El fundamentalismo religioso

Traducción del texto “Religious Fundamentalism“, tal como le fue revelado a Marshall Vian Summers, el 23 de septiembre 2014, en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

Las personas viviendo en Separación tratan de hacer que todo se ajuste a la Separación. Tratan de hacer que sus ideas, sus actividades, sus creencias y su énfasis en la vida funcionen en el ámbito de la vida en aislamiento, estando separadas de Dios y de su Fuente.

El Señor de todos los universos, el Señor de toda la Creación, la Fuente de tu vida, ha establecido todas las grandes religiones del mundo. A pesar de que han sido modificadas con el tiempo y han cambiado a través de la adopción, la corrupción y los malentendidos humanos, todas ellas pretenden unir a la humanidad. Todas ellas pretenden añadir dimensiones a la civilización humana. Todas ellas pretenden prepararos para el futuro, porque todas las grandes Revelaciones están aquí para prepararos para el futuro.

Sin embargo, viviendo en la Separación, las personas, muchas personas, hacen de su religión la única religión, la religión definitiva o la religión absoluta, hasta la exclusión de todas las otras. Es una tendencia humana, y está asociada a la creencia.

La creencia es de la mente. No es del Espíritu. La creencia es útil y necesaria hasta cierto punto, para organizar tu pensamiento y dar a tu vida enfoque, dirección y orientación. Pero viviendo en la Separación, el pensar nunca es absoluto. Porque a dónde vas y de dónde has venido está más allá del ámbito y el alcance del intelecto.

Creer que tu gran maestro espiritual, el fundador de tu religión, es el único gran maestro, o el último gran maestro, es un error fundamental. Si todas las religiones han sido iniciadas por Dios y cambiadas por el hombre, entonces está claro que se trata de un error flagrante.

Pensar que Dios no tiene nada más que decir a la humanidad cuando esta se enfrenta ahora a los desafíos más grandes de toda su historia, es un error fundamental. Pensar que las religiones de la antigüedad pueden prepararos para la vida en el universo o para vivir en un mundo en declive, es claramente inapropiado. Sin embargo, muchas personas tienen estas ideas, basan sus vidas en estas ideas y están dispuestos a ir a la guerra contra otros por estas ideas.

Por tanto, los abusos de la religión continúan. Se han agravado con el tiempo, porque el Espíritu de Dios no está siendo experimentado.

Al igual que los ríos se dirigen al mar, todas las tradiciones religiosas existen para traerte de vuelta a la totalidad y a la unión con Dios. Cada uno de ellas añade una dimensión única a la comprensión de estar en el mundo y de vivir con una doble realidad: la realidad de tu naturaleza espiritual, que se manifiesta en lo que Nosotros llamamos el Conocimiento, y tu identidad mundana, que se ha establecido a través de la cultura y a través de la interacción con la vida aquí en el mundo.

Tienes esta doble naturaleza, ya ves. No eres uno sin el otro. Pero tu naturaleza superior no está basada en la ideología. No está basada en la creencia, la práctica o la tradición religiosa. Está más allá de estas cosas, porque Dios está más allá de estas cosas. Cuando dejes este mundo, estarás más allá de estas cosas. No tendrás ninguna creencia. Allí solo serás, al igual que eras antes de venir al mundo.

Así, las personas llegan a este mundo y comienzan a cargarse e imprimirse con creencias. Y si aceptan esto, ellas se vuelven defensoras de la creencia, a veces de manera muy irracional, simplemente porque están impregnadas y condicionadas muy fuertemente a pensar de cierta manera, a mantener ciertas ideas y creencias y tener ciertas opiniones sobre su religión y su tradición.

Dios no se preocupa por estas cosas. Son todas medidas de conveniencia para traerte de vuelta a la unión con Dios. Ese es su propósito, como ves, así como ayudarte a organizar tu vida para que puedas vivir una vida ética, sana y valiosa en el mundo.

En todas las tradiciones religiosas, de manera más pronunciada en algunas que en otras, existe una tendencia humana a establecer una idea firme y fija sobre Dios y sobre todo lo demás. Esto ocurre más allá de la religión, porque es una tendencia humana primaria viviendo en la Separación.

Tú basas tus ideas, tu identidad y tu posición en la sociedad, e incluso tu riqueza y prosperidad, en un conjunto fijo de ideas. Pero nunca puedes llegar a Dios con un conjunto fijo de ideas, porque te ciegan. Te limitan. Te hacen juzgar y condenar a los demás. Pueden llevarte a la violencia y al conflicto, a la represión y la brutal condena de los demás.

No puedes conocer tu Fuente si esa es tu posición. No importa cuánta tradición te respalde, porque las tradiciones del error religioso están tan fijas como las tradiciones de la verdad religiosa.

Lo fundamental aquí es lo que escuchas dentro de ti mismo. Si basas tu identidad en tus ideas, entonces querrás que tus ideas sean fijas e inamovibles para poder tener seguridad acerca de esto. Verás a todos los demás que tengan ideas diferentes como si estuvieran compitiendo contigo o fueran una amenaza a cierto nivel, o bien acabarás condenándoles por ser inferiores o profanos, los descreídos, los incrédulos, y les juzgarás y les condenarás al Infierno.

