La Separación

Traducción del texto “The Separation”, tal y como le fue revelado a Marshall Vian Summers el 11 de noviembre de 2012 en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

Versión de la traducción: 1.2

Escucha el audio original aquí (para descargar, cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Para comprender la realidad de Dios y el trabajo de Dios en el mundo y en el universo a tu alrededor, debes entender tu propia situación con claridad, porque estás viviendo en un estado de Separación, en una realidad física, en el tiempo y el espacio. Tu vida aquí está limitada por este tiempo y este espacio.

Estás funcionando como una criatura terrestre, pero eres mucho más que eso. Tu naturaleza más profunda está conectada con el lugar de donde has venido y al que retornarás más allá de esta vida y este mundo.

Estás viviendo en Separación de tu Fuente y de la Creación misma, que existe por completo más allá de la realidad física. Estás viviendo en una realidad temporal. No es permanente. Está cambiando. Está expandiéndose. Es caótica. Está gobernada por sus propias leyes y dinámicas.

Eres un Ser espiritual viviendo en una realidad física. Esto explica tu naturaleza dual y el conflicto y la confusión fundamentales que impregnan tu mente y tus actividades. Es fundamentalmente el resultado de la Separación.

Todavía no puedes ser quien realmente eres en este mundo y en esta vida sin someterte a una gran preparación, que el Señor de todos los universos ha provisto para ti de una forma nueva y revolucionaria, libre de intervención, manipulación y corrupción humanas.

De igual modo, no puedes ser simplemente una criatura sobre la tierra, pues esto niega tu realidad más profunda y tu mayor inteligencia. Aunque muchas personas han hecho esta suposición, no pueden negar el hecho de que hay un mayor poder en su vida y que su propia realidad personal tiene una mayor dimensión.

Ser un ser consciente viviendo en un universo físico significa que debes tener una conciencia y una realidad más profundas, de lo contrario serás miserable en todo caso —limitado, abrumado, siempre en peligro, encarando de continuo dilemas y problemas que resolver, muchos de los cuales no puedes resolver—. La vida se vuelve un infierno a pesar de sus hermosas apariencias y sus simples placeres.

Para ser realmente verdadero contigo mismo y estar bien contigo mismo, debes ganar acceso a tu naturaleza más profunda, que todavía está conectada a la Creación y a esa Realidad Mayor de la que has venido y a la que retornarás.

Esto va mucho más allá de las nociones de la gente sobre el Cielo y el Infierno, mucho más allá de las antiguas enseñanzas construidas para pueblos primitivos, mucho más allá de lo que la humanidad puede entender intelectualmente en este momento. Porque no solo estás separado de la Creación, estás separado de tu Fuente, y estás separado de tu naturaleza más profunda, pues las tres cosas están asociadas y son parte de la misma realidad.

La gente podría preguntar: “Bueno, ¿y por qué la Separación?” La Creación es libre. Si eliges no ser parte de ella, entonces eres libre de dejarla, pero no tendrías ningún lugar al que ir si Dios no hubiera establecido el universo físico como un lugar para que vivan los separados.

Esta realidad alternativa, que parece ser tu completa realidad desde tu punto de vista en este momento, no es sino una parte muy pequeña de la Creación. Así de grande es realmente la Creación.

Más allá de las estrellas, más allá de las galaxias, hay Creación. La Creación no es meramente lo que hay más allá. Es lo que está aquí en este momento. Estás viviendo en la Creación ahora mismo, aunque tus ojos no pueden verla. Tus manos no pueden tocarla. Tus oídos no pueden escucharla. Porque estas facultades corporales y mentales no han sido desarrolladas lo suficiente para discernir esta mayor realidad en la que vives cada momento de cada día.

Por tanto, no es como si dejases aquel lugar y vinieras a este. Simplemente cambiaste a una dimensión diferente de aquella en la que estabas al principio. Es por eso que aquellos que te enviaron a esta realidad están todavía contigo. No es como si ellos estuvieran muy lejos y tú estuvieras lejos del hogar. Para el intelecto, que solo puede tratar con una dimensión a la vez, es muy confuso incluso considerar esto. Pero es cierto de todos modos.

