Tu Relación con el Conocimiento

Traducción del capítulo 6 del libro “Relaciones y Propósito Mayor”, según fue revelado a Marshall Vian Summers. 

“El Conocimiento se expresa en las formas más simples, en el gesto más simple, en la actividad más mundana, en la vida más simple y el trabajo más humilde.”

Es necesario abordar el Conocimiento desde diferentes puntos de vista, porque es muy grande y se expresa de muchas maneras. Para empezar, debes tener una idea de su realidad y su función. El Conocimiento es tu Verdadero Yo, tu verdadero Ser, tu existencia verdadera más allá de los ambientes físico y mental. Es la parte de ti que sigue siendo una parte de Dios. Sin embargo, el Conocimiento se extiende a tu vida mental y física, que se corresponden con los reinos del pensamiento y la acción. El Conocimiento tiene una función, y en eso representa poder espiritual. Puedes experimentarlo directamente a través de la Guía Interna. Llevas poder espiritual dentro de ti.

El Conocimiento dentro de ti se une con el Conocimiento en otros, por lo que no hay separación en el Conocimiento. No existe “tu” Conocimiento y “mi” Conocimiento. Puede existir tu evaluación frente a mi evaluación. Puede existir tu comprensión frente a mi comprensión, pero el Conocimiento en sí es totalmente uniforme en todos los individuos. Es la parte de las personas que ya está intrínseca y totalmente unida. El Conocimiento tiene una función porque tiene un propósito en el mundo. Más allá de esta función, es experiencia pura, eterna y completa.

A través del Conocimiento llegan todos los medios para tu progreso espiritual, tu desarrollo mental y tu logro físico, porque tu Conocimiento tiene un propósito. Es la Gran Mente hablando a través de tu mente individual. Eres parte de esto porque el Conocimiento es tu Verdadero Yo. Sin embargo, este no es un yo apartado de otros.

Por lo tanto, no creas que tu Ser Superior es un ser separado. El Conocimiento dentro de ti está unido con el Conocimiento en tus Maestros Internos, quienes te asisten desde más allá del reino físico. El Conocimiento existe como un potencial en todas las personas en el mundo. A medida que cada persona comienza a tomar conciencia, su Conocimiento se despierta y se vuelve mucho más activo. Esta es la esencia de la Guía Interna.

Aunque puedes recibir mensajes de tus Maestros Internos, es tu Conocimiento quien te guiará. Tus Maestros hablan a tu mente, pero tu Conocimiento ya existe dentro de ti. Porque incluso dentro de tu vida separada en el mundo e incluso en tu propia imaginación —que parece ocultarte de la vida y ocultar la vida de ti— el Conocimiento está contigo.

Solo puedes tener una relación genuina con aquello con lo que estás realmente unido. Es por eso que no puedes tener una relación genuina con tus ideas, tus fantasías o cualquier cosa que intentes establecer en el mundo para servirlas. Porque lo que es irreal no puede ser establecido y mantenido. El intento de establecer y mantener estas cosas engendrará enorme sufrimiento, sacrificio y costes. Tú que estás acostumbrado al sufrimiento y al sacrificio, puedes responder primero a esta Enseñanza con ansiedad. Sin embargo, si recibes incluso una pequeña parte de lo que se te ofrece aquí, aprenderás rápidamente que eres empoderado y confirmado en el acto. Puede que tus ideas no se confirmen, que tus suposiciones sean desafiadas y que tus compromisos sean cuestionados, pero tu corazón mismo comenzará a resonar. Y a medida que resuena, la experiencia de relación genuina te impregnará. Entonces te darás cuenta de que no estás solo y de que eres conocido en el Universo.

Antes del pensamiento, existía el Conocimiento. Después del pensamiento, existirá el Conocimiento. Sin embargo, no creas que el pensamiento es inútil. Pensar es necesario porque tienes una mente. Creer que el pensamiento es inútil sería como decir que mover el cuerpo es inútil. Tienes un cuerpo, por lo tanto, él debe aprender a moverse de una manera constructiva. Tienes una mente, por lo tanto, ella debe aprender a pensar de una manera constructiva. Así es, porque estás viviendo en una realidad física y mental.

La Realidad Mayor, de la que eres una parte, desea expresarse a través de ti en el mundo, de tal forma que puedas experimentar tu propia grandeza y la grandeza de otros. Así extiendes la experiencia de tu Familia Espiritual en el mundo. Así experimentas tu Antiguo Hogar, mientras estás en el mundo. Esto llama a despertar a todas las mentes que aún están dormidas. Este es el misterio del Conocimiento.

