Finalizando relaciones

Traducción del capítulo 14 del libro “Relaciones y Propósito Mayor”, según fue revelado a Marshall Vian Summers. 

El Conocimiento te lleva a la relación, mantiene tu relación y en algunos casos te saca de ella sin condena y sin juicio.

¿Están todas las relaciones primarias destinadas a durar?

La respuesta es sí. Aunque la forma puede cambiar, una vez que se establece una relación primaria, esta continuará para durar por siempre. Es por eso que estas relaciones son tan importantes. Una vez que hayáis cruzado juntos un cierto umbral, llegaréis a un lugar de permanencia en la relación. La forma cambiará. Tal vez no seréis capaces de estar juntos más allá de cierto punto, pero aún estaréis en relación.

Piensa en esto. ¿Cómo puedes no estar relacionado con alguien con quien estuviste casado antes? Puede que no seáis capaces de participar más, pero la semilla de la participación sigue ahí. La participación como expresión mundana de las relaciones tiene límites, salvo en casos excepcionales en los que las personas se emparejan de por vida. Aquí, si las personas tienen la compatibilidad y la suficiente motivación para el crecimiento y la contribución, su relación sigue adelante más allá de la realidad física. Estas personas llevarán su matrimonio más allá de este mundo. Llegarán a estar unidos más allá de este mundo.

Si una relación primaria no posee ese grado de compatibilidad y no puede tener ese grado de éxito, aún así la otra persona continuará en tu red de relaciones, mientras estás en el mundo. Si piensas sobre esto, entenderás lo que se dice aquí. Si estás en una relación primaria y has alcanzado un cierto umbral, sabrás que la relación con esa persona continuará. Tal vez ya no podéis participar juntos. El crecimiento de vuestra relación tuvo un cierto punto de finalización. No obstante,  ¿puedes decir, “No, no estoy en relación con esta persona. No conozco a esa persona”? No puedes decir eso.

Cuanta mayor compatibilidad, mayor deseo de crecimiento espiritual y mayor deseo de contribución, más lejos podrás ir con otro en la relación. Cuanto más lejos vayas, más descubrirás. Muy pocas personas llegan muy lejos en las relaciones porque rara vez llegan muy lejos en la vida. Tu experiencia de la relación es proporcional a tu experiencia de la vida. Si tienes metas y motivaciones muy limitadas en la vida no esperes que tu relación las supere.

Tu énfasis en la relación debe ser el reconocimiento y la utilización de vuestra compatibilidad. No sabes cuánto tiempo durará tu relación. Si juntos mostráis una gran promesa, tal vez pienses que durará para siempre. Esto es posible. Pero debes enfrentarte a lo que está aquí ahora. La participación es inmediata. Si deseas permanecer en la relación, entonces, haz hoy lo que apoyará esa posibilidad en el futuro. Lo importante es lo que haces hoy, lo que recibes hoy y lo que tienes hoy. Nada pierdes y todo ganas si estás siendo honesto respecto a tu motivación y compromiso con otros.

Muchas relaciones no pueden ir muy lejos, pero ellas aún proporcionan significado si este es su énfasis. Algunas relaciones son un gran desperdicio. Ellas fueron malversadas desde el principio. Sin embargo, cualquier relación donde se avanzó en el crecimiento espiritual, donde la contribución al mundo fue extendida y donde la unión fue creada, tendrá resultados permanentes. Es por eso que la relación es tu contribución al mundo.

Lo que logras en tus relaciones y lo que das a otros para lograr en sus relaciones, representa la esencia misma de la contribución, porque esta contribución tiene un resultado permanente. Sus efectos continuarán para activar a la humanidad. Esto seguirá estimulando a personas a las que ni siquiera has conocido e incluso a personas que aún no han nacido. Esto es mantener vivo el Conocimiento en el mundo, lo cual es tu propósito.

Puedes crecer espiritualmente hoy porque alguien, a quien no conoces, vino antes e hizo su contribución. Incluso respecto a la casa en la que vives y las cosas que posees, alguien hizo una contribución de tiempo, energía y recursos. Si comprendes genuinamente tu vida, verás que es una vida de gratitud. Todo lo que tienes y todo lo que haces —tus libertades, tus oportunidades, incluso tus desafíos— son motivo de gratitud. Esta no debe ser una falsa gratitud, sino la gratitud basada en un verdadero reconocimiento.

No todas las relaciones primarias durarán, pero lo que han producido en verdad y en honestidad durará. Esa es la semilla para iniciar futuras relaciones. Una vez las relaciones son iniciadas, continuarán. La más alta expresión de esto, es una relación primaria para toda la vida, porque el valor de esto supera incluso su existencia mundana. Si los elementos están ahí, el compromiso está ahí y el coraje y la honestidad están ahí, esto ocurrirá. Y este será el mayor regalo a la humanidad.

¿Cuándo dejas a alguien?

Una descripción sencilla, dejas a alguien cuando no puedes hacer nada más con él y no podéis funcionar juntos en el mundo. Si buscas en las relaciones, sin sentimentalismo, si buscas objetivamente, esto es obvio. Si no podéis hacer nada más juntos, no podéis estar juntos. Sentiréis que ha terminado. Todavía os amaréis el uno al otro y os apreciaréis el uno al otro. Tal vez habrá ira y resentimiento debido a la decepción. Sin embargo, la relación está terminada.

Si tienes un sentido de propósito en la vida que has identificado y experimentas participando en ella, la cuestión de cuándo debes dejar a alguien será clara. No se basa en si te gusta alguien o no. No se basa en absoluto en el juicio a la otra persona. No hay ningún juicio o condena aquí. Simplemente no podéis ir más lejos juntos, y el intento de ir más allá es perjudicial para ambos. El amor permanece. La gratitud permanecerá una vez sea reconocida.

