Bienvenido, has encontrado el Nuevo Mensaje de Dios.

Destacado

“Esta es la respuesta a las oraciones de la gente de todo el mundo —oraciones desde todas las religiones y todas las naciones y culturas, oraciones pidiendo sabiduría, fortaleza, unidad, libertad y liberación.”

De “La Proclamación“, recibida por Marshall Vian Summers.

Hay un Nuevo Mensaje de Dios en el mundo.

Se trata de una comunicación genuina del Creador, que ha llegado en un tiempo de gran cambio, agitación y conflicto.

Recibida en el transcurso de más de 30 años por el Mensajero Marshall Vian Summers, esta revelación no se basa en ninguna de las tradiciones religiosas o enseñanzas espirituales que hoy existen.

El Nuevo Mensaje honra a la verdad permanente en todos los grandes Mensajes que el Creador ha dado alguna vez al mundo, pero es distinto a cualquier cosa que se haya revelado antes a la humanidad.

Es una nueva revelación sobre la verdadera naturaleza de la espiritualidad humana, sobre el gran cambio que está llegando al mundo y sobre el futuro y el destino de la humanidad dentro de una Comunidad Mayor de vida inteligente en el universo.

Escucha al Mensajero:

¿Qué es lo que revela el Nuevo Mensaje de Dios?

  • Revela cómo Dios habla a cada persona a través de una mente más profunda que en el Nuevo Mensaje es llamada Conocimiento. Lee más…
  • Revela el propósito y el destino por los cuales se nos envió aquí. Lee más…
  • Revela las Grandes Olas de Cambio que están ahora comenzando a llegar al mundo. Lee más…
  • Revela la peligrosa intervención en nuestro planeta de fuerzas venidas del espacio y la verdadera naturaleza de la vida y la espiritualidad en el Universo. Lee más…

Estos son algunos de los propósitos del Nuevo Mensaje de Dios:

El Nuevo Mensaje de Dios contiene una advertencia, una bendición y una preparación para la gente de todas las culturas y naciones.

Como parte de la preparación, incluye una práctica espiritual esencial llamada Pasos al Conocimiento.

Hoy día la revelación prosigue.

Sé bienvenido. Has encontrado el Nuevo Mensaje de Dios.

Ve a la sección de Preguntas y Respuestas.

Ve al índice de textos y enseñanzas del Nuevo Mensaje.

Ve a la sección de vídeos.

Visita la página del Nuevo Mensaje en Facebook

La Vida Sagrada

Traducción del texto “The Sacred Life”, tal y como fue revelado a Marshall Vian Summers el 13 de Marzo de 2013 en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

Estás destinado a vivir una vida sagrada, una vida de propósito, significado y dirección. Pero el mundo es un lugar arriesgado, y mucha gente no tiene la oportunidad de asumir una vida mayor debido a la pobreza, a la opresión, a la opresión religiosa y a las obligaciones familiares. Pero para aquellos que tienen esta oportunidad a su alcance en este momento, la llamada está ahí. El deseo está ahí, dentro de ti.

La Voluntad del Cielo está por todo tu alrededor, pero el mundo tiene muchas atracciones, seducciones y distracciones. La gente es llamada, y como muy a menudo es el caso, entrega su vida prematuramente —en relaciones, atándose a gente, lugares y cosas—. Esto cubre la necesidad temporalmente, la necesidad de la vida sagrada.

Los individuos llenan su vida con necesidades, temerosos de que si no lo hacen no habrá nada para ellos. Movidos por el miedo a no tener, buscan tener tanto como puedan, hasta que sus brazos están llenos y no pueden llevar nada más. Ellos están ahora demasiado cargados con sus propios deseos e inseguridades para ser capaces de recibir la vida sagrada.

Tú has sido enviado al mundo con un propósito. Este propósito requiere que entres en un nuevo tipo de experiencia vital —un estado mental diferente, una consciencia diferente de ti mismo y de los demás y una relación diferente con el propio mundo—. Hacer estas cosas es tu destino, y tu destino lo es todo. Es lo más importante. Pero las personas crean sus propios destinos, o lo intentan. Las culturas en donde viven les animan a hacerlo, prescriben lo que debe hacerse, lo que debe lograrse a una edad determinada —cosas como cuándo deberían casarse, el tener familia antes de estar listas, el llenar su vida con todas las cosas que su cultura o su sociedad prescribe—. Pero Dios tiene otro plan para ti.

La gente piensa que la vida sagrada es una vida monástica, pero es así. Porque en casi todos los casos, el trabajo de la gente está fuera, en el mundo. Es allí donde deben aprender a vivir una vida monástica. Pero para aproximarse a esta vida debe haber una rendición y un reconocimiento de que tus intentos de realizarte son inútiles y no llevarán al éxito. Esto puede aprenderse más rápidamente reconociendo con objetividad las vidas de la gente a tu alrededor —sus éxitos, sus fracasos y, en última instancia, sus decepciones—. El mundo está demostrando toda forma de error y recelo. Si puedes verlo, ello te ahorrará tiempo. Te ahorrará sufrimiento. Te ahorrará experimentación innecesaria. Te ahorrará graves decepciones. Evitará que regales tu vida y luego tengas que trabajar muy duro para recuperarla.

Las personas no están dispuestas a esperar. Les mueven sus culturas, su condicionamiento y su inseguridad. Su momento para el reconocimiento puede estar a años de distancia. ¿Qué harán entre ahora y entonces? ¿Pueden esperar? ¿Pueden construir el Pilar del Trabajo, el Pilar de las Relaciones, el Pilar de la Salud y el Pilar del Desarrollo Espiritual? Porque vuestra juventud es para esto, como ves. Hay mucho que hacer. Hay un gran foco. Hay logros importantes. Pero las personas quieren la respuesta ahora. No están dispuestas a vivir con las preguntas. Pero solo vivir con las preguntas trae las verdaderas respuestas a su momento. Pero esto requiere confianza en uno mismo y apreciación propia, así como el apoyo de al menos un compañero con sabiduría que te recuerde esto y te advierta de tus predisposiciones y tus errores.

Tú tienes un objetivo y un destino, pero debes construir los cimientos para este destino. Debes construir y cultivar el entendimiento y la consciencia de este destino y tu necesidad de él. Pues solo el Cielo puede satisfacerte en este mundo, y el Cielo te satisface trabajando a través de ti, a través del poder y la presencia más profundos dentro de ti, el poder del Conocimiento. Todo lo demás es un expediente. Todo lo demás es temporal y está sujeto a cambios graves y a la decepción.

Debes encontrar esta vida sagrada. Debes empezar contigo mismo, dentro de ti mismo, para encontrar la fuente y el centro de tu poder y dirección interna. Tú comienzas a desengancharte de aquellas relaciones e implicaciones que no representan el anhelo más profundo de tu corazón. Y encuentras la Revelación en el mundo que te encenderá, porque debes ser encendido por fuerzas de más allá de ti mismo. Tú no puedes encenderte a ti mismo.

El viaje tiene etapas. Tiene umbrales. No es solo una respuesta, o una creencia, o un sistema de pensamiento o la adherencia a una organización. Esas cosas no conducen a una vida sagrada sin este ajuste de cuentas más profundo.

Hay un momento en la vida en que el Cielo te llamará. Necesitas estar preparado para esto. Necesitarás hacer que tu vida esté preparada para esto. Ese es tu trabajo, como ves. Más allá de tu empleo para sostenerte y tus responsabilidades básicas, este es tu trabajo. Pero si el Cielo llama y tú no estás preparado, ello creará un gran conflicto dentro de ti, una gran confusión, una gran frustración, porque no estás preparado. No has construido esa fundación. No has ganado esa consciencia, o no has hecho ese ajuste de cuentas interno, o no has llegado a reconocer que estás aquí por un mayor propósito, y que tú no puedes inventar esto por ti mismo o asumirlo de otros, y que debes tener una gran paciencia y perseverancia para prepararte para esto.

Mira el mundo a tu alrededor. Mira el ascenso y la caída de la gente. Mira el vacío del éxito. Mira la inquietud y la soledad. Mira el sufrimiento y la adicción. Mira la superficialidad de las comunicaciones y las relaciones humanas. Todo esto te recordará que estás destinado a una vida sagrada. Si puedes verlo sin condena y sin rechazo o evasión, verás la vida demostrándote todo, demostrando que estas búsquedas no tienen esperanza y son absorbentes.

¿Qué es esta vida sagrada de la que hablamos? Es una vida donde todo es importante. Tu tiempo es importante. Todo se hace con un propósito y es útil. Incluso tus momentos de despreocupación o de profunda relajación son también útiles. Los mil simples placeres de la vida son útiles. En la vida sagrada nada se desperdicia. Es preciosa. Y tú debes estar presente ante ella y aprender a estar presente ante ella continuamente, en un estado de escucha interna, un estado de observación del mundo y un estado de profunda gratitud por los éxitos y fracasos que ves en él. Porque estos te recuerdan el poder del Conocimiento y la necesidad del Conocimiento.

La vida sagrada tiene una fuerte fundación. Los Cuatro Pilares de la vida han sido construidos suficientemente para darte estabilidad, de manera que puedas aprender cosas más grandes y estés disponible para la mayor involucración con el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti, así como con los Poderes Mayores del universo enviados por Dios para asistirte en tu desarrollo.

Aquí sabes con quién estar y cómo estar con ellos, y no hay confusión en tus relaciones. No hay conflicto o confusión respecto a tus obligaciones y compromisos. Aquí trabajas en el mundo sin quejarte, haciendo lo que debes hacer para sostenerte, de manera que puedas construir tu mayor involucración en tu interior. Aquí eres capaz de recibir finalmente a aquellos individuos que en verdad pueden ayudarte y con los que tienes un mayor propósito y destino. Aquí te preparas para la Revelación en el mundo que te llamará a responder. Y tú estarás listo para responder, listo para alterar tus circunstancias si es necesario, listo para moverte si es necesario, listo para ir adonde el Conocimiento quiere que vayas y capaz de hacerlo.

¡Qué libertad tan grande es esta! ¡Qué profundidad, poder y resonancia crea esto en tu vida! Mientras otros son esclavos de sus circunstancias y sus obligaciones, tú tienes una libertad que no tiene comparación en el mundo. Tú tienes paciencia. Puedes sentarte en quietud y disfrutar la espaciosidad del momento. Puedes disfrutar las cosas simples que tienes y te sirven, en gratitud y apreciación. No sufres interminablemente anhelando cosas que no posees. No tienes pesares serios. No te castigas a ti mismo con tus errores del pasado, porque has alcanzado la vida sagrada, y todo, tanto si es beneficioso como si no, te ayudó a encontrar esto, a prepararte para esto y a entrar en su dominio.

Esto suena quizá como una vida fantástica, reservada solo a individuos muy selectos. Pero es para ti, ya ves. El Cielo no te envió al mundo solo para perderte y desperdiciarte en él. Toda tu vida en el mundo se basa en quién te envió, en tu lugar de procedencia, en tu lugar de destino. Aquí el Cielo define quién y qué eres, y no el propio mundo.

Sí, tú tienes un cuerpo. Sí, tienes una mente. Sí, formas parte de la sociedad. Sí, has tenido que aprender a tratar con la gente básicamente, a cuidar de ti mismo y a ser responsable ante el mundo, hasta cierto punto. Pero tu mayor responsabilidad es ante el Cielo y ante el Conocimiento que está dentro de ti para guiarte.

Esta es la vida sagrada. No es una vida de conflicto y constante compromiso. No es una vida de obligación con gente, lugares y cosas que no representan tu destino ni tu mayor trabajo en el mundo. No es una vida de constante búsqueda, queriendo cosas para contrarrestar tu ansiedad y tu miedo de que realmente estás perdiendo tu gran oportunidad —un miedo que mueve a la gente constantemente a adquirir incluso más y a huir de su propia experiencia, la cual les revelaría su verdadera condición, condición que deben descubrir para poder reconocer su necesidad de la vida sagrada.

La vida sagrada puede existir en cualquier país, en cualquier religión, pero todos los que son llamados a este nivel de experiencia tienen ciertas cosas en común. Ellos se han dado cuenta de las limitaciones del mundo y del intento sin esperanza de satisfacerse personalmente en él. Han probado los placeres y las penas del mundo suficientemente para poder ver que deben responder a un mayor poder y a una mayor fuente en su vida. Han llegado a reconocer que Dios ha puesto un poder más profundo en su interior, una voz más profunda, un impulso más profundo, y con el tiempo han aprendido a confiar en esto suficientemente para dar el siguiente paso.

Ellos se han liberado de otras obligaciones, de modo que pueden pensar con claridad y ver su vida objetivamente sin ser persuadidos o dominados por la voluntad, la intención o los hábitos de otros. Han alcanzado un punto en el que valoran la experiencia más que la creencia. Y han reconocido que su verdadera seguridad reside en una asociación más profunda, más que en la formulación y en la defensa de sus creencias e ideas.

Ellos están entre los más afortunados del mundo. Han ganado libertad física, libertad emocional y libertad psicológica. Han alcanzado un punto en el que pueden recibir las bendiciones y la guía del Cielo en una forma pura. Ellos son espirituales, pero no necesariamente religiosos. Pueden pertenecer o no a una comunidad religiosa o adherirse a una creencia o tradición religiosa. En cualquier caso, ellos están respondiendo a algo más allá de la creencia, más allá de la ideología, más allá de la tradición. Han ganado la libertad para hacer esto.

Tú eres llamado a una vida sagrada. Has de tener esta libertad, porque solo con ella puedes reconocer tus mayores regalos y darlos al mundo, allí donde han de darse. Solo con ella eres libre para ir donde el Conocimiento quiere que vayas. Eres libre para dejar situaciones que debes dejar atrás. Eres libre para encontrar a aquellos individuos en el mundo con los que tienes una mayor asociación. Eres capaz de perdonar tu pasado y el conflicto y la degradación interminables en el mundo que te rodea. Te has hecho lo bastante fuerte para guiar tu mente y dirigir tu pensamiento suficientemente, pudiendo mantener un mayor curso en la vida.

Pero aquí, como ves, todo esto requiere desarrollo y preparación. De otro modo no podrías recibir la llamada del Cielo. No podrías aceptarla, y aun así ello te rompería el corazón. No podrías llevar a cabo lo que te pediría hacer, porque no estás libre circunstancial, emocional o internamente para hacerlo. Por tanto, no vale de nada decir, “Bueno, ¿cuándo ocurrirá en mi vida esta llamada del Cielo?”, porque ahora mismo tienes por delante todo el trabajo de poner tu vida en equilibrio, tomar los Pasos al Conocimiento y liberarte de los pesares y dolores de tu pasado.

La Nueva Revelación de Dios para el mundo te enseña cómo hacer estas cosas, y debes hacer estas cosas, o de lo contrario no estarás listo. No tendrás esa fundación. No tendrás esa libertad. Puedes tener pensamientos muy liberadores. Puedes creer en la democracia. Puedes creer en la expresión personal, pero realmente no eres libre para funcionar de una manera libre. No eres libre para estar comprometido, para estar unido, para ser dirigido, para estar involucrado.

Por tanto, el trabajo sucede ahora mismo. Porque es así como construyes la vida con propósito, como ves. Tú la construyes porque ganas propósito en todo lo que dices, en todo lo que haces y en última instancia en todo lo que piensas. Te vuelves así de involucrado contigo mismo, así de presente para los demás y así de presente para el mundo —ya no más perdido en la fantasía o en el pesar, ya no más sufriendo por el pasado o ensoñando el futuro, ya no más cautivado por el romance y la seducción.

