Sanación

Traducción del capítulo 31 del libro “Sabiduría de la Comunidad Mayor, volumen 1”, recibido por Marshall Vian Summers.

El Conocimiento aguarda el momento y entonces da el remedio.

La sanación es un tema que no tratamos a menudo debido a cómo las personas lo abordan. Hay muchas ideas —incluso filosofías— sobre la sanación. Más allá de la reparación puramente mecánica del cuerpo físico, hay mucha especulación sobre la causa y la naturaleza de la enfermedad y su reparación. Los remedios varían en función de lo lejos que quieras ir. Debido a que cualquier disfunción, mental o física, es parte de tu vida total aquí, esta no puede aislarse ni separase. Si deseas abordar un problema crónico, debes tratar tu vida entera. Pero debido a que tratar tu vida entera es una búsqueda mucho mayor de lo que la mayoría de las personas están dispuestas a emprender o desean emprender, ellas simplemente desean tratar los síntomas de las molestias y borrarlos tan rápida y fácilmente como sea posible.

Nuestra tarea es hablar sobre la imagen mayor y tratar sobre la curación en un marco muy completo. Lo más importante es descubrir tu Conocimiento. Sin embargo, a menudo las personas solo quieren un remedio que puedan llevarse a casa y probar. Por supuesto, esto tiene un éxito muy limitado. Pueden aliviar el malestar si siguen las instrucciones. Pero muy pocas personas tomarán el verdadero remedio, porque entonces deberán tratar toda su vida. Permítenos darte algunas ideas para poder explorar juntos este tema.

En primer lugar, el cuerpo físico no tiene poderes mágicos. Es un instrumento, un vehículo. Las personas están confundidas al respecto porque confunden los niveles. Confunden el espíritu con el cuerpo. Ellas quieren que el espíritu y el cuerpo sean iguales y tengan las mismas propiedades, pero el espíritu y el cuerpo no tienen las mismas propiedades. Esto no quiere decir que estén disociados. Simplemente significa que no puedes esperar las mismas cualidades de ambos, o de lo contrario disminuirás toda la experiencia de tu vida espiritual o intentarás elevar tu vida física a un estado inmortal.

El cuerpo físico es un vehículo. Tu mente personal es también un vehículo. Es muy importante entender esto, porque cuando ves que tienes un vehículo ello te lleva a preguntarte, “¿Para qué es este vehículo?” Un vehículo es para llevarte a un lugar y hacer algo. No es solo una máscara que te pones. Un vehículo es para llevarte a algún lugar con un propósito.

Para entrar en la vida física, debes tener un cuerpo y una mente personal. Tienes un cuerpo para que la gente pueda experimentar tu presencia, y tienes una mente personal para poder comunicarte con la gente a través del cuerpo. Ambos son vehículos. No se supone que han de ser perfectos. Ambos están sujetos a desgaste, averías y problemas. Pueden mantenerse muy bien si cuidas de ellos, pero no son infalibles, porque son vehículos.

Cuando tratas de hacer del vehículo el objeto de toda tu atención, pierdes la perspectiva de para qué sirve. Si el cuerpo se vuelve el énfasis total, entonces requerirás más de él de lo que puede dar, y harás sus síntomas y problemas extremadamente complejos cuando, en la mayoría de los casos, son muy simples. Debido a que la mente personal y el cuerpo están íntimamente relacionados, tienen una tremenda influencia el uno sobre el otro. Obviamente, tu cuerpo físico afecta a tus estados emocionales. Si tienes una molestia o un dolor, si te sientes mal, es muy difícil pensar en cualquier otra cosa. Del mismo modo, tus estados emocionales tienen un impacto directo sobre tu cuerpo, porque ambos trabajan juntos como vehículos.

El Conocimiento no es un vehículo. Es tu verdadero Ser en el mundo. Es tu verdadera Mente. No es un individuo, aunque busca una expresión individual. Satisface a la mente y al cuerpo expresándose a través de ellos. Aquí tu cuerpo es usado totalmente y es algo para apreciar, no para menospreciar. Tu mente personal es algo que se emplea y encuentra en ello su propia autoestima.