Es muy difícil dejar a alguien basándose en la verdad y la honestidad, porque debes renunciar a muchos de tus ideales para hacer esto. ¿Qué ha fallado aquí, sino tu idealismo? La gran excepción a esto, es si tu relación tiene una verdadera promesa y tú no estás cumpliendo con sus requisitos. ¿Cómo puedes notar la diferencia? ¿Te vas o abandonas? El Conocimiento es la diferencia. El Conocimiento te dirá que te marches cuando sea tiempo de partir. ¿Cómo puedes permanecer en una relación si tu Conocimiento te está llevando a otro lado?

Esto es completamente natural. Quizás al dejar al otro sientes como si hubieras fracasado y te sientes culpable porque piensas que estás abandonando. No estás seguro de si estás abandonando o te estás yendo. No estás seguro de tus motivos. No estás seguro del resultado. Y no estás seguro de si estás dejando algo de enorme valor por algo desconocido. Pero con el Conocimiento será claro. El Conocimiento no se agobia con tus ideales, tu confusión, tus objetivos contrapuestos, tus evaluaciones, tus apegos, tu condena o tus frustraciones. Por eso el Conocimiento es la fuente de tu certeza y dirección en la vida. Es la fuente de todo lo que das, porque es la parte de ti que es una extensión de Dios.

El Conocimiento es Dios obrando a través de ti en el mundo. Dios ya está en el mundo, pero Dios está tan quieto, tan totalmente presente y tan impregnado con todo, que nadie puede ver a Dios. Dios es como el aire. Sientes el aire cuando se mueve, pero no puedes ver el aire. Sin embargo, es la fuente de tu vida aquí. Respiras en cada momento.

Dependes de lo invisible para trabajar con lo visible. Dependes de Dios para obtener cualquier cosa hecha en el mundo. El Conocimiento es lo invisible. El pensamiento y la acción son lo visible. Si el pensamiento y la acción son el resultado del Conocimiento, entonces, ese pensamiento y acción estarán imbuidos de sabiduría, gracia y propósito.

Puede que tengas que dejar a alguien que amas para poder progresar. Es posible que necesites permanecer con alguien que amas. Puede que necesites encontrar una relación primaria. El coraje para encontrar, el coraje para quedarse, y el coraje para dejar, están todos basados en el Conocimiento. Encuentras una relación porque sabes que debes hacerlo. Permaneces en una relación porque sabes que debes hacerlo. Sales de una relación, porque sabes que debes hacerlo. Aunque otros pensamientos y sentimientos pueden ser profundamente experimentados, este deber puede anularlos todos. Este es el poder del Conocimiento. Esto es lo que te lleva fuera de la confusión y la ambivalencia. Esto es lo que te libera de los conflictos de la mente. Esto es lo que te libera de la especulación sin fin, la comparación y la evaluación de ti mismo y de los demás. Esto es lo que simplifica tu vida y te da la posibilidad de experimentar la paz, la armonía y la dirección.

Este es el deber que tienes que experimentar. No tengas miedo del deber. El deber es experimentar necesidad en la vida. Esta es la fuente de la vitalidad. Si no hay necesidad, no hay vitalidad. La convicción interna nace de la necesidad, la necesidad interna. La necesidad interna es estimulada por la necesidad externa. Por eso, cuanto  más vital sea tu compromiso en el mundo, más vital será tu experiencia y expresión del Conocimiento.

El Conocimiento está llamando porque es necesario. Es necesario porque tu vida es esencial. Si tu vida no fuera esencial, entonces, ¿quién necesita el Conocimiento? Simplemente buscarás comodidad a toda costa y el fracaso te perseguirá como una sombra. El Conocimiento estimula una vida vital y se nutre de una vida vital. Y una vital se nutre del Conocimiento.

Dejas a alguien cuando no podéis hacer nada más juntos. Si esto esta basado en la honestidad, habrá una evaluación honesta y pedirá una respuesta honesta. Sin embargo, puede haber muchos otros incentivos para abandonar una relación. Puedes dejar una relación porque tienes miedo de afrontar los retos, porque tienes miedo de la intimidad, porque tienes miedo de renunciar a las adicciones, porque tienes miedo a ceder el control sobre tu propia vida, porque quieres preservar algo que crees bueno para ti. Todas estas cosas pueden imitar al Conocimiento. Pero el Conocimiento prevalecerá.

Si niegas lo que el Conocimiento defiende, te colocas tú mismo en peligro interno. Eso es lo que significa estar en el infierno. Estar en el infierno es vivir sin el Conocimiento, que es vivir sin verdad ni honestidad. Aquí vives con los demonios del miedo, y ellos te perseguirán. Entonces, tu única vía de escape es el placer momentáneo. Tu única vía de escape es ser inconsciente. Esto te lleva cada vez más a la adicción, cada vez más a la fantasía y cada vez más a la estupidez. Aquí tu vida física es puesta en peligro, y te conviertes cada vez más en una fuente de disonancia para otros. Este camino te aleja del Conocimiento. Este camino te aleja de la honestidad, la verdad y la felicidad.

