sin embargo, si encuentras que vuestra compatibilidad es limitada o no existe, entonces sentirás cada vez más la necesidad de buscar colaboración fuera de tu relación. Probablemente encontrarás que tu relación se detendrá y te encontrarás condenando a tu pareja, ya sea abiertamente o en tus sentimientos internos. Es por eso que hay tanto énfasis aquí en el reconocimiento de la compatibilidad desde el principio: la compatibilidad física, mental y espiritual.

Debéis estar en un lugar similar en vuestro viaje a la montaña. Es por esto que no hay muchas relaciones que tengan realmente esta resonancia espiritual. Muchos más matrimonios se basan en una asociación física y mental. Sin embargo, un matrimonio entre dos personas construido sobre un fundamento espiritual, un matrimonio santo, es mucho más raro. No pienses que todo el mundo puede tener esto en forma de matrimonio con una persona. No pienses que puedes crear esto con alguien que encuentres atractivo. Muchas personas experimentarán esta compatibilidad espiritual en el contexto de una comunidad espiritual. Muchas personas experimentarán esto en su relación con un genuino maestro espiritual. Es raro que esta mayor compatibilidad espiritual sea necesariamente evidente en un matrimonio tradicional entre dos personas. Sin embargo, eso no significa que tú, que eres un estudiante del Conocimiento, no puedas encontrar esta compatibilidad más profunda en las relaciones. Estás destinado a encontrar esto en las relaciones, sin embargo, no debes insistir en que exista dentro de un matrimonio.

Un gran aliado vendrá a ti según tu llamada pidiendo  Conocimiento es enviada al mundo. Será enviado un maestro, serán enviados compañeros en el aprendizaje y serán enviados compañeros en la práctica. Y con estas personas puedes experimentar una gran unión. Ya que, como se ha dicho, la mayor unión no necesariamente está fundada en el matrimonio con una persona. La mayoría de las personas quieren que su matrimonio sea la relación principal, pero a menudo la relación principal se produce fuera del matrimonio. El matrimonio se está abordando aquí principalmente porque es la forma de relación en la que la mayor parte de las personas están enfocadas y donde radica su interés. Sin embargo, este no es el único contexto en el que las relaciones primarias construidas sobre el Conocimiento pueden experimentarse y expresarse.

La necesidad de compatibilidad y el requerimiento de Conocimiento y honestidad, existen en cada relación. Si estáis siendo realmente honestos el uno con el otro en vuestra relación primaria, se producirá el avance espiritual. Aquí el avance espiritual no es simplemente tener experiencias elevadas. Eso no es el avance espiritual. El avance espiritual significa que está ocurriendo una abertura interior dentro de vosotros y un mayor sentido de propósito, compromiso y servicio a la vida. Es una aparición inexplicable dentro de una persona, que cambia lentamente todo su marco de referencia y la base de su existencia. Eso es el crecimiento espiritual.

El crecimiento espiritual no es irse a las nubes con los ángeles. De vez en cuando puedes tener en la vida una experiencia como esa para elevarte, pero eso no es el crecimiento espiritual. Aquí, de nuevo, es necesario hacer la distinción entre el romance y la relación. ¿Quieres tener un romance con Dios, o quieres tener una relación con Dios? ¿Quieres marcharte y celebrar fiestas con Dios, o quieres hacer algo en el mundo con Dios? ¿Quieres escapar de las vicisitudes de la vida con Dios, o quieres introducir a Dios en las vicisitudes de la vida? Esta es la diferencia entre el romance y la relación. Dirígete a Dios y Dios te llevará al mundo. No hay escape en Dios. Encontrarás bienestar, amor y refugio, pero no escape.

No viniste al mundo para escapar del mundo. Viniste al mundo para trabajar en el mundo. Viniste al mundo para traer sanación al mundo. Viniste al mundo para aprender a utilizar tu cuerpo terrenal, tu mente mundana y tu expresión mundana, y contribuir. Viniste al mundo para contribuir con tus dones, que has traído de Dios. Tú no quieres volver a Dios sin entregar tus dones y sin descubrir la presencia del Conocimiento. Viniste al mundo para descubrir esa Presencia. Esa Presencia es el regalo más grande, y desde este regalo emanan cosas específicas, ya sean alimentos y refugio para los pobres, o inspiración y humildad para los ricos. Esto puede ser una demostración de la verdad para todos los que entran en contacto contigo. Todos estos regalos emanan de la presencia del Conocimiento dentro de ti.