¿Qué es la enfermedad, entonces? ¿Por qué las cosas se rompen? Los cuerpos fallan y las mentes personales también, porque son vehículos. Pero se pueden mantener a un nivel muy alto de funcionamiento. No es complejo hacer esto. Simplemente debes tener el deseo, y debes verlos como vehículos. Esto es muy importante. Sin esta comprensión, los convertirás en el objeto de tu vida, tratando de mantener cómodos el cuerpo y la mente personal. Entonces, más allá de tener buenas sillas para sentarte y comida agradable para comer, tratarás de mantener a la mente personal siempre tranquila, satisfecha y felizmente estimulada. Pero ese no es el propósito de la vida, porque cuando salgas de esta vida,  dejarás atrás estos vehículos. Si te identificas demasiado con tus vehículos, pensarás que eso es todo lo que eres. Entonces tienes miedo de ir más allá, y tu vida es terrible, porque puedes perder tus vehículos. Ellos son fácilmente amenazados.

Entonces, si piensas que eres tu vehículo, lo odiarás, porque parecerá que te atrapa, y te sentirás preso, atado y limitado por él. Si todo lo que experimentas es tu vehículo, entonces tu vida entera se basará en el cuidado del vehículo o en el cuidado de los vehículos de otras personas, en un intento de ser feliz y mantener a todos felices. Pero tu necesidad más profunda no se ha satisfecho, y no has encontrado todavía tu fundamento.

Incluso la fe en Dios no es un fundamento suficiente. Debes experimentar a Dios, porque la religión es experiencia. Solo necesitas la fe cuando no estas teniendo la experiencia que es la experiencia. Entonces, tu fe confirmará que la experiencia fue real. Para eso es la fe, para llevarte a la siguiente experiencia real. Es algo que llevas contigo a las sombras, cuando regresas a la ceguera —eso es la fe.

Por tanto, Nuestro remedio es muy grande y también muy completo. Es muy exhaustivo. Te permite tener compasión por el mundo. La sanación debe suceder en la vida, pero no es el tipo de sanación que las personas suelen pensar. Las personas piensan que la sanación es que todos sean felices y tengan las mismas oportunidades. Piensan en la sanación como un estado donde no hay problemas físicos, donde los estados emocionales son estables y donde las personas no están teniendo fricciones. Suena un poco ridículo, pero realmente, cuando examinas tu modelo de vida, este puede parecerse mucho a esto —una vida donde se espera que todo el mundo esté cómodo.

Sin embargo, no es por comodidad que las personas han venido aquí. Obviamente, hay muy poca comodidad en el mundo. Para tales seres inteligentes, hay mundos más confortables, pero éste no es uno de ellos. Algo más está sucediendo aquí, pero muy pocas personas saben de ello. Los que lo conocen a menudo se sienten tremendamente aislados, debido a que su experiencia de la vida es muy diferente.

Tú tienes problemas mentales y físicos, dolores y molestias, cosas que fallan. Si no alimentas correctamente tu cuerpo ni lo cuidas, y si no cuidas el aspecto personal ni le das algunos placeres personales, estos fallan y tienen problemas. Pero estos pueden atenderse sin mucha inversión, si te das cuenta de que son vehículos para algo más grande. Hay personas tendidas en su lecho de muerte, con el noventa por ciento de su cuerpo muerto, que están dispensando más a Dios en la vida que las personas que corren arriba y abajo por la calle, en plena salud.

Dios no pide que tus vehículos sean perfectos porque son conveniencias temporales. Dios no te pide que luzcas hermoso. No has venido aquí para eso. Es mucho más agradable al otro lado. Por eso muchas personas quieren marcharse cuando pierden aquí la esperanza. Pero es aquí donde anheláis estar, por eso estáis aquí, y estáis aquí por un propósito —cada uno de vosotros—. En lo profundo de ti estás llevando tu propósito en la vida, como un cargamento secreto, pero no puedes averiguarlo con tu mente. No es una idea o una definición. Es una experiencia profunda que reorganiza tu vida, dándole sentido y restaurando tu amor propio. Viene de dentro de ti, y restaura tu relación con el universo, porque su fuente es el universo. Te protege de hacer falsas suposiciones sobre ti mismo, y te reúne con la vida.