Tú has construido esta libertad, paso a paso. Ladrillo a ladrillo, construyes la fundación. Ese es tu trabajo hoy, mañana y en todos los días por venir. Comienzas a prepararte para la vida con propósito ganando propósito ahora, cada vez más. Ese es el trabajo ante ti.

La libertad debe ganarse. Debe construirse. Debe conseguirse a lo largo del tiempo, de muchas maneras. Aquí comienzas a vivir la vida sagrada preparándote para la vida sagrada. Dios te ha dado el poder del Conocimiento para hacerlo posible, para darte la fuerza para superar tus tendencias y la naturaleza opresiva de vuestras culturas y sus influencias sobre ti. Dios te ha dado el Conocimiento para darte la claridad necesaria para tomar decisiones importantes y resistir la tentación, la persuasión, la manipulación e incluso los poderes del mal en este mundo.

Tú tienes esta gran fuerza y poder. Tienes esta gran dotación para guiarte. Pero debes quererla y saber que la necesitas y que ninguna otra alternativa en la vida te traerá lo que buscas. Debes comprender que no puedes construir tu vida por tu cuenta. No puedes construir el éxito. No puedes construir realización o satisfacción, porque esto es algo que se gana mediante una involucración más profunda con aquellos que te enviaron al mundo. Es el fruto del Conocimiento operando a través de tu vida de maneras que nunca esperaste, de maneras que son diferentes de tus planes, tus objetivos y tus esquemas para la felicidad.

Dios ha hablado de nuevo. La Revelación en el mundo está dándose ahora para clarificar todo lo que Nosotros estamos diciendo aquí y para prepararte para un mayor destino en un mundo que encara el gran cambio.

Habrá innumerables problemas y preguntas a lo largo del camino. Aquí tomas los Pasos al Conocimiento, y aprendes cómo escuchar en tu interior. Aprendes cómo salir de tus esquemas, tus planes, tus miedos y tus agravios. Aprendes cómo escuchar y permanecer observando.

Aquí estás comenzando a vivir la vida sagrada al ejercer todo lo que esta requiere y lo que demuestra. Aquí comienzas a sentir la Presencia, y comienzas a pedir activamente claridad, que la verdad te sea mostrada. Porque verás que es la verdad lo que asegurará tu felicidad, tu libertad y tu seguridad.

Esto es la vida sagrada. Cualquiera que haya ganado esto y haya construido esto estará en resonancia con otros que han hecho lo mismo, tanto en este mundo como más allá de él. Aquí personas de diferentes naciones y religiones resuenan entre sí, porque están siguiendo el mismo Misterio. Aquí se experimentan la relación, la asociación y la unión verdaderas, más allá de todas las divisiones, calificaciones y distinciones del mundo. Aquí te preparas mediante las relaciones para involucrarte con el poder mayor de tu vida, y encuentras lo que siempre has buscado en la relación con otros, lo cual es propósito, significado, dirección y una profunda resonancia.

Pero no puedes construir la vida sagrada sobre tu vieja vida. Como un peregrino, debes buscar la vida sagrada, construir su fundación paso a paso y comenzar a ejercer sus fuerzas, sus cualidades y sus requerimientos. Aquí no te quedarás solo con la apariencia de las cosas —ideas espirituales, baratijas o cosas simples—, porque ahora estás buscando la unión profunda.

El Cielo responde a aquellos que están construyendo la vida sagrada, a aquellos que tienen el coraje, la honestidad consigo mismos y la entereza para hacerlo. Es a ellos a quienes atenderá el Cielo, porque son ellos los que muestran promesa para sí mismos, para el bienestar de otros y en última instancia para el avance de la humanidad.

La Nueva Revelación de Dios está siendo ofrecida a todo el mundo, aunque todavía poca gente en el mundo es consciente de ella. Todo aquello de lo que Nosotros hablamos ha sido presentado antes en las grandes tradiciones, pero ha sido tan recubierto por la tradición y la interpretación —todas las cosas que la gente ha añadido a lo largo del camino inapropiadamente, incorrectamente— que es difícil encontrar el verdadero camino. Necesitarías que un maestro excepcional dentro de estas tradiciones te guiara hacia él, guiándote más allá de la manifestación hacia el Misterio.

Dios ha hablado de nuevo para dar a la humanidad el mensaje puro de la Revelación —los Pasos al Conocimiento y el camino—. Es la mayor y más importante Revelación que se ha dado a la humanidad, y trata la llamada, el propósito y la necesidad excepcionalmente bien.

Para aquellos que han llegado a comprender que no pueden satisfacerse por sí mismos en el mundo, aquellos que han llegado a este grado de honestidad, a esta consciencia de su condición, la Nueva Revelación de Dios será el mayor regalo que ellos podrían recibir. Ellos han llegado a un punto en el que pueden comprender su gran necesidad. Porque solo esta gran necesidad interna les llevará y les preparará para la vida sagrada.

Escuchando al Conocimiento

Traducción del texto “Listening to Knowledge”, tal y como le fue revelado a Marshall Vian Summers el 24 de septiembre de 2009 en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

Parte de tu desarrollo en el Camino del Conocimiento es aprender a mirar —a mirar sin llegar a conclusiones, a mirar sin tratar de decidir lo que es real o no, a mirar sin tratar de conectar lo que estás viendo con lo que ya sabes, solamente mirar.

Mira al mundo y escucha, como los pájaros en el aire y los animales en el campo. Mira y presta atención a tu entorno cambiante. Esta atención es necesaria. Sin ella, te perderás las señales del mundo, y te perderás lo que el Conocimiento te está diciendo dentro de ti mismo, lo cual requiere que aprendas a estar en un estado receptivo.

Recibir el poder y la presencia del Conocimiento requiere un estado mental tranquilo y vigilante. A lo largo del día, tienes muchas oportunidades para practicar: en el tiempo que pasas esperando por algo; en el tiempo que pasas cuando despiertas temprano en la mañana, cuando puedes escuchar más profundamente dentro de ti, antes de levantarte y ocuparte del día; en el tiempo que pasas en los intervalos entre actividades; en el tiempo que pierdes en fantasías o en imaginación temerosa, en especulaciones inútiles o simplemente dejando que tu mente divague donde quiera que vaya en su caótico estado.

La mente debe ser empleada o debe dejarse descansar, y su empleo no siempre es una expresión de trabajo. Puede enfocarse en una actividad amena, pero debe estar enfocada. Cuando no esté enfocada, debes permitirle descansar para poder usarla para escuchar y mirar.

Es siempre importante establecer una lista de preguntas al Conocimiento, preguntas fundamentales que no requieren explicación sino que reflejan una decisión fundamental: si deberías hacer esto o no, si deberías leer esto o no, si deberías seguir esta acción o no, si deberías estar con esta persona o no, si deberías elegir otro camino en la vida o en tu trabajo o no.

La respuesta a estas preguntas no será inmediata. Tienes que aprender a vivir con ellas, a permanecer con ellas y mantenerlas abiertas. Si puedes hacer esto y desarrollar la disciplina para hacerlo, en vez de darte respuestas consoladoras o darte simplemente por vencido después de haber hecho muy poco esfuerzo, desarrollarás la profundidad, la intención y la capacidad para responder a la guía del Conocimiento.

Escuchar al Conocimiento se convierte en una actividad muy importante, una actividad que practicas en la meditación y también en el mundo, con los ojos abiertos. Cuando hables con otros escúchales, y al mismo tiempo escucha también dentro de ti para asegurarte de que estás comunicando realmente lo que quieres comunicar y no estás siendo solo complaciente o necio. Escuchar al Conocimiento se convierte en algo que haces cada vez más a medida que desarrollas esta práctica —la práctica de la escucha interior, la práctica de escuchar realmente a los demás, esperando a que el Conocimiento te indique qué está pasando realmente en vuestra involucración y qué te están comunicando realmente en ese momento.

Lo trágico aquí es que las personas no están escuchando. Atrapadas en sus actividades, en sus deseos, en sus miedos, en sus conflictos y en sus frustraciones, ellas no prestan atención a nada salvo a sus propios pensamientos. Ellas viven en una especie de infierno personal que parece perpetuarse, y están constantemente reforzando este enfoque y esta obsesión en su interior. Esta obsesión se refuerza en sus conversaciones con otros, mientras otros hablan sobre sus propias obsesiones y ellas hablan de sus propias obsesiones, y nada real está siendo comunicado.

¿Cómo detener esto, esto que parece tan habitual y tan común, esto que ocupa gran parte de tu tiempo y tu energía y te roba perspicacia, claridad, fuerza y ​​poder? Tú practicas reemplazándolo por otra cosa. En vez de tener un constante parloteo interno, empiezas a practicar la escucha. Al principio es difícil, ya que estás muy acostumbrado a permitir que tu mente corra descontrolada como un animal salvaje y enloquecido o como un niño desleal y malcriado. Corre descontrolada por aquí y por allá y por todas partes. Por tanto, parece difícil detenerse y ponerse a escuchar, porque todavía no es un hábito en ti. Va contra tus hábitos y tus condicionamientos, pero a medida que practicas ello rompe también con tus hábitos y tus condicionamientos.

El beneficio práctico de esto es inmenso, porque la mayoría de los desastres y errores humanos son cometidos o creados porque las personas no están prestando atención. Cuando conducen un automóvil y por un segundo sacan su mente de la carretera, pueden golpear a alguien —a un peatón o a otro vehículo— con consecuencias trágicas y desafortunadas. Debes tener cuidado en todo lo que dices en el mundo y practicar el discernimiento y la discreción. Escuchar tu interior mientras hablas te permitirá hacer esto. Pero si estás charlando inconscientemente, sin darte cuenta de lo que realmente estás diciendo ni de su impacto sobre los demás, entonces estás actuando destructivamente. Estás traicionándote a ti mismo. Estás socavando tu bienestar.

Esta práctica de escuchar, y escuchar al Conocimiento, es fundamental para tu desarrollo y para tu éxito en la vida. Esto hará que sea más difícil que cometas un error. Hará que sea más difícil que tengas un error en tu juicio. Sentirás la contención cuando estés a punto de tomar una decisión equivocada o de decir algo que no debes decir. Comenzarás a leer los signos de tu cuerpo y tu mente, que te dirán que algo anda mal o que estás a punto de tomar una decisión muy peligrosa y desafortunada. No hacer estas cosas te roba la experiencia de confirmación interior cuando estás a punto de tomar una decisión importante.

Estas cosas son tan fundamentales para las posibilidades de éxito en la vida que no pueden ser subestimadas. Deja de ver la televisión. Deja de escuchar música todo el tiempo. Comienza a prestar atención a tu propia experiencia. Acostúmbrate a estar en silencio. Empieza a valorar el silencio y lo buscarás. Lo necesitarás para aliviarte y refrescarte. En vez de estar en estimulación constante y constante conversación, te vuelves más atento, más cuidadoso, más discerniente. Esto es lo que significa ser consciente, consciente del momento, prestando atención.

Entonces es mucho más fácil que el Conocimiento te hable, te guíe, te frene o te empuje hacia delante cuando sea necesario. Has creado una abertura en tu mente donde el Conocimiento puede ejercer su influencia y ofrecerte su gracia y su guía. Aquí tú tienes poder y desarrollas la fuerza para dejar de lado tus preferencias y detener tus miedos, de modo que puedas escuchar y responder.

La única manera de saber si estás tomando la decisión correcta es tener la experiencia de saberlo. La única manera de poder estar seguro de que estás cometiendo un error es experimentar toda la duda, la contención y la ansiedad que acompaña el tomar una decisión equivocada. En otras palabras, es estar realmente consciente y atento a tu experiencia. Y entonces obtienes la capacidad de discernir lo que es real de lo que no lo es, lo que se siente correcto y lo que no. Tú haces esto no al nivel de tus deseos o tus miedos, sino a un nivel más profundo, que es mucho más sabio y mucho más potente en estos asuntos.

Esto tomará tiempo, porque estás deshaciendo años y años de hábito, años y años de preocupación, años y años de obsesión contigo mismo o de obsesión por otras cosas o personas. Estás contrarrestando tu condicionamiento social, que es poderoso y abrumador hasta que te liberas de él. Por tanto, esto tomará tiempo y aplicación diaria.

Cuando prácticas los Pasos al Conocimiento y prácticas en ellos la quietud, estas practicando realmente la escucha interior. No estás escuchando para obtener una recompensa o para hacer un contacto inmediato; estás escuchando para desarrollar la capacidad de escuchar. Estás creando una abertura en tu mente, en lo profundo de tu mente, entre la superficie de la mente pensante y el manantial más profundo del Conocimiento en tu interior. Estás creando una abertura, un canal, un portal, una apertura.

Debido a que el Conocimiento no está todo el tiempo parloteando, como hace tu mente personal, encontrarás que escucharás y no habrá nada. Pero esto es lo que quieres. Quieres escuchar, experimentar la quietud y experimentar la apertura y el vacío para abrir tu mente. El Conocimiento no es como un pequeño contestador que te responde justo en el momento que lo desees. Si esa es tu experiencia, entonces no estás todavía involucrado con el Conocimiento. Comienza por valorar la quietud, la tranquilidad, la paz, el alivio que esta experiencia te dará.

Al principio, tal vez solo puedas practicar por unos minutos, pero construirás a partir de ahí. Practicarás diciendo “Rahn” o “Na Rahn”, y te mantendrás enfocado en estos sonidos que no entiendes, y comenzarás a pasar a través de todos esos diferentes tipos de obsesiones, creencias y distracciones, porque permanecerás con eso. Estás permitiendo que tu mente se calme, se aquiete y descanse, para que la mente más profunda dentro de ti pueda llegar a ser parte de tu experiencia.

Escucharás al Conocimiento mientras esperas el autobús. Escucharás al Conocimiento mientras alguien habla contigo. Escucharás al Conocimiento mientras miras por la ventana. Escucharás al Conocimiento mientras caminas por la calle. Escucharás al Conocimiento mientras limpias tu casa. Escucharás al Conocimiento mientras vas montado en un automóvil. Escucharás al Conocimiento mientras estás sentado en un avión. Las oportunidades para practicar son casi infinitas. Representan todo el tiempo y las oportunidades desperdiciadas de tu vida, que son absurda e incesantemente echadas a perder por la estimulación constante, por la fantasía, por la obsesión o por la interminable inquietud o preocupación.

Luego, cuando llegue el momento, cuando el Conocimiento tenga algo muy importante que darte, serás capaz de responder y tu respuesta será lo suficientemente fuerte para quedarse contigo. Y tú lo reconocerás y valorarás como algo importante, incluso si no lo entiendes por completo en el momento. Permanecerás con ello para ver lo que revela con el tiempo.

A veces requerirá una acción inmediata —detener algo que estás a punto de hacer, alejarte de algo en el momento, apartarte de un grupo de personas, tomar una acción evasiva o decir algo o hacer algo que cambiará la naturaleza de tu conversación con otros—. Pero por lo general, el Conocimiento te dará una señal clara e importante, y tú tendrás que permanecer con ella. Si estás practicando la escucha del Conocimiento tendrás la fuerza, y entenderás la importancia de permanecer con ella.

A veces una percepción interna como esta puede requerir una considerable contemplación. Si has de hacer un cambio importante en las circunstancias de tu vida o en tus relaciones primarias, puedes tardar un tiempo considerable, y puedes luchar y tener dificultades con esto. Pero si es verdad, no cambiará. No desaparecerá. Y no podrás manipularlo para satisfacer tus preferencias.

A veces las percepciones internas importantes requieren una larga contemplación y muchas etapas de acción; cambiar tu vida radicalmente, por ejemplo, a menudo requiere esto. Aquí estás prestando tanta atención a tu interior como la estás prestando al exterior. Pero en lugar de estar preocupado sobre cada pequeño pensamiento, cada pequeña emoción, cada pequeño sueño, cada pequeña imagen, estás escuchando al Conocimiento —la corriente más profunda de tu vida.

