El Problema del Mal y las Fuerzas de Disonancia.

Traducción del capítulo 8 del libro “Relaciones y Propósito Mayor”, según fue revelado a Marshall Vian Summers.

El mal nace del deseo de separación y disociación, basado en el miedo, la hostilidad y culpa. 

Ahora es necesario discutir un tema de gran importancia que bien puede ser difícil de entender al principio. Es el problema del mal y de las Fuerzas de Disonancia.

Este es un tema difícil para muchas personas, porque existe mucho temor y aprensión respecto al mismo, así como mucha negación y muchos puntos de vista distorsionados.

Existen Fuerzas de Disonancia en el mundo. Ellas se oponen a la unidad de la vida. Se oponen a la evolución de la vida. Se oponen al trabajo del Conocimiento. Se oponen a la recuperación del Conocimiento. Estas fuerzas se generan tanto dentro del mundo como más allá del mundo. Estas fuerzas son el mal, en el sentido de que se oponen a la unidad y a la evolución de la vida. Ellas son disruptivas. Intentan separar lo que debe estar unido, e intentan unir lo que debe estar separado.

Por lo tanto, es preciso decir que existe el mal en el mundo. Es fundamental que esto sea aceptado. Porque a menos que esto sea aceptado, subestimaras enormemente las fuerzas de oposición que te afectan y se te oponen y que te motivan a ir contra tu Conocimiento y contra Dios. Nunca es prudente subestimar lo que se te opone. En el mundo existen fuerzas de oposición. Sería un gran error pensar que no existen estas fuerzas. Algunas personas intentan pensar esto, con el fin de aliviarse de un sentimiento de ansiedad. Ellas piensan, en este momento, que la realidad del mundo físico expresa la realidad de lo Divino. Sin embargo, este es un grave error y conduce a la negación de las realidades de la vida física y a la negación de su propia experiencia interior. Esta negación es extremadamente autoengañosa. Nace del miedo y de la falta de voluntad para enfrentar lo obvio.

Aceptar la realidad del mal en la vida, a primera vista, puede parecer opresivo y que niega la vida, pero no es lo que se pretende. El hombre y la mujer del Conocimiento no ven a las Fuerzas de Disonancia de esta manera. Ellos ven estas Fuerzas simplemente como parte de la condición de vida en la que el mundo existe. Has venido al mundo para hacer una contribución. El conflicto y la oposición se encuentran entre las condiciones que deben ser reconocidas y aceptadas. Porque a menos que el problema puede reconocerse y aceptarse, ¿cómo puede discernirse y aplicarse, la solución?

Por tanto, uno de los primeros pasos en la recuperación del Conocimiento es aprender a reconocer el problema que existe, para ver el mundo tal como es, para verte tal como eres y para discernir las fuerzas que están influyendo en el pensamiento y el comportamiento humanos. De hecho, hay fuerzas que son buenas, y hay fuerzas que trabajan contra el bien. Es muy difícil para las personas enfrentarse a esta realidad objetivamente, porque hay mucho miedo e imaginación negativa al respecto.

Sin embargo, no sería exacto decir que existe una guerra entre Dios y las fuerzas en contra de Dios. Este no es el caso, en absoluto. El universo físico es simplemente un lugar donde Dios ha sido negado. El efecto acumulativo de esta negación es lo que podría llamarse el mal. El mal no nace de un individuo que genera todo mal. El mal nace del deseo de separación y disociación, basado en el miedo, la hostilidad y la culpa. Esto tiene un efecto acumulativo en el mundo, porque el mundo es a la vez un ambiente físico y mental. El mal existe en el ámbito de la mente y se expresa en el ámbito del cuerpo. No existe en el ámbito del Ser o de Dios. Este representa la profunda confusión de la mente, y debe ser reconocido como una fuerza operativa en el mundo. Es una fuerza que puede sentirse en ciertos lugares más que en otros. Opera en ciertos individuos más que en otros. El mal es una fuerza. Aquellos a quienes gobierna completamente se vuelven una expresión del mal, aunque su naturaleza sea todavía Divina. Ellos se oponen a la vida, a la evolución de la vida y a su propio Conocimiento.