Comprométete a tu crecimiento espiritual. Comprométete a ser un estudiante del Conocimiento. Comprométete a aprender —aprender a seguir, a recibir, a dar y eventualmente a dirigir, en ese orden—. Si en la relación ambos compartís este compromiso, seguiréis juntos y os convertiréis en una fuente de significado para otros. Como se ha dicho, no hay grandes personas; solo hay grandes relaciones. Construye una gran relación y experimentarás la grandeza en tu vida.

            Muchos problemas surgen en la relación —conflictos internos, irresolución del pasado, problemas de juicio, problemas de autoexpresión, problemas en la intimidad, problemas en el manejo de dinero y problemas en el cuidado de las cosas físicas—. Los problemas surgen. Aunque el mayor propósito de tu relación es la contribución, para desarrollar la capacidad de realizar tu contribución, debes llevar tu mente a un estado unificado y enfocado —tu autoexpresión, tus prioridades, tus valores, todo—. Gran parte de esto se logra con problemas: resolviendo cuestiones y problemas específicos.

En la relación, sobre todo os serviréis mutuamente a través de la demostración. Se ha hecho hincapié en que no debéis convertiros en un terapeuta del otro porque esto crea una dependencia que a la larga será destructiva. Si necesitas ayuda específica en áreas específicas, ve a los que se especializan en la resolución de estas cuestiones y prestan este servicio. No cargues tu relación con el requisito de la sanación de tu pasado irresuelto. No esperes que tu pareja sea capaz de comprender todo lo que sientes, de conocer cómo resolver todo lo que le presentes o de conocer cómo lidiar con tu ira, tu frustración y tu dolor. Tu pareja está ahí para ayudarte a seguir adelante en la vida. Sin embargo, es tu responsabilidad prepararte tú mismo para la contribución y para la relación. No es responsabilidad de tu pareja prepararte.

Esto a menudo está tan olvidado, sobre todo entre las personas que están comprometidas con el crecimiento espiritual y el progreso. Ellas asumen ciegamente que su pareja es su terapeuta las 24 horas del día. Entonces la terapia comienza a dominar su relación, y pierden de vista la razón por la que se unieron. Algunas relaciones parecen ser sobre todo terapia y no otra cosa. Si una persona puede progresar en esta terapia, finalmente, no necesitará más la relación y tenderá a seguir adelante, dejando a la otra persona detrás en un estado de gran confusión y desaliento. La vida proporcionará las oportunidades para el crecimiento y necesitarás algún tipo de asistencia para ayudar a resolver estos retos. Hasta cierto punto, tu pareja te ayudará a través de la participación y mediante el esfuerzo conjunto. Sin embargo, si necesitas una asistencia mayor para resolver tus propios problemas internos, busca el consejo de otros para ayudarte.

El mejor terapeuta es alguien que puede ser completamente objetivo contigo, alguien que no tenga ninguna inversión personal en tu éxito o fracaso. Tu pareja, obviamente, tiene un gran interés personal en tu éxito porque él o ella depende de tu éxito y debe aprender a compensar la posibilidad de tu fracaso. Eso lo coloca en una posición muy difícil para ser un oyente objetivo. Es por eso que no puedes exigir objetividad de tu pareja, ya que ella es dependiente de tu éxito.

Si eres un hombre, tu esposa dependerá de tu éxito como proveedor y como participante. ¿Cómo puede ser neutral en relación a tus conflictos de intereses? Si tenéis hijos, ella depende de ti para mantener a su familia. Ella está dependiendo de que seas un padre, un progenitor, un esposo, y cumplas con todos esos requisitos. ¿Cómo puedes esperar que ella sea una terapeuta y tenga una visión objetiva e imparcial de ti? Es por esto que las personas necesitan ayuda externa para superar ciertos obstáculos dentro de sí mismas. A veces una gran amistad fuera del matrimonio puede hacer esto, pero a menudo se necesita un profesional. Si estas centrado en el desarrollo de la conciencia espiritual, tu programa de estudios y tu maestro espiritual te ayudarán con estas cosas.