Así es la religión en manos de aquellos que viven en la Separación. Es incorrecta de principio a fin, ya que no entienden la naturaleza de Dios o de su relación con Dios, ni el hecho de que Dios al final salvará a todos, porque ese es el Plan de Dios.

Dios salvará a todos en este mundo y en todos los mundos, en miles y miles de millones de mundos, seres que en apariencia y orientación son tan diferentes a ti. Porque ese es el Plan de Dios. Llevará muchísimo tiempo, por supuesto, pero el tiempo no es nada para Dios.

Los grandes Mensajeros llegan trayendo Nuevas Revelaciones en los momentos de gran importancia, reto y oportunidad, para añadir al creciente entendimiento y mantener el espíritu y la práctica de vuestra fe divina intacta y renovada a medida que se enfría y se calcifica en las ideas y mentes de las personas.

Nunca descanses en tus ideas y creencias, o tu mente se cerrará y se oscurecerá, y solo te volverás otro adversario en un mundo de adversarios. Te volverás partidista. Tendrás enemigos. Construirás tu fe en torno a tus enemigos. Pensarás que los enemigos de Dios son tus enemigos, y asignarás esto a las personas que no te gusten o no entiendas.

Dios entiende estas cosas porque estás viviendo en Separación, y todavía no has encontrado la inteligencia natural que Dios ha puesto dentro de ti para que la sigas. Así, dependes de tus ideas, de las ideas de otros y del pensamiento de consenso entre naciones, culturas y personas. Y, como resultado, estás tan ciego como lo puedes estar.

No puedes ver fuera de tu pequeña prisión de ideas, que defiendes o tiendes a defender tan vigorosamente. No puedes ver. Estás encarcelado. Es una prisión de la mente. Es una prisión de creencias fijas. No puedes aprender nada nuevo, realmente. Solo tratas de fortalecer lo que crees y sostienes que es verdad.

El propósito de la Revelación, en última instancia, es llevarte más allá de la creencia. Mientras tanto, utilizará la creencia como punto de partida, pero debes ir más allá de ella. Al nivel de la creencia jamás puedes entender a Dios, ni cómo Dios obra en el mundo, ni quién y qué es Dios, ni tu relación con Dios.

La creencia aquí es muy limitada. Es muy egoísta. Está muy condicionada por la cultura y la religión que te rodean. Nunca puede abarcar una realidad mayor o una verdad mayor sobre tu vida y sobre por qué estás aquí y quién te envió o lo que debes hacer a continuación.

Eso es la religión: seguir la Gran Presencia que Dios te ha dado, la mayor inteligencia llamada Conocimiento. Esa es la manera en que regresas a la unión con Dios, a través del servicio y la contribución en el mundo.

Sin esto, adorar a Dios no significa nada. Postrarte en la mezquita, la iglesia o el templo no significa nada sin este servicio.

Dios no necesita adoración. Dios no es como tú. No está inseguro. No necesita ser alabado. Dios no es como tú en este sentido.

Las personas tratan de usar a Dios para obtener favores y dispensas, y usan su creencia para intentar obtener estas cosas. Pero a la Hueste Angélica que vela este mundo no le mueven estas cosas.

La religión es usada por los gobiernos. Es usada en una búsqueda de poder. Es usada para dominar y suprimir poblaciones. Se ha utilizado a lo largo de la historia como un estandarte de guerra y una bandera de subyugación.

Las personas hacen a Dios como quieren que Dios sea y como creen que Dios es: un Dios igual a ellas, un Dios que tiene todas las tendencias humanas, un Dios con gran poder, sí, pero un Dios que de alguna forma es más bien trágico.

Dios es paciente, por lo que debes aprender a ser paciente. Dios es tolerante, por lo que debes aprender a ser tolerante. Dios es la Fuente de todas las religiones del mundo, por lo que debes respetarlas a todas y aprender de ellas para ver su valor y contribución.

Dios trabaja en el mundo a través de las personas, desde adentro hacia afuera. Por tanto, debes escuchar buscando esto en los demás.

Dios ha puesto el Conocimiento dentro de ti para que te guíe, te bendiga y te proteja, para prepararte para una vida más grande de servicio y cumplimiento. Debes tomar los Pasos hacia este Conocimiento, porque ese es el pilar y el verdadero camino de tu fe, sea cual sea la tradición religiosa que practiques.

Dios no condena, por lo que no debes condenar. Dios no castiga, por lo que no debes castigar irracional y desalmadamente.

Tu creencia nunca puede contener el mayor Plan de Dios o lo que tu religión realmente significa y por qué fue enviada al mundo. Todas estas cosas existen más allá del ámbito y el alcance del intelecto.

Tener nociones maravillosas y fantásticas no te traerá de vuelta a la unión con Dios o con el propósito superior que te ha enviado aquí y que está esperando a ser descubierto. Es a esto a lo que Dios responde.