Lo importante es que encuentres tu Conocimiento a través de la experiencia. Este es muy poderoso. No es sutil. De hecho, es tan poderoso y está tan presente que la mayoría de las personas tiene miedo incluso de dar pequeños pasos hacia él, temiendo que les quitará todo.

Dios está tan cerca de ti que ni siquiera puedes darte la vuelta. Dios es tan grande y tan magnífico que si tuvieras solo una pierna, un brazo y a Dios, lo harías bien. Así que, cuando hablamos de la sanación, no estamos simplemente hablando de la reparación de los vehículos. Ya hay mucha información sobre eso. Si el problema es puramente mecánico, ve a un médico y arréglalo. Si se trata de tu mente, que a menudo es el caso, o tiene un equivalente mental, necesitas trabajar con alguien un poco para volver a la relación, restaurar tu autoexpresión y ganar un poco de perspectiva sobre tu vida. Pero es muy importante en todo esto que le prestes atención a lo que está más allá de tu yo personal. Hacer esto no es abandonarse. Tu yo personal necesita algunas cosas además de comida, vivienda y ropa. Necesita ciertas cosas al igual que tu cuerpo físico necesita ciertas cosas, pero sus necesidades no son tu vida.

Nuestra Presencia es importante en este sentido, porque Nosotros representamos tu vida más allá del mundo, si puedes aceptar Nuestra realidad. Si entras en relación con Nosotros, la memoria retorna. Sin embargo, Nosotros no somos el objeto de tu devoción. Somos simplemente un recordatorio de que la vida en este mundo es parte de algo mucho más grande y de que Dios es más que un ideal romántico o una enorme persona allá arriba. Dios está organizándolo todo para volver a la unión, pero Dios lo está haciendo a su manera. Es bueno que sea así, porque la idea de unión de las personas termina siendo muy opresiva cuando se aplica a la sociedad.

Cuando comienzas a descubrir el Conocimiento y a experimentar su pensamiento y su quietud y aprendes cómo te lleva a la acción, entonces ves que hay un enfoque muy diferente a la sanación de las cosas en el mundo. Uno de los aspectos más importantes de la sanación de las cosas en el mundo, más allá de ti mismo, es dejar las cosas en paz. El noventa por ciento del tiempo dejas las cosas en paz, como al cultivar un jardín. El noventa por ciento del tiempo dejas las cosas en paz. El diez por ciento del tiempo llevas a cabo una acción muy específica que hace posible todo lo demás. Por dejar las cosas en paz, no queremos decir que seas negligente, porque el buen jardinero nunca descuida el jardín, pero entiende que hay un proceso mayor que en realidad produce y causa los resultados de una manera predecible.

Esta es una nueva forma de ayudar a las personas. A menudo, cuando las personas ayudan a las demás, quieren que la otra persona se vea bien para poder sentirse ellas mismas bien. Es muy molesto tener a alguien cercano llorando y en la miseria. No puedes pasar un buen rato con alguien así, y si no le ayudas, te sientes muy mal contigo mismo. Pero el Conocimiento es diferente. El Conocimiento aguarda el momento y entonces da el remedio. El resto del tiempo parece estar dormido, al igual que Dios. Parece no estar haciendo nada sobre la situación, al igual que Dios. La razón por la que las personas no experimentan a Dios es que Dios no se mueve muy rápido, porque cuando Dios se mueve, todo se mueve. Entonces la civilización cambia. Sin embargo, Dios está activo en todo momento.