Es raro que encuentres personas que estén entregadas a esta fuerza y la sirvan incondicionalmente. Sin embargo, todo el mundo está influenciado por esta fuerza en algún grado, y todo el mundo debe enfrentarse a ella. No puedes luchar contra esta fuerza negándola o llamándola por otro nombre. No puedes luchar contra ella pensando que es solo un resultado de tu atribulado pasado o que solo existe en el ámbito de tus dificultades psicológicas. Pensar así, puede darte un sentido temporal de poder y control, pero esto es un grave error, porque te llevará a subestimar el poder de esta fuerza en el mundo y su potencial influencia sobre ti.

Debes aceptar el mal como una condición de la vida física. Es algo con lo que tienes que lidiar. Sus muchas influencias y seducciones son algo de lo que debes tomar conciencia y tratar con objetividad y con sobriedad. Esta objetividad solo puede venir del Conocimiento. El Conocimiento no se ve amenazado por la presencia del mal; su único objetivo es tratar con él de una manera constructiva.

El Conocimiento es capaz de llevar a cabo la recuperación del amor y de las relaciones en el mundo. Sin embargo, si ambicionas hacer esto sin Conocimiento, te conducirás a ti mismo hacia un gran peligro y te llevarás una profunda decepción. Aquí puedes crear un desastre para ti mismo y para otros, a pesar de tus buenas intenciones. Las buenas intenciones sin el Conocimiento conducen al desastre.

El Conocimiento es tu Guía Interior y tu luz guiadora. El Conocimiento contiene la sabiduría que indica dónde y cómo aplicarte y con quién. El Conocimiento no está consternado por la presencia del mal, ni es influenciado por el mal.

Tu Conocimiento es el poder de la influencia Divina que llevas dentro de ti. Es la razón de que el poder de la influencia Divina sea mayor que cualquier otra influencia en el mundo. Es el aspecto más importante de ti mismo. Por lo tanto, es tu mayor don y fuente de realización.

Las Fuerzas de Disonancia se expresan de muchas maneras y en muchos ámbitos. Existen muchas formas específicas de esta expresión, pero todas ellas emanan de la voluntad de oponerse a Dios y a la unidad de la vida. No pienses que Dios está enojado con estas fuerzas porque Dios no es capaz de enojarse. No pienses que Dios castigará a estas fuerzas o a sus defensores. Sus defensores ya se castigan a sí mismos estando separados de Dios.

¿Qué es el Infierno, sino un lugar donde Dios es negado? ¿Qué es el Infierno sino un lugar donde Dios puede considerarse como inexistente? Estar en el Infierno es estar sin relación, y Dios es la suma de todas las relaciones. Por tanto, todos en el mundo están en el infierno en cierta medida, en la medida en que no están en relación. Porque sin relación, solo tienes tu imaginación negativa, que te perseguirá y te llevará a seguir las Fuerzas de la Disonancia.

Cuando el Conocimiento sea reclamado dentro de ti, serás capaz de reconocer el poder de la armonía dentro de ti mismo, y afirmarlo, apoyarlo y expresarlo de una manera cada vez mayor. Esto crea una inmunidad, cada vez mayor, frente a las Fuerzas de la Disonancia. Sin embargo, esto requiere que reconozcas las Fuerzas de Disonancia de forma objetiva y que no las niegues o llames por otro nombre, para sentir una falsa sensación de poder o control sobre ellas.

Algunas personas creen que el mal es simplemente algo dentro de sí mismas que pueden corregir. Esto no es cierto.