Morir por tus creencias, matando a otros por tus creencias en el nombre de Dios, es una abominación. Es enfermizo. Es una enfermedad mental, que afecta a un gran número de personas.

El verdadero creyente en Dios no hace estas cosas. La verdadera fe está en el poder y la presencia del Conocimiento, y en aquellos que te enviaron y velan por ti, incluso ahora.

Esto es un misterio. Todo lo valioso proviene del Misterio. Debes tener el coraje y la humildad para entrar en el Misterio, para vivir con preguntas y no basar tu vida en las respuestas, para ir más allá de la palabra, porque la palabra es solo el comienzo de tu retorno a Dios.

Dios no está aquí para sacarte del mundo, sino para llevarte al mundo con un mayor propósito y significado. Pero para permitir que Dios te ayude, debes estar dispuesto a cambiar tu vida y tus ideas y apartarte de tu vieja manera de pensar y comportarte.

Este es el desafío, pero es también la liberación. Porque tu vieja manera de pensar y comportarte, en casi todos los casos, no te llevará a ninguna parte salvo a la desesperación y al vacío. Y volverás a tu Antiguo Hogar con tu misión incumplida y sin reconocer.

No hay día del Juicio Final. No hay Infierno ni condenación. ¿Por qué querría Dios maldecirte o condenarte, cuando Dios sabe que sin el Conocimiento solo puedes estar errado, tratando de usar tus ideas y creencias como pilares de la verdad a pesar de que una mayor verdad está completamente más allá de ellas?

Dios ha enviado una gran Revelación al mundo actual, enviada desde la Asamblea Angélica. Es la [Revelación] más extensa jamás dada a este mundo, dada en un momento de profunda necesidad y gran cambio. Es el mayor umbral de toda la historia humana, donde la humanidad se enfrenta a vivir en un mundo en declive, donde la humanidad se enfrenta a un universo lleno de vida inteligente. Tus creencias probablemente no tienen en cuenta estas cosas. E incluso si lo hicieran, no serían completas.

Necesitaréis la ayuda de Dios ahora, porque la humanidad está muy retrasada en su preparación. La creencia humana, la religión humana, no pueden prepararos para estos dos grandes umbrales.

Se trata de una realidad en la que la humanidad debe unirse para sobrevivir; por absoluta necesidad, debe cooperar y poner fin a sus incesantes conflictos.

Es un momento de grandes cambios en el pensamiento y en las tradiciones de pensamiento que han sido tan determinantes en el pensamiento y el comportamiento humanos en el pasado. Es una gran restauración si puede verse correctamente. Y será muy difícil para todas las personas enfrentarlo y aceptarlo. Pero no hay huida posible de las Grandes Olas de cambio que están llegando a este mundo. Y no podéis escapar del hecho de que la humanidad está siendo visitada por fuerzas peligrosas del universo.

Estas cosas están sucediendo tanto si estás listo como si no, tanto si estás dispuesto como si no, tanto si eres consciente como si no. Ellas alterarán el curso de tu vida y el destino de tus hijos —un gran peligro, una gran oportunidad, tanto para ti como para toda la familia humana.

Debes estar dispuesto a salir de tus creencias fijas, de tus creencias políticas, de tus creencias religiosas, de tus creencias sociales, para reinvolcrarte con la realidad y ver que, a menos que la humanidad pueda unirse para su propia protección y avance, se desintegrará y caerá presa de potencias externas. Esto ha ocurrido innumerables veces en el universo que os rodea.

Dios sabe lo que se avecina en el horizonte y los grandes riesgos y peligros que se avecinan. Y Dios conoce la gran oportunidad, la oportunidad más grande nunca habida, para que la humanidad se una en su propio favor para proteger la civilización humana, restaurar la productividad del mundo y asegurar un futuro para la humanidad.

El fundamentalismo religioso solamente combatirá y luchará, destruirá y enajenará. Esta no es la Voluntad del Creador. La Religión está para abrir tu corazón, no para fijar tu mente.

Debes ser compasivo. Debes ser tolerante. Debes aprender sobre la comprensión de los demás. Debes ver que la Gran Fe está más allá de solo la creencia religiosa.

Debes tomar los Pasos al Conocimiento para poder encontrar la voz más profunda que Dios ha puesto dentro de ti para que la sigas y la encuentres. Porque solo así puedes ser reunificado con tu Fuente.

El Cielo bendice a los que pueden responder y llama a todos los demás a un reconocimiento verdadero.

Que nada divida ahora a la familia humana. Que la religión nunca sea un artículo de guerra o una justificación para el conflicto.

La tendencia humana hacia la ideología estricta debe ser reconocida y manejada en consecuencia, de lo contrario la humanidad no tendrá la fuerza, el coraje o la unidad para tener éxito en los tiempos venideros.

La Presencia está contigo. Dios está en todas partes trabajando a través de los individuos al nivel del Conocimiento. Esto es religión en su forma más pura y eterna.

Anuncios