Acepta los límites de tu intelecto. Nunca fue diseñado para responder las grandes preguntas de la vida ni para entender tu naturaleza y tu propósito más profundos en el mundo. Es un maravilloso mecanismo, un gran sirviente del Espíritu. Esta es su verdadera función y valor.

Pero la Creación e incluso el universo físico se extienden en tal grado más allá de tus límites, de tu capacidad intelectual, que sería insensato de tu parte tratar de ir allí, porque solo hallarías confusión, frustración y el dolor de encontrar tus propios límites, que nunca puedes sobrepasar intelectualmente.

¿Por qué la Separación? La verdadera respuesta a esto está en por qué quieres estar separado en este momento, en por qué no quieres escuchar la mayor voz que Dios ha puesto dentro de ti —la voz del Conocimiento, la voz que resuena a través de tu naturaleza más profunda, que está todavía conectada a Dios—. ¿Por qué rechazas esto? ¿Por qué lo evitas? ¿Por qué quieres vivir en el mundo y perderte en él, consumido por tus intereses, tus pasatiempos y tus dilemas? ¿Por qué huyes de aquello que te redimirá?

Estas preguntas son importantes, pero en última instancia la respuesta debes hallarla dentro de tu propia experiencia bajo la superficie de tu mente. Permanece en la superficie de tu mente, actuando y reaccionando al mundo, y nunca entenderás ninguna de estas cosas, a pesar de que representan el máximo valor y propósito de tu vida y el significado de tu existencia en este mundo, en este momento, bajo estas circunstancias, no importa lo problemáticas que puedan parecer.

En la Creación, eres libre. Eres tan libre, que tienes incluso libertad para no estar en la Creación. Pero como no hay ningún sitio a donde ir en la Creación para no estar en la Creación, Dios creó una realidad alternativa y le dio una senda evolutiva —un comienzo, un universo en expansión—. Esta realidad ha sido poblada por todos aquellos que han buscado esta experiencia, por la razón que sea.

Pero debido a que no puedes estar separado de ti mismo durante mucho tiempo, tu vida en esta realidad alternativa sería temporal. Y debido a que la única manera de no ser quien realmente eres es estar distraído y obsesionado por lo que te rodea, esta realidad temporal sería problemática. Sería difícil. Sería peligrosa. Sería cambiante. Sería impredecible. Sería confusa.

Pues si esta realidad alternativa fuera tan estática y hermosa como tu Antiguo Hogar, simplemente despertarías de inmediato, y tu deseo de Separación terminaría muy rápido. Por tanto, para que puedas mantener este estado, este deseo de ser único y separado para entrar en esta otra realidad, esta debe ser muy desafiante, como ves. De lo contrario, perderías el interés en ella enseguida. No te cautivaría, y tú quieres ser cautivado si buscas la Separación.

El verdadero misterio de esto está todavía imbuido en tu experiencia, en las decisiones que tomas cada día —si juzgas y condenas y por tanto profundizas tu Separación; si huyes de tu experiencia más profunda, que podría acercarte a tu naturaleza más profunda; si evitas y rechazas esas experiencias, dificultades y oportunidades que podrían hacer surgir de ti este mayor poder del Conocimiento; en por qué te obsesionas con gente, lugares y cosas; en por qué te distraes tan fácilmente; en por qué vives en la confusión y el debate, intentando definir la vida con simples declaraciones.

Incluso tu afiliación religiosa es superficial y hay en ella muy poca penetración. Si todavía estás buscando la Separación, tú no querrás ir muy lejos ni muy profundo con nadie ni con nada, porque esto te traería de vuelta a ti mismo. Esto te traería de vuelta al Conocimiento dentro de ti, que Dios ha puesto ahí para guiarte y bendecirte en esta difícil realidad alternativa.