Las personas obsesionadas superficialmente con sus pensamientos, sus sentimientos y sus sueños no reconocerán nunca la corriente más profunda de su vida, ya que no están buscando en el lugar correcto. Todavía están obsesionadas consigo mismas en la superficie de su mente y no han aprendido a escuchar más profundamente y a desarrollar la paciencia, la habilidad y la perseverancia para hacer esto.

El estudio de tu personalidad no te dirá quién eres, ni por qué estás aquí, ni a quién debes conocer, ni qué debes hacer o no hacer. La obsesión con uno mismo y la consciencia de uno mismo se mueven en direcciones opuestas, atendiendo a aspectos muy diferentes de ti mismo. Si eres un esclavo de tu mente, de tus pensamientos, de tus sentimientos y de las expectativas de los demás, entonces realmente no has comenzado el verdadero viaje que está frente a ti.

La práctica que Nosotros estamos dando aquí es primordial. Esta requiere más disposición e intención que habilidad real. Pero habrá habilidad para diferenciar una señal verdadera de una señal ilusoria que pasa por tu mente. Esto dependerá de la profundidad de tu investigación interna y de cuán profundamente escuches dentro de ti con el tiempo. Tú estás recibiendo impulsos todo el tiempo —podrías ser compulsivo con ciertas cosas, podrías ser obsesivo con ciertas personas o situaciones, y ese es probablemente el caso—. ¿Cómo reconoces la diferencia entre esto y una verdadera señal o mensaje del Conocimiento?

La respuesta es qué estás escuchando y a qué estas atendiendo en tu interior. Si escuchas con atención y practicas esto diariamente, comenzarás a ver todos los pequeños impulsos y compulsiones, que simplemente pasan como las nubes. Son como hojas en el viento. Pero hay algo mucho más grande y mucho más real. A medida que sigas escuchando, esas cosas se pasarán. Tal vez las sentirás intensamente por un momento, por una hora; pero se pasarán, porque carecen de verdadera esencia. Estás escuchando atento a algo más profundo, más sólido, más real, más permanente. Esto te enseñará a reconocer la diferencia entre una compulsión o algún tipo de impulso o algún tipo de persuasión en el ambiente mental, y el verdadero poder y presencia del Conocimiento.

Las personas son impacientes. No prestan atención. Quieren respuestas, no experiencias. No quieren tener que trabajar muy duro. Quieren simplemente dejarse llevar por su estado obsesivo y compulsivo. Pero si tú quieres tener alguna esperanza de descubrir tu mayor propósito y tus mayores fortalezas, eso no puede ser la verdad para ti.

El mundo se enfrenta ahora a las Grandes Olas de cambio, y en él está sucediendo una intervención de razas de otros mundos que están aquí para engañar a la humanidad y aprovecharse de sus debilidades, sus conflictos y demás. No estás viviendo en tiempos intrascendentes. No puedes estar tonteando frente a las Grandes Olas de cambio, porque ellas tienen el poder de destruir tu vida y todo lo que valoras. Debes tomar en serio tu vida y tu presencia aquí en el mundo en este momento. Debes honrar tu presencia aquí y reconocer que tienes una responsabilidad fundamental al estar aquí. Y debes reconocer que eres responsable ante aquellos que te han enviado a este lugar.

Sólo el Conocimiento dentro de ti puede explicar estas cosas, pues no están relacionadas con tu educación. No están relacionadas con tu condicionamiento social o con las persuasiones de otros. Estas cosas son fundamentales dentro de ti, no importa lo que pienses o lo que hagas. Es a estas grandes cosas fundamentales a lo que necesitas realmente conectarte, porque ellas guardan la clave y la promesa de tu vida. Es el Conocimiento quien te traerá las grandes relaciones. No lo hará tu pavoneo, haciendo el ridículo y degradándote a ti mismo en todas las formas imaginables para intentar atraer la atención y la aprobación de alguna persona.

Este es un viaje diferente. No es un viaje de gratificación instantánea. No es un viaje de compulsión. No es un viaje donde obtienes todo lo que quieres, como un niño malcriado. Se trata de un esfuerzo más poderoso, uno que produce resultados que ninguna otra cosa puede ofrecer.

Siéntate en silencio y escucha. Escucha más profundamente. Si tu mente se ve atrapada y te lleva lejos, tráela de vuelta. Practica el “Rahn” o el “Na Rahn”, y tráela de vuelta. Regresa. Por supuesto, te distraerás. Has vivido toda tu vida estando distraído. Todo eso no va a desaparecer en un momento. Tu mente no está acostumbrada a que la dirijan. Está acostumbrada a ser caótica, y ahora estás comenzando a dirigirla de una manera útil y significativa.

Escucha al Conocimiento, y sabrás que es la verdad. Practicarás esto, y el Conocimiento te dará cosas sencillas para hacer o para no hacer. Te prepara para las decisiones mayores que vendrán, que aún no estás listo para tomar. No con certeza o coraje. Empieza con cosas pequeñas, y mantén una lista de preguntas que sean simples y directas, que requieran una respuesta positiva o negativa, porque es así como el Conocimiento te responderá al principio. Será un sí o un no. Pon todas las preguntas de esta forma, y comenzarás a experimentar las respuestas dentro de ti.

El Conocimiento no es como tu intelecto. No compara ni contrasta, siempre en un estado de confusión y debate. Está absolutamente seguro de a dónde te está llevando y a dónde debes ir. No responderá a preguntas que no tengan nada que ver con esto, así que debes hacer las preguntas que sean más importantes y no jugar aquí, porque si lo haces, el Conocimiento permanecerá en silencio. Si haces una pregunta y la expresas de forma que requiera una respuesta positiva o negativa, asegúrate bien de que realmente deseas que esa pregunta sea contestada. Si no estás seguro de ello, no preguntes. No juegues aquí. No hagas el tonto.

El Conocimiento te retendrá de muchas cosas. No estás acostumbrado a retenerte tú mismo, y por eso tu vida ha sido una sucesión de dilemas e incluso de catástrofes. El Conocimiento te reservará para algo mayor. Pero antes, tienes que dejar de cometer los mismos errores, de hacer las mismas tontas suposiciones, de tomar las mismas decisiones sin sentido. Debes reducir la velocidad. Debes detenerte. Debes tomarte tiempo para practicar la escucha —escuchando al Conocimiento; escuchando para desarrollar la habilidad de escuchar, la intención y la capacidad de escuchar dentro de ti mismo.

Las personas se sientan durante cinco minutos, y al no conseguir una importante percepción interna piensan que no funciona, pero ellas no están practicando nada. Y las respuestas que reciben generalmente se las dan ellas mismas de todos modos, y por tanto es todo un ejercicio de estupidez.

Tú haces esto porque necesitas saber a dónde vas en la vida, y lo necesitas para encontrar el Poder Mayor que puede guiarte y llevarte a esas personas y a esas oportunidades que son esenciales para tu éxito y tu realización. Estas son cosas que no puedes proporcionarte por ti mismo y que no puedes averiguar con tu intelecto. Pero el poder y la presencia del Conocimiento residen más allá de los límites y el alcance del intelecto. Eso es lo que lo hace poderoso. Eso es lo que hace que sea puro e incorruptible. Y esa es la gran fuerza que ahora debes encontrar dentro de ti mismo y que debes promover en los demás.

Que esta sea tu comprensión.

El Viaje a la Libertad

Traducción del texto “The Freedom Journey”, tal y como le fue revelado a Marshall Vian Summers el 2 de marzo de 2011 en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

La espiritualidad es fundamentalmente una búsqueda de libertad —libertad de ciertas cosas y libertad para ciertas cosas—. Vista de este modo, la imagen se vuelve más completa. Porque tú tienes un mayor destino en el mundo, un mayor propósito para estar aquí, un propósito que ahora no estás viviendo, a pesar de tus definiciones y proclamaciones. Es liberarte de la vida que estás viviendo ahora, para prepararte para una vida mayor en servicio al mundo, lo que representa el núcleo y la esencia de todo desarrollo espiritual.

Por supuesto, hay muchos otros objetivos que la gente trae a su vida interior y a su creencia en lo Divino: agradar a Dios, tener una buena posición social, ser un miembro honorable de la comunidad religiosa o de la iglesia, seguir los preceptos, ser devoto, ser rebelde. Cualquiera que pueda ser la posición, aún no te has liberado de tu condición previa.

Puede que tengas creencias maravillosas. Puede que tengas prácticas espirituales. Puede que te postres en el templo, en la iglesia o en la mezquita. Puede que participes en todos los movimientos de la religión y llenes tu casa con simbología y material religioso, pero aún no eres libre de tu condición previa.

Esto tiene mucho que ver tanto con tu libertad interna como con tu libertad externa. Estás intentando ser libre de ciertas cosas y ser libre para ciertas cosas, porque tienes un destino, porque tienes un mayor propósito. La lucha por la libertad existe a muchos niveles diferentes, y representa la motivación central dentro del individuo si este está siendo honesto y fiel al Conocimiento en su interior.

La lucha por la libertad política, la lucha por la libertad económica, la lucha por la libertad social… El espíritu humano no se satisface siendo obligado y servil, adherido solo a los dictados de la cultura, la política y la religión.

Debes ver tu propia motivación para la libertad, cualesquiera que sean tus circunstancias, cualquiera que sea la nación en la que vivas, cualquiera que sea el clima político o el clima social, sea tolerante o intolerante, liberal o conservador. ¿Estás viviendo la vida que sabes que tienes que vivir? Esa es la pregunta. Y la honestidad de tu respuesta será importante.

Dios puede proveerte el camino para dar los pasos hacia el Conocimiento, la inteligencia más profunda dentro de ti. Pero Dios no puede controlar lo que te dices a ti mismo ni lo que permites que otros te digan, ni afectar las concesiones que realices en tu propio entendimiento o las concesiones que realices para adquirir las cosas que piensas que quieres y necesitas de los demás.

Así que todo esto, el ímpetu de libertad, el deseo de libertad y la certeza de que debes reclamar una mayor libertad, debe venir de ti. Y es difícil y desafiante. Pondrá en peligro tu seguridad, tus ideas, tu complacencia y tus acuerdos con otras personas. Podría desafiar la aprobación que deseas de los demás, tu posición social y tu posición en la familia, todo.

Pero, como ves, tú estás básicamente en el mundo para cumplir una gran misión, para prepararte para esta misión, para liberarte para esta misión, para ganar la fuerza, el coraje y la integridad para emprender esta misión y para liberarte de las cosas que te comprometen y te detienen, de modo que puedas tener la libertad de tener la oportunidad de participar en una vida más grande.

Si vas a ser realmente honesto contigo mismo en un nivel más profundo, en el nivel del Conocimiento, esta es la verdad a la que llegarás. Pero esta es una verdad profunda, mucho más allá de lo que las personas piensan, consideran y se dicen a sí mismas. Las personas quieren ser felices. Quieren estar seguras. Quieren estar cómodas. Quieren tener compañerismo. Quieren tener la aprobadas de los demás. Quieren ser queridas y apreciadas. Quieren tener placeres. Quieren tener comodidades.

No hay nada malo en querer estas cosas, pero hay una mayor motivación dentro de ti que no puede ser comprometida por la búsqueda de ninguna otra cosa. Esta representa tu primer y principal compromiso. Si pudieras preguntarte a ti mismo, atravesando todos tus deseos, temores, preferencias, necesidades y supuestos, llegarías a esta verdad fundamental: que hay algo más importante que debes hacer. No puedes crearlo. No sabes qué es, pero está ahí, y tienes que encontrar la manera de encontrarlo, para descubrirlo y expresarlo en el mundo. Este es el deseo central, la intención central, la necesidad central —la necesidad más profunda de tu alma.

Muchas personas, por supuesto, no irán tan lejos consigo mismas. Ellas quieren las cosas fáciles, las cosas simples, las cosas agradables, las cosas cómodas. Ellas no llegarán muy lejos. No se cuestionarán a sí mismas a ningún grado mayor. Ellas quieren comodidad y consuelo. No quieren tener que trabajar muy duro o renunciar a cualquier ventaja que posean o que piensan que deben tener. Así que su integridad se pierde, y son ajenas a sí mismas y a la necesidad más profunda de su alma.

Ves esto en todas partes, por supuesto. Es la condición de la humanidad. Lo ves más trágicamente retratado en las naciones más prósperas, donde las personas han conquistado la libertad política y la libertad social a un grado mucho mayor que en cualquier otro lugar en la Tierra. Pero ellas no la usan. No la reclaman. No se apoderan de la gran oportunidad que esto les da, y así, ellas buscan comodidades y placeres, buscan darse el gusto en el romance y las aficiones. Tratan de adquirir riqueza y extraviarse en sus intereses y distracciones. ¡Qué trágica perdida es que aquellos que tienen desperdicien lo que tienen, mientras que aquellos que no lo tienen lo buscan y necesitan desesperadamente!

Es por eso que el poder y la presencia del Conocimiento se encuentran dentro de ti. Dios te ha dado una inteligencia más profunda. Representa la parte de ti que nunca se ha separado de Dios, y por tanto puede ser una fuente de expresión del Creador dentro de ti, tu conexión con lo Divino.

El Conocimiento no puede ser engañado. No puede ser seducido. No responde al compromiso. Está aquí en una misión, y esa misión es tu misión. No serás satisfecho con ninguna otra cosa. Aun cuando satisfagas los requisitos básicos de la vida, esta te empujará más lejos y más profundo. No te dejará estar satisfecho con nada menos. Incluso si adquieres todas las cosas que piensas que quieres y debes tener, la insatisfacción te empujará hacia delante. Debes ser libre para ciertas cosas: para conocer a las personas que formarán parte de tu misión, para descubrir dónde esa misión debe expresarse y cómo debe expresarse.

Estas no son cosas que puedas averiguar en tu intelecto. Esto no es una búsqueda intelectual. Por mucho que intentes entenderlo, no podrás a menos que emprendas el viaje en sí mismo. Es un viaje a la libertad.

Hasta dónde irás en este viaje depende del nivel de honestidad que tengas dentro de ti mismo. Cómo expresas esta libertad, hasta dónde tomas esta libertad, depende de tu propia consciencia y tu honestidad interior.

Aquí la honestidad es central para el viaje a la libertad. Es tan fácil ser deshonesto, particularmente a medida que ganas abundancia, a medida que adquieres las comodidades que tan pocas personas en el mundo tienen. La cultura te dirá que persigas riqueza, felicidad y placer, matrimonio y familia —todo lo que ves a tu alrededor que se está siguiendo y a lo que las personas se están adhiriendo a ciegas, sin preguntar siquiera—. Incluso los rebeldes en tu sociedad se adhieren a ello, ya que aún no se han liberado.

Las personas piensan que conocen la verdad. Piensan que saben lo que quieren porque están tratando de usar el intelecto para determinar el propósito, el curso y la dirección de sus vidas. Pero el intelecto es una cosa temporal, un instrumento maravilloso para la comunicación y la evaluación, pero que no puede discernir la verdad más grande de tu vida: por qué estás aquí y quién te envió. Para esto debes ir más allá de las ideas, creencias y suposiciones, hacia una experiencia más profunda.

Dios ha hecho esto posible colocando el Conocimiento dentro de ti. Este no se rige por el condicionamiento social. No le convencen las persuasiones del mundo. No reverencia a los que piensas que debes agradar y servir. Es claro. Es compasivo. Y es completamente honesto.