El Conocimiento parece estar quieto el noventa por ciento del tiempo. Por tanto, mientras realizas tus responsabilidades mundanas básicas, puedes estar quieto el noventa por ciento del tiempo. Si el Conocimiento no está indicándote que hagas algo, no hagas nada. Simplemente lleva a cabo los deberes evidentes en tu vida. Entonces, si estás cuidando de personas enfermas, simplemente cuida de las personas enfermas. Haz las cosas normales, y de vez en cuando el Conocimiento te moverá a hacer algo, así que hazlo. Si el Conocimiento está quieto el noventa por ciento de las veces, entonces tú puedes estar también quieto. Las personas apenas pueden estar quietas el uno por ciento del tiempo, así que puedes ver que estar quieto el noventa por ciento del tiempo es un estado muy tranquilo. Y aun así es un estado extremadamente alerta y poderoso. La persona del Conocimiento tiene un gran impacto en las otras personas, porque está viviendo una vida diferente y siempre tiene una reserva de energía.

La persona del Conocimiento puede actuar muy deliberadamente. Esta acción tiene un impacto tremendo. Ya sea que trabajes en un hospital vendando heridas o trabajes en una fábrica, hay un momento de acción cuando tu Conocimiento puede cambiar la vida de otra persona. No es que tú cambies la vida de la otra persona. Es que tu Conocimiento ha activado el Conocimiento en el otro, y este otro ha doblado una esquina muy importante dentro de sí mismo. Esto es sanación. Más allá de reparar los vehículos y mantenerlos funcionando, realmente es esto.

Algo debe tocarte muy profundamente y debe encender la vida dentro de ti hasta el punto en que te prende por dentro. Pero la ignición es sólo el comienzo. También existe la preparación, y ahora tu preparación se vuelve muy consciente. Se vuelve también misteriosa porque, como ves, la preparación para el Conocimiento no es la misma que la preparación que las personas prescriben para ellas mismas. Incluso tus recetas para la iluminación o la superación pueden no ser similares al proceso en el que realmente estás. Tu preparación real es más sobre desmontar cosas que sobre añadir cosas.

Si quieres conocer el propósito de tu vida, lo sabrás, pero no será una definición. Será más como una gran puerta que se ha abierto y debes atravesar. Entonces las cosas comenzarán realmente a moverse en tu vida. Una vez que ves el poder de este movimiento, no tendrás ninguna duda de que es eficaz, y verás por qué no estabas preparado para ello antes.

Nuestras recetas para cuidar el cuerpo y la mente son muy simples. No son complicadas. Las personas complican el problema porque no están seguras de querer la solución. Tienen toda esa tecnología para mejorar, y esta les hunde más y más profundamente en su problema. Por ejemplo, a los gobiernos les gusta estudiar problemas que no están dispuestos a resolver. ¿No es esto cierto? Así que las comisiones se reúnen y escriben informes de mil páginas. Contratan a expertos, y todos saben qué hacer con el problema, por supuesto, pero nadie quiere pagar el precio.

La persona del Conocimiento solo está en busca del Conocimiento. Si te involucras demasiado en el estudio de tu personalidad, habrá muchos ademanes pero no mucho movimiento, como cuando se chapotea en el agua sin llegar en realidad a la otra orilla. Piensas que están sucediendo cosas porque estás haciendo semejante chapoteo, agitándote a ti mismo. Pasar de una ducha caliente al océano frío, ida y vuelta, ida y vuelta, es muy estimulante para el cuerpo, pero realmente no esta está sucediendo mucho.

El Conocimiento está muy cerca, pero no puedes percibirlo. Sin embargo, está disponible cuando empiezas a preguntarte lo que sabes sobre las cosas. Aquí debes distinguir lo que sabes de lo que quieres y lo que piensas. Luego están todas las cosas que piensas que sabes o quieres saber. Si puedes ir más allá de todo eso, alcanzarás tu propia esencia. Saber cualquier cosa, incluso saber algo muy simple que está frente a ti, te llevará a la esencia misma de la vida, en la que todo es simple. Dios es simple. Pero las ideas sobre Dios son muy complejas. Todos esos niveles, perspectivas, formas y apariencias. A veces las personas tienen que crear todo eso para llegar a Dios. Pero al final, es como volver a casa con Mamá.