La gente pregunta: “Bueno, los seres humanos, ¿son simplemente parte del proceso evolutivo de la vida en la Tierra? ¿Surgieron los seres humanos a partir de formas de vida simples?” No. Porque para que un ser consciente entre en esta realidad, debe tener un vehículo físico que sea capaz de expresar sus intenciones y su creatividad. De otro modo, [el vehículo físico] sería simplemente una cárcel y sería intolerable. Por tanto, los seres conscientes tuvieron que esperar mucho tiempo hasta que el proceso evolutivo creara tales vehículos que ellos pudieran habitar, cuerpos capaces de hacer cosas maravillosas —de alterar el paisaje para bien o para mal; de cambiar la realidad; de adaptarse a la realidad; de construir estructuras; de levantar pueblos, villas, ciudades y eventualmente naciones; creando mayor y mayor estabilidad y seguridad para aquellos que viven en esta difícil realidad física.

Imagínate que fueras un ser consciente pero solo se te diera el cuerpo de un perro o un pájaro. No podrías cambiar nada; no podrías arreglar nada; no podrías alterar nada. Estarías encallado en esta vida tan limitada y difícil debido a tu propio vehículo físico.

Dios quiere que aprendas y crees en este mundo y que contribuyas a su bienestar y al valor de otros, algo que no podrías hacer si no tuvieras un maravilloso instrumento, un maravilloso vehículo, un maravilloso cuerpo en el que funcionar. Sin este no podrías comunicarte. No podrías expresarte. No podrías crear nada. Dios te ama incluso si buscas la Separación, y por eso Dios asegura que tu experiencia de Separación pueda ser en última instancia significativa para ti.

Piensa en lo que estamos diciendo a la luz de las historias de la Creación que han sido inventadas en las tradiciones religiosas. Aunque sean simbólicas, son completamente ridículas en términos de realidad. La realidad es mucho más grande que la estimación humana.

Es comprensible que la gente intente crear historias simples desde un estado mental ingenuo. Pero el universo está lleno de billones y billones de razas y más, y todas ellas han buscado separarse de la Creación en esta realidad. Ellas son muy diferentes entre sí, habiendo seguido diferentes caminos evolutivos en diferentes entornos, interactuando entre sí, para bien o para mal. Civilizaciones ascendiendo. Civilizaciones cayendo.

Vuestro Dios es también su Dios, como ves. Es por eso que vuestras estrictas definiciones de la divinidad están muy limitadas y deben considerarse como muy, muy únicas a vosotros y vuestro pensamiento. Pero estas definiciones no pueden abarcar la realidad. Son relativas por la propia naturaleza de vuestra vida en este mundo. Pues aquí no hay nada absoluto, salvo el Poder y la Presencia de Dios y lo que Dios os ha dado en vuestro interior para que lo sigáis —para guiaros, protegeros y conduciros a vuestra mayor realización en esta difícil y cambiante realidad.

Puede que la gente pregunte: “Bien, ¿por qué debería preocuparme la Separación y lo que estás diciendo aquí? Nosotros decimos: es porque tiene completa relación con quién eres, con por qué estás en el mundo, con por qué sufres, con por qué tienes limitaciones y con por qué necesitas la fuerza y el poder mayores que Dios ha puesto dentro de ti para guiarte, protegerte y conducirte a una vida mayor. Tiene completa relación con tu diseño único como individuo, que se hizo para que asumieras un rol específico en el mundo, algo que no podrías entender a menos que este rol se te hiciera patente y fueras capaz de reconocerlo, recibirlo y prepararte para él.

De otro modo, tener inteligencia en la vida es una maldición —siendo consciente de tu muerte, temeroso de todo lo que podrías perder, viviendo en la ansiedad y en la aprensión, viendo los peligros del mundo a tu alrededor, siempre temeroso, siempre precavido, siempre con resentimientos, siempre con enfado, siempre sintiéndote débil e indefenso.