Aquí la honestidad no es saber que sientes. Es realmente sentir lo que sabes. Esto habla de una libertad a un mayor nivel —la libertad no solo de estar a salvo y seguro, la libertad no solo de poseer ventajas en la sociedad y comodidades—. Es una libertad para algo más grande que te empuja hacia delante. Ella reconoce las muchas cosas que tienes, las muchas bendiciones que tienes y los logros que has creado y todos los dones de tu sociedad, sean los que sean.

Pero el viaje a la libertad te impulsa aún más. No es suficiente con tener. Debes saber. Debes crear la conexión más profunda con el Conocimiento dentro de ti. Debes comenzar a vivir la vida que se te envió a vivir aquí, porque realmente nada más en el mundo va a satisfacer al alma.

Aquí debes impulsarte aún más. Ahora, quieres liberarte de cosas en tu propia mente: ser libre del miedo, libre de compromisos, libre de actitudes y comportamientos autodestructivos, libre de justificaciones para cosas que no pueden justificarse, libre de tener que agradar a otras personas, libre de tu propio comportamiento social, que rara vez fue honesto y auténtico. Y estás buscando libertad para una mayor participación dentro de ti mismo y libertad para un mayor compromiso en el mundo, que te está llamando mientras sus necesidades y sus crisis se intensifican.

Este impulso, esta necesidad, este estirarse, es absolutamente natural y esencial para ti. Sin embargo, encontrarás que tus amigos no comparten esto. Ellos quieren quedarse atrás. No quieren subir esta montaña. Quieren ser felices. Quieren estar cómodos. Quieren manejar lo que ya tienen. No quieren cuestionarse lo que están haciendo. No quieren cuestionarse sus valores. No quieren cuestionarse lo que está pasando en el mundo. ¡Tienen miedo de eso! Miedo de que pueda llamar en ellos algo mayor.

Todo el que ha nacido en el mundo está en este viaje a la libertad. Sin embargo, la mayoría de las personas no puede ir muy lejos a causa de circunstancias opresivas. La opresión política, la pobreza extrema, debilitan el espíritu, debilitan el alma. Ellas luchan para tener las cosas sencillas y básicas de la vida, y esto ocupa todo su tiempo y energía.

Es una tragedia de inmensas proporciones, y es una de las razones por la que la humanidad no ha progresado más allá de lo que tiene. Porque estas vidas, que están destinadas a ser de mayor servicio en el mundo, son desperdiciadas y aplastadas bajo el peso de la pobreza y la opresión.

En el caso de aquellos que tienen mejores circunstancias, muchos solo quieren enriquecerse y aislarse de la pobreza que ven a su alrededor. Y las personas de clases más pudientes, están desperdiciando sus regalos y su oportunidad en actividades vacías, lujos sin sentido e indulgencias. El mundo ofrece inmensas oportunidades para que las personas se pierdan aquí.

Pero todos están aun así en un viaje a la libertad, incluso si han perdido su camino, incluso si han capitulado a sus circunstancias o a sus deseos e indulgencias. La necesidad del alma no cambia. La dirección del Conocimiento no cambia. El impulso hacia una mayor libertad, ahora hacia una libertad interior tanto como hacia la libertad exterior, no disminuye.

Este deseo, esta intención, esta voluntad, nace del Fuego del Conocimiento dentro de ti. Este Fuego puede llegar resultarte distante y desconocido, pero no se apaga. No se apaga, porque no puedes apagarlo. Puedes acercarte a él o distanciarte de él. Puedes conocerlo o desconocerlo. Puedes sentirlo o no sentirlo. Puedes pensar en él o no.

Fundamentalmente, la expresión de un mayor propósito es tu servicio a Dios y a la humanidad y al mundo. Esto trasciende tu servicio a ti mismo o tu servicio a tu familia inmediata. Hasta cierto punto, sigues proporcionando servicio para ti y tu familia, pero la prioridad ahora cambia a un mayor nivel.

Sin embargo, la libertad y la honestidad siguen vinculadas. Hay personas que quieren servir a Dios e incluso piensan que están sirviendo a Dios, pero en su interior no son libres, y en realidad no son honestas consigo mismas. Ellas piensan que su libertad está en servir a una ideología o a un sistema de creencias, volviéndose proselitistas en eso, comunicando eso, pero realmente no son libres. Les mueven necesidades personales. Siguen siendo esclavas del intelecto. No se han liberado de la mente. Y así, su servicio a Dios en realidad no existe aún, no auténticamente. Tiene la apariencia de serlo, pero realmente todavía no lo es. Sin embargo, si llegan a ser honestas consigo mismas y dudan de sus creencias y cuestionan sus propias suposiciones, entonces el camino hacia la libertad comienza a abrirse de nuevo para ellas.

Luego, por supuesto, están aquellas personas que se centran solo en la libertad política, o en la libertad económica, o en la libertad social. Esta es una contribución muy importante para muchas personas, y hacer esto puede ser su objetivo final, pero la pregunta es, ¿son libres dentro de sí mismas? ¿Se basa su motivación en el amor y la compasión por las personas? ¿O la mueve la ira y la hostilidad, el resentimiento y el arrepentimiento? ¿Es su regalo real y auténtico, o está viciado y contaminado?

No puedes mover a otros a un nivel más profundo a menos que tú mismo te muevas a ese nivel. Quienes dirigen los movimientos de libertad política a menudo se vuelven ellos mismos combatientes, siempre en guerra con la oposición, siempre intentando derrocar los poderes supervisores o globales. No son libres. Están enfadados. Están desesperados. Sus corazones están llenos de veneno. ¿Cómo puede esto servir al bienestar de las personas? Incluso si provocan una revolución y derrocan a los poderes opresores, ¿qué tipo de gobierno tomará su lugar? ¿Será una transformación social real, guiada por personas verdaderamente inspiradas o solo habrá un cambio en la clase dominante, una transferencia de poder de un grupo a otro?

Es por eso que debes mirar con ojos claros y escuchar con una mente tranquila, para que puedas oír y ver y determinar la verdad y la autenticidad de lo que ves y oyes a tu alrededor.

Es muy fácil tener una posición edificante —ser de servicio, sacrificarte, tener toda la apariencia de ser un verdadero servidor de la humanidad, un soldado de la libertad, un cruzado de una causa mayor—. Pero lo que te motiva y lo que te compromete hará toda la diferencia en el resultado.

Puedes mover a las personas con promesas de riqueza, libertad y poder —poder social, poder económico, poder político—. Puedes mover a las personas a hacer cosas. Puedes organizar las actividades de las personas. Pero es la naturaleza de tu propia motivación lo que determina si puedes ser una fuente de inspiración, si puedes encender el deseo de verdadera libertad dentro de los demás y no solo manipular sus pasiones y sus circunstancias opresivas para tu propio beneficio o ganancia.

Las naciones han cambiado gobiernos a un tremendo coste, con pérdida de vidas, sufrimiento y desplazamientos de personas, solo para encontrarse ahora bajo un conjunto diferente de poderes opresivos. ¿Valió realmente la pena el cambio? ¿Valió la pena el coste que se requirió? ¿Han mejorado realmente las cosas en la vida de las personas? ¿Se ha asegurado la verdadera libertad?

Mira con ojos claros. Debe haber una mayor inspiración para producir un resultado mayor. De lo contrario, todo es conflicto y agitación, y la condición de la humanidad no mejora.

Estás en un viaje a la libertad. No estarás satisfecho con la riqueza, el compañerismo, el placer o la comodidad si no puedes responder a esto dentro de ti. Esto requerirá que seas libre de ciertas cosas y libre para ciertas cosas. Debes tener la libertad para abrir tu mente. Debes tener la libertad para tomar los pasos al Conocimiento y permitir al Conocimiento guiarte, protegerte y conducirte hacia una vida mayor. Debes tener la libertad para ser honesto contigo mismo y para ser libre de aquellas influencias, relaciones y circunstancias que niegan esta libertad o la hacen más difícil de alcanzar.

Debes tener la libertad de estar contigo mismo completamente —enfrentando tus limitaciones, tus obstáculos, tus pesares, tus errores, tus fortalezas, tus debilidades, ¡todo! Debes ser libre del miedo y la evasión —la habitual evasión— que, todos estos años, te ha negado el acceso a tu naturaleza más profunda.

Debes tener la libertad para estar con los demás y practicar una mayor neutralidad con las personas, de modo que puedas escucharlas, verlas, conocerlas y seas capaz de responder a ellas a un nivel más profundo, y también para que puedas saber cómo estar con ellas, cómo participar, cuándo participar, cuándo no participar, qué decir, qué no decir, qué hacer, qué no hacer.

La libertad aquí es ser guiado por el Conocimiento en todos esos asuntos. Quieres ser libre de esos impulsos y esos temores, hábitos y comportamientos que te impiden realmente estar con las personas, abrirte a ellas, observarlas, ser sensible a ellas a un nivel más profundo.

Tus juicios, tus reacciones, tu falta de perdón, tus actitudes, tus creencias… todas estas cosas te impiden estar presente ante ti mismo, ante otros y ante el mundo. Por tanto, debes liberarte de estas cosas dentro de ti mismo y en tus relaciones.

Tú reclamas el viaje a la libertad siendo honesto contigo mismo, preguntándote: “¿Estoy realmente viviendo la vida que estaba destinado a vivir?” Y no te des a ti mismo la respuesta que quieres escuchar; escucha más profundamente dentro de ti, y que tu amigo y aliado más confiable responda a esta pregunta y considere lo que te dices a ti mismo o las respuestas que sientes que estás recibiendo a esta pregunta.

Pregúntate a ti mismo “¿Estoy donde necesito estar en la vida? ¿Estoy con las personas con las que necesito asociarme? ¿Estoy comprometido en actividades que sean útiles y necesarias para mí? ¿Estoy usando bien mí tiempo? ¿Debo estar en esta relación, y esta otra relación?” Revisa todas tus relaciones, buscando una respuesta más profunda de ti mismo, una honestidad más profunda, un reconocimiento más profundo. No jugando la vida por sus ventajas, sino penetrando la vida buscando su verdad y su verdadera dirección. No seas cobarde. No seas necio. No seas un esclavo de los deseos de los demás o de tu propio condicionamiento cultural.

Esto es la honestidad. Y la honestidad te trae de vuelta al viaje a la libertad, a la tarea inconclusa de tu vida, a las actividades y propósitos esenciales que están ante ti, y al trabajo que debes hacer en tu vida interior y en tu vida exterior para acercarte más a la verdad de quién eres y por qué estás aquí.

A medida que tomas estos pasos, inspiras a otros a tomar estos pasos. Fortaleces lo que es fuerte, y debilitas lo que es débil. Tu vida se vuelve una demostración, que en última instancia puede ser más importante que todo lo que intentes decir o hacer con las personas.

Tienes mucho más que hacer y dar de lo que estás haciendo y dando en este momento, y tú sabes que es verdad, si eres honesto contigo mismo. El compromiso con la honestidad te trae de vuelta a tu camino hacia la libertad —la libertad de ciertas cosas, la libertad para ciertas cosas, la libertad en el interior, la libertad en el exterior.

El Conocimiento te guiará a emprender ciertas acciones. Debes ser libre de emprender estas acciones.

El Conocimiento te revelará ciertas cosas sobre ti mismo y las personas que te rodean. Debes ser libre para tener en cuenta estas cosas y responder.

El Conocimiento te llevará a ciertos lugares. Debes ser libre para ir allí.

El Conocimiento construirá relaciones reales con personas que tienen una gran promesa para ti. Debes ser libre para participar allí.

El Conocimiento te llevará a salir de situaciones que no son saludables o que no tienen ningún futuro. Debes ser libre para retirarte.

El Conocimiento te pedirá que esperes. Debes tener la libertad para esperar.

El Conocimiento requerirá paciencia. Debes ser capaz de practicar la paciencia.

El Conocimiento requerirá verdadero discernimiento y que desarrolles el discernimiento de tu parte. Debes ser libre para llevar a cabo este desarrollo.

El Conocimiento requerirá que seas discreto y no hables imprudentemente o sin pensar. Debes tener la libertad y la fuerza para hacer esto.

El Conocimiento requerirá que te enfrentes al mundo y a las Grandes Olas de cambio que están llegando para la humanidad. Debes tener la libertad y el coraje para hacer esto.

Todas estas libertades requieren romper con ciertas cosas y construir otras cosas. Requieren de un millar de pequeñas liberaciones y nuevos comienzos en todos los aspectos de tu vida.

Este es el viaje a la libertad. Es por esto que has venido. No has venido solo para ponerte una etiqueta o declarar tu posición en el mundo. Has venido con un propósito mayor, y debes tener la libertad para buscar, descubrir y seguir este propósito. Dios ha puesto el Conocimiento dentro de ti, para que esto sea posible en un mundo de influencias contradictorias y contrapuestas. Que esta sea tu comprensión.

Discernimiento en las Relaciones

Traducción del texto “Discernment in Relationships”, tal y como le fue revelado al Marshall Vian Summers el 13 de febrero de 2009 en Boulder, Colorado, EE.UU.

Hay muy pocas personas en el mundo que realmente te entiendan —tu naturaleza más profunda y las cualidades más profundas que tienes que ni siquiera tú mismo has descubierto—. En la superficie de tu mente puedes encontrar mucho acuerdo, pero a un nivel más profundo bajo la superficie de tu mente, sólo unos pocos serán realmente capaces de reconocerte.

Así que no hay necesidad de obtener la aprobación general de todos, ya que eso es imposible si vas a ser honesto contigo mismo y honesto con los demás. Buscar la aprobación de personas de las cuales necesitas algo es un esfuerzo infructuoso. Con un empleador, es posible que tengas que probar tu valor y mostrar tu mejor cara, pero más allá de eso, debes ser la misma persona en todas las situaciones. Tus cualidades más profundas demostrarán tu valor, si eres fiel a ellas y las comprendes y aprendes con el tiempo la forma de expresarlas.

Tener muchos amigos realmente no significa mucho en absoluto. Porque ganarse el favor de muchas personas es acomodarse a sus expectativas, y esto debilitará, e incluso destruirá, tu capacidad de reconocerte a ti mismo. Las personas quieren ser amadas, aceptadas y reconocidas, pero esto es debido principalmente a la inseguridad.

En un nivel más profundo, necesitas un reconocimiento más profundo. Necesitas un verdadero aliado, no sólo un amigo. Necesitas a alguien que reconozca tu naturaleza más profunda y responda a esto de forma natural. No tienes que actuar para estas personas.

Pero tienes que honrar esta naturaleza dentro de ti mismo. Si te es desconocida, o si estas resistiéndola o negándola, tratando de ser otra cosa que crees que tendrá éxito, entonces tu relación con estos raros individuos no sucederá y habrás perdido una oportunidad grande y excepcional.

Al comenzar a tomar los pasos al Conocimiento, la inteligencia más profunda que Dios ha puesto en tu interior, tus criterios para las relaciones cambiarán. Buscarás la claridad y la honestidad. Buscarás valores más profundos. Buscarás valores más permanentes. Buscarás una mayor integridad dentro de las personas, mayor sinceridad, valores más sólidos.

Por supuesto, esto excluirá a muchas personas, incluso si son muy agradables y muy buenas en un sentido social. Si ellas no tienen esta mayor capacidad dentro de sí mismas o no la han descubierto por sí mismas, bueno, entonces no habrá lugar donde conectar con ellas. Puedes comprenderlas al nivel de sus circunstancias o de su personalidad, es posible que admires su apariencia o sus encantos o sus capacidades únicas, pero la conexión más profunda no estará ahí. Ellas viven en la superficie, y tú has penetrado bajo la superficie.