La vida proporcionará el desafío suficiente para ambos. Sus circunstancias y sus requisitos proporcionan el desafío adecuado. La vida proporcionará el entorno en el que puede producirse la sanación. La sanación finalmente se produce a través de la realización mundana porque esto expresa unión interior y determinación. Cualquier sanación que ocurra dentro de ti debe expresarse en el mundo, y esta expresión completará el proceso interior de sanación. Aquí demuestras el cambio que estás tratando de hacer dentro de ti mismo. Hasta que este cambio sea adecuadamente demostrado y honestamente expresado, sigue siendo solo un potencial dentro de ti y no ha sido logrado.

Si los dos estáis involucrados en la práctica espiritual, tu práctica te ayudará mucho, pero aquí de nuevo, necesitarás a otros para ayudarte a progresar porque tu pareja no puede ser tu maestro espiritual. Esto impone cargas con otro rol, a tu relación. No coloques este rol a tu pareja. Tu pareja puede ser tu esposa, tu esposo, tu gran amigo o tu socio en un negocio o una causa importante. Tu relación tiene sus propios desafíos y requisitos. Te corresponde a ti buscar ayuda externa, si es necesaria, para prepararte para enfrentar estos desafíos y requisitos. Recuerda que es tu responsabilidad obtener la ayuda y la asistencia que necesitas. Esa es tu responsabilidad y de nadie más. Si tu pareja es compatible con tu crecimiento espiritual, no es su responsabilidad asegurarse de que cumples con esa necesidad, o incluso que reconoces esa necesidad.

A menudo, las personas asumirán que ellas serán el terapeuta o el maestro de su pareja. Estas relaciones casi nunca tienen éxito y son extremadamente costosas, porque el dador  con el tiempo sentirá que se aprovechan de él y el receptor será culpado por no cumplir con las expectativas del dador. Pero en verdad la relación empezó mal. Se basaba en un malentendido. Se basaba en una suposición, que para empezar  era irreal y deshonesta. Nadie puede ganar en una situación como esa.

Vamos a darte un ejemplo. En el matrimonio, quieres estar con alguien que esté preparado para casarse. No quieres tener que prepararle para que se case. No puedes hacer eso. No quieres rescatarle de sus circunstancias. Quieres conocer a alguien que este apto y listo, que comparta contigo el deseo y el compromiso de casarse. Quieres a alguien que sea compatible con tus valores y tu comportamiento. Esto es un asunto práctico. No es una cuestión romántica. No es una cuestión emocional. Es una cuestión práctica. El matrimonio es una cuestión práctica. Su éxito se basa en lo que puede hacer en el mundo. Lo que el matrimonio puede hacer en el mundo es lo que alimentará a sus participantes y a su familia y comunidad. Las relaciones son una cuestión práctica.

Si no ganas alguna otra idea o información de este libro, recuerda esto: Si no podéis participar juntos en el mundo, no seréis capaces de estar juntos. Por lo tanto, deseas elegir a alguien que esté listo, dispuesto y apto para participar en el mundo contigo —no alguien que quiere hacerlo, pero no puede hacerlo, o alguien que pueda hacerlo, pero que no quiere hacerlo, o alguien que no está dispuesto a hacerlo, pero que algún día podría querer hacerlo—. Esta persona debe estar lista, dispuesta y apta. Si ella es ambivalente y tú no, pagarás el precio y la culparás. Esto no es saludable. Lo poco que aprenderás aquí, lo aprenderás a un gran costo. El fracaso puede ser valioso en el aprendizaje, pero solo en pequeñas cantidades.

No intentes ser un terapeuta, médico, salvador o consejero para tu pareja. Sé un compañero para tu pareja. Es tu responsabilidad encontrar la ayuda y el apoyo que necesitas para ser capaz de ser un compañero y participar en la relación. Esta es tu responsabilidad. La responsabilidad de tu relación es con el mundo. Tu responsabilidad es asegurarte de que puedes participar.