Con el Conocimiento, puedes corregir tu predisposición a seguir las Fuerzas de la Disonancia, pero no puedes corregir la propia Disonancia. Con el Conocimiento, haces una contribución al Conocimiento en el mundo y a la evolución del mundo. Transformar el mundo no depende solo de ti. El mundo se transformará cuando todos contribuyan con sus regalos. La contribución de tu regalo influirá a otros a contribuir con sus regalos. Tienes una parte vital pero pequeña que jugar. Tu parte es necesaria para que otros hagan su parte. Tú que eres llamado a ser un estudiante del Conocimiento estás llamado a hacer tu parte. Hacer tu parte es la máxima expresión del Conocimiento dentro de ti y dentro del mundo.

El mal tiene su origen más allá del mundo. Es así, porque vives en la Comunidad Mayor de mundos. Es tan obvio. Sin embargo, para la mayoría de las personas es difícil verlo porque piensan que su mundo es el único lugar que existe. Ellas piensan que solo existe Dios y el mundo, o el Cielo y la Tierra. Esto es pensar con un contexto extremadamente limitado y te dará una comprensión extremadamente limitada de lo que son las Fuerzas de Disonancia y de dónde han venido.

Las Fuerzas de Disonancia se originaron con la separación que provocó la creación del universo físico. No es el propósito de este libro hablar de esto, ni puedes concebirlo completamente. El origen de la separación solo será discernido cuando la separación misma haya terminado. Solo entonces se entenderá completamente su propósito. No es útil especular sobre esto. Sin embargo, esto es importante para que aprendas a adherirte al Conocimiento dentro de ti mismo y para contribuir con los regalos del Conocimiento en el limitado contexto de tu mundo, donde existen fuerzas de oposición.

Existen individuos que están comprometidos a servir a las Fuerzas de Disonancia en la Comunidad Mayor, así como en tu mundo. La fuerza de su convicción y la fuerza de su capacidad determinan el alcance de su influencia. En algunos casos, las Fuerzas de Disonancia de más allá de este mundo están influyendo en las Fuerzas de Disonancia dentro de este mundo, porque aquellas son mayores.

Al tratar este tema, el miedo, la incertidumbre o la negación pueden despertarse dentro de ti. Sin embargo, lo que se presenta aquí habla de lo que existe. Cómo eliges tratar con esto depende de ti. Pero lo que existe, existe independientemente de tu decisión de cómo responder a ello. El hombre y la mujer del Conocimiento eligen hacer frente a lo que existe, en lugar de negar lo que existe. Lo hacen con el fin de mantener su autodeterminación.

Hay fuerzas de la Comunidad Mayor que están operativas en el mundo. Algunas personas solo ahora están empezando a descubrir esto. Es absolutamente esencial, por lo tanto, tener una perspectiva de la Comunidad Mayor, que es la capacidad de ver lo que está ocurriendo en el mundo desde un punto de vista más amplio.

Toda vida inteligente está acosada por la oposición entre la realidad del Conocimiento y las Fuerzas de Disonancia. Existe dualidad en este nivel de la realidad física. Negar esto es tratar de experimentar una vida que no existe aquí. Experimentarás una nueva vida con el Conocimiento, pero el Conocimiento no nace de la negación de tu realidad física. La realidad física es una expresión de un conflicto fundamental de la mente. Este conflicto se expresa tanto en el entorno mental como en el físico. Lo que piensas conduce a lo que haces. Si hay confusión en tu mente, esta confusión se expresa a través de tus acciones en el mundo.

No es acertado pensar en la naturaleza como malvada. Eso no es correcto. La naturaleza es simplemente una realidad que funciona y funcionará, siempre y cuando, los que están participando continúen participando. ¿Para qué estar en el mundo cuando se puede estar con Dios? Porque debes reclamar el Conocimiento dentro de ti. El mundo es un lugar donde existen tanto el deseo del Conocimiento, como la negación del Conocimiento.

La negación del Conocimiento es lo que genera y re-genera el mal y las Fuerzas de Disonancia. El Conocimiento es negado porque la separación es valorada. El Conocimiento es negado porque las personas desean estar disociadas de la vida. Esta disociación se justifica a menudo en nombre de la supervivencia, pero esto es falso, pues en el Conocimiento ya estás sobreviviendo y sobrevivirás siempre.