No puedes esperar por ellas o tratar de educarlas o iluminarlas, porque eso no será productivo. Tienes que buscar a las personas que están listas, dispuestas y son capaces de conectar contigo en este nivel más profundo. Si tratas de mejorar a alguna otra o traerla a este estado de mayor reconocimiento, estarás malgastando tu tiempo, que es precioso y no debe ser desperdiciado.

Lo que realmente estás buscando aquí es el Conocimiento en los demás. Ya no estás influido por la belleza, la riqueza o el encanto como podría haber sido antes. Ahora estás escuchando atento a una cualidad más profunda, una espiritualidad más profunda, una conciencia más profunda. Y quizás sorprendentemente para ti, no las encontrarás en muchas personas.

No las encontrarás en las personas hermosas, en las personas encantadoras, en las personas adineradas, en las personas socialmente populares, en las personas agresivas y ambiciosas, en las personas que se venden constantemente a sí mismas, en las personas que se encuentran atrapadas en tendencias políticas o en las personas que son extraordinariamente intelectuales. Si no tienen aún esta capacidad más profunda, será evidente, y el Conocimiento dentro de ti no responderá a ellas. El Conocimiento dentro de ti no las criticará ni las condenará. Ellas simplemente no están aún ahí. Y esto te dará una comprensión muy diferente de lo que es el progreso real en el desarrollo de un individuo.

Poner todo tu énfasis en la belleza y el encanto es claramente superficial, pero también lo es ponerlo en la brillantez intelectual, y podrás ver esto. Estás escuchando ahora atento a algo más profundo en ti, y por eso estás escuchando buscando algo más profundo en otros.

No es sólo que compartas ideas o creencias. Puedes hablar sobre la espiritualidad, puedes hablar sobre Dios, puedes hablar sobre inspiración, pero eso no significa que exista una conexión más profunda en absoluto.

Un área que confunde a las personas, gravemente, es que si tienen alguna forma de asociación con alguien desde un pasado lejano, pueden pensar que esto es una conexión más profunda. Hay algo sobre la otra persona con la que están relacionadas, pero puede que no sepan qué es. Pero esto se encuentra aún en la superficie de la mente. No representa necesariamente una conexión más profunda.

¿Cómo sabrás la diferencia? La sabrás porque el Conocimiento dentro de ti responderá al Conocimiento en otros, y si ese Conocimiento no es evidente o no está activo, entonces el Conocimiento no responderá. Puedes ser impactado directamente por otra persona, puedes estar intrigado, puedes tener curiosidad, puedes estar impresionado, pero en tu interior, el Conocimiento no responderá.

Esto lo es todo, ya ves. Cuanto más puedas sentir la respuesta del Conocimiento en otras personas, más claro será esto para ti, y te impedirá cometer un error en el discernimiento de otros.

Aquí tu mente debe ser clara y neutral. No puedes estar juzgando, comparando y condenando a otras personas, o nunca conocerás el poder del Conocimiento dentro de ti mismo. Las personas están siempre juzgando las unas a las otras, y esto les impide reconocerse o desarrollar una evaluación más profunda, que nada en absoluto tiene que ver con la condena.

Estás buscando la evidencia del Espíritu en el otro, no solo una conversación sobre el Espíritu, no solo una vivacidad en su personalidad. Estás buscando algo más profundo en ellos porque quizás has alcanzado el punto en el que estás buscando algo más profundo en ti mismo, y ves que el ingenio, el encanto, la belleza y la extravagancia o incluso las ideas compartidas, las aficiones, etc., realmente no lo son.

Te sorprende encontrar que existen muy pocas personas que parezcan tener esta cualidad más profunda que puedes discernir, y que el Conocimiento dentro de ti realmente no responde a muchas personas, en absoluto. Y te sientes solo, y te preguntas si realmente hay alguna otra persona.

Aquí tienes que estar dispuesto a estar solo, si vas a tener este nivel de integridad dentro de ti mismo. Aquí tienes que ser fiel al Conocimiento. Si el Conocimiento no responde, no necesitas responder. Puedes ser amigable, puedes ser cortés —eso es valioso—, pero debes ser reservado.

Si ahí no hay nada, no hay nada. Y si reconoces que ahí no hay valor y sólo existe el desafortunado resultado de la amplificación de las características más atractivas de una persona en la superficie de su existencia, entonces tendrás que enfrentar la realidad de que no hay más que unas pocas personas que puedan conectar profundamente contigo.

Esto evitará que llenes tu vida con personas y actividades y compromisos que realmente no tienen nada importante que ofrecer y que no representan ningún compromiso serio y significativo para ti. Aquí es mejor estar solo en gran parte, que tener tu vida llena de personas y compromisos que no tienen nada que ver con tu mayor propósito y destino en el mundo.

Las relaciones toman tiempo. Las relaciones serias toman mucho tiempo. Así que muchas personas están perdiendo sus vidas, su tiempo y su energía, involucradas en relaciones que no tienen una mayor capacidad o un mayor destino para ellas. Debido a que no quieren estar solas, tienen miedo de que la persona o las personas que están buscando realmente nunca puedan llegar, por lo que se dicen a sí mismas: “Bueno, esta relación no es perfecta, pero si espero, puede no haber nada mejor para mí”.

Tienes que ser muy cuidadoso con lo que te dices a ti mismo aquí. Debes tener fe en el Conocimiento y fe en la vida para traer a tu vida a aquellas personas que realmente están destinadas a encontrarte, que realmente tienen un gran impacto en tu vida, que jugarán un papel importante en tu propio desarrollo y en tus logros en el mundo. Debes construir esta fe.

Si ahora estás solo, este es un tiempo valioso para construir tu relación con el Conocimiento. El Conocimiento representa tu relación más profunda e importante. Si esto no está establecido, si no está plenamente establecido, entonces tu relación con todos los demás estará fuera de sincronía —carente de claridad y propósito, carente de significado—, y tu vida se llenará de personas, involucraciones, actividades y compromisos que nunca crearan una verdadera apertura para ti.

Más allá de tu necesidad de ir a trabajar y de ganarte la vida y de construir tu educación para las oportunidades del mundo, existe este mayor destino que tienes con ciertas personas, y eso es lo que realmente buscas.

Pero debes ser paciente. Debes ver que hay una buena razón respecto a cuándo las personas aparecen en tu vida. Que suceda en el momento apropiado es muy importante.

Muchas personas piensan que están listas para una verdadera asociación, pero no saben para qué es, y quizás están blindadas contra esto. Así, si conocen a la persona adecuada y no están preparadas para participar con ellas, esto produciría un gran y profundo conflicto.

Debes estar preparado para una relación mayor. Debes saber a dónde vas. Debes tener un sentido más profundo de tu propósito y tu destino, aunque no se haya definido completamente. Tiene que ser real y fuerte para ti. Debes estar dispuesto a no entregarte a otras atracciones. Debes saber lo suficiente como para no entregarte a otras seducciones.

Debes estar dispuesto a esperar y a construir los Cuatro Pilares de tu vida —el Pilar de la Salud, el Pilar del Trabajo, el Pilar de tu Desarrollo Espiritual y el Pilar de las Relaciones.

Parte de tu educación aquí es aprender realmente lo que no funciona. Es más un proceso de eliminación. Mientras eres atraído por la belleza, la riqueza y el encanto, todavía no tienes el discernimiento para ver lo que es realmente significativo e importante. Si realmente nunca has sentido una profunda conexión con otro, no pienses que no es posible o que no te está destinado.

Tienes un gran destino en el mundo, y hay otros que son parte de este destino y que jugarán un papel importante en su descubrimiento y expresión. Esto es ahora para ti un acto de fe, pues no todas tus necesidades pueden ser satisfechas en este momento, ni deberían ser satisfechas.

Tienes que tener una relación sólida con tu mente y tu cuerpo. Tienes que desarrollar tu salud. Tienes que desarrollar tu Pilar del Trabajo. Tienes tantas cosas que hacer ahora para construir tu base en la vida. Tienes que tomar los Pasos al Conocimiento para construir tu relación con el Conocimiento. Nadie debería estar languideciendo por una relación cuando tiene todo este trabajo que hacer para construir su fundación.

Una relación no puede tomar el lugar de esto, nunca. No puedes estar esperando a que alguien te dé todo el sentido y el valor de tu vida. Porque si no tienes esta fundación no serás capaz de participar con ellos. No tendrás la fuerza, el coraje o la autohonestidad para poder participar con alguien de una manera mayor. Sólo será una relación de conveniencia, una relación de provecho, una relación de apego, una relación llena de fantasías y expectativas que fallará frente a la vida real.

Las personas constantemente son atraídas y luego decepcionadas. No encuentran lo que realmente están buscando en las otras, porque no están buscando las cosas correctas. No han construido la paciencia, la claridad y el discernimiento dentro de sí mismas para saber realmente lo que esto significa.

El discernimiento en las relaciones es muy importante, porque puedes tirar tu vida por la borda muy fácilmente. Puede ser muy fácil involucrarse y muy difícil liberarse después.

Hay muchas seducciones y muchas trampas. Mira a tú alrededor y ve cómo las personas han sido víctimas de estas cosas. Mira sin condenar. Mira con el deseo de aprender, pues las personas cometen todas las formas posibles de violación a sí mismas, especialmente en sus relaciones.

Ellas te enseñan las consecuencias de elegir erróneamente, de ser atraído por cosas sin sentido, de ser seducido por otros, de estar atrapado en una relación, sujeto a otra persona, incapaz de liberarte, vendiéndote en una relación porque no hay nada mejor o porque hay algo que quieres —seguridad financiera, belleza y encanto, intereses compartidos.

Pero ninguna de estas cosas constituye realmente una conexión real con el otro. Ninguna de ellas habla de un mayor propósito y destino en la vida. Todas ellas son atracciones momentáneas, y si te comprometes con atracciones momentáneas el tiempo será muy decepcionante para ti.

Por tanto, debes tener la fuerza, la fe y la confianza para esperar, mirar y escuchar. No excluyas a las personas. Escúchales realmente. Escucha al Conocimiento dentro de ti mismo mientras les escuchas. Si el Conocimiento no responde más allá de la simple cortesía, no necesitas responder, ni deberías.

Estás buscando una o dos o tres personas que harán la gran diferencia en tu vida. Quizás una se convierta en un compañero de vida. Quizás una será un gran maestro. Quizás una será un gran compañero en tu trabajo. Quizás una sólo te enseñará momentáneamente algo de inmenso valor o apunte tu vida en una dirección, mostrándote el camino a seguir.

Puedes necesitar a otras personas para cosas simples —para proporcionar bienes y servicios, por simple compañerismo, para el disfrute alegre—, pero no te entregues a ellas.

No te entregues a nadie hasta que hayas construido esta fundación más profunda dentro de ti mismo. No permitas que la impaciencia o la compulsión te muevan. No dejes que las persuasiones de otros o el poder de seducción te conduzcan.

Tómate tu tiempo. No te apresures hacia ninguna relación. Escucha a los demás cuidadosamente, para escuchar lo que significa su presencia en tu vida, si es que significa algo realmente.

Si eres paciente y observador, tú sabrás. Si eres imprudente y compulsivo, tu vida será calamitosa, y tendrás una cadena de relaciones fallidas o estarás circunscrito en un matrimonio infeliz o en otros acuerdos con personas.

Cuanto más tiempo estés en una relación que no tiene esta promesa mayor, más difícil será liberarte, porque te volverás dependiente de la seguridad y la familiaridad. Necesitarás a esas personas más de lo que realmente quieres estar con ellas. Y esto es una trampa terrible, terrible para el Espíritu, terrible porque te impide la búsqueda de tu mayor propósito y de los individuos que marcarán la diferencia en tu descubrimiento y expresión de este propósito.

No te preocupes de que te estés haciendo mayor. No permitas que esto conduzca tu decisión. Si no has de conocer a una pareja importante hasta dentro de tres años, por ejemplo, ¿qué harás en esos próximos tres años? ¿Entrar y salir de relaciones, experimentando frustración, angustia, ira, resentimiento, decepción, gastando tu vida en compromisos que no tienen ninguna promesa, mientras que los Cuatro Pilares de tu vida permanecen sin desarrollar ni reconocer?

¿Puedes estar sin una relación por tres años, mientras construyes otros aspectos de tu vida? Si no puedes hacerlo, entonces tienes un problema de adicción de la personalidad y esto no tiene nada que ver con las relaciones reales. Se trata de un trastorno de la personalidad.

¿Puedes enfrentarte a la soledad y al vacío, o debes tener estimulación constante, romance constante, enamoramiento constante y con ellos toda la decepción, la frustración y la desaprobación que esto genera?

Si haces esto desperdiciarás tu vida y la vida de otras personas. No es necesario, ya ves. La búsqueda constante, la esperanza constante y el querer tener a alguien es innecesario y no tiene sentido, ya ves, porque cuando estés listo, el Conocimiento traerá a tu vida al individuo que necesitas y a las personas que necesitas para las otras partes de tu vida.

No creas que todo el que se cruce en tu camino ha sido destinado a conocerte. Si tienes muchas involucraciones con personas, muchas personas se cruzarán en tu camino. Es posible que tengas encuentros momentáneos con ellas. Ellas también están en busca de ciertos individuos. Todo el mundo está buscando, incluso si fingen no estar buscando.

Pero tiene que ser la involucración real, ya ves. El Conocimiento sabrá. Si eres fuerte en el Conocimiento, sabrás. Sentirás la respuesta del Conocimiento. Estará claro. Será sencillo.

Tal vez te encontrarás con alguien, y el Conocimiento dirá: “¡Ah!, este que estás conociendo aquí es tu esposo o tu esposa”. Nada de ese drama y excitación y enamoramiento y sufrimiento personal y angustia que las personas atraviesan en sus esfuerzos románticos, sus escapadas románticas; sólo un reconocimiento.

Entonces tienes que ver si la persona está realmente preparada para esto y si, de hecho, eso es lo que ella es en tu vida, y te tomas tu tiempo para ver esto. Esto carece de toda la gloria y sensación y extravagancia que se ve en las imágenes del cine. Se trata de un simple reconocimiento, porque la resonancia está ahí y la conexión está ahí.

La persona adecuada es la persona adecuada. Ahora debes discernir si está preparada para ello y si tú estás listo para ello. Entonces debes aprender de sus rasgos y sus valores para ver si hay la suficiente compatibilidad entre vosotros para permitir que una relación se forme y se sostenga.

Podéis tener un destino mayor, pero eso no significa que podáis funcionar juntos con éxito. Tendrás que esperar y ver. Si valoras tu vida, no querrás tirarla a la basura. No querrás jugártela. No tienes nada que perder por tomarte tiempo para ver. Si realmente es la persona para ti, ella no desaparecerá. Puedes darte el lujo de tomarte tiempo.

Para que una relación funcione en el mundo, debe tener un grado suficiente de compatibilidad. Eso no significa que seáis completamente iguales, por supuesto. Pero debéis tener compatibilidad en vuestros valores, en vuestro estilo de vida, en vuestro uso del dinero, en cómo veis el trabajo —en realidad, en los Cuatro Pilares de vuestra vida.

Aquí no puedes rehabilitar a nadie, porque estas personas o están listas o no lo están. O son las adecuadas o no lo son. La relación funcionará o no lo hará.

Todo ese trabajo que las personas hacen en sus relaciones es una tontería. Eso significa que la relación no funciona, y seguirán tratando de lograr que funcione, e invertirán tiempo, dinero, energía y a veces toda una vida tratando de lograr que funcione lo que realmente no funciona. No se dan cuenta de que si la relación funcionara, no tendrían que invertir tal cantidad de tiempo. Sí, hay correcciones y aprendizajes para hacer estando juntos. Pero si siempre estáis trabajando en una relación, esta no funciona. Ahórrate esta lección fundamental en la vida, pues aprenderla puede ocupar gran parte de tu vida.