La máxima contribución de una persona a otra es cuando el Conocimiento de una persona enciende el Conocimiento de la otra persona. Esto es Misterioso, más allá de la comprensión del pensamiento humano. Y, sin embargo, esto es lo que le da al pensamiento humano todo su valor y su propósito, su sentido y dirección. Esto es lo que da a la actividad humana todo su propósito, sentido y dirección. Esto es lo que da a los logros temporales, un valor permanente. Esto es lo que recupera las relaciones en el Universo.

A medida que tu Conocimiento comienza a ser percibido y aceptado y se convierte en una fuente de Guía Interna para ti, se volverá cada vez más poderoso. Esto hará que te sea más difícil cometer un error. A medida que el Conocimiento en ti se vuelve más poderoso, este estimulará a otras mentes a abrirse al Conocimiento dentro de sí mismas. Esta es la forma más inmediata y natural de enseñanza. Otras formas de enseñanza son necesarias para prepararte para esto, porque tu mente y tu cuerpo deben ser preparados para el Conocimiento.

En realidad no tienes una relación con el Conocimiento, porque eres el Conocimiento mismo. Sin embargo, esta es una parte de ti que todavía no has experimentado plenamente, a pesar de que puedas haber tenido destellos momentáneos en la grandeza de tu vida interior. Tienes miedo de tu Conocimiento, porque sientes que socavará tus planes, tus esquemas, tus relaciones y tus resultados preferidos, cuando, en realidad, este solo ajustará todo para lograr la armonía y la felicidad para ti.

Permanece con el Conocimiento y comenzarás a experimentar su poder. Mientras permaneces con él, su influencia se proyecta sobre ti, y sentirás cada vez mayor seguridad sobre qué hacer, a dónde ir, con quién estar, que expresar, que refrenar, que dar, que contener, cuándo ir y cuándo parar. Esto será un conocimiento natural para ti. Este conocimiento natural es una manifestación externa del Conocimiento extendiendo su influencia sobre ti y a través de ti. Las grandes acciones representan esto. Los grandes pensamientos representan esto. Las grandes contribuciones representan esto.

¿Por qué la acción de una persona del pasado inspira a otras generaciones más allá de la vida de esa persona? ¿Por qué las palabras de una persona se mantienen más allá de su vida útil para inspirar y animar a los que vienen después? Esto se debe a que estas acciones y palabras están impregnadas de Conocimiento. ¿Por qué la contribución de una persona continúa nutriendo la vida durante años y años? Debido a que está impregnada de Conocimiento. ¿Por qué algunas relaciones terminan siendo una fuente de provisión, alimento e inspiración para los demás? Debido a que estas relaciones están impregnadas de Conocimiento.

A medida que tu mente se vuelve más sencilla y directa, se hace más poderosa. Aquí el Conocimiento comienza a brillar a través de ti, porque el Conocimiento es la luz que llevas dentro de ti. El Conocimiento piensa, pero no piensa como tu mente. No discute. No comparara. No contrasta. No especula. No imagina. Está quieto, y cuando piensa, sabe. Y cuando sabe, actúa. Se encuentra, a la vez, en un estado de paz y de actividad. Este es un estado que tendrás la oportunidad de experimentar, mientras estás en el mundo. Su paz no tiene fronteras y no tiene fin. Es insondable. Sin embargo, su capacidad de inspirar la acción poderosa y el pensamiento creativo no tiene paralelo en el mundo.

Tu experiencia del Conocimiento es tu experiencia de Dios. Surgirá en tus relaciones, porque tus relaciones te prepararán para el Conocimiento si estás correctamente comprometido con ellas. Será en tus relaciones donde podrás ver el efecto y el impacto de tu Conocimiento.

Tendrás muchas ideas sobre el Conocimiento. La mayoría de ellas son inútiles. Algunas de ellas son peligrosas. Esto es así, porque la experiencia real todavía está siendo reemplazada con ideas e idealismo. Aquí es necesario liberarse de esas ideas que son un impedimento para el Conocimiento y fomentar las ideas que apoyan el surgimiento del Conocimiento.

Es esencial que reclames el Conocimiento, porque es la esencia de todos tus verdaderos logros, de tu felicidad y de tus relaciones. Tu única otra opción es permanecer en la confusión y la incertidumbre. Aquí las opciones son limitadas y, por lo tanto, son muy poderosas y consecuentes. Aquí estás en condiciones de elegir con poder y autoridad.