Existen muchos argumentos en contra de seguir al Conocimiento. Existen muchas justificaciones para la separación. Existe una gran cantidad de creencias y especulación que apoyan tu disociación de lo que sabes más profundamente. Gran parte de lo que las personas valoran apoya esta disociación del Conocimiento, directa e indirectamente. Esto es cierto también en otros mundos en la Comunidad Mayor. Por tanto, no creas que la humanidad es una raza mala o pecaminosa. La humanidad no es más que una raza, como todas las otras razas en la Comunidad Mayor, en un determinado estado de evolución y desarrollo mental y físico.

Es necesario aprender cómo tratar con las Fuerzas de la Disonancia, que son bastante operativas en tu mundo y que ejercen una gran influencia sobre todas las mentes aquí. Hay varias cosas que puedes hacer desde el primer momento. En primer lugar, debes aprender a no comprometerte emocionalmente con estas fuerzas a medida que aprendes a discernirlas y cuando te encuentres en situaciones en las que parecen prevalecer. No las ames. No las odies. No las abraces. No huyas de ellas. Puedes ser objetivo porque Conocimiento dentro de ti es objetivo. No hay que buscar estas fuerzas ni evitarlas a toda costa. El Conocimiento te mantendrá alejado de ellas, excepto en ciertas situaciones donde serás capaz de aportar algo de una manera positiva.

Luego, no trates de conceptualizar el mal o asignarle un ser o una entidad única. Si lo haces, o le harás más temible de lo que es, lo que ocurre en muchos casos, o tratarás de reducirlo o limitarlo a fin de sentirte seguro de ti mismo cuando estés cerca de él. Comparadas personalmente contigo, las Fuerzas de Disonancia son mucho más poderosas de lo que eres. ¿Por qué es esto? Porque están apoyadas por muchas mentes. Solo con el Conocimiento puedes superar las Fuerzas de Disonancia dentro de ti mismo y arrojar una influencia positiva para contrarrestarlas en el mundo que te rodea.

Sin el Conocimiento, las Fuerzas de Disonancia podrían aplastarte. ¿Qué puede hacer una mente contra tantas mentes, a menos que esta mente esté imbuida con el Conocimiento, el cual tiene el poder de influir en el Conocimiento en otras mentes? Por eso es inútil hacer la guerra contra el mal. Librar la guerra contra el mal, es subestimar el mal y sobrestimarte a ti mismo.

Esto debe llevar a la derrota y el desaliento completos. Sin embargo, con el Conocimiento puedes aportar algo positivo en situaciones difíciles. Porque el Conocimiento dentro de ti estimula el Conocimiento en todas las otras mentes, incluso si están temporalmente entregadas a las Fuerzas de Disonancia. Aquí estimulas el Conocimiento en otros. Independientemente de la forma de tu contribución en la vida, esta es la esencia de su valor.

El mundo en cualquier momento expresa la condición y la interacción de estas fuerzas de oposición. Es como un equilibrio entre los opuestos. Tu papel es el de cambiar el equilibrio en una dirección positiva. Si no ejerces esta influencia, o bien serás un cómplice involuntario o un defensor efectivo de las Fuerzas de la Disonancia. En cualquier caso, personalmente, no puedes tener una posición neutral en la vida. La única posición realmente beneficiosa es permanecer con el Conocimiento, porque el Conocimiento no es tocado por el mal, sino que pretende contribuir a lo que es bueno. Sin el Conocimiento, la vida te parecerá como una guerra. Pero la vida no es la guerra. Esta es una perspectiva muy importante.