El Conocimiento sabrá. Pero luego debes averiguar los detalles de la vida de esa persona para ver si puedes comunicarte, si puedes compartir sus valores, si podéis estar juntos en armonía.

A veces las personas se sienten atraídas por personas muy diferentes a ellas mismas, pero estas relaciones casi nunca son exitosas. Requieren demasiados ajustes, demasiada adaptación personal, y tienen demasiado conflicto, demasiada disparidad.

Si estás con una persona cuyos valores son muy diferentes a los tuyos, nunca te sentirás cómodo con ella, y estar juntos nunca será suave y fácil.

Esto no va sobre enamorarte. Puedes enamorarte de alguien con quien nunca puedes estar en una relación. Así que el enamoramiento o incluso el reconocimiento no significan una relación. Esta es otra gran lección de la vida.

Tal vez te enamorarás de muchas personas a lo largo de tu vida, pero no puedes casarte con todas ellas. Algunas son caprichos de la personalidad. Algunas representan antiguas relaciones del pasado que ahora estás volviendo a experimentar y quieres volver a experimentar. Y algunas representan conexiones reales que no pudieron traerse a la existencia, porque la persona no estaba lista o lo bastante madura para participar juntos eficazmente. En el momento, no sabrás qué es qué. Así que ten cuidado sobre permitirte enamorarte de alguien.

No quieras ni trates de estar enamorado. Eso es algo ciego e imprudente. Hay muchas personas que pueden excitar las pasiones más profundas del corazón, con quienes nunca podrías funcionar.

Puedes enamorarte de alguien cuyos valores sean tan diferentes de los tuyos que no podríais permanecer juntos más allá de la fase romántica inicial. Estaríais discutiendo constantemente, en constante tirantez, en constante desacuerdo, constantemente desadaptados entre vosotros.

Las personas se enamoran y se casan sin idea alguna de lo que están haciendo en sus vidas, o hacia dónde van. Simplemente asumen que si se aman deben casarse. Es un gran error. Podrías sentir amor espontáneo por alguien, pero no por eso te tires por la borda.

En una relación, estás eligiendo tu principal influencia. Estás designando a una persona para que sea tu principal influencia, tu principal consejero. Se trata de un acuerdo práctico, no sólo emocional.

No creas que si trabajas lo bastante duro y amas lo suficiente harás que todo funcione. Esto es una tontería. Tendrás, sin duda, que trabajar en la relación hasta cierto punto. Tendrás, sin duda, que adaptarte hasta cierto punto. Tendrás, por supuesto, que renunciar a parte de tus libertades e imprudencias personales para estar en una verdadera relación. Tendrás que estar atento. Tendrás que ser honesto. Tendrás que involucrarte. Pero las personas toman esto como si pudieran hacer que una relación funcione con alguien a quien quieren para sí mismas, y esto es un error cruel.

Si sientes que vas a enamorarte de alguien, contén tus deseos, mantén los ojos abiertos. Se trata de un aprendizaje muy importante y muy necesario para volverte maduro y sabio.

Ser arrastrado por impresiones y enamoramientos, dejarte seducir por los demás, ser superado por la belleza, la riqueza o el encanto, es una forma de traicionarte a ti mismo. Se trata de una involucración muy peligrosa. Tiene consecuencias profundamente difíciles y desafortunadas.

Has de ser muy cuidadoso en este punto. Con quién te asocias y cómo te asocias con ellos tiene una completa influencia en tu vida, en el tipo de vida que tienes y en las oportunidades que tienes.

Igualmente, no te involucres sexualmente con nadie a menos que represente una verdadera asociación para ti, pues la sexualidad es un compromiso por su propia naturaleza. Puedes pensar en ella como una participación ocasional, pero emocionalmente nunca es ocasional. Vuestra relación nunca será la misma. Y si no puede satisfacerse a sí misma a un nivel mayor, será decepcionante, y generará resentimiento, decepción y expectativas fallidas.

Nunca puedes ser sólo un amigo con alguien que alguna vez fue un amante, porque habéis cruzado un umbral donde pretendéis tener una relación real, a pesar de que tal vez nunca lo fuera.

La sexualidad es maravillosa con la persona adecuada y perjudicial con la persona equivocada. Nunca la trates a la ligera. Nunca pienses en ella como un tipo de involucración informal y recreativa. Para tu cuerpo es algo real. Para tus emociones es algo importante, porque tiene consecuencias.

Aquí puedes tener que contener tus deseos y aprender a refrenarte a ti mismo, o de lo contrario te entregarás imprudentemente, sin esperanza y causando un gran daño. Y como resultado, nunca conocerás lo que es realmente cierto dentro de ti mismo.

Las personas se usan unas a otras irreflexivamente en este sentido, y se entregan muy irreflexivamente. Sobre todo en las naciones más libres, las naciones democráticas, las personas tienen tal acceso a las demás que pueden permitirse esto con gran daño a sí mismos y a otras personas —dañando su propia integridad y la integridad de otros, jugando con el afecto de las otros, pretendiendo ser serios cuando en realidad no tienen aquí intenciones verdaderas—. No juegues estos juegos contigo mismo o con otros, porque ellos no producen nada más que daño.

Verás aquí a través de la decepción que realmente tienes intenciones más profundas respecto a las relaciones. Tienes una intención más seria aquí. ¿Y cuál es esa? ¿Y qué significa? ¿Qué requiere? ¿Y qué buscas realmente en otro? ¿Y estas tú mismo listo para estar en una relación de una mayor naturaleza o estás sólo fingiendo y coqueteando?

Las personas se comprometen antes de estar listas. Se casan antes de estar listas. Tiran su vida antes de saber para qué es su vida, adónde va o qué significa realmente. Esto sucede continuamente.

Así, tenéis matrimonios infelices y familias infelices. Las personas están atrapadas. Las personas son infelices. Las personas capitulan. Y ahora tenéis niños infelices a los que se les enseñan todas las lecciones de la concesión que han hecho sus padres.

Para romper este patrón, para liberarte de esta realidad que han creado las personas, debes seguir al Conocimiento más profundo dentro de ti mismo y saber qué significa esto y cómo se siente, qué sientes al ser refrenado por el Conocimiento.

Lleva tus decisiones al Conocimiento. Si el Conocimiento no elige, entonces tú no necesitas elegir. Si el Conocimiento no está diciendo que , entonces no digas que . Si el Conocimiento está en silencio, entonces estarás en silencio. Si el Conocimiento no se compromete, no te comprometas.

Si no es un , es un no. No hay tal vez. No te tientes tú mismo con eso. Eso es tratar de conseguir lo que quieres frente a todas las evidencias de estar en el camino equivocado. Así que no hay tal vez.

Tómate tu tiempo. Observa y escucha a los otros. No llegues a involucrarte sexualmente con ellos. No te sientas presionado a hacerlo.

Las personas te dirán todo sobre sí mismas de inmediato: su comportamiento, sus intenciones, su honestidad consigo mismas, sus intereses, sus valores, su sinceridad o su falta de ella, su autoconciencia o su falta de ella. No te dejes convencer por las apariencias. Debes mirar más allá de ellas.

Esto salvará tu vida. Más tarde, echarás la vista atrás y dirás: “¡Oh, Dios mío!, podría haberme casado con esta persona. ¡Oh, Dios mío!, podría haberme involucrado con esta persona”. Y si tu vida se está moviendo en la dirección correcta, verás que hubiera sido una calamidad y cómo eso habría consumido una gran parte de tu vida, intentando aclararte y liberarte a ti mismo de esa situación. Y cuando finalmente encuentras las personas que necesitas encontrar, estarás muy agradecido por no haberte comprometido. Estarás muy agradecido.

En última instancia, tu atención debe centrarse en la contribución en el mundo —en dónde has de estar, qué estás destinado a hacer, dónde estás destinado a dar—. Si este es el centro de tu vida, entonces las relaciones serán fácilmente una parte de eso, o no lo serán. Y será mucho más fácil ver si una persona puede encajar en eso o no.

Por ello, centrarse en la presencia de Conocimiento y aprender a leer los signos de tus propias inclinaciones más profundas es tan extremadamente importante, antes de quedar comprometido con otro. Aquí estás buscando primero el reino. Estás buscando la realidad de tu vida en primer lugar. Estás tratando de discernir una dirección más profunda.

Estás dispuesto a estar solo para hacer esto. Estás dispuesto a renunciar a la gratificación inmediata para hacer esto, ya que esto es mucho más importante. Contendrás tus deseos por esto.

No ser muy atractivo físicamente es ventajoso, porque las personas que lo son están siendo constantemente bombardeadas con ofertas, persuasiones y seducciones. Se les da poder y reconocimiento, a pesar de que nunca lo han ganado a través de ningún mérito real. Ellas están siendo seducidas y se seducirán a sí mismas, y rara vez encontrarás a una persona físicamente muy atractiva que haya cultivado algo profundo dentro de sí misma. Ellas se han convertido en un producto que se compra y se vende. Son un recurso para los demás. A menos que puedan ver más allá de este engaño, caerán en él.

Siempre y cuando no estés ocultándote de las personas, evitándolas y negándolas, serás capaz de ver dónde pueden estar las conexiones. Pero en el ínterin, tu verdadero propósito y énfasis y prioridad es discernir la presencia del Conocimiento y los signos de un propósito más profundo en tu vida. Porque quien sea que encuentres debe estar conectado a este Conocimiento y a este propósito, si vas a estar con ellos con éxito y si esta relación va para producir algo de valor e importancia real.

Toma entonces los Pasos al Conocimiento. Aprende de la sabiduría de los errores de otros y de tus propios errores de juicio. Aprende a ser claro y sobrio. No condenes a las personas, y no te encapriches tampoco con ellas. No bases tus expectativas en el potencial de los otros, porque lo que ves hoy es realmente lo que tienes frente a ti.

Hay aquí muchas lecciones importantes para el discernimiento. Pero todas ellas tienen que ser practicadas para comprenderse. Toma tu camino y evalúalo. Observa a los demás con claridad para que sus logros y sus errores puedan educarte. Permite que el mundo te enseñe lo que es cierto y cómo distinguirlo de lo que no es cierto, cómo distinguir lo que es realmente bueno de lo que sólo parece bueno.

Se sobrio. Se claro. No tires tu vida por la borda. Construye tu conexión con el Conocimiento. Comienza a discernir la evidencia de que estás aquí por un propósito mayor. Haz esto sin llegar a conclusiones, sólo deja crecer la evidencia.

Siente al Conocimiento moverte y detenerte. Cuida bien de tu mente y de tu cuerpo. Estate presente para los demás, pero sé reservado. Entonces, tendrás la libertad de practicar este discernimiento más profundo, y verás cuán invaluable es y cuán ausente está en el discernimiento de otras personas y en su toma de decisiones.

El Conocimiento está aquí para llevarte a alguna parte, para prepararte, para fortalecerte, para mostrarte la diferencia entre lo que es real y lo que no lo es.

Tienes un gran destino y un propósito mayor. Debes seguir este camino y no renunciar a él por amor o dinero, ni por belleza, riqueza o encanto. Si haces esto, tu vida será preservada, y serás capaz de llegar a ser fuerte y lo suficientemente maduro para comprometerte con ciertas personas con las que compartes un destino mayor. Los encontrarás, y te encontrarán. Y estaréis listos el uno para el otro.

Simplicidad

Traducción del texto “Simplicity”, tal y como le fue revelado a Marshall Vian Summers el 21 de noviembre de 2008 en Seattle, Estados Unidos.

Para enfrentarse a un mundo de recursos en disminución y de inestabilidad política y económica cada vez mayores, una de las cosas que se vuelve esencial para proporcionar estabilidad y seguridad para ti y tu familia es simplificar vuestra situación. La simplicidad aquí no se convierte solo en una perspectiva apreciada, sino en un componente esencial de la forma en que vives. Porque en el futuro todo será más caro. Esto obligará a las personas a vivir de una manera más sencilla, a valorar sus relaciones con otros más que sus posesiones y a centrarse en las cosas que son fundamentales para la vida y para el disfrute de la vida.

Las dificultades que encontrarás en el mundo que te rodea te recordarán la importancia de la simplicidad. La simplicidad no es meramente poseer menos cosas. Realmente tiene que ver cuanta energía necesitas para poder vivir tu vida y cuántos recursos requiere mantener donde vives, cómo vives, cómo viajas, tus otras actividades y así sucesivamente.

Estás entrando en un tiempo de restricción, un tiempo para ahorrar, un tiempo en el que tu economía requerirá que seas mucho más cuidadoso con tus recursos. Aunque esto quizá parece restrictivo y decepcionante en un principio, te ofrece inmensos beneficios a lo largo del camino. Te da la oportunidad de cultivar una relación más profunda contigo mismo y con las personas con las que estas comprometido, y con tu habilidad para disfrutar simplemente el momento, disfrutar de la vida y la naturaleza. Te da tiempo, un tiempo que es precioso, un tiempo que ha de servir a un mayor propósito. Este será un tiempo de moderación y restricción, un tiempo de gran incertidumbre e inestabilidad. Cuanto menos carga tengas que llevar, respecto a tus posesiones y respecto a las relaciones en las que estás comprometido sin ningún valor o propósito real, tendrás más energía y tendrás más recursos internamente para considerar lo que debes hacer.

Las personas que están terriblemente sobrecargadas por la forma en que viven y por sus obligaciones con otras personas encontrarán muy poca libertad de movimiento y por lo general se sentirán muy oprimidas por los acontecimientos que tiene lugar a su alrededor. Sin embargo, hay una mayor dimensión para la simplicidad y tiene que ver con tu estado interno —tu experiencia de tu mente, tus sentimientos, emociones y tu capacidad para estar con tu experiencia más profunda—. La mayoría de las personas viven en un estado de evasión respecto a su vida interior —constantemente impulsadas, constantemente preocupadas, constantemente desafiadas y constantemente estimuladas por sus intereses personales—. Tienen muy poco compromiso con ellas mismas en un nivel más profundo. Sus distracciones y sus preocupaciones pueden parecer prácticamente justificadas, pero al final les dejan distanciadas de sí mismas, no pueden ni quieren discernir su intuición más profunda. Les dejan sin habilidad para comprender su propia experiencia.

Con menos distracciones exteriores, menos actividades, menos obsesiones y menos exigencias, tendrás tiempo para construir una conexión más profunda contigo mismo. ¿Qué significa una conexión más profunda con uno mismo? Lo que realmente significa esto es la construcción de una relación con una inteligencia más profunda dentro de ti, una inteligencia llamada Conocimiento. Porque vives con dos mentes. Tienes una mente superficial, tu mente social —una mente acondicionada y formada por tu entorno y tus relaciones desde el día en que naciste—. Esta mente es inflexible. Está condicionada. No es libre. Está llena de necesidades y ansiedades, temores y fantasías. Es inestable. Está inquieta. Anticipa la pérdida. Teme la pérdida, y trata de perderse en aficiones, obsesiones y otras fantasías. Es inestable porque no tiene un mayor poder interior al que servir. Y sin embargo, esta mente superficial es un magnífico instrumento de comunicación. Es un vehículo fabuloso para estar en el mundo, pero su valor real, sus méritos reales y su mayor potencial solo pueden ser vistos en el servicio a un mayor poder interior.