Necesitas el Conocimiento todos los días, y lo necesitas especialmente frente a las decisiones difíciles. Dejar una relación primaria es una decisión muy difícil, pero puede ser una decisión muy necesaria. Esto requerirá que cribes a través de todos los “quiero”, “debería” y “debo” que puedas imaginar por ti mismo, con el fin de encontrar ese lugar de saber esencial dentro de ti mismo que es el Conocimiento. Si tienes una red honesta y fiable de personas para ayudarte, esto hará las cosas mucho más fáciles, ya que te dará perspectiva y aliento. Si estás involucrado en el estudio espiritual y tienes un maestro espiritual, esto también te ayudará. La influencia de estas dos fuentes puede estimular lo que conoces más allá de tus preferencias y tus temores. El Conocimiento te llevará más allá de la preferencia y el miedo, y por tanto te salva del conflicto.

El mundo se encuentra inmerso en la preferencia y el miedo. Tu Conocimiento se eleva por encima del mundo. Necesitas relaciones genuinas para ayudarte a estimular esto en ti. Necesitas estímulo y necesitas desafío. Te involucras en una relación verdadera debido a la compatibilidad y el propósito compartido. Si la compatibilidad cesa, vuestro propósito conjunto cesa. Entonces no tenéis ninguna razón para permanecer juntos, excepto evitar la soledad y el sentimiento de culpa o fracaso. Esto haría desgraciado  vuestro estar juntos, ya que de todos modos debes enfrentar estas cosas dentro de ti. Si tu relación es una forma de escapar de la verdad, sufrirá todas las consecuencias.

No eches a perder todo lo que has aprendido en una relación primaria si te enfrentas con la necesidad real de dejarla. Enfrentate a la dificultad de dejarla; enfrentate a la incertidumbre de dejarla. Usa ese tiempo para permitir al Conocimiento guiarte y dirigirte. Permítete dejar lo conocido y entrar en lo desconocido. Permítete enfrentar tu propia condena de ti mismo. El Conocimiento te llevará a través de todo lo que se interponga en tu camino, y emergerás con el Conocimiento y sin muchas de tus antiguas restricciones, porque han sido limpiadas de tu mente. Esto es la purificación. Aquí es donde te vuelves cada vez más un promotor y un receptor del propio Conocimiento. Aquí es donde aprendes la libertad y enseñas la libertad. Aquí es donde enseñas lo que provee una base genuina para la relación.

A veces tus acciones causan dolor en otros. Esto al principio puede ser difícil de tratar, porque las personas están tan a menudo dañándose las unas a las otras intencionalmente, que cuando sucede algo que debe suceder, donde otras personas sienten dolor, tú puedes inicialmente preguntarte: “¿Estoy causando esto intencionalmente? ¿Estoy haciendo lo correcto?”. No quieres causar dolor a alguien que amas. Aquí es necesario volver al Conocimiento. El Conocimiento navega a través de todos estos retos difíciles, todos estos giros difíciles, todos estos obstáculos difíciles y toda esta confusión de la mente. Si estás con el Conocimiento, tú sigues el camino a través del laberinto de la complejidad humana.

Si debes irte, hazlo y encuentra la forma más constructiva de expresarlo a tu pareja. Luego, debes irte. Aquí te enfrentas a tu propia adversidad interna y externa. Puedes hacer esto con fortaleza, porque estás con el Conocimiento.

El Conocimiento te lleva a la relación, mantiene tu relación y en algunos casos te saca de ella sin condena y sin juicio. Todo lo que es honesto y valioso en tu vida externa lo confirma. El Conocimiento usualmente no te llevará fuera de una relación en un día. Tu relación disminuirá poco a poco, y un día te darás cuenta que tienes que salir para tu bienestar y para el bienestar de tu pareja. Servir a tu mayor bienestar y a su mayor bienestar justificará el malestar que conlleva.

Donde se ha hecho una gran inversión el cambio es doloroso. Eso es un hecho. No puedes tratar de descartar el dolor si has hecho una inversión. Será difícil. Sin embargo, esta dificultad puede enfrentarse y debe afrontarse si esto sirve a un propósito superior, a una necesidad más apremiante. La decepción es una parte de la vida. Pierdes cosas que te gustan. Las cosas en las que invertiste cambian. Las cosas no salen como habías planeado. Cometes errores, también errores costosos. Experimentar la decepción es parte de estar vivo. Sin embargo, mucho de lo que te decepciona no tiene nada que ver con la verdad, y esto debe distinguirse de aquello que sirve a la verdad.

La verdad y la ilusión pueden parecer similares hasta que las investigues. Una es sólida, la otra es etérea. Una permanece, la otra cambia cada momento. La verdad no está cambiando a cada momento. Las apariencias están cambiando a cada momento. Las personas se mueven. Dios está quieto. Los pensamientos de Dios entran en el mundo y proporcionan estímulo para el avance genuino, el crecimiento positivo y el cambio positivo. La verdad no está en constante movimiento. Las personas están moviéndose constantemente, intentando avanzar ya sea hacia la verdad o fuera de ella. Pero el movimiento de Dios es muy estable y continuo.

El movimiento del mundo es gobernado por el movimiento de los cuerpos celestes, pero no ves esos cuerpos celestes, excepto en raras ocasiones, y ciertamente no reconoces su influencia. Su influencia es constante y continua, y sin embargo la superficie del mundo es turbulenta y cambiante.

Por tanto, no confundas tus propios cambios en tu mente y tus asuntos, con el movimiento de Dios. Dios ejerce una influencia en tu mente, y tu mente es turbulenta en respuesta a esta. La diferencia aquí es que tu mente está en un estado de negación de Dios, y es turbulenta contra Dios. Pero una vez  vence su resistencia, comienza a moverse hacia Dios. Esto pone en movimiento ciertos tipos de cambios. Esto reorganiza tus relaciones. Esto reorganiza tus prioridades. Esto reorganiza tu énfasis y tus intereses. Esto te dará una nueva experiencia de ti mismo y, como consecuencia, una nueva comprensión de tu vida.