Para cuidar tu cuerpo, aliméntalo adecuadamente. Averigua si existen algunos alimentos que te perjudican o no. Asegúrate de hacer ejercicio, y practica algún tipo de meditación o tiempo en quietud. Para el noventa y nueve por ciento de las personas, esto es adecuado. Si tienes problemas físicos especiales, debes atenderlos. Eso está bien, porque los cuerpos son vehículos y a veces no salen absolutamente perfectos de la línea de montaje.

Cuando ya no estés en el mundo y pienses en tu vida aquí, no tendrás que preocuparte de los vehículos. Pensarás en cuán lejos llegaste en el mundo. ¿Entregaste tu carga o no? ¿Regresaste a Casa con los paquetes sin abrir? Nosotros queremos que tengas una buena vida, ya esto que te permite entregar tu carga. Pero si tu cuerpo o tu mente están siempre en un estado alterado, no podrás hacerlo. Estarás averiado a un lado de la carretera, y no podrás ir a ninguna parte. Cuando no estás tratando de conseguirlo todo en la vida, las cosas se ponen mucho más simples, y puedes comenzar a ver qué camino tomar. Después de todo, hay personas que no tienen nada y son felices. Hay personas que tienen mucho y son felices. Hay personas que no tienen nada que son miserables, y lo mismo es cierto para personas que tienen mucho.

En el Camino al Conocimiento, te das cuenta de que todo es por un propósito, y entiendes que el propósito no viene de tu intelecto, sino de un lugar muy profundo dentro de ti. No lo entiendes completamente, porque el Conocimiento siempre trasciende la comprensión. Eso es lo que te hace capaz de hacer algo realmente importante en la vida. Si viniste aquí para hacer algo importante y no lo estás haciendo, no te sentirás bien. Enfermarás y te estancarás en ti mismo.

Para la parte personal, necesitas autoexpresión y relaciones saludables; necesitas ternura e intimidad; necesitas momentos de quietud y necesitas estar en el proceso de permitir que tu Conocimiento emerja. Es como con los niños. A veces te das cuenta de que cuando están molestos por algo ridículo, tienes que darles otra cosa que hacer. “¡Aquí, haz esto!” Entonces se olvidan de sí mismos, van a hacerlo y sus lágrimas se secan. “Aquí, haz otra cosa.”

Si no tuvieras nada importante que hacer en la vida, este mundo sería de hecho un lugar trágico. Pero todos vosotros habéis venido aquí con un propósito. Si puedes aceptar eso, comenzarás a ver más allá de tus vehículos. Ver más allá de tus vehículos significa que debes aprender a estar quieto y atento y abstenerte de juzgarte a ti mismo. Esto significa que debes tener Misterio en tu vida. El Misterio es la fuente de todo lo importante —el Misterio de tu vida—. Puede que pienses que tienes todo resuelto y bajo control, pero deja abierta la puerta del Misterio. Cuando aprendas a confiar en el Misterio y veas que no te despojará, entonces tu vida se volverá un extraordinario descubrimiento, de un instante a otro.

El Conocimiento es muy diferente a la ambición personal. Con el Conocimiento, sanar a otros es algo que simplemente ocurre de forma natural, sin saber siquiera lo que está sucediendo. Si estás preñado del Conocimiento, activarás el Conocimiento en otros, y con suerte sabrás no interferir en el proceso. Con suerte, sabrás que no eres quien lo está haciendo, a pesar de estar jugando un papel importante.

Te estamos presentando un gran remedio. Este remedio requiere una inversión real de ti mismo de una manera muy especial. Si tomas una dolencia física, la eliminas y vuelves a tu anterior forma de vida, esta reaparecerá. Si no estás a gusto contigo mismo, lo sentirás sin duda físicamente, y tarde o temprano te harás algo a ti mismo para detenerte. ¡Estrella tu coche! ¡Cae de un tejado! Entonces estás acostado allí en el hospital, todo te está alcanzando, y comienzas a volverte un visionario. Las vidas pueden cambiar dramáticamente para las personas que hacen eso, pero es una forma muy radical de descubrir las cosas.