A un nivel más profundo, por debajo de la superficie de la mente, hay un gran manantial de silencio —un lugar de paz, un lugar de discernimiento, un lugar para reconsiderar lo que estás haciendo y por qué lo estás haciendo—. Dentro de este manantial de silencio, hay una profunda inteligencia —una inteligencia colocada allí por Dios—, una mente que sabe. Esta mente es muy diferente de la mente superficial. No compara. No contrasta. No especula. No evalúa. No proyecta culpa. No está atrapada en conceptos, creencias o teorías. Es una inteligencia poderosa y penetrante. No tiene miedo del mundo y no está confusa sobre quién eres y lo que tienes que lograr aquí. Ella, sostiene tu mayor propósito para estar aquí y el reconocimiento de todas aquellas personas que desempeñarán un papel importante en el descubrimiento y la expresión de este propósito mayor.

Construir una relación más profunda con uno mismo, entonces, es construir una conexión con el Conocimiento y permitir al Conocimiento aconsejarte, guiarte, sostenerte e impulsarte hacia adelante, y enseñarte a discernir y a navegar por las cambiantes circunstancias de tu vida. Dentro de ti esto es la simplicidad. Aquí no estás tratando de satisfacer cada uno de tus deseos. Tú no eres un grupo de sub-personalidades, todas con problemas y demandas en conflicto. En su lugar, eres un gran Ser con una mente que necesita enfocarse y necesita propósito y dirección para ser de gran utilidad para ti y para otros. Aquí no eres un complejo conjunto de diferentes personalidades. Eres un Ser —con un poder, una motivación y una dirección en la vida.

 Aquí la libertad, no es la libertad de ser caótico. No es la libertad de disociarte de ti mismo y de los demás. No es la libertad de perderse en la fantasía o de entregar la vida a cosas que no tienen valor, ni propósito, ni significado. En cambio la libertad, es la libertad de encontrar y seguir al Conocimiento, para ser realmente fiel a ti mismo y ser fiel a lo que es realmente verdadero dentro de ti. Esto es la simplicidad dentro de ti.

Tienes deseos en conflicto, y tienes oposiciones dentro de ti, ante todo debido a lo que has absorbido de tu entorno. Pero incluso en mayor medida, estas frustrado y contrariado por no haber encontrado aún tu mayor trabajo en el mundo, y porque la naturaleza única de tu diseño y constitución en realidad no ha encontrado el verdadero contexto para su expresión. En otras palabras, te diseñaron para algo muy específico, pero si no has encontrado para qué, entonces, tu diseño será confuso y no parecerá estar en armonía con tus circunstancias actuales.

Los conflictos existen dentro de ti, pero esto no significa que debas resolverlos todos, o concentrarte en todos ellos o tratar de seguir toda motivación dentro de ti, porque esto solo te llevará a una gran confusión y al intento de vivir muchas vidas diferentes a la vez. En tu mente superficial, hay complejidad y hay confusión. Hay diferentes voces, diferentes motivaciones, diferentes ideas, diferentes pasiones. Pero al nivel del Conocimiento, en lo profundo de ti, hay un único enfoque y dirección.

Puedes ver aquí, donde realmente existe la simplicidad , y con la simplicidad viene el poder. El poder es una función de la concentración, y el Conocimiento dentro de ti está extremadamente concentrado, tan concentrado esta, que tiene el poder para lograr un cambio real en el mundo y para impactar las vidas de otros de la forma más potente y significativa.

No creas que ser simple es ser estúpido o ignorante o poco inteligente. No, por cierto. Ser simple es ser potente, estar enfocado, ser poderoso y ser eficaz. Incluso quien sirve una causa indigna, incluso si fueras una fuerza destructiva en el mundo, si te concentras, entonces tienes el poder y la persuasión sobre otros que están mucho menos enfocados o concentrados que tú.

El Conocimiento es un gran poder que es totalmente ético. Esta aquí solo para servir a un propósito mayor y más significativo. Te dará la fuerza para superar otras creencias, distracciones y seducciones, y te dará el poder para atravesar tu propia confusión y tus emociones incapacitantes, para establecer y mantener un mayor enfoque en tu vida. Aquí en lugar de tratar de crear tu propia realidad, estás empezando a descubrir la realidad que ya existe dentro de ti, y con ello, la realidad que te creó. Aquí, si puedes discernir tu diseño, puedes empezar a experimentar a tu Diseñador.

La simplicidad aquí, es ser una única persona en todas las situaciones, tener un gran poder, tener una vida enfocaday establecida en una dirección determinada. Aquí tu mente sirve a tu ser, ya que fue diseñada para hacerlo. Aquí tu cuerpo sirve a tu mente, ya que fue diseñado para hacerlo. Aquí todo empieza a encajar, y una verdadera armonía se hace evidente.

Pero al principio, todo parece confuso y del revés. En tu pensamiento, tu mente está sirviendo a tu cuerpo, y piensas que el espíritu debería servir a tu mente. Las personas creen que Dios debe servir a sus mentes cuando en realidad sus mentes solo han sido creadas para serviren sí mismas. Así, desde el principio, todo está confundido y confuso, porque todo está fuera de orden. Tú estás dominado por tus sentimientos, tus pensamientos, tus miedos, tus deseos, tus ambiciones y por las creencias de otras personas a las que les has entregado autoridad en tu vida. Desde donde empiezas, todo está desordenado, y la verdadera alineación de tu cuerpo, tu mente y tu espíritu aún no ha sido establecida.

Cuando te enfrentas al desorden  en tu vida, lo experimentas, y puede ser muy desconcertante. Cuando te des cuenta de que poco libre realmente eres, a pesar de toda la libertad política que puedas disfrutar, esto será impactante y desalentador. Ver cuánto has sido un esclavo de tu condicionamiento y de los deseos y expectativas de los demás, es una revelación impactante. Más que una revelación, es una serie de revelaciones. Cuando veas lo poco que has respondido a la voz más profunda dentro de ti, será muy decepcionante y frustrante para ti. Pero este reconocimiento debe tener lugar, o nunca te embarcarás en tu mayor viaje, aquí en la vida.

Entonces, dentro de este entendimiento, la disminución de los recursos del mundo y la creciente inestabilidad política y económica a tu alrededor se convierten en una motivación para que puedas apoyarte en el Conocimiento, para conectarte profundamente con la presencia y el poder  guiador del Conocimiento. Porque te das cuenta de que, basándote solo en tus creencias y suposiciones, no sabrás qué hacer frente a los grandes cambios, y no sabrás cómo navegar en las cambiantes e impredecibles circunstancias de tu vida. Serás conducido por el miedo. Serás conducido por el deseo. Serás conducido por la necesidad de escapar y de perderte tú mismo en algún otro lugar. Tus emociones serán inestables. Tu mente será gobernada por los vientos del mundo. Te sentirás como una víctima. Estarás enojado. Estarás resentido. Estarás condenando a los demás. Serás completamente afectado por la inestabilidad del mundo que te rodea, y esta inestabilidad será el resultado de no encontrar tus apoyos reales, de no estar apoyado en el Conocimiento.

Es extraño, pero la incertidumbre en torno a ti realmente es propicia a la emergencia del Conocimiento. Porque cuando todo va por el camino que las personas desean, pues bien, ellas se duermen, se vuelven complacientes e indulgentes. Se vuelven perezosas y no cuestionan sus vidas de una forma suficientemente significativa para ganar una conexión más profunda dentro de sí mismos. Pero cuando las cosas se vuelven inestables e inciertas, entonces las personas son mucho más cautelosas y tienen una posibilidad mucho mayor de realizar una investigación más profunda sobre el propósito y la dirección de sus vidas.

Aquí, la búsqueda de la felicidad se vuelve ciega, y compromete mucho la propia integridad, porque en la búsqueda de la felicidad, solo deseas ver, conocer y experimentar ciertas cosas y tratas de evitar y negar todo lo demás. Pero lo que evitas y niegas es tan parte de la vida, y una parte muy importante de la vida, que terminas convirtiéndote en deshonesto contigo mismo y con los demás. Aquí estás evitando no solo las circunstancias desagradables, también están evitando una parte importante de tu propia experiencia, que en realidad está instruyéndote y dándote mensajes y señales. Cuando la posibilidad de alcanzar la felicidad parece más difícil o remota de obtener, entonces podrás tener una mayor honestidad consigo mismo y una mayor oportunidad de ver y sentir la corriente más profunda de tu vida.

No has venido a este mundo simplemente para entrar en el reposo y estar satisfecho de ti mismo. Viniste aquí para lograr algo único y específico en concierto con ciertas personas a quienes estás destinado a conocer. Ellas están destinadas a conocerte. Pero el destino puede frustrarse y evitarse. Grandes encuentros pueden perderse, e incluso un propósito mayor puede quedar sin reconocer y sin cumplir. En la negación y la evasión, no hay complejidad. Hay confusión. Hay falta de honradez. Hay autoengaño y engaño de otros. En este estado, eres propenso a ser manipulado por los demás y por las promesas de riqueza, paz y felicidad que no tienen fundamento real en el mundo.

Si vas a enfrentar la verdad, significa que debes enfrentarlo todo. Si vas a conocer el verdadero propósito y significado de tu vida, debes realmente hacer frente a tu condición actual con tanto coraje y objetividad como puedas. Aquí no hay justificaciones y excusas. Solo hay un reconocimiento y una evaluación más profundos. Es como ordenar un armario, que has estado llenando de cosas durante años, y ahora tienes que clasificar cada cosa —lo que mantendrás y lo que tirarás, lo que realmente tienes que usar y lo que solo está tomando tiempo y energía en tu vida, lo que sirve a un propósito real y lo que no es más que un trasto de tu pasado. Tu evaluación más profunda dentro de ti es parecida a esto. Es una clasificación. ¿Qué es real y significativo, y qué no lo es? ¿Qué necesitarás realmente ahora y de que puedes pasar? ¿Qué que te da energía y que te está quitando energía? En cuanto a tus relaciones, ¿quiénes pueden viajar contigo ahora en el descubrimiento y seguimiento del Conocimiento y quienes, de hecho, te detienen y desalientan?

No hay partes neutrales con respecto a este descubrimiento más profundo. Todo el mundo o bien te ayuda o te dificulta para encontrar tu verdadero camino y obtener tu fuerza real. Aquí tus creencias, suposiciones y actitudes se vuelven secundarias al poder y a la presencia del Conocimiento dentro de ti. Aquí no confiarás en tus suposiciones, como lo hacías antes. No trataras de utilizar a todos y a todo para reforzar tus creencias, como lo hacías antes. No perderás tu energía condenando a otras personas y siendo crítico con el mundo, como hacías antes.

Estás encontrando una manera muy diferente de ser dentro de ti mismo, y esto lleva a una forma diferente de estar en el mundo. Aquí, estás buscando lo que es significativo y esencial, en el entendimiento de que todo lo que no lo sea, o bien son cosas que se encuentran en tu camino o bien son grandes distracciones. Aquí, miras al Conocimiento y a las señales del Conocimiento dentro de las personas. Al hacerlo, las seducciones de la belleza, la riqueza y el encanto pierden su atractivo y ves la naturaleza patética que realmente tienen. Entonces, valoras la comunicación real con las personas y experimentar una resonancia más profunda con las personas, en lugar de ser atraído, estimulado o seducido por ellas.

A medida que construyes tu fundación en el Conocimiento, y  tomas los Pasos al Conocimiento, cambia tu relación con todo, porque tu relación fundamental contigo mismo ha sufrido un gran cambio, una transición necesaria de ser un esclavo de tu propio condicionamiento, miedos y deseos, a ser guiado por el poder que Dios ha puesto dentro de ti. Aquí, es mucho más importante seguir el propósito que realmente llevas, que adorar a Dios o postrarte ante el altar o glorificar a Dios, porque si no estás siguiendo lo que Dios te envió a hacer aquí, si no estás siguiendo el profundo Conocimiento que Dios ha puesto en ti, entonces toda esa alabanza y adoración es realmente una compensación por algo que realmente está fallando en tu vida. Realmente honras a Dios realizando lo mejor que puedas lo que Dios te ha enviado aquí a hacer.

Incluso si no eres religioso, incluso si no crees en Dios, incluso si no practicas ninguna tradición, honras a Dios siguiendo al Conocimiento. Entonces, empiezas a ver que la creencia es solo un sustituto del Conocimiento y la creencia ferviente es solo el peor sustituto del Conocimiento.

Esto te da el poder de la simplicidad. Tu eres la misma persona en todas las situaciones. Eres la misma persona con todos los individuos. Seguirás siendo fuerte, exigente y verdadero, no importa donde estés o lo que esté sucediendo a tu alrededor. Aquí, en lugar de tu condicionamiento social y de la debilidad de tus creencias, tienes el poder del Conocimiento para guiarte y ayudarte a determinar con quien estar y con quien no estar, qué hacer y qué no hacer, dónde ir y dónde no ir, a que entregarte y a que no entregarte.

Este es el poder de la simplicidad, y cualquier persona que tenga este poder irradiará este poder y demostrará este poder y se abrirá a si misma a una mayor experiencia de satisfacción y dirección en la vida. Aquí, todavía tienes conflictos en tu mente superficial. Todavía sientes molestias y angustias y tiene pensamientos temerosos e incluso destructivos, pero ahora el poder y la influencia de estos impulsos y pensamientos tienen mucho menos control sobre ti. Los ves como simples turbulencias en la superficie. Ahora estás nadando en las profundidades del océano, bajo la superficie turbulenta y cambiante. Ahora estás experimentando las grandes corrientes que llevan las aguas del mundo en un enorme y poderoso transportador, gobernado por mayores fuerzas cósmicas.

Sigues siendo falible. Todavía haces cosas tontas y tienes pensamientos tontos. Todavía te sientes atraído por cosas sin sentido. Todavía cometes faltas y errores de cálculo, pero tu vida es estable, ya que tiene el contrapesodel Conocimiento. Puedes capear las tormentas del mundo. Puedes enfrentar a una gran incertidumbre sin perderte. Puedes dejar ir a las personas, no importa lo encantadoras y hermosas que sean, si no pueden viajar contigo en la dirección que debes seguir.

Esto te da un extraordinario poder y capacidad. Comienzas a ver cosas que los demás no ven y a saber cosas que otras personas no saben. Tienes la energía y el poder dentro de ti mismo para seguir a través de lo que ves que hay que hacer. Aquí, no renuncias a tu propósito más grande por amor o por dinero. Si el amor viene a ti en servicio a tu propósito, entonces tiene un verdadero lugar. Si la riqueza viene a ti en servicio a tu verdadero propósito, entonces tiene un lugar. Pero éstas se convierten ahora en activos y medios de expresión más que en importantes distracciones en sí mismas.

Si puedes considerar estas cosas, verás el poder y la simplicidad del Conocimiento. No esta confuso ni en conflicto, y por eso es tan diferente a tu mente superficial. No engaña ni condena a los demás. Por eso es diferente de tu mente superficial. No tiene miedo del mundo ni de lo que podría suceder, y esto es lo que lo hace diferente de tu mente superficial.

Incluso si hubieras simplificado tu vida exterior y la hiciste muy eficiente y fácil de manejar, a pesar de ello te atormentarías si no ganaste acceso a este mayor poder interior. Tu mente aún sería una masa furiosa de ideas en conflicto, grandes ansiedades y tontas fantasías. Incluso si se hubieran resuelto tus asuntos exteriores lo más eficazmente posible, si no construyes una conexión más profunda con el Conocimiento y aprendes con el tiempo y la experiencia cómo seguir al Conocimiento y cómo distinguir al Conocimiento de las otras voces e impulsos interiores, entonces tu vida solo sería ligeramente mejor. Incluso puedes llegar al extremo de volverte un monje y no tener posesiones ni distracciones externas de este tipo y seguirás realmente viviendo en un estado de profunda confusión e infelicidad.