El alejamiento de Dios es un cambio caótico. El movimiento hacia Dios es un cambio constructivo. En el momento el cambio se ve como cambio, y es muy difícil ver qué le influye. Pero dentro de una relación, tendrás la oportunidad de ver estas influencias debido a que el cambio que es constructivo es gradual.

Las relaciones generalmente se deterioran antes de que terminen. A veces una relación nunca demostró compatibilidad alguna en absoluto, o su compatibilidad fue tan limitada que cuando termina, termina abruptamente, porque había muy poco que la mantuviera unida. Cuando se corta lo poco que la sostenía unida, inmediatamente todo se desmorona. Esto puede suceder. Cuando la relación tiene algo más que la une, si está declinando, su declive será muy gradual. Si alguno hace algo perjudicial a la otra persona o hace algo deshonesto, esto a menudo es el resultado de un declive gradual. Esto es una expresión de pérdida y una expresión de confusión. Aquí las personas sienten el cambio, y no saben qué hacer al respecto.

Aquí hay que seguir el sendero del Conocimiento, porque el Conocimiento está al tanto del cambio que resulta de la influencia de Dios. El Conocimiento expresa el cambio verdadero y constructivo, y te mantiene al tanto de este cambio. Esto te permite sentir el movimiento de tu vida, el movimiento de tus relaciones, el movimiento de tu mundo y, finalmente, el movimiento del Universo.

Las personas se decepcionarán cuando se produzca el cambio. Las personas se molestarán cuando haya cambio. Las personas estarán confusas. Las personas estarán dudosas. Las personas estarán inseguras. Durante un proceso de cambio, se pasa de algo conocido a algo desconocido. Incluso si lo que se conoce fue doloroso, esto a veces es preferible a lo desconocido, que se teme. Solo cuando has ganado una relación con lo desconocido y puedes confiar y valorar lo desconocido como fuente de una nueva estabilidad, una nueva dirección y un nuevo significado, puedes aceptar el cambio con mayor fe y confianza.

Respecto a dejar una relación, las cuestiones ante ti son: ¿Estoy haciendo lo que es real y genuino? ¿Estoy siendo honesto? El dolor y el malestar no pueden evitarse aquí. Si honestamente necesitas irte, y es hora de irte, y si tu relación no puede ir más allá, entonces será mucho más doloroso permanecer que marcharte. Debes hacer todo lo posible por el éxito de tu relación, pero si todos estos intentos fallan, entonces es hora de irse.

En un momento posterior, entenderás por qué tuviste que irte, porque el entendimiento siempre viene en retrospectiva. Frente a un cambio real, casi nunca entenderás por qué estás haciendo lo que estás haciendo. Tal vez te darás razones de peso. Tal vez justificarás tus acciones basándote en lo que está ocurriendo, pero tu comprensión real de la situación vendrá después. Porque mientras estás en proceso de cambio, estás en medio del cambio. Para entender el verdadero cambio, debes ver el resultado del cambio, y eso te espera en el camino.

Cuestiona tu motivación para irte y cuestiona tu honestidad. Cuestiona la realidad de lo que sucede en tu relación. Pregúntate a ti mismo si el problema puede realmente arreglarse o repararse. Estas son preguntas fundamentales. Tendrás que preguntártelas a ti mismo. Tal vez necesitarás un poco de ayuda de otros con esto. Sin embargo, estas preguntas deben hacerse. Si tienes que irte, tienes que enfrentar el dolor y el otro debe enfrentar el dolor. Raramente en la relación las personas se separan por mutuo acuerdo. Si las cosas se han deteriorado y nada más puede hacerse, es muy probable que una persona tome la iniciativa. El otro puede experimentar decepción como si alguien estuviera robándole su estabilidad y su felicidad.

Si una relación se rompe, la causa del disgusto no es la pérdida del amor, es la pérdida de la estabilidad. Alguien se disgustará porque está siendo lanzado hacia lo desconocido. Está siendo enfrentado a la soledad, al cambio y la incertidumbre. Esto no tiene que ver con la pérdida del amor. Si la relación se ha deteriorado, el amor ya se ha perdido. El amor solo puede recuperarse ahora, siguiendo lo que es verdad y renovando juntos el compromiso con la honestidad. Si eso significa que la relación ha terminado, entonces eso es lo que significa. El amor solo se pierde cuando se pierde la honestidad. El amor se pierde cuando se pierde la autoexpresión constructiva, que es el resultado de la honestidad. En lugar de preocuparte por no herir al otro, preocupate por ser honesto y compasivo. Si estás siendo honesto y compasivo, entonces todo lo que hagas será beneficioso.

¿Cuándo una relación está acabada?

Una relación se acaba cuando ha entrado en su próxima etapa. Si tienes que dejar una relación, no creas que habrá terminado para ti, porque lo que fue debe convertirse en algo más. Puedes expresar, de una manera constructiva, todas las cosas que necesitan ser expresadas. Puedes hablar con tu pareja todo lo que no ha funcionado entre vosotros, todo lo que ha fallado y todos los problemas específicos. Podéis incluso concluir que no hay nada más que podáis hacer juntos, aunque es raro que haya aquí mutuo acuerdo total. Sin embargo, la relación no se acaba hasta que entra en su próxima etapa de desarrollo. Alguien avanzará a la siguiente etapa. Entonces la relación estará acabada.

Al menos uno de vosotros debe ir hacia una nueva vida para acabar la relación. Hasta que haya acabado, estar juntos parecerá difícil e incómodo y quizás incite sentimientos de remordimiento, pesar y resentimiento. Una vieja relación tirará aún hacia atrás. Todavía pensarás que podrías haber hecho algo más por la situación. Todavía parecerá un fracaso, proyectando su sombra sobre ti. Aunque si dejarla fue un gran alivio, todavía habrá malestar. Al menos uno de vosotros y con suerte los dos, os moveréis adelante hacia una nueva vida. Cuando eso sucede, la relación comenzará a llegar a una etapa de finalización. Después de todo, si una relación no puede continuar, entonces debes entregarte a algo nuevo con el fin de alcanzar tu propia plenitud.

Es posible que dos personas que se hayan separado, mantengan su relación inacabada durante mucho tiempo, tal vez incluso para toda la vida. Ellas nunca avanzaron. Ellas nunca consumaron en ningún otro lugar, lo que trataron de hacer juntos, y su relación permanece rota, como una herida abierta en sus vidas.

Si has expresado todo lo que necesitas expresar, si has tomado la responsabilidad de tus propias dificultades, errores, falta de honestidad, etc., y si no has proyectado culpa en el otro, sino que has asignado la causa a los dos, está herida comenzará a sanar, dándote la posibilidad de avanzar hacia una mayor y más completa unión con otra persona. Sin embargo, si mantienes la culpa, si los resentimientos son enaltecidos, si mantienes la falta de perdón y si no has aceptado tu propia responsabilidad, entonces la herida no sanará y será una fuente de dolor y malestar, ansiedad y preocupación en el futuro.

La ruptura de una relación primaria puede ser muy dolorosa, y las personas a menudo quieren hacer que el proceso sea lo más rápido posible, por lo general sin pasar por el dolor mismo. Sin embargo, tienes que ir a través de este dolor porque este dolor es necesario hasta un cierto punto. Pasar a través del dolor puede ser muy intenso, pero no debe ser prolongado. Si te enfrentas plenamente a tu propio dolor, se expresará y te limpiará. Pero si lo evitas, lo niegas, lo llamas por otro nombre o mantienes el juicio contra la otra persona para evitar sentir tu propia sensación de fracaso o arrepentimiento, no serás capaz de seguir adelante, y el dolor de la separación será prolongado.

El regalo de una relación rota es la liberación en una mayor y más completa unión de al menos una de las personas. No tiene que ocurrir para ambas personas. Pero uno de los miembros de la relación debe entregarse a una mayor unión. Entonces la relación acabará. Si termina para uno, termina para los dos. Aunque la otra persona puede aferrarse a resentimientos y remordimientos, la relación estará terminada. Si una persona se mueve hacia adelante con confianza y con gratitud, la relación estará terminada. Si una persona ha sido capaz de utilizar con éxito en una nueva relación, todo lo que ha aprendido de la creación, el mantenimiento y la terminación de su relación anterior, la relación anterior estará terminada. Si la otra persona va a la zaga en el resentimiento, el arrepentimiento y el perdón, sus heridas no curarán, y se crucificará a sí misma por algo que en realidad puede entregarla a una mayor unión en el futuro. Pero la relación aún así está terminada. Si está terminada para una persona, está terminada. Con suerte terminará para las dos, pero esto rara vez ocurre simultáneamente.

Un matrimonio fracasado siempre deja cicatrices e impresiones. Esto formará a las personas involucradas y será la base para muchas decisiones futuras —ya sean buenas o malas decisiones—. Dar una relación por terminada no significa que la relación se borre o que no continuará sirviendo como un ejemplo y teniendo una influencia. Simplemente significa que no hay vuelta atrás. Se ha terminado. Serás propenso a volver a esta relación hasta que hayas alcanzado una mayor participación en el futuro. Una persona puede estar convencida de que no volverá a esa relación, pase lo que pase, pero la relación no estará terminada hasta que ellos hayan entrado en una mayor unión y hayan utilizado su aprendizaje con éxito.

Finalizar una relación primaria lleva su tiempo. Necesitas someterte a la dificultad y al dolor de la pérdida. Significa pasar tiempo contigo mismo para integrar lo que ha sucedido, para ganar de nuevo un sentido de ti mismo y obtener una perspectiva sobre lo que ha ocurrido. Se necesita tiempo para entrar en un nuevo umbral en el que pueda iniciarse una nueva relación. Se necesita tiempo para involucrarse en una nueva relación, de modo que lo que ha sucedido antes pueda ser útil en el futuro. Entonces, tu relación anterior estará finalizada. Entonces puedes mirar hacia atrás, a tu pasado, con gratitud.

Las relaciones siempre se finalizan con gratitud. Esto no quiere decir que todo el mundo se sienta totalmente bien con todo lo que ha sucedido. Pero sí significa que el resultado global tiene una de gratitud genuina. Sin embargo, este reconocimiento debe ser real. Si es solo un intento de evitar el dolor o la confrontación, entonces, la relación seguirá estando incompleta y evitará que sus exparticipantes avancen hacia adelante y sean plenamente exitosos participando en nuevas relaciones.

Las relaciones incompletas del pasado son un gran obstáculo para la plena participación de las personas en el presente. Para terminar estas relaciones, debes enfrentar tus errores y debes darte cuenta de lo que ocurrió. Esto lleva tiempo y asimilación. En el dolor y la adversidad de la separación, no se puede esperar que esto se produzca completamente. Pero con el tiempo, puede ganarse una nueva perspectiva, y puedes ver cómo tu relación anterior puede estar a tu servicio en la construcción de una nueva vida. Aquí es donde ocurre la finalización. Aquí es donde se reconoce el valor.

La finalización de una relación representa un nuevo comienzo. Cuándo este ocurrirá con exactitud después de cualquier separación, estará determinado por el proceso de curación natural que se produce dentro de las personas, así como por su deseo de paz, armonía y verdad. Aquí el proceso de curación puede ser más lento o acelerado, dependiendo de la motivación de las personas involucradas. Pero, no obstante, tomará tiempo.

La gratitud es siempre el punto de finalización de cualquier relación. La gratitud genuina se basa en el reconocimiento de los resultados reales. Estos resultados no pueden determinarse hasta que estés nuevamente en una relación, donde el aprendizaje en tu relación anterior puede utilizarse y aplicarse. Por tanto, se necesitará tiempo para completar una relación anterior, y el tiempo que toma es un tiempo de necesaria asimilación personal, reevaluación y autodescubrimiento. Es un nuevo comienzo. Aquí el deseo de unión debe reafirmarse. Aquí la capacidad para experimentar unión debe redescubrirse y afirmarse. Y aquí los antiguos errores, deben reconocerse de forma que no socaven los compromisos futuros.

Cada relación es un regalo. Un regalo debe ser reconocido, y sus beneficios deben aplicarse. Muchas relaciones ofrecen un regalo simplemente enseñándote lo que no debes hacer al principio. Algunas personas vienen a ti simplemente para que las rechaces. Sin embargo, no llames a todos tus errores perfecta o totalmente beneficiosos. Solo ciertos aspectos de ellos son beneficiosos, y siempre debe evaluarse el aprendizaje en términos de su coste.

El reconocimiento del error, la reevaluación del error y la utilización de los beneficios del error son esenciales para tu progreso. Aquí debes enfrentar el dolor, debes enfrentar las dificultades, debes enfrentar el error y debes enfrentarte a ti mismo. Esto es parte del aprendizaje. Esto es parte de convertirte en una persona madura. Esto es parte de tu avance espiritual.

Esto puede ser difícil. Puede ser embarazoso. Puede ser abnegado. Incluso puede ser traumático. Sin embargo, este es un aspecto necesario del aprendizaje, si realmente deseas penetrar en el mundo y en ti mismo y descubrir qué sabes allí. El Conocimiento aquí es tu guía, pero debes ser un seguidor y un receptor paciente, alguien valiente en eso. Si no tienes este valor, si no tienes esa paciencia o no está dispuesto a cultivarla, no debes involucrarte en relaciones primarias íntimas. Debes ser fuerte de corazón para afrontar aquí los retos y ser responsable de lo que descubres aquí.

El poder de Dios está llamándote a avanzar. Está llamándote a terminar relaciones anteriores, para darte cuenta de su beneficio y para continuar adelante con gratitud. El poder de Dios está enseñándote a identificar esas relaciones que requieren ahora tu participación. El poder de Dios está enseñándote discernimiento, objetividad, claridad de mente, quietud interior, receptividad a tus Maestros Internos y apertura al matrimonio y a la relación genuina.

La ira y el resentimiento probablemente abundarán durante la separación. Hasta cierto punto esto sucederá debido a la decepción. Tal vez tu pareja no será capaz de oír muchas cosas por un tiempo. Depende de los factores que se han indicado aquí. Estate preparado entonces durante la separación en una relación, ya que serás culpado en cierto grado, y existirá ira y  resentimiento hacia ti. Tal vez algo de esto esté justificado. Tal vez algo de esto no esté justificado. Si fuiste deshonesto, debes enfrentarte a esto. Si fuiste honesto, pero tu honestidad fue mal interpretada, debes enfrentarte a esto. Si fuiste criticado con razón o injustamente criticado, debes enfrentate a esto. Todo esto te  enseñará a ser más exigente, más objetivo y más práctico al iniciar tu próxima relación. No necesitas blindarte contra estas cosas, porque te enseñarán a ser más honesto, más natural y más abierto, si estás aprendiendo de ellas correctamente.

Ciertamente, si fuiste deshonesto en una relación anterior, necesitas reconocerlo. Aquí te das cuenta que la honestidad te ahorrará tiempo y dificultad. Entonces estarás más comprometido para presentarte a ti mismo como realmente eres, en lugar de presentar solo algún aspecto de ti mismo que tú nueva pareja encuentra atractivo. Quieres asegurarte desde el principio que esa persona conozca tanto de ti como sea posible, para que no se sienta decepcionada cuando llegue a conocerte después. Quieres ser aceptado como eres. Quieres ser conocido como eres. Esto proporciona confort y seguridad en una relación.

Si solo das a conocer un determinado aspecto de ti mismo, si solo causas buena impresión, o si la otra persona no ve cómo eres realmente, lo que realmente piensas y lo que realmente haces, no estarás sobre una base sólida. Se honesto, di la verdad y la verdad te proporcionará seguridad, garantía y dirección. Por tanto, utiliza el juicio del otro en tu contra para tu propio autoexamen, pero trata de ser muy justo. Algunas cosas pueden ser reconocidas y resueltas durante este proceso. Para otras cosas, tendrás que esperar, ya que solo el tiempo revelará la verdadera esencia del asunto que nos ocupa.

La ira y el resentimiento están llenos de proyección personal y de culpa. Es así, porque las personas están heridas, y cuando están heridas, quieren reaccionar, quieren luchar y quieren sacar su dolor fuera de su mente y pasarlo a otra persona, por lo general a la persona que ellas consideran la fuente de su dolor. Esto puede ser muy difícil, y por tanto, a veces durante un proceso de separación, las personas implicadas no deberían estar cerca. No trates de resolverlo todo al calor de la emoción, porque tus esfuerzos a favor de la reconciliación y la paz no serán bien recibidos. Como siempre, debes evaluar tu comunicación en términos de su efectividad. Puedes sentir una necesidad personal de expresarte, pero también es tu responsabilidad saber si esa expresión es adecuada en un momento dado, y sentir cómo será recibida.

Las personas que pasan por la separación necesitan a veces mantenerse alejadas una de la otra durante largos períodos de tiempo, hasta que puedan tener una cierta perspectiva. Si entran en proximidad entre sí antes de tiempo, solo reaccionarán  entre sí, y esto no será útil. Recuerda, no quieres crear más conflicto en el mundo que el necesario para someterte a un proceso de cambio.

Vuélvete muy honesto, pero no te hagas daño a ti mismo con los hechos. Aunque existan cosas que debes enfrentar, recuerda, no eres malo. Tampoco tu pareja. Experimentarás dolor, pero no mereces castigo. Algunas cosas en la vida son difíciles, pero no tienen la intención de castigarte. No te castigues a ti mismo o a tu compañero por la dificultad de la separación. Hazte responsable por tu participación y hazte responsable por la separación. La separación ocurrió porque algo no funcionaba en tu relación. Tal vez la relación podría haberse salvado, pero generalmente no se podría haber salvado. Algunos de los elementos necesarios no estaban allí para continuar la relación, o no existía motivación mutua.

No es suficiente que una persona se comprometa con el éxito de una relación. Ambas personas deben tener este compromiso para alcanzar el éxito. Incluso en este caso, los elementos adecuados deben estar presentes para pasar por todas las etapas en el camino hacia el éxito. Trata de ser muy justo y trata de ser abierto y honesto. Comprométete aquí a aprender, porque este aprendizaje es extremadamente valioso. Todo el mundo sufre de algún grado de resentimiento y desilusión en una relación. Si aprendes las lecciones aquí, serás capaz de escapar del dilema del mundo, y esto te establecerá como un verdadero emancipador en el futuro.

¿Qué puedes ofrecer a las personas, sino tu propia experiencia de la libertad? ¿Qué puedes ofrecer a las personas excepto tu propio reconocimiento del Conocimiento? ¿Qué puedes ofrecer a las personas, sino lo que has aprendido sobre las relaciones de modo que sus relaciones puedan ser mejoradas, cambiadas o elevadas, dándoles lo que sea necesario a ellas en ese momento?

Lo mejor, en la mayoría de los casos, es no involucrarse en otra relación inmediatamente después de la separación. Si ha habido un divorcio o ha muerto un ser querido, se necesitará tiempo para la curación interior. A veces hay excepciones a esto, donde una nueva relación acelerará este proceso considerablemente. Pero esto es más la excepción que la regla. Las personas a menudo quieren saltar a una nueva relación de inmediato para compensar el dolor que están sufriendo en ese momento. Ellas no quieren enfrentar el dolor de la separación, por lo que quieren tener una nueva relación, que entonces se preocupe de ellas. Esto interfiere y prolonga el proceso de curación, y proporcionará una tensión indebida a tu nueva pareja, porque no es el rol de él o ella asumir tu sanación. Tu nueva pareja no debe soportar el peso de tus dificultades pasadas. Esa es tu responsabilidad.

Para prepararte para una nueva relación, debes tomarte tiempo para incorporar lo que ha sucedido, para reconocer tus errores y crear un nuevo comienzo dentro de ti mismo. No seas impaciente. La impaciencia significa que estás tratando de operar sin el Conocimiento. La impaciencia significa que no confías en la vida o en ti mismo y estás huyendo hacia delante para asegurarte una posición por ti mismo. Tal vez durante una separación te sientas muy necesitado. Tal vez busques esas cosas que sentiste en falta en tu anterior relación. Sin embargo, este es un tiempo para estar contigo mismo. Este es un tiempo para la moderación. Es un tiempo para enfrentarte a tus responsabilidades. Este es un tiempo para recuperar fuerzas. Muchas personas son conscientes de ello y pueden ayudarte. Este es un consejo sabio. Solo si tu Conocimiento indica una excepción debes hacer una excepción, y en esto debes estar muy seguro de que estás siguiendo al Conocimiento.

La finalización de una relación es siempre una oportunidad para profundizar tu experiencia de la honestidad y para profundizar tu conciencia del Conocimiento. Es una oportunidad para reconocer lo que sabías, para reconocer si has seguido lo que sabías, para reconocer tu honestidad y reconocer si te expresaste con honestidad. Estos son los momentos donde se forja la honestidad real.

Si estas preocupado solo con tu supervivencia, tu inclinación natural por la honestidad será obstruida y distorsionada. Si no confías en la vida, intentarás manipularla, e intentarás utilizar el talento y la astucia para conseguir lo que quieres, porque no crees que la vida provea a aquellos que son honestos. Sin embargo, si eres honesto, la vida proveerá para ti en cada momento, y serás capaz de seguir la progresión de la vida. Esto te colocará en una posición mucho mejor para tomar decisiones sabias respecto a tus relaciones en todas las etapas de desarrollo.

Usa la dificultad de la separación para profundizar tu compromiso con la honestidad, tu compromiso con el Conocimiento y tu compromiso con el crecimiento espiritual. Esto te preparará mucho mejor para participar en el futuro en una relación primaria íntima. Esto te enseñará lo que necesitas aprender y lo que necesitas desaprender, lo que necesitas hacer y lo que necesitas evitar. Esto te enseñará cómo seleccionar un compañero y cómo reconocer esos impulsos dentro de ti mismo y las seducciones de otros que fácilmente pueden llevarte por mal camino.