 ¿Qué pasa con la infidelidad?

Esta puede ser una pregunta muy difícil si te enfrentas a ella, pero no es compleja. Ningún problema es complejo si se mira adecuadamente. Su solución puede requerir muchos pasos, pero el problema nunca es complejo. Las personas quieren la verdad, pero también quieren la mentira, por lo que su evaluación de la situación se vuelve compleja. Quieren obtener una ventaja sin renunciar a nada. Eso hace las cosas muy complicadas. Siempre hay un intercambio en la vida. Renuncias a algo por otra cosa, por lo que siempre hay un intercambio.

La infidelidad es el resultado de la falta de honradez. No se está abordando algo real. Hay varias causas para la infidelidad, pero todas ellas son el resultado de la falta de honradez. Si has llegado al extremo de tener relaciones sexuales fuera de tu matrimonio, no estás siendo honesto con tus motivos o tus intereses. No estás haciendo frente a los retos de tu matrimonio. No estás haciendo frente a los problemas de tu matrimonio. Tal vez sea un problema de incompatibilidad fundamental dentro de tu matrimonio. Tal vez el problema sea que no puedes enfrentar una dificultad o reto en el mundo y buscas escapar a otra parte. Tal vez el problema este en que no puedes controlar tus pasiones por otros. Tal vez el problema sea que de alguna manera te has comprometido a destruir lo que es valioso para ti. Tal vez tu matrimonio está terminado. Tal vez tu matrimonio apenas ha comenzando.

No importa cuál sea la causa, la infidelidad es una expresión de falta de honradez. No estás cumpliendo el reto de enfrentarte a la causa de tus dificultades, y estas expresando tus dificultades de manera inapropiada. Por naturaleza, estarás satisfecho con una persona si estás destinado a estar en un matrimonio. Si no estás destinado a estar en un matrimonio, eso es otro asunto. Si no estás destinado a estar en un matrimonio, entonces, la sexualidad no es apropiada para ti en modo alguno.

Una vez más debemos enfatizar no usar la sexualidad como una forma de entretenimiento, autocomplacencia o  exploración personal. La sexualidad es para la unión y para la propagación de la raza. ¿Por qué buscarías una experiencia de unión fuera de una relación primaria? No lo harías. Si utilizas la sexualidad inapropiadamente, pagarás un alto precio por ello. Te dañarás física y emocionalmente, y negarás tu propósito espiritual.

Hay muchas atracciones en el mundo. Necesitarás lidiar con al menos algunas de ellas, pero recuerda que el Conocimiento dentro de ti no es influido por el mundo. Si estás con el Conocimiento, serás capaz de enfrentar estos retos y pasar a través de ellos. Serás capaz de abordar estos problemas dentro de ti mismo que te hacen querer buscar la unión sexual fuera de tu relación primaria.

Si utilizas la sexualidad como un escape, está siendo deshonesto sobre tu vida. Si estás buscando el compromiso sexual fuera del matrimonio, estás siendo deshonesto sobre tu matrimonio. Debes enfrentar esto y enfrentarlo enseguida. Hay muchas causas para buscar este escape, pero todas son  expresiones de la falta de honradez. Puede ser que tu matrimonio necesite ser atendido o que tu matrimonio ha terminado. Puede ser algo en el mundo que necesita ser atendido, que no tiene nada que ver con tu matrimonio. No hay escape a tus responsabilidades, y el intento de escapar de ellas te costará muy caro. Incluso puede costarte la vida. Por eso, si eres honesto, te darás cuenta de tu necesidad de coraje. La deshonestidad es debilidad. El coraje es fuerza.

A medida que avanzas en la vida, renunciarás a muchas cosas para ganar cosas de mayor valor. Incluso en la progresión natural de tu vida, abandonas tu infancia, tu adolescencia, tu juventud, tu mediana edad y luego tu cuerpo físico completamente —cada uno por una vida más grande, cada uno por una mayor responsabilidad y cada uno por una mayor comprensión.

Hay muchas atracciones en el mundo y las sentirás. Sin embargo, si se vuelven una distracción grave o una vejación constante de tu mente, y si estás seriamente tentado a satisfacerlas fuera de tu matrimonio, entonces debes abordar lo que estás evitando. Es posible que aquí necesites ayuda profesional. Tu estudio espiritual te ayudará, pero no puedes utilizar tu estudio espiritual para escapar de los problemas reales de la vida. Es posible refugiarse en tus Maestros Internos y en tu Familia Espiritual, pero solo para que puedas ser fortalecido para responder a estos desafíos. Es al dejar los retos cuando tu vida comienza a decaer y cuando comienza para ti el proceso de la muerte. Cuando dejas de responder a los desafíos, empiezas a morir. Siempre y cuando respondas a los desafíos, ejercerás vida, estimularás vida y tendrás vida.

Si te has proporcionado a ti mismo una red de personas de apoyo, y si has comenzado a cultivar tu papel como estudiante del Conocimiento y estás comprometido con el avance espiritual, tendrás el apoyo que te permitirá enfrentar estos desafíos sin desatar estrés. A medida que satisfagas  cada uno de ellos, se te entregará un gran regalo, y más fuerte te volverás, mayor será tu rango de relación y mayor será tu sabiduría y habilidad. Nada en la vida es demasiado grande para ti si estas con el Conocimiento y si tienes relaciones significativas. Has traído la grandeza contigo desde tu Antiguo Hogar. Tu objetivo es llegar a ser fuerte en el mundo para que tus regalos puedan expresarse a través de ti. Por lo tanto, es absolutamente necesario, satisfacer los retos de las relaciones, los retos de proveerte y los retos de tu vida exterior, para que puedas experimentar tu propósito espiritual y para activar tu llamada espiritual en el mundo.

 ¿Qué pasa con la homosexualidad?

Todo lo que se ha dicho en este libro se aplica a este tipo de relaciones. Estas no son tan diferentes. Sin embargo, hay cierta diferencia en que el equilibrio entre las personas será físicamente diferente. Puede ser más difícil aquí crear una relación armoniosa y estable. Esto no es debido tanto a la sexualidad como debido a la alineación física. Es posible tener una relación genuina en el contexto de la homosexualidad. Sin embargo, puede ser más difícil ajustarse físicamente, y tendrás problemas en el trato con la sociedad porque la sociedad puede no aceptar tu relación. Esto hará más difícil una relación exitosa. Pero el éxito es aún posible y aún debes luchar por el éxito. Aquí debes darte cuenta de que por estar en una relación que la sociedad no acepta, existirán mayores dificultades.

No intentes utilizar tu homosexualidad para definirte a ti mismo. El énfasis sigue siendo el desarrollo de las relaciones primarias. Tu sexualidad debe ser una parte pequeña, esencial e importante de eso. Si la sexualidad es usada para experimentar unión con una persona, esta es significativa, pero no debe ser tu identidad, ni definirte.

El reto de la intimidad y los retos de satisfacer las responsabilidades mundanas permanecen. En muchas relaciones homosexuales, las personas están escapando de la responsabilidad al intentar satisfacer su necesidad de significado a través de sus relaciones sexuales. Existe muchísima adicción sexual aquí, pero la posibilidad de una verdadera relación permanece. En las relaciones heterosexuales, también hay muchas dificultades, pero la posibilidad de relación significativa permanece.

La monogamia es esencial. El uso de la sexualidad para construir la experiencia de unión es esencial. El establecimiento de la contribución al mundo es esencial. El desarrollo de la unión y la armonía es esencial. Las exigencias de la vida no cambian debido a la orientación sexual.

 ¿Son diferentes los hombres y las mujeres?

Sí, los hombres y las mujeres son diferentes. Su énfasis es diferente. Aunque estas diferencias parecen estar disminuyendo con la integración de la sociedad,  el diseño de hombres y mujeres es algo diferente. Incluso su espiritualidad encontrará una expresión ligeramente diferente, en general. Lo que puede decirse sobre esto tendría muchas excepciones, por supuesto, porque la gama de expresión de hombres y mujeres es muy grande y hay una gran superposición. Sin embargo, los hombres y las mujeres experimentan la vida ligeramente diferente. Hasta cierto punto, tendrán en general un énfasis diferente. Esto es muy importante. Porque las mujeres no pueden esperar que los hombres sean como las mujeres o los hombres esperar que las mujeres sean como los hombres. Y sin embargo, la distinción no debe ser tan grande que no pueda lograrse la comunicación y la libre expresión. Depende en gran medida de la interacción entre las dos personas involucradas.