La realidad aquí, es que muy pocas personas en el Camino del Conocimiento se convierten en monjes, porque estas personas tienen mayores servicios que realizar en el mundo. Porque Dios no os envió al mundo solo para tratar de saliros del mundo. La vida monástica ofrece un servicio único a la comunidad y al mundo, pero solo está realmente diseñada para ciertos raros individuos. Hay muchos, muchos otros papeles de gran importancia que desempeñar en el mundo, y muchos de ellos son muy mundanos. Alguien tiene que mantener las luces encendidas y retirar la basura y arreglar las calles y cultivar la comida y llevarla al mercado. Los medicamentos tienen que ser creados, el servicio público tiene que ser prestado, y así, multitud de papeles están ahí para ser realizados por las personas que se sientan llamadas a ellos y que tienen un propósito mayor participando en ellos.

Sin embargo, no creas que esta es la condición del mundo en este momento, porque muy pocas personas están donde realmente necesitan estar, y eso es parte de su sufrimiento y confusión. Muy pocas personas han encontrado el verdadero propósito que los ha traído al mundo y expresan claramente este propósito. Si todo el mundo estuviera realmente donde tendría que estar, el mundo tendría un aspecto muy diferente al de hoy. Ni siquiera lo reconocerías.

Así que no pretendas decirte a ti mismo estas cosas. No pienses que todo está guiado y que todo está bajo control divino, porque el mundo es un caos. La única cosa en él que es verdadera, potente y está divinamente guiada, es el Conocimiento. Este es un mundo de separación. Es un mundo separado donde las personas han cobrado forma y son ahora individuos diferentes que rara vez saben cómo participar eficazmente entre ellos. Está gobernado por incentivos y deseos y fuerzas de opresión que son totalmente ajenos a tu verdadera naturaleza. Este no es el mundo que el Conocimiento crearía, y debido a que el mundo es como es, se te ha enviado a este lugar para hacerle una contribución única y específica. Esto te da la mejor oportunidad de redimirte y poner fin a la separación dentro de ti mismo, de romper tu lealtad a las ideas y romper el apego servil a tus creencias y a tu propia idea de ti mismo basada en la separación.

Solo el Conocimiento puede liberarte de esto, y el Conocimiento te libera dándote algo más importante que hacer, algo que trae tu vida al equilibrio y al orden y a la armonía y te involucra a un nivel más profundo. Tú mismo no sabrías cómo redimir tu mente, y los intentos que harías en esa dirección probablemente solo te circunscribirían aún más, lo que haría más difícil poder encontrar la salida.

Entonces, ves que estás yendo de la complejidad a la simplicidad, de la confusión a la certeza, de la abstracción a la realidad. Aquí, no se trata de utilizar el Conocimiento como un recurso para tu mente, sino de entregar tu mente como un recurso para el Conocimiento. Esto es lo que termina la separación dentro de ti. Esto es lo que trae tu vida a un mayor enfoque. Pero en este mayor enfoque, tú no lo comprendes todo. No puedes predecir el futuro. No estas al mando. Tu mente controla tu cuerpo. Tú controlas tus asuntos. Ejerces la moderación, el discernimiento y discreción, pero en esencia tu vida está en un camino mayor que no es de tu creación, y estás aprendiendo a seguir este camino y a elegir este camino, incluso cuando no conoces lo que ocurrirá a continuación.

Tratar de saber qué ocurrirá a continuación representa inseguridad. A veces es necesario contar con estas premoniciones, pero por lo general representan el núcleo de tu inseguridad. Pero con el Conocimiento, tu inseguridad comienza a desvanecerse. Se desvanece en el fondo. Todavía está allí, pero es débil. Es marginal. No tiene el poder rector de tu vida nunca más.

Puedes ver aquí que ganar esta simplicidad dentro de ti es aún más importante que un simplemente reajustar tus asuntos externos para que sean menos exigentes y más eficientes. Con el Conocimiento como guía, crearás una evaluación profunda y ordenaras tu vida y dejaras de lado aquellas cosas que ya no te sirven o que en realidad nunca  te sirvieron. El Conocimiento te retendrá de darte a personas, lugares y cosas que no tienen futuro, que nunca tendrán éxito, y esto solo te preservará. Preservará tu fuerza vital, tu energía, tu tiempo, tus recursos en un grado increíble.

Pero debes estar dispuesto a estar solo. No podrás tener todo lo que quieras en este momento. Y tendrás que tener una fe creciente en que las personas vendrán a ti cuando realmente los necesites y que, sobre todo al principio, debes viajar principalmente solo. Porque las relaciones deberían seguir un propósito; sobre todo, un matrimonio o una gran alianza deberían venir después de haber discernido una dirección real en tu vida. De lo contrario, ellas tenderán a competir y sustituir tu enfoque en esta mayor dirección. Es por eso que debes tener una gran paciencia, paciencia y una gran fe en el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti mismo y en otras personas. La verdadera relación vendrá a ti cuando estés listo y cuando tu vida este lista. No puedes saber cuándo estás listo o cuando tu vida está lista. Así que no puedes controlar esto, ni debes intentarlo.

Con el Conocimiento, tu viaje en el mundo se volverá muy diferente y tu posición y punto de referencia serán muy diferentes, así el mundo parece diferente. Tus valores son diferentes. Tus prioridades son diferentes. Buscas ahora cosas mayores en ti mismo y en los demás, y gestionas tus asuntos externos sin quejarte. Estas remando el barco, pero realmente ahora tienes un lugar donde ir. Remar  sigue siendo duro. Todavía hay un esfuerzo, pero tienes un lugar donde ir. Esto es la simplicidad. Esto es la claridad. Ahora tienes una mente única. No estás gobernado ni limitadopor  creencias ni asunciones,  ni por el dominio de otros. Has recuperado tu autoridad interna, la autoridad colocada allí por Dios. Y aquí comenzarás a experimentar tu naturaleza más profunda y la corriente profunda de tu vida.

Solo el Conocimiento dentro de ti sabrá cómo navegar por las Grandes Olas de cambio que vienen al mundo. Solo el Conocimiento dentro de ti sabrá con quién estar y la forma de estar con ellos. Solo el Conocimiento dentro de ti te indicará si estás listo para una relación o lo que debes hacer sobre tu empleo y circunstancias actuales. Aquí hay que tener paciencia para esperar por el Conocimiento, para escuchar al Conocimiento, para escuchar siempre al Conocimiento, no importa donde estés o lo que estés haciendo. Aquí ganas esta conexión mediante la adopción de los Pasos al Conocimiento y aprendiendo y viviendo el Camino del Conocimiento, que es una vida de fuerza, propósito, inspiración y simplicidad.

Esto es lo que necesitas ahora. Esto es lo que el mundo necesita ahora, porque no hay suficientes recursos en el mundo para satisfacer los deseos de todos y para dar cabida a las aspiraciones de todos. Los recursos que existen ahora se están reduciendo. Así que los ricos tendrán que vivir con menos y tendrá que haber una mayor seguridad para los pobres. Esto puede dar lugar a conflictos y guerras sin fin o a una mayor resolución y con ello, una mayor posibilidad de descubrir y vivir una vida inspirada.

Con el Conocimiento, sabrás qué hacer, y tu reconocimiento será tan poderoso, que serás capaz de superar tus miedos, tus argumentos y cualquier disuasión existente dentro de ti. Pero para encontrar este poder y para experimentarlo plenamente, debes venir al Conocimiento. Esto simplificará tu vida. Aclarará tu mente. Finalizará el interminable debate, conflicto y confusión respecto a qué hacer y con quien estar, porque el Conocimiento tiene una dirección mayor, y es esta dirección la que estás destinado a seguir.

Expandiendo tu Práctica de los Pasos

03 de febrero 2000, por Marshall Vian Summers

Este es un mensaje especial para todos los estudiantes del Camino de la Comunidad Mayor —aquellos que están estudiando los Pasos al Conocimiento—. Recientemente me di cuenta que en la práctica de los Pasos, puede que me haya estado perdiendo uno de los elementos más importantes de todos. Y este elemento en realidad no está escrito en los Pasos que se dan en los Pasos al Conocimiento. Este elemento que falta en realidad tiene que ver con lo que el Conocimiento nos ha ido enseñado y las importantes lecciones que hemos aprendido a través de experiencias a menudo difíciles y dolorosas —lecciones que están destinadas a guiarnos y protegernos, para mostrarnos lo que tenemos que hacer y lo que no debemos hacer a fin de tener un viaje seguro a través del mundo.

Los Pasos en los Pasos al Conocimiento pretenden construir una base donde la relación con nuestra mente y la relación con la mente más profunda llamada Conocimiento —la mente y la inteligencia del Espíritu— se reconcilian y llegan a unirse y trabajar de una manera totalmente cooperativa, de forma que somos capaces de traer una mayor consciencia a nuestra experiencia diaria y así evitar esos peligros y trampas en los que tantas otras personas caen.

Incluso en este punto, cada uno de nosotros, cada uno de vosotros, ha aprendido mucho, ha ganado tanta percepción interna. Pero la pregunta es: ¿Tienes esta percepción interna? ¿Eres consciente de ella cada día? ¿Puedes recurrir a ella en el momento en que sea necesario? Se nos han dado los regalos del Conocimiento de muchas maneras a través de nuestra propia experiencia de vida hasta el momento. Pero, ¿sabemos que son estos regalos? ¿Podemos confiar en ellos cada día para guiarnos y protegernos?

Así que empecé a darme cuenta que el elemento que falta en nuestra práctica de los Pasos no es lo que está escrito en el paso mismo. Es nuestra falta de memoria para mantener en el primer plano de nuestra mente los regalos que el Conocimiento ya nos ha dado. Y la práctica de esos regalos, o la puesta en práctica de esas cosas que hemos aprendido —esas directrices, si quieres decirlo así— es fundamental para poder avanzar y para progresar realmente. Eso es lo que hace que los pasos de los Pasos al Conocimiento, cada paso, realmente cobre vida, porque es construido sobre algo que ya hemos aprendido —es acumulativo.

Ya sabes, el descubrimiento del Conocimiento, el despertar al Conocimiento, no es un evento singular que se producirá en algún punto distante en el futuro después que hemos practicado diligentemente durante años. La revelación de que el Conocimiento está con nosotros y representa nuestro verdadero ser y propósito en el mundo es algo que ocurre de forma gradual cada día. Se dice muy bien en Sabiduría II, en el capítulo sobre la práctica espiritual: ” Las recompensas son lo que uno descubre en el camino. No es como llegar a una olla de oro, donde toda la recompensa se entrega al final del camino”.

En la recuperación del Conocimiento, que es el descubrimiento del propósito en la vida, todas las recompensas se dan a lo largo del camino. Bien, si las recompensas se dan a lo largo del camino, ¿realmente las recibimos? ¿Sabemos realmente cuáles son?

Para traer el Conocimiento a nuestra experiencia, debemos mantener estos regalos en nuestra conciencia. Esto entonces satisface nuestras experiencias de aprendizaje. Si no podemos mantenerlos en nuestra mente, si no nos acordamos de ellos, si son algo en lo que solo pensamos de vez en cuando, bien, entonces, la experiencia de aprendizaje realmente no ha sucedido, y los regalos no se han recibido.

Ahora bien, si eres una persona que tiene una buena memoria, y has sido capaz de evaluar honestamente algunas de tus importantes y difíciles experiencias de vida, es probable que llegues a darte cuenta de que realmente no deseas repetir algunas de estas experiencias. Te darás cuenta que, sí, te dieron algo valioso, pero eran difíciles, y eran costosas en términos de tu tiempo, tu energía e incluso tu dinero. Entonces llegarás a sentir, probablemente, que “No, no creo que realmente quiera pasar por eso otra vez”.

Bien, la única garantía de que no tendrás que pasar por eso de nuevo es que has capturado el regalo que esa experiencia te dio. Lo has capturado y ahora está contigo todos los días. Entonces, tu práctica de los Pasos, la práctica de los Pasos al Conocimiento que estás haciendo en un día determinado, tiene una base sobre la que construir, y esa base es conocida y reconocida. Esto entonces satisface la construcción de una conciencia de la Comunidad Mayor, el que vallamos dando un paso cada día para construir una base de Conocimiento y Sabiduría que hemos ido acumulando lentamente. Este proceso se acelera una vez que nos damos cuenta que tenemos que traer estos regalos, este aprendizaje, al primer plano de nuestra mente.

Y por eso hoy en mi charla, me gustaría darte algunas sugerencias sobre cómo puede hacerse eso, para traer una mayor dimensión a tu práctica de los Pasos, para expandir esa práctica, para incluir cosas que ya has experimentado en la vida, cosas que necesitas saber, incluso hoy en día.

El objetivo aquí es crear un conjunto de directrices personales que se construyen sobre los regalos del Conocimiento. Mi toma de consciencia de este elemento perdido en realidad surgió cuando empecé a montar mis propias directrices personales para la práctica. Estas directrices no eran solo sobre la práctica del paso en los Pasos al Conocimiento. Eran más sobre la puesta en práctica de las cosas que he aprendido y me he ido dando cuenta a través de experiencias importantes en mi vida. Y estas cosas son tan relevantes hoy como lo eran hace años. El hecho es que yo las capturé —realmente las capturé en mi diario— permitiéndome preservarlas, y más tarde las reuní en un conjunto de directrices. Ahora, son mi juego personal de directrices; ellas no son las tuyas. Lo importante para ti es construir las tuyas.

El primer paso, entonces, es tomar conciencia de las cosas claves que has aprendido en tu vida, especialmente en los últimos años. Y me gustaría dar algunos ejemplos o pautas que pueden ayudar a hacer esto. Antes de continuar debería decir antes, que las directrices no pretenden limitarte o restringirte. Si las ves así, entonces realmente todavía no reconoces su importancia. Las directrices personales están realmente para construir la sabiduría y la autoridad interna. Están para hacerte sensible al entorno mental, a cada entorno mental que encuentras, en el transcurso de cada día. Estas directrices están para protegerte y para prevenir que tengas que volver a aprender lecciones dolorosas y difíciles, sobre todo en las relaciones. Las directrices también comienzan a abrirte a mayores comprensiones acerca de tu naturaleza más profunda y al mayor propósito de tu presencia aquí.

Así que permíteme ahora darte algunas ideas que pueden ayudarte a comenzar a construir tus propias directrices personales para la práctica. Comenzaré con algunas cosas muy, muy simples, cosas que todos hemos tenido que tratar en un momento u otro. Tomemos, por ejemplo, la comida. Ahora puedes ser una persona que puede comer de todo sin problemas, pero la mayoría de las personas que se están volviendo sensibles a su propio estado físico comienzan a darse cuenta de que hay alimentos que son muy nutritivos y provechosos, y hay otros que no lo son. Y tal vez a medida que envejeces, comiences a sentir los efectos más agudos de los tipos de alimentos que realmente no te funcionan, porque tu cuerpo no puede asimilarlos eficazmente o porque requieren mucha energía para digerirlos.

En lugar de darte mis directrices sobre qué comer, lo que no voy a hacer, quiero que mires tu propia experiencia porque esto, aunque es un ejemplo muy simple, puede tener un gran impacto sobre ti. ¿Tienes algunas directrices sobre la comida que puedan ayudarte? ¿Directrices de qué no comer? ¿Hay algunas comidas de las que debes alejarte?

Un ejemplo, también, de desarrollar la consciencia sobre la comida es cuando vas a un restaurante, miras el menú y te preguntas a ti mismo: ¿Cuál de estos platos debería pedir? Ahora puedes ser aún más profundo y comenzar este cuestionamiento preguntándote: ¿Debería pedir algo de este menú? Lo cual realmente es la mejor primera pregunta. Segunda pregunta: ¿Qué debería pedir aquí? No es lo que tenga mejor aspecto, ni lo que parezca una delicia para tu paladar, sino en realidad, “¿Cuál sