El Nuevo Mensaje de Dios para las religiones del mundo

Traducción del texto “El Nuevo Mensaje de Dios para las religiones del mundo”, tal y como fue revelado a Marshall Vian Summer el 23 de Enero de 2015 en Jerusalén, Israel.

Hoy hablaremos sobre la Nueva Revelación de Dios y las religiones del mundo.

En primer lugar debes comprender que Dios ha iniciado todas las grandes religiones del mundo y en cada caso ha enviado un Mensajero de la Asamblea Angélica para iniciar estas tradiciones en su comienzo.

Todos los grandes Mensajeros han venido de la Asamblea, por lo que están intrínsecamente unidos. Todos ellos han sido enviados por la Fuente, tu Fuente y la Fuente de todas las religiones del mundo.

Pero viviendo en Separación, las personas han separado las religiones entre sí e incluso internamente —separando todo lo que estaba destinado a estar unido, malentendiendo el significado y el valor de los Mensajeros y lo que realmente estaban presentando.

Pero esta limitación es entendida por Dios, porque no puedes entender el Plan Mayor de Dios para el mundo viviendo para el momento, viviendo en Separación. Aún no puedes ver el mayor panorama de las cosas.

Porque cada religión estaba destinada a ser un componente fundamental en el desarrollo y la evolución de la humanidad, preparando a la humanidad para un futuro que sería diferente del pasado.

Las grandes Revelaciones se dieron en momentos cruciales de la historia humana, tiempos no sólo de cambio y desafío, sino tiempos de gran oportunidad cuando estas Revelaciones podrían propagarse. Fueron colocadas en ciertos lugares para este fin, lugares donde el mensaje podría ir más allá de una única tribu, grupo o nación, en los momentos de mayor oportunidad de lo que nadie podía ver en el momento.

Aquí debes entender que las religiones del mundo son parte de un Plan Mayor. Y aunque son distintas entre sí de cierta manera, su distinción representa su contribución única al crecimiento de la sabiduría, la compasión y la ética de la familia humana.

Pues Dios sabe que no todo el mundo puede seguir una Enseñanza o un único Maestro o incluso una única interpretación. Viviendo en Separación, aún no tenéis la habilidad y el desarrollo para hacer esto. Y si una interpretación es forzada sobre las personas se vuelve una forma de opresión y de esa manera es contraproducente.

Lo que hoy te estamos diciendo aquí es muy diferente del modo en que se considera y se utiliza la religión en este mundo y, de hecho, como es considerada y utilizada en todo el universo. Porque todos los que viven en la realidad física están viviendo en Separación —separados de su Fuente y de la realidad eterna de la que todos han venido y a la que todos eventualmente retornarán—. Esto está más allá de la comprensión humana y, ciertamente, más allá de cualquier posibilidad de una comprensión religiosa.

Esta mayor comprensión ahora de la unidad de las religiones del mundo, la unidad de su Fuente e intención, es de vital importancia, ya que ahora todas deben jugar un papel en la construcción de la cooperación humana para hacer frente a un mundo en decadencia —un mundo de perturbación medioambiental, un mundo de creciente perturbación económica y social, una realidad que la familia humana nunca ha tenido que enfrentar antes, una realidad creada por el mal uso de la humanidad del mundo y de la contaminación de su aire, su agua y sus suelos, que ahora tiene el poder de socavar la civilización humana y crear una tragedia humana diferente de cualquier cosa que jamás se haya visto aquí antes, mayor que todas vuestras guerras combinadas.

Porque las Grandes Olas de cambio están llegando, y ya han comenzado. El mundo será más cálido. Las cosechas se perderán. El agua se agotará o provocará inundaciones en ciertos lugares. La economía del mundo será sacudida por esto. Y los medios de vida de las personas serán sacudidos por esto.

Es por esto que Dios ha hablado de nuevo. Y debido a esto Dios debe abordar la condición de las religiones del mundo, porque ellas están en disputa entre sí, e incluso divididas internamente. Y la violencia religiosa está ahora creciendo en el mundo y crecerá aún más a medida que las Grandes Olas de cambio impacten cada vez a más personas, privándolas de su seguridad, privándolas de su fundación para vivir aquí.

Todas las religiones del mundo se dan como bloques de construcción de la civilización humana. Cada bloque es diferente a los otros. Cada bloque es único, trayendo algo único a la comprensión y la perspectiva de la humanidad. Pero para ver esto, debes ver más allá de tu deseo de separación, donde intentas hacer que todo sea único y separado para validarte a ti mismo y a tus ideas.