Los animales son más felices que tú porque no piensan en estas cosas. Son inconscientes de estas cosas. Ellos pueden vivir en el momento incluso cuando podrían morir a la hora siguiente. Viven en el momento. No ven ni conocen su final hasta que el momento llega. Ellos no lo ven. No se preocupan al respecto. No es un problema. Están intentando vivir y conseguir lo que necesitan cada día.

Para un ser consciente, sin embargo, la conciencia del futuro y los pesares del pasado suponen una inmensa carga y una fuente de miseria y sufrimiento. Solo un mayor propósito en la vida puede utilizar el pasado y el futuro para un mayor propósito, aliviándote así del sufrimiento y la ansiedad que de otro modo producirían de una manera abrumadora.

Sin este mayor propósito, las personas están sedadas. Están obsesionadas. Son adictas a drogas. Son adictas a gente. Son presa de fijaciones porque están intentando escapar de su propia miseria, de su ansiedad, de su incertidumbre, de sus quejas, de su propio miedo en todas sus manifestaciones.

No condenes a las personas por estar fijas y obsesionadas. Ellas están intentando escapar de algo de lo que tú [también] estás intentando escapar. Simplemente están tomando el camino equivocado, eso es todo. Su aproximación es fútil, peligrosa y autodestructiva.

Dios te ha dado el antídoto a vivir en la realidad física. El antídoto es el Conocimiento más profundo que Dios ha puesto dentro de ti. Este está más allá del reino y el alcance del intelecto. No puedes entenderlo con tu intelecto. Solo puedes responder a él, seguirlo y permitir que te demuestre su poder y su eficacia.

El Conocimiento dentro de ti no tiene miedo. No está corrupto por el mundo. Representa la parte eterna de ti que va a vivir más allá de este mundo. Pero le preocupa que puedas cumplir tu destino aquí, y con ese fin trabaja interminablemente a tu favor, intentando orientarte usando muchos medios diferentes para que sigas una verdadera dirección y no te desanimes y no seas apartado del camino por la belleza, la riqueza y el encanto o por la desesperación y la angustia.

Aunque Dios permitió que se creara el universo, el universo físico en el que vives, Dios también dio el antídoto al sufrimiento y la Separación en el principio mismo, porque realmente no puedes separarte de tu Creador y de la Creación. Incluso si te obsesionas en la realidad física, sigues sin poder escapar de tu origen y tu mayor destino.

Por tanto, es todo una cuestión de tiempo, y el tiempo aquí puede equipararse con el sufrimiento, el sufrimiento que experimentas en diversos grados cada día de tu vida. Ni siquiera sabes cuánto estás sufriendo, porque no sabes cómo es estar libre de sufrimiento, excepto quizá durante breves momentos aquí y allá. Incluso el estado que llamas “normal” es un estado de sufrimiento —un estado de aprensión, preocupación y ansiedad; un estado eclipsado por las dificultades de la vida y el gran cambio que está sucediendo en el mundo en esta época.

Para las personas es difícil ser honestas acerca de esto. Están tan adaptadas a su propia miseria que ellas llaman “buenas” a cosas que no son buenas. Aceptan cosas que son inaceptables. Se adaptan a situaciones que son dañinas o insatisfactorias para ellas. Incluso si viven en una nación libre y pueden alterar sus circunstancias, se aferran a cosas que no les ofrecen promesa ni beneficio. A cambio de seguridad o aprobación, ellas permanecerán en una situación que en realidad nunca puede beneficiarlas.

Las personas perderán su inspiración y se sentirán hastiadas. Abandonarán la esperanza y creerán en milagros, en el Cielo, en un gran santo o profeta, porque ellas realmente no pueden recibir lo que Dios les ha dado, que vive en su interior en este momento.

Es una situación trágica. La Separación es trágica. Es la fuente de todo el sufrimiento y la confusión, de la ansiedad y la autocondena. Es algo terrible, realmente, pero es comprensible. Es el resultado de vivir en la Separación. Porque nunca puedes estar totalmente feliz o satisfecho viviendo en un mundo como este, no importa lo hermoso o interesante que realmente sea.