Es necesario que pienses sobre lo que se está diciendo aquí. Desde cierto punto de vista, todo lo que se está diciendo aquí es completamente obvio, pero si no tienes este punto de vista, puede que te resulte difícil de entender, ya que aún no puedes ver y saber lo que esto significa. Sin embargo, ganar el punto de vista desde el que poder ver esto, te permitirá llevar la grandeza y la bondad de Dios. Esto te permitirá volverte efectivo dentro de un ambiente donde existe el conflicto. Entonces, serás capaz de ver lo que estimula el Conocimiento en las personas y lo que se opone al Conocimiento en las personas, lo que genera relaciones significativas y lo que destruye las relaciones significativas.

Como se ha dicho, el Conocimiento te llevará a relacionarse con ciertas personas en ciertas maneras. Las Fuerzas de Disonancia te animarán a comprometerte con ciertas personas de otras maneras, pero el resultado es totalmente diferente. El Conocimiento animará e incluso requerirá una cierta comprensión y entendimiento del mundo. Las Fuerzas de Disonancia requerirán una comprensión y entendimiento diferentes del mundo. El Conocimiento genera todo pensamiento y acción constructivos. Las Fuerzas de Disonancia generan otros tipos de pensamiento y acción. Tanto la verdad como aquellas cosas que son un sustituto de la verdad, generan movimiento en los entornos físicos y mentales. En estos ámbitos, debes lidiar tanto con el Conocimiento como con las Fuerzas de Disonancia.

Las Fuerzas de Disonancia son muy poderosas. No seas ambicioso y creas que puedes combatirlas solo. No creas que puedes superar el miedo dentro de ti, dándote una visión grandiosa de tus capacidades, porque sin el Conocimiento, tus capacidades serían totalmente ineficaces contra las Fuerzas de Disonancia.

Aquí es necesario aprender lo que genera poder en el mundo. En el mundo, el poder es el resultado de la concentración de la mente. En otras palabras, una mente que está más concentrada será más potente y será capaz de influir en otras mentes que están menos concentradas y por tanto son menos potentes. La concentración es aquí el foco. Esto es muy importante. Cuanto más concentrada está una mente, más focalizada está. Cuanto más focalizada está, más dirigida es. Cuanto más dirigida es, más poderoso será su impacto. Puesto que vives dentro de un ambiente mental, este es un mundo de influencia mental. Aquí, si no ejerces influencia sobre tu propia mente, tu mente simplemente será influenciada por otras mentes. Simplemente serás arrastrado en la dirección en la cual están pensando la mayoría de las mentes.

La libertad es, pues, la libertad de pensar de manera independiente de la conciencia de masas. La verdadera libertad viene del Conocimiento. Aquí no serás atrapado en el conflicto, sino que te volverás un observador que contribuye lo que es beneficioso. Como resultado, te convertirás en una influencia realmente positiva en el mundo.

Cuanto más concentres tu mente, mayor será su impacto en la vida. Cuanto más dirijas tu intención, mayor será tu impacto en los demás. Pero aquellos que están más concentrados en su lealtad a las Fuerzas de Disonancia tendrán mayor influencia sobre ti, si estás menos concentrado, si estás menos enfocado y si estás menos decidido.

Así es el poder en el nivel de la mente, en un mundo mental. El poder en el mundo físico esta donde un cuerpo puede superar a otro cuerpo mediante el poder y la fuerza. En el mundo mental, ocurre lo mismo: ciertas mentes dominan a otras mentes que son más débiles y menos concentradas.

El Conocimiento sirve tanto en el entorno mental como en el físico. Te permite concentrarte y dar a tu enfoque un propósito significativo y una expresión poderosa. El Conocimiento no solo proporciona el empoderamiento mental que es necesario, proporciona el poder del Conocimiento mismo. Ahora estás pensando con Dios. Estás pensando con el Universo y no solo como un individuo. Tu individualidad ahora cobra sentido porque expresa una Realidad Mayor. Sin este propósito superior, tu individualidad es meramente un mecanismo de supervivencia y será inherentemente temerosa. Como resultado, estarás influenciado y sujeto a las Fuerzas de la Disonancia, cuya principal motivación es el miedo.

El miedo disocia; el amor une. Estas dos fuerzas te conducen a compromisos específicos con determinadas personas, pero con diferentes propósitos y con resultados totalmente diferentes. Aquellos que están sirviendo a las Fuerzas de Disonancia están en relación y unidos a otras personas por este propósito. Esto es verdad porque nada, ya sea real o imaginario, puede hacerse sin relación. Debes buscar a otros para ayudarte, pues lo que buscas hacer no puede hacerse solo. Aquí tanto la realidad del Conocimiento, como la de las Fuerzas de Disonancia se expresan a través de las relaciones. Es por eso que las relaciones son tan importantes, porque son el medio de expresión tanto para la contribución como para la destrucción, en el mundo.

¿Cómo lidiar con las Fuerzas de Disonancia dentro de ti mismo? La respuesta general es muy simple, pero requiere mucha dedicación y muchos pasos de desarrollo. La respuesta básicamente es convertirse en un estudiante del Conocimiento, porque el Conocimiento es el equilibrio y la armonización predominantes en tu interior. También es la fuente de orientación que te lleva de manera constructiva a través de lo que de otro modo parecería ser una situación increíblemente compleja y conflictiva. El Conocimiento aporta simplicidad a la complejidad, armonía a la discordia y unidad a la disociación. El Conocimiento concentra tu mente y fortalece tu cuerpo de modo que puedas ser poderoso en estos dos ámbitos, porque debes ser poderoso.

Aprende a reconocer que el mal existe y no lo niegues ni lo llames por otro nombre. No intentes reducirlo a algo que sientas que puedes controlar y dominar. Pero, no creas que eres débil e impotente frente al mal, porque con el Conocimiento puedes superarlo dentro de ti. Por eso, debes ser un estudiante del Conocimiento. Esto es esencial. Ganar esta mayor perspectiva, te permitirá reconocer el problema y también la solución.

No luches contra el mal, ya que te seducirá mientras lo haces. Combate el mal solo con la ambición, y este siempre saldrá victorioso. Pues sus defensores, en muchos casos, combatieron en su contra alguna vez. En otras palabras, muchos de los que ahora apoyan y hablan por el mal alguna vez se opusieron a él. Por eso, el hombre y la mujer del Conocimiento no generan conflictos, sino que encuentran solo maneras significativas para trabajar con el conflicto para apoyar y fomentar la resolución en la vida.

No hay que subestimar el poder o la persuasión de las Fuerzas de la Disonancia, porque ellas también pueden hablar de Dios y del amor y de Cristo, Mahoma y Buda, pero con un énfasis diferente y con un propósito diferente. Ellas también usan todo lo que es bueno, pero con otro propósito. Es por eso que el hombre y la mujer del Conocimiento deben desarrollar, con el tiempo, gran discernimiento y comprensión. No puedes tener solo una visión simplista de las cosas. Debes tener una mayor perspectiva para reconocer lo que es verdadero. De lo contrario, simplemente atacaras, disminuirás o evitaras lo que es destructivo en el mundo, para sentirte seguro.

Reconoce la influencia de las Fuerzas de Disonancia dentro de ti mismo. A medida que te conviertes en un estudiante del Conocimiento, serás capaz de hacer esto cada vez con mayor claridad, porque te darás cuenta, dentro de ti mismo, de aquello que busca el Conocimiento y lo que se opone al Conocimiento. Seguidamente, aprenderás a ver lo que crea esta oposición dentro de ti mismo y en el mundo que te rodea. Esto te dará una percepción directa y una visión objetiva de las Fuerzas de Disonancia y la forma en la influyen en ti y en los demás. Verás cómo tus ideas políticas y sociales, tus ideas sobre Dios y el mundo y tu propia estimación se ven influenciadas por estas Fuerzas de la Disonancia. Aquí algo que parece beneficioso, puede estar al servicio de estas fuerzas. El valor de cualquier posición que tomes está determinado por el propósito por el cual la tomas y los motivos detrás de ese propósito. Con el Conocimiento, serás capaz de ver esto. Sin el Conocimiento, será mucho más difícil.

Sin el Conocimiento, las personas basan su realidad y su identidad en sus ideas y en sus asociaciones en el mundo. Ellas tenderán a defenderlas, incluso si estas ideas y asociaciones no son beneficiosas. Ellas defenderán esto, incluso si el resultado es perjudicial. Esto hace que sea cada vez más difícil ver y actuar con objetividad. Es por eso que el Conocimiento es tu salvación. Sin el Conocimiento, caerías preso de las Fuerzas de Disonancia con toda seguridad, más pronto o más tarde, a pesar de tus buenas intenciones.

Nadie puede caer completamente preso de las Fuerzas de Disonancia, porque las Fuerzas de Disonancia no representan la voluntad de Dios. Pero en el alcance de una vida, la vida de una persona puede estar completamente dominada por estas fuerzas. Y, de hecho, muchas vidas lo están. Incluso cuando estas personas dejan el mundo, estarán en un estado de autoengaño y volverán a entrar en el mundo en este estado. Sin embargo, el Conocimiento va con ellos dondequiera que vayan, porque en realidad no pueden separarse del Conocimiento incluso si su mente y su vida expresan completamente su oposición.

El Conocimiento va contigo dondequiera que vayas. Por lo tanto, es solo cuestión de tiempo que reconozcas y aceptes el Conocimiento. Él es constante y permanente. Las Fuerzas de Disonancia no son constantes ni permanentes, a pesar de que están siendo constantemente regeneradas en la vida. En última instancia, darán paso al poder y a la presencia del Conocimiento, pero esto puede tomar mucho tiempo. Cuanto menos tiempo lleve esto, menos sufrimiento habrá para las personas. Cuanto menos tiempo lleve, mayor será la expresión del Conocimiento en el mundo.

Tú, que ahora estás aprendiendo a convertirte en un estudiante principiante del Conocimiento, debes aprender a reconocer las Fuerzas de Disonancia dentro de ti mismo. En algunos casos, es evidente donde se expresan estas fuerzas. En otros casos, no será obvio. Solo aprendiendo a través de El Camino del Conocimiento, a través del ensayo y el error, y mediante un compromiso constructivo con los demás, serás capaz de aprender a discernir las Fuerzas de Disonancia dentro de ti mismo y de aprender cómo tratar con ellas de manera constructiva. Esto tomará tiempo y llevará muchas etapas. Sin embargo, el desarrollo de tu conexión con el Conocimiento es esencial para tu bienestar y para la salvaguardia del regalo que has traído al mundo.

El mundo es un lugar donde coexisten el deseo del Conocimiento y la oposición al Conocimiento. La negación del Conocimiento parece predominante aquí. Este bien puede parecer ser el caso. Pero creer esto, es subestimar el poder del Conocimiento. Recuerda, el mundo es un lugar temporal, y tu existencia dentro de él, también es temporal. A la luz de la existencia del mundo, tú estás aquí muy brevemente. Si el Conocimiento no existiera, no tendrías vida más allá del mundo, y serías como una vela que se quema con rapidez y nada más. Afirmando el Conocimiento confirmas tu vida más allá del mundo. Se confirma tu Familia Espiritual, tu relación con tus Maestros Internos y la presencia del Conocimiento. Porque, ¿qué puede una breve vida en el mundo hacer a una vida eterna excepto obstruirla temporalmente en su consciencia de sí misma?

Tu vida en el mundo es tu vida aquí y ahora, y debes entregarte a esto. Sin embargo, cuanto más seas consciente de tu vida eterna, más permitirás que esta se exprese en el mundo a través de ti. Entonces entenderás la naturaleza de tu poder real. Entonces verás que la oposición al Conocimiento es solo una forma patética de autocastigo.

 

Anuncios