Aquí te estamos dando la Voluntad del Cielo y cómo el Cielo ve las religiones del mundo, como los radios de una rueda alrededor del eje central del Creador. Ellas son todas ríos que se mueven hacia el mismo mar. Parecen ser independientes y únicas en sus características, en sus paisajes, pero todas ellas conducen al mismo resultado.

Para ver esto, tendrás que cambiar tus creencias religiosas y ajustar tu comprensión, porque no hay una religión para todos, porque esto nunca puede ser. Dios sabe esto a pesar de que las personas están todavía confundidas.

No hay Revelación final porque Dios tiene más que decir al mundo según la humanidad se enfrenta ahora a umbrales que nunca había encarado antes, frente al umbral del espacio, encontrándose con otros del universo que están aquí en el mundo para socavar la autoridad y la soberanía humana en él.

Estáis viviendo en un estado nunca visto antes en la historia de la civilización humana. Estáis en una nueva coyuntura. Y las religiones del mundo no pueden prepararos para esto. Dadas en la antigüedad, no fueron dadas para este propósito.

Debe darse ahora un nuevo bloque de construcción para completar el cuadro y para llevarlo a delante de manera que la humanidad pueda prepararse para su nuevo futuro y para vivir en el ambiente de un Nuevo Mundo, donde la cooperación y la unidad humana serán necesarias para la supervivencia y el bienestar de la humanidad.

La Nueva Revelación de Dios, por lo tanto, debe traer gran corrección y aclaración y pondrá a prueba muchas de las ideas y creencias fundamentales que separan a las religiones del mundo y que las enfrentan entre sí. Porque su unidad fundamental es debida a su Fuente y a la intención de su Fuente de presentarlas en los puntos de inflexión críticos para la humanidad.

Todas ellas están allí, dando su servicio único a la humanidad. Y las personas son llamadas a participar en una de ellas. Porque en este asunto, no puedes simplemente crear tu propio camino, porque las grandes vías han sido dadas.

Pero debido a que han sido mal usadas y mal entendidas, sujetas a la aprobación y la corrupción humana, muchas personas se han alejado consternadas, confusas y decepcionadas, al ver cómo las religiones del mundo han sido utilizadas como estandartes de guerra y para suprimir a las personas cruel, ignorante y tontamente, en contra de la Voluntad del Creador.

Muchas personas se han alejado de las tradiciones que están destinadas a servirlas. Y ahora la gente está perdida, pensando que pueden crear su propia vía, tomando prestado de esto y de aquello. Pero sólo Dios conoce el camino de regreso. No puedes crear tu propio camino en base a la preferencia y la exhortación humana.

Las personas han sido asignadas cada una a una de las grandes tradiciones, pero ahora están alejadas de ellas, arrojadas al mundo con todas sus persuasiones, su denigración, su dureza, su crueldad.

Por lo tanto debe traerse mucha clarificación a las religiones del mundo o seguirán dividiendo a la humanidad, cada una clamando ser exclusiva, cada una clamando tener el dominio o la preferencia de Dios sobre las demás, llenas de gente ambiciosa, adoptadas por los gobiernos para sus propios fines.

Entiéndase entonces que la religión nunca puede ser utilizada como una bandera de guerra o una justificación para la crueldad, la tortura, el castigo o la muerte. Todo esto representa el uso indebido de la humanidad de las grandes religiones y de la falta de comprensión de su propósito en la construcción de la unidad humana, los valores humanos y la ética humana.

La guerra y el castigo se llevan a cabo por otras razones. Nunca afirmes que Dios justifica o ha dirigido este tipo de cosas. Este es un grave malentendido. Dañar a otros en el nombre de Dios es un crimen contra Dios, la Voluntad y el Propósito de Dios, y la intención de Dios al establecer las grandes tradiciones.

Puedes ver aquí, de lo que te decimos hoy, que es muy diferente de lo que la gente proclama sobre sus religiones, lo que las personas creen o se les enseña a creer. Porque las religiones se han corrompido, todas y cada una, en cierta manera.

Porque que un cristiano no ayude a un musulmán o un musulmán no ayude a un judío o un judío no ayude a un hindú representa el problema central. Ahora la religión es parte del problema y no parte de la solución, como estaba previsto, como siempre se pretendió.

Fundamentalmente todas las religiones están aquí para traerte al Conocimiento que Dios ha colocado dentro de ti para guiarte y empezar un proceso de redención que sería llevado a cabo paso por paso en tu vida y circunstancias si fueras capaz de seguir esta guía correctamente.

Requerirá gran compasión y perdón. Requerirá que veas tu vida y a los demás de manera diferente y que no caigas preso de las seducciones del odio y la discriminación.