Acepta tu vulnerabilidad y reconoce que esta pide una mayor sabiduría, porque la sabiduría es tu mejor defensa. La mentira, el engaño y la evasión no son defensas eficaces porque te hacen vulnerable al error. Ahora quieres ser vulnerable a la verdad porque la verdad te da tranquilidad y certeza, y restaura para ti tus propias habilidades y poder. Comprometete nuevamente con el Conocimiento y la relación genuina. Si estás comprometido con el aprendizaje, serás capaz de comprometerte en una relación. Si no estás comprometido con el aprendizaje, y estás atado a tus propios juicios y resentimientos, entonces no estarás abierto a la relación. Entonces solo tu futura soledad te llevará a vincularte con otro, y no estarás bien preparado.

Cómo se termina una relación cuando alguien muere?

En el curso de tu vida, personas importantes para ti, mueren. Este suele ser un momento de pérdida inmediata, a veces inesperada. La forma de su muerte y el hecho de su muerte te impactarán. Tal vez murieron por una larga enfermedad. Quizás  murieron a causa de un accidente. Tal vez incluso se quitaron su propia vida. Entonces te enfrentas a la separación de una forma muy drástica, porque tu capacidad para comunicarte con ellos en la vida física ahora será limitada e incluso puede parecer inexistente.

Es aconsejable, particularmente en el caso de tus padres y de otras personas mayores que han sido tus relaciones primarias, que puedas traer tanta curación a estas relaciones como sea posible y encontrar formas constructivas de expresar tu gratitud e identificar las dificultades. No tendrás tan buena oportunidad cuando se hayan ido. Tu comunicación con ellos puede no parecer tan significativa entonces. El final de sus vidas puede estar cerca. No des su presencia por sentada. Prepárate. Establece una experiencia de calidad con ellos a la mayor brevedad posible. Transciende tus propios juicios y preferencias. Perdónalos por lo que no han sido capaces de darte. Prepárate, porque si mueren repentinamente y te quedas con tu propia indecisión, será mucho más difícil para ti lograr la sanación dentro de ti mismo y ganar una experiencia positiva de la relación.

El mundo es una oportunidad para la relación y la comunicación. Eso es lo que es el mundo. Ese es su beneficio para ti. Cuando se anticipa la muerte de alguien, aprovecha la oportunidad de profundizar tu relación tanto como sea posible, para volverte honesto y vulnerable, para encontrar formas constructivas de expresarte, para aceptar el estado de ánimo y los prejuicios de la otra persona y para intentar comunicarte dentro de esos límites. La comunicación es tu deseo. Es tu responsabilidad encontrar las formas más efectivas. A veces, hablar no es necesario. A veces, solo es suficiente estar juntos. Prepárate entonces, de modo que su fallecimiento pueda ser un tiempo de conclusión para ti y no solo un tiempo de pérdida traumática.

Estar con la muerte es muy potente, porque el sentido de la vida puede determinarse en estos tiempos de transición. Este es un tiempo espiritual. Es un tiempo de honestidad interior. Es un tiempo de desilusión, que puede conducir a un verdadero reconocimiento.

Si alguien muere de repente, evalúa qué le diste y qué necesitaba que no le diste. Evalúa quién era en tu vida, y aprende a reconocer el beneficio de su relación, tanto si se trataba de un beneficio nacido del error, como de un beneficio nacido de la verdad. Cuando comienzas a experimentar el verdadero valor de vuestra unión, expresas tu gratitud. Si haces esto en oración, tus expresiones llegarán al destinatario porque a los que han dejado el mundo se puede llegar a través de la oración. Si tu mente está abierta, puedes recibir su respuesta, porque la mente es el medio entre el Cielo y la Tierra.

Por tanto, a través de tu mente, puedes comunicarte con aquellos que no están en el mundo. A través de tu mente, aquellos que no están en el mundo pueden comunicarse contigo. Esta comunicación con los seres queridos que han muerto solo necesita ser breve, porque son expresiones de gratitud y afirman que vuestra relación continúa. Como se ha dicho, todas las relaciones primarias continúan ya sea en un estado activo o un estado latente. Aquellos que has reclamado en tu corazón permanecerán en tu corazón. Aquellos que aun niegas esperan ser reclamados, porque no puedes librarte de ellos. Tal es el poder de iniciar relaciones primarias.

Permite entrar en tu conciencia la presencia espiritual de tus relaciones anteriores. Piensa en ellos, bendícelos, aprende de ellos y agradéceles. Si haces esto sinceramente y con el coraje de enfrentarte a ti mismo y de enfrentarte al hecho de vuestra separación, serás capaz de recibir una respuesta de ellos. Esto afirmará tu vida espiritual y la grandeza del Conocimiento que está dentro de ti, que ve simultáneamente dentro del mundo y más allá del mundo. El Conocimiento reconoce que las relaciones abarcan todas las apariencias. Este será un momento de emergencia y confirmación espiritual para ti y un momento de madurez en la relación. Enfrenta tu sufrimiento, reconoce tus errores y date cuenta de tu gratitud.

Si una persona se ha quitado la vida, perdónale por sus acciones. Aprende de su vida. En circunstancias e influencias similares, es posible que acabaras haciendo lo mismo. Su vida es una enseñanza y una advertencia para ti. Aprende de esto. Sé agradecido por lo que has aprendido. Perdónale por apartarse de esta manera. Bendícele en su nueva empresa, y pide que su vida pueda servirte de modo que tú puedas servir también a otros. Porque tú, como estudiante del Conocimiento, debes aprender del fracaso y del éxito. El fracaso te apuntará hacia el éxito, pero el éxito te redimirá. Ellos de ningún modo son de igual valor, pero uno sigue al otro.

Anuncios