No pienses que el Universo es masculino y femenino. No pienses que lo que existe en el mundo es válido para todos los niveles de la existencia. La sexualidad no es la base de la vida, a pesar de que es el medio de propagación de la vida en el universo físico. Es parte de tu diseño físico ser un hombre o una mujer. Es parte de tu diseño emocional ser un hombre o una mujer. Aquí hay que hacer algunas distinciones. Aquí debes conocer lo que esto significa en términos de tu propia experiencia.

Estas distinciones son importantes, sin embargo, tu propósito espiritual las eclipsará. Cuando se eclipsá algo, no se niega. Se ve ensombrecido por una realidad mayor y una presencia superior. Lo mental no es anulado, ya que sirve a lo espiritual. Lo físico no es negado o pasado por alto, ya que sirve a lo mental. Tu mente debe ser educada sobre el mundo físico. Tu espíritu debe ser educado sobre el ambiente mental. Por eso estás en el mundo, porque debes ser educado sobre lo mental y lo físico. Por eso es ridículo usar la espiritualidad para escapar del mundo. En su lugar, utiliza la espiritualidad para aprender sobre el mundo. Aprende a participar en el mundo de forma significativa, resuelta y constructiva. Desarrolla las relaciones dentro del mundo, porque las relaciones son todo lo que existe.

El mundo es un lugar de aprendizaje, porque las personas están aprendiendo sobre las relaciones. Todo aprendizaje es sobre las relaciones —cómo estar en las relaciones, cómo expresarse en las relaciones, cómo funcionar dentro de las relaciones y cómo contribuir en las relaciones—. Todo lo que las relaciones proveen al mundo es estimular relaciones más profundas. La relación es la experiencia de autoexpresión y afinidad.

Hombres y mujeres son diferentes en sus vehículos de expresión, no en su espiritualidad. No hay espiritualidad masculina y espiritualidad femenina. Existe espiritualidad expresada a través de lo masculino, y existe espiritualidad expresada a través de lo femenino. Esta es una distinción muy importante. Dios no es un hombre o una mujer. Dios no tiene un lado masculino y un lado femenino.

Tus Maestros Internos se expresan a través de formas, ya sean masculinas o femeninas, para poder comunicarse contigo. Si lo hicieran sin género, tendrías dificultades para aceptar su presencia incluso al nivel del pensamiento. Serían percibidos como una cosa, un “eso”. Es muy difícil estar en relación con un “eso”, por lo que toman una forma ya sea una forma masculina o una forma femenina para poder tener una relación contigo. Ellos no se dedican a la sexualidad, así que ¿qué más da si son masculinos o femeninos? A menudo eligen un rol masculino o femenino, porque esa era su identidad cuando se graduaron en el mundo. Ellos ya no necesitan un cuerpo, solo para ser capaces de comunicarse con las personas,  es importante. Ellos son para ti la extensión de Dios, porque Dios no es ni hombre ni mujer.

Aprende a darte cuenta de la distinción entre hombres y mujeres. Esta distinción determinará tu autoexpresión y tus valores hasta cierto grado. Sin embargo, no hagas de esto una distinción absoluta en el Universo, y no niegues completamente esta distinción. Es una parte de aprender a estar en el mundo. Los hombres no deben tratar de ser como las mujeres, y las mujeres no deben tratar de ser como los hombres. Pero, hombres y mujeres están destinados a estar juntos. Si los hombres están siendo hombres y las mujeres están siendo mujeres, pueden estar juntos. El mundo te enseñará cómo ser un hombre o cómo ser una mujer. El mundo te enseñará a valorar el Conocimiento y te mostrará lo que realmente eres en el contexto de ser un hombre o una mujer.