Hay siempre una distinción entre la Voluntad del Cielo y la comprensión de las personas. Sin embargo, para cerrar esta brecha dentro de ti mismo, debes tomar los pasos a este Conocimiento del que hablamos. Porque él representa la parte de ti que nunca ha dejado a Dios y puede recibir la Voluntad de Dios para ti, específicamente.

En esto, no estarás en disputa con otros porque el Conocimiento dentro de ti no está en disputa con el Conocimiento en otros.

Son las creencias de la mente. Es el condicionamiento social y religioso de la mente. Son tus preferencias, tu enfado y tu falta de perdón los que se interponen en el camino de este mayor reconocimiento, que te liberaría de mucho de tu sufrimiento y sentimiento de indignidad.

Así Dios tiene que hablar de nuevo para prepararte para las Grandes Olas de cambio que vienen al mundo. Dios tiene que hablar de nuevo para prepararte para el encuentro con un universo lleno de vida inteligente, un universo no humano donde la libertad es tan rara.

Y Dios tiene que hablar de nuevo para traer corrección y clarificación a las religiones del mundo, para que puedan tener la oportunidad de cumplir su verdadero propósito y destino aquí, el cual es generar una mayor cooperación y unidad, perdón y compasión entre las tribus y las naciones del mundo.

Todas ellas están destinadas a servir en esta capacidad en sus formas únicas y a proporcionar perspectivas y comprensiones únicas para equilibrarse entre sí y para llevar a la humanidad de vuelta a su relación primaria con Dios.

Debes entender aquí que los Mensajeros no son dioses. Todos ellos proceden de la Asamblea Angélica. Son mitad santos, mitad humanos, mayores que cualquier otra persona en el mundo a este respecto. Pero no puedes adorarlos. No puedes apelar a ellos en busca de favores y dispensaciones. Para esto debes apelar directamente a Dios.

Todo lo que os estamos diciendo hoy aquí requerirá de mucha consideración. Y mucha gente va a rechazar estas cosas para defender sus creencias e ideas e inversión en su perspectiva religiosa o su posición social o religiosa en la sociedad. Ellos serán ciegos al Dios que ellos proclaman que ellos siguen.

Porque si no puedes recibir la Nueva Revelación de Dios, ¿qué significa esto acerca de tu relación con Dios? Significa que tienes una relación con la comprensión de Dios de la humanidad, pero tu relación con Dios todavía no es lo suficientemente fuerte como para anular estas cosas.

Es un gran desafío en el tiempo de la Revelación. Cada vez que esto ha ocurrido, tal vez una vez en un milenio, siempre es un gran desafío para el destinatario.

¿Puedes escuchar de nuevo? ¿Puedes responder? ¿Puedes ir más allá de tus creencias y las cosas que te circunscriben? ¿Tienes el corazón y la voluntad de conocer la verdad más allá de la ideología humana?

Porque ninguna comprensión religiosa en el mundo puede abarcar el propósito y el plan de Dios en este mundo, y mucho menos en el universo más allá de ti, un universo tan grande y vasto que tu intelecto es demasiado pequeño como para siquiera comprenderlo.

Os estamos diciendo estas cosas para que el verdadero propósito e iniciación de las religiones del mundo pueda ser reavivado y redescubierto. Pero para ello, debes seguir el Conocimiento que Dios ha puesto dentro de ti, porque tu mente está demasiado condicionada, demasiado temerosa del cambio, demasiado limitada por su condicionamiento y por muchas personas, demasiado oprimida por la pobreza, la política y la opresión religiosa en el mundo.

Debes apelar a tu conciencia más profunda que Dios ha puesto dentro de ti desde el principio. No para hacerte un gran santo, o avatar, o un gran mensajero, sino para que puedas descubrir tu contribución y servicio único al mundo.

Será humilde. Será específico. Está destinado a determinadas personas, lugares y situaciones. En este momento, no puedes entender esto. Sólo puedes seguir el camino al que el Conocimiento te guiará y tener la fe para hacer esto y tener el respeto por ti mismo para confiar en esto dentro de ti y en los demás.

Para que la humanidad sobreviva en las Grandes Olas de cambio, para que la civilización humana permanezca intacta y creciendo y expandiéndose encarando las Grandes Olas de cambio, para que la libertad y la soberanía humana sea construida y fortalecida de cara a la intervención del universo que te rodea, deben restablecerse y renovarse la cooperación humana y la cooperación de las tradiciones religiosas de la humanidad, empezando dentro de ti y de tu entendimiento, de tu corazón y de tu mente.

Aquí no mires a los demás, porque primero debes alinearte con esto. No culpes y condenes a las naciones y a los líderes no importa lo ignorantes que puedan parecer, porque debes poner tu propia casa en orden, tu mente, tus emociones, tus creencias, tus agravios. Deja que la curación de la Nueva Revelación de Dios te libere de aquello que te oprime y mantiene tu mente pequeña, viviendo en la oscuridad y la confusión.

Es por esto que la Revelación se centra en el individuo. Porque todo lo que sucederá en el futuro se basará en las decisiones de los individuos y lo que informará esas decisiones. ¿Será el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ellos? ¿O será la fuerza de persuasión en el mundo y la oscuridad del miedo, la ira y el odio?

El servicio y la entrega en el futuro serán tan grandes. La necesidad será tan grande. Habrá regiones enteras del mundo donde las personas se verán obligadas a marcharse. ¿Quién las recibirá? ¿Quién las aceptará? Ellas ya no serán capaces de mantenerse por sí mismas, porque sus tierras se volverán estériles. Y los mares subirán, envolviendo sus puertos y ciudades en el futuro. Esta será una necesidad y una calamidad humana a una escala nunca vista.

No pienses que esta es la Voluntad de Dios. Es la consecuencia de cómo la humanidad ha vivido en este paraíso que ahora se está convirtiendo en un ambiente infernal. Paso a paso, día a día, la humanidad devora el mundo lo más rápido posible, sin pensar en el futuro, contaminando el aire, el agua y los suelos, sin pensar en el futuro, con avidez, como langostas sobre la tierra.

Esto es ignorancia. Esto es necedad. Puedes entender lo que estamos diciendo aquí. No se puede vivir para el momento. Hay que prepararse para el futuro en todas las cosas. Puedes entender lo que estamos diciendo aquí.

La Voluntad del Cielo es que las religiones del mundo sean todas participes en la restauración de la humanidad, de acuerdo con las necesidades de las personas, no sólo en función de sus filosofías o ideologías. Todo el mundo tiene que arrimar el hombro para salvar la nave en la que todos viven, porque la nave está haciendo agua e inclinándose a un lado.

Este es el propósito de todas las religiones del mundo —alimentar a las personas, cuidar de las personas, unir a las personas. No puede haber violencia entre las religiones del mundo si ellas son comprendidas correctamente—. Porque este acto es un crimen contra Dios, y la voluntad y la intención de Dios para la Tierra, para ti y para todas las personas.

La humanidad debe unirse para protegerse de las Grandes Olas de cambio que ha creado y para prepararse para su interacción, su peligrosa interacción con la vida inteligente más allá del mundo.

No encontrarás este énfasis en las religiones del mundo a menos que busques muy profundamente. No verás esto si vives sólo para el momento o tienes tus ojos en el pasado. Porque la religión debe ser vital hoy y mañana y debe prepararse para el bienestar de la humanidad, comprendiendo que Dios ha creado todas las religiones del mundo, y todas ellas han sido cambiadas por el hombre.

Ahora deben volver a su Fuente y a la intención inicial que las creó y la intención que le requiere ahora a cada una unirse al servicio del bienestar de los pueblos del mundo, no sólo de sus seguidores, sino de todos los pueblos. En esto, se vuelven verdaderas servidoras de la familia humana. En esto vuelven a su primer objetivo —el fin para el que fueron dadas.

Sólo la Nueva Revelación de Dios para el mundo tiene el Poder del Cielo para hacer esto posible. Puedes pensar que tal cosa no es posible, dado donde las personas se están asociando y cómo piensan y se comportan. Pero aquí estamos hablando de la Voluntad del Cielo, la cual puede alterar el curso del destino humano si puede ser recibida, si puede ser aceptada por suficientes personas en el mundo.

Muchos lucharán contra esto, por supuesto, porque eso siempre sucede en tiempo de Revelación. Todo depende de quien pueda ahora recibir la Voluntad del Cielo, frente al umbral de un nuevo mundo, frente al umbral donde la humanidad tendrá que optar por unirse y perseverar o descender en el caos sin fin y la autodestrucción.

Que puedas escuchar con tu corazón. Que puedas abrir tu mente a la Revelación. Que puedas aceptar que se te envió aquí para este propósito, para vivir en estos tiempos, para servir al mundo en estas condiciones y para prepararte y preparar a otros para el gran cambio que se avecina.

Esta es la Voluntad del Cielo, y dentro de ti, muy por debajo de la superficie de tu mente, sabrás que esto es verdadero.

Anuncios