Si fueras inmortal en este entorno, pronto comprenderías que te cansarías de él. Te cansarías de su constante necesidad de resolver problemas, de sus constantes dilemas, de su constante estrés y su constante cambio. Te cansarías de él, y buscarías una realidad y una implicación mayores. Es por eso que tu vida es temporal, como ves; de otro modo, se volvería incluso más infernal para ti.

Tal como es, tu cárcel puede dejarse atrás. Si fueras inmortal aquí, entonces no habría escape. Estarías encallado en una realidad que no representa tu Antiguo Hogar, tu mayor propósito, tu naturaleza más profunda o el verdadero significado de tu existencia. Aquí solo serías una criatura con un nombre, una característica del paisaje, completamente prescindible por lo que respecta a la naturaleza.

Es por eso que debes tornarte hacia tu naturaleza más profunda. Porque Dios no quiere sacarte del mundo. Dios no quiere reclamarte a través de la muerte. Dios quiere que vivas aquí una vida verdadera, de modo que pueda traerse tu Antiguo Hogar a este lugar de Separación, de modo que puedas traer aquí tus regalos y el espíritu de dar, que representa una Mayor Realidad que todos necesitan y que todos están buscando de diversas formas.

Dios te redime a través del poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti. El Conocimiento te preparará para contribuir a la vida, de modo que tus verdaderos regalos únicos puedan darse donde se los necesita y el poder de este dar pueda redimirte y reemplazar tus pesares, el odio y la autocondena que todavía te acompañan cada día.

Dios está contigo incluso en tu estado de Separación, a la vez como una Presencia y como una realidad viva en lo profundo de ti. Porque no puedes escapar de tu Fuente, y es por eso que, en última instancia, tu redención está garantizada. Incluso las profundidades más hondas del infierno se vaciarán algún día, porque nunca puedes dejar la Creación de manera permanente. Solo puedes dejarla por un tiempo, y esto es una gran bendición, como ves.

Puede que te aferres a la vida. Puede que te apegues a personas, lugares y cosas de la vida, pero tu Espíritu se impacientaría aquí si tu trabajo estuviera completo. Eso no significa que todo el mundo muera cuando está listo o cuando debería, pues muchas personas mueren de manera bastante innecesaria debido al conflicto, la guerra, las enfermedades y la privación. Esto es parte de la tragedia de la condición humana en este mundo, una condición que se comparte por todo el universo, la Comunidad Mayor de vida en la que siempre habéis vivido.

Estás separado de Dios, en tu propia mente. Estás separado de la Creación, porque estás viviendo en una realidad alternativa que no representa por entero a la Creación. Y estás separado de tu naturaleza más profunda, que todavía está conectada a Dios y representa la parte eterna de ti.

Dios ha puesto ahora una mayor inteligencia dentro de ti para guiarte y bendecirte mientras vives en esta difícil y desafiante realidad. El propósito de toda religión es traerte a este Conocimiento e involucrarte con tu naturaleza más profunda.

No estás aquí para complacer a Dios. No estás aquí para hacer méritos. No estás aquí para escapar del Infierno. Estás aquí para contribuir, porque eso es lo que te redimirá. Así es como el Infierno se deja atrás. Así es como resonarás con tu Fuente y Creador.

Sea cual sea tu tradición religiosa, o incluso si no tienes tradición religiosa, es lo mismo, como ves. Pero el propósito de la religión ha sido alterado. Se ha inclinado hacia la veneración de héroes y la adherencia a ideas y creencias. Ha degenerado con el tiempo, como ves. Ha perdido su enfoque y función primarios. Estos todavía pueden hallarse en las grandes tradiciones, pero necesitarías un maestro sabio y muy claro como guía para encontrarlos, porque están recubiertos con la ornamentación, el ritual y el comentario humano asociados con la religión.