Por eso, Nosotros te estamos dando el gran remedio. Algunos de vosotros lo usaréis y no sabréis por qué lo estáis usando; es simplemente lo que debe hacerse, porque el Conocimiento os está moviendo. Cuando el Conocimiento te mueve, hay un increíble Misterio en tu vida, y hay asombro. El asombro no es algo que puedas provocar tu mismo. O lo tienes o no lo tienes. Si Nosotros decimos, “Sal a la vida y asómbrate”,  no puedes añadirte eso a ti mismo pensando: “¡Hoy intentaré asombrarme!” O te asombras o no lo haces. Si no estás asombrado, no lo estas. Miras todo y sigues, “¡Todo es aburrido! ¡Basura! ¡Todo es basura!”. Puedes ser un cascarrabias e ir por ahí burlándote de las personas. Cuando las personas están siendo buenas y no se sienten bien, la primera cosa es conseguir que se sientan peor. Entonces pueden aproximarse a ser felices. Por lo menos aproximarse un poco.

Si tienes solo una pierna, un brazo, un ojo y un oído y te ves ridículo, todavía puedes ser una de las personas más poderosas de la historia. ¿Por qué? Porque algo está sucediendo en tu vida, y no solo sucede en tu vida. Le pasa a todo el que entra en contacto contigo. Ahora no eres solo un individuo tratando de satisfacerse a sí mismo. Eres algo mayor. Eres toda tu Familia Espiritual. Tu vida es como la punta de la pluma que toca el papel, pero lo que está alimentando tu vida es en realidad el recipiente que contiene la reserva de tinta. Ahí es cuando sientes que eres el lugar donde el Cielo y la Tierra se tocan. No tienes que tener esa experiencia a menudo, pero si la has tenido una vez, será suficiente.

Para mantener tu vehículo físico y el aspecto personal del contenido de tu mente, mientras haces cosas más importantes, es muy bueno tener una vida simple. Si quieres tener un poco de quietud en la vida, esto requerirá cierta simplificación. Simplificar tu vida es muy importante, porque entonces comienzas a preguntarte, “¿Qué es esencial en mi vida?” Esta es una pregunta importante, porque el Conocimiento trata con las cosas esenciales. ¿Qué es esencial en tu vida? Aquí comenzarás a ver cuánto no es esencial y cómo está consumiendo gran parte de tu vida. Esto te lleva a darte cuenta de que “sólo tengo esta cantidad de energía”. No pienses lo contrario. Solo tienes cierta cantidad. Es agradable entretenerte pensando que tienes energía ilimitada y puedes ser superman o superwoman, pero solo tienes cierta cantidad. Es una cantidad limitada. Por tanto, ¿qué estás haciendo con ella?

Si nadie tuviera dinero y les diéramos a todos diez dólares y les dijéramos: “Esto es todo lo que tienes. Sal y haz algo en la vida”, ¿qué pasaría? La vida es igual. Tienes unos pocos años, tienes tu tiempo de vigilia y de sueño y tienes una tremenda oportunidad. Al darte cuenta de esto, empiezas a cuidar de ti mismo y asignas tu energía de forma más consciente. Tus encuentros con las personas se vuelven más importantes y menos gratuitos. Las cosas se vuelven más importantes, pero eres más desenfadado al respecto.

Cuando estés con el Conocimiento, te moverás más allá del error. A nivel personal, seguirás siendo algo ridículo, pero ahora esto es más una fuente de diversión. Y tu cuerpo seguirá siendo un poco ridículo, pero no es un problema. No eres tú. ¿Puedes ser feliz si tu coche tiene una abolladura o barro? ¿Puedes ser feliz si tu parachoques se está cayendo? ¿Puedes conducir hasta un hotel de lujo arrastrando tu parachoques por el suelo? No mires a las personas lisiadas y sientas dolor. Si tienen Conocimiento, no hay problema. Ellas están siendo alimentadas por la vida misma. Ellas son más grandes que el mundo.

Anuncios