El problema no es ser un hombre o una mujer. El problema es que las personas no saben lo que quieren comunicar, y no entienden su vehículo para la comunicación. Si entiendes lo que quieres comunicar, podrás entender cómo comunicarlo. Es por eso que el Conocimiento es tu énfasis, porque el Conocimiento es lo que quieres comunicar. A medida que el Conocimiento se expresa en formas específicas a través de ti, aprenderás cómo puedes comunicarte más efectivamente. Esto es cuando ser un hombre o una mujer se vuelve importante para tu propósito. De lo contrario, simplemente te identificarás con tu cuerpo y pensarás que todo lo que tu cuerpo aparenta ser es lo que eres. Esto es pensar al revés. Es destructivo. Aquí te glorificas a ti mismo como un cuerpo, cuando el cuerpo no es más que un vehículo para que se exprese tu Ser.

Las personas van aquí a los extremos. Niegan el cuerpo y elevan la mente o niegan la mente y elevan el espíritu. Sin embargo, esto no es correcto, porque el cuerpo, la mente y el espíritu trabajan todos juntos. Hay una jerarquía, pero la jerarquía no significa que lo que sirve es menos importante que a  lo que está sirviendo. El cuerpo debe ser cuidado. Podría ser dañado o destruido, y su utilidad podría verse afectada. Debe ser utilizado como un vehículo de expresión. Debe volverse útil para la comunicación. Es en tu cuerpo donde vives en el mundo, por lo que debe ser un buen lugar para vivir —sano, feliz y cuidado—. Solo porque tienes un propósito espiritual no significa que descuides o repudies los vehículos para tu expresión. Es solo cuando el vehículo se vuelve más importante —cuando el servidor esta sin el maestro— que surge la confusión de la mente. Esto coloca valor en los tres niveles. Entonces el cuerpo tendrá lo que necesita, y no se convertirá en un objeto de devoción o identificación completa. La mente es el medio entre lo físico y lo espiritual. Es muy valiosa y muy esencial. Sin embargo, tu mente no es Dios. Es valorada y cuidada para servir a un propósito superior.

Después de todo, no es realmente muy importante si eres un hombre o una mujer. Solo es importante en términos de servir a un propósito superior. El propósito superior no es masculino o femenino. Pero se expresa a través de lo masculino y lo femenino, y en esto tu ser masculino o femenino es importante. Eres solo un hombre o una mujer durante unos años en el mundo. Por lo tanto, no es tan significativo. Difícilmente es algo en lo que querrías basar tu vida, si supieras quién eres realmente. Es simplemente parte de tu vehículo de expresión. Cuando el vehículo se vuelve más importante que la comunicación, surge toda la confusión de la mente. Entonces crees que tu cuerpo es Dios y que tu sexualidad es el significado del Universo. Entonces te pierdes y te vuelves incapaz de ampliar tu mente. Si al cuerpo se le da tanta importancia, será mal utilizado. Mucho se esperará de él. Será utilizado contra las personas y no para las personas. El cuerpo esta para ser reconocido pero no para adularlo. El cuerpo esta para ser utilizado, pero no para glorificarlo. Lo que es adulado y glorificado es el misterio de tu vida, que se expresa a través de tu existencia física aquí. Reverencia esto. Respeta el mecanismo. Reverencia a lo que este sirve.

¿Es el Conocimiento diferente en hombres y mujeres?

El Conocimiento no es diferente en hombres y mujeres; solo se expresa de manera algo diferente. El Conocimiento es el Conocimiento. El Conocimiento no tiene cuerpo, ¿por lo tanto por qué habría de ser masculino o femenino? El Conocimiento no necesita tener hijos, ¿por qué habría de ser masculino o femenino? No creas que existen el Conocimiento del hombre y el Conocimiento de la mujer. Existe el Conocimiento en el hombre y existe el Conocimiento en la mujer. El Conocimiento es el Conocimiento. Es por eso que los hombres y las mujeres pueden unirse. Es por eso que los hombres y las mujeres pueden estar en relación. De lo contrario juntos solo podrían tener hijos y ninguna otra cosa más.

Anuncios