Solo tu Conocimiento conoce a Dios. Solo tu Conocimiento puede ser conocido por ti. Las ideas pueden alentarte hacia el Conocimiento o pueden desalentarte y llevarte lejos del Conocimiento. Pero ellas no son el Conocimiento mismo. No hay idea en el mundo que pueda contener al Conocimiento. Pero el Conocimiento contiene todas las ideas de verdadero beneficio y valor. Tú, que pareces tan pequeño en el mundo, llevas una posibilidad y potencial tan grandes. Por eso hay que enfatizar la realidad de la Familia Espiritual, porque los miembros de la misma Familia Espiritual pueden encender el Conocimiento unos en otros y, por tanto, proporcionar el contexto para una verdadera iniciación en la conciencia y el poder espiritual.

Si pudieras ver lo esencial que es para tu felicidad y bienestar, de ninguna manera refrenarías la recuperación del Conocimiento. El Conocimiento se preocupa por ti, te ama, te protege y te guía hacia el compromiso correcto en todas tus relaciones. Te aleja de compromisos divisivos o inapropiados. El Conocimiento anima todas las decisiones constructivas y desalienta toda conducta y pensamiento destructivo. Honra todas las relaciones y te dirige hacia aquellas personas con las que debes comprometerte.

El Conocimiento en ti inflama el Conocimiento en otros. Por lo tanto, el hombre o la mujer del Conocimiento es la fuerza más poderosa en el mundo. Su contribución será inmediata, profunda y duradera. Sus actividades pueden ser grandes o muy modestas y mundanas. Sin embargo, todo lo que hagan estará imbuido del Conocimiento y, por eso, demostrarán la presencia de Dios en el mundo.

Al considerar la grandeza del Conocimiento, no pienses que esto significa asumir un gran papel en el mundo. Porque el Conocimiento se expresa en las formas más simples, en el gesto más simple, en la actividad más mundana, en la vida más sencilla y en el trabajo más humilde. No es lo que haces. Es la experiencia que transmites al hacerlo.

El énfasis aquí, entonces, está en aprender a desear el Conocimiento y en desarrollar la capacidad de experimentarlo. Es igual con una relación significativa.  Aprendes a desarrollar el deseo de ella y la capacidad para experimentarla. Parte del desarrollo de tu capacidad es la liberación de esas cosas que te ocupan ahora, impidiéndote tener esta experiencia. Porque, si ya estás cargado con tus propias necesidades, ¿cómo puedes recibir una nueva experiencia? Si tu mente está completamente esclavizada con tus propios juicios y falta de perdón, ¿cómo podrá recibir la experiencia de la gracia y la felicidad? Si ya estás seguro de quien es la otra persona, ¿cómo podrás experimentar su realidad? La recuperación del Conocimiento es más un desaprendizaje que un aprendizaje. Es más sobre renunciar a lo que es doloroso, que sobre la adquisición de nuevos bienes. Es completamente natural, por lo que no te priva de nada significativo o útil.

El Conocimiento te da gran poder y autoridad en el mundo, pero requiere tu humildad, porque siempre sabrás que tu mente está sirviendo a un Poder Mayor. Aunque se te pedirá que ejerzas un dominio mucho mayor sobre tu cuerpo y tu mente, sabrás que ellos están al servicio de un Poder Mayor que está más allá de tu control o definición. Se te da poder y autoridad para convertirte en soberano dentro de tu propio dominio. Y, sin embargo, ves que tu dominio esta para expresar un Dominio Mayor del que formas parte.

Esto finaliza la separación porque termina la competición por el poder. Porque sin Dios, tratarás de ser Dios. Tratarás de determinar tus necesidades y satisfacerlas. Tratarás de controlar tu entorno. Tratarás de controlar a otros para mantener tu supervivencia. Tratarás de cambiar el mundo y el universo de acuerdo a tus preferencias. Tratarás de ejercer el dominio sobre ti mismo y te crucificarás a ti mismo cuando falles.

El Conocimiento es una fuerza viva dentro de ti. De hecho, el Conocimiento es la vida dentro de ti. Es la realidad de Dios dentro de ti. Serás el primer beneficiario, porque el primer ejercicio del Conocimiento es traer armonía y equilibrio a tu vida y a tus relaciones. Sin embargo, el objetivo del Conocimiento es mucho mayor. Los regalos que has traído de tu Antiguo Hogar no son solo para ti. Son principalmente para otros. Y necesitarás comprometerte con otros para sacarlos de ti. Solo no puedes acceder a ellos. Son como un tesoro escondido dentro de ti donde otros tienen la llave. Del mismo modo, tienes la llave de los tesoros de otros, ya que sin ti no podrán encontrarlos.