Es como si el tesoro estuviera en el templo, pero está encerrado en lo profundo y debes ir a buscarlo. Es por eso en parte que Dios ha enviado al mundo una Nueva Revelación, para proveer los Pasos al Conocimiento en la forma más clara posible —[una forma] que pueda ser traducida a cualquier lenguaje y estudiada directamente, poderosamente, sin comentarios humanos y sin el peso y la corrupción de la historia oprimiéndola.

En el momento que comenzó la Separación se le dio una respuesta. Esa respuesta vive dentro de ti hoy. Tienes un mayor destino en el mundo, y tienes un mayor destino más allá del mundo, no importa quién seas —incluso si estás viviendo en un mundo diferente, incluso si no eres un ser humano.

El Plan de Dios es para todos en todo el universo. Es por eso que vuestras nociones sobre la redención han sido antes tan limitadas. Porque lo que Dios está haciendo en el universo es lo que Dios está haciendo en vuestro mundo. Y hasta [que llegó] la gran Revelación de vuestro tiempo, que está ocurriendo ahora, ¿cómo ibais a saber lo que Dios está haciendo en el universo?

Puedes ver qué fácil es estar confuso acerca de estos asuntos, y cómo los seres humanos han retocado la religión para atender sus necesidades, sus miedos y sus ansiedades. Pero la bendición está sobre ti, porque el Conocimiento vive dentro de ti.

No intentes decir que el universo físico es lo mismo que tu estado Celestial, porque son muy, muy diferentes. No pienses que tu mente, tu cuerpo y tu Espíritu van a vivir todos para siempre, porque solo uno es permanente. Los otros son temporales.

No pienses que la creencia va a llevarte al Cielo, porque cuando dejes este mundo no tendrás ninguna creencia. Simplemente serás quien eres. Y tu vida no será evaluada en base a tus creencias, sino en base al grado de servicio que fuiste capaz de dar a un mundo en necesidad y en base al grado en que fuiste capaz de perdonar a los demás y ser compasivo.

No hay una dispensación especial si eres un cristiano, un musulmán o un budista. A Dios no le importa a qué religión perteneces, siempre y cuando esta pueda traerte al Conocimiento más profundo que Dios ha puesto dentro de ti. Esa es la Antigua Alianza que tienes con Dios, como ves. La religión puede ser muy útil si se la entiende correctamente, pero el Poder de Dios y la redención de Dios existen incluso más allá del alcance de la religión.

Esta es la espiritualidad universal. Estáis viviendo en una Comunidad Mayor de vida. Estáis emergiendo a esta Comunidad Mayor. Eso forma parte del gran umbral que la humanidad enfrenta en este momento. Es por eso que debes aprender sobre la espiritualidad en la Comunidad Mayor y debes comenzar a entender la verdadera naturaleza de la Creación, el origen y el destino del universo que ves y sientes y la realidad de tu propósito y significado en este mundo —lo que te trajo aquí y lo que puede realizarte aquí, dado el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti.

Tu redención está asegurada porque nunca puedes estar separado de Dios por completo. Esto es lo que te salvará al final, pero el final puede estar muy lejos en el futuro. Está en tus manos decidir recibir la bendición, el poder y la gracia que Dios ha puesto dentro de ti, permitir que esto redirija tu vida, la dé coherencia, significado y verdadero valor y traer a tu vida grandes relaciones y reestablecer las grandes relaciones que ya existen.

Antes de que puedas dar estas cosas mayores, debes recibir y tomar los Pasos al Conocimiento. En última instancia, entenderás por qué sucedió la Separación a medida que resuelvas la Separación dentro de ti, tomes los Pasos al Conocimiento y reúnas tu mente mundana con la mente más profunda del Conocimiento en tu interior. Esto comenzará a finalizar la Separación dentro de ti, lo cual alterará completamente tu experiencia de estar en el mundo —tu sentido de destino, de fuerza, de poder y de propósito en este lugar temporal.

Que este sea tu entendimiento.

Anuncios