  El Conocimiento permanece contigo en cada momento, en cada situación, cada día, en cada lugar y con cada persona. A medida que aprendes a permanecer con el Conocimiento, eres liberado de tu propia condenación y de tus pensamientos predominantes. Aquí aprenderás a estar en quietud. Con la quietud, serás capaz de desarrollar discernimiento, porque serás capaz de ver, oír y usar tu cuerpo como un instrumento de comunicación. En lugar de castigar tu cuerpo para que realice los severos pensamientos de tu mente, tu cuerpo se convertirá en un instrumento a través del cual podrás discernir lo que es genuino de lo que no tiene sentido. Serás capaz de constatar lo que es verdadero, y serás capaz de traer sanación a lo que está dividido.

Incluso ahora el Conocimiento está ejerciendo su influencia en tu beneficio, guiándote en la toma de decisiones, etc.  Pero una vez que aprendes a aceptar el Conocimiento y a permanecer con el Conocimiento, su poder se hace cada vez más evidente dentro de ti. Con este poder, serás capaz de ver el resultado de una relación desde el principio. Entonces sabrás si deberías iniciar una relación con esa persona.

Aquí comenzarás a aprender la diferencia entre el miedo y la precaución. El miedo es una proyección de tu imaginación negativa sobre el mundo, mientras la precaución es la conciencia de que puede cometerse un error. El miedo y la precaución son experiencias completamente diferentes una de otra. Necesitas precaución, pero no miedo, porque la precaución no atormenta a tu mente o mina tu Conocimiento en modo alguno. Es parte de tener un enfoque saludable del mundo, si se utiliza con discernimiento y conciencia.

Busca el Conocimiento en tu interior, busca el Conocimiento en tus relaciones con otros y busca el Conocimiento en tu relación con el mundo. El Conocimiento, a cambio, te dará todas estas cosas y te mostrará la diferencia entre el Conocimiento y todo lo que se hace pasar por el Conocimiento. Aquí podrás ver la diferencia entre el Conocimiento y tus queridas creencias, porque el Conocimiento y el pensamiento deben distinguirse el uno del otro. Aunque el pensamiento productivo puede emanar del Conocimiento, este de ninguna manera puede competir con el Conocimiento en poder y autoridad. Tu pensamiento es propio de ti, pero el Conocimiento es compartido por todos.

Las mayores contribuciones están imbuidas del Conocimiento. Si esta contribución es un pensamiento, una creación física, una forma de arte, ciencia o un sistema social o político, estará imbuida del Conocimiento. Una vida que se impregna con el Conocimiento es una vida que brilla siempre en el mundo. Eso es la Cristiandad. Es la vida de un hombre o una mujer cuyo Conocimiento comienza a brillar en todos los aspectos de su vida.

No hay grandes individuos, sino grandes relaciones. La iniciación del Conocimiento y la emanación del Conocimiento solo ocurren en las relaciones. No pienses que un individuo solo, puede ser grande. Un individuo solo puede ser grande en el contexto de una gran relación. Eres grande, debido al alcance de tus relaciones con otros. También eres grande debido a tu relación con tu Familia Espiritual. En última instancia eres grande debido a tu relación con Dios.

A medida que procedas en tomar tu viaje hacia el Conocimiento, se te mostrarán las muchas formas en las que el Conocimiento se expresa a sí mismo. Se te mostrarán también las muchas maneras en las que puedes comenzar a cultivar el Conocimiento dentro de ti mismo, aprendiendo a distinguir el Conocimiento de tu pensamiento preferente y aprendiendo a permitir al Conocimiento servirte en cualquier situación. Verás a medida que avanzas que la respuesta ya está dentro de ti. Solo se requiere que tengas una participación significativa con otros para alcanzar progresivamente las respuestas. Esto te mostrará por qué no puedes encontrar la verdad por tu cuenta, por qué no puedes encontrar tu realidad espiritual por tu cuenta y por qué no puedes contestar, por tu cuenta, a la pregunta de quién eres y por qué estás aquí. Solo a través de una participación significativa con otros pueden conocerse estas cosas y ser respondidas finalmente estas preguntas.

Experimentar tu relación con el Conocimiento, en última instancia, dará armonía, equilibrio y comprensión a tu vida en el mundo conocido. También hablará de tu relación con lo desconocido, que es el ámbito mayor de las relaciones, más allá de tu esfera actual. Este ámbito mayor te espera más allá de este mundo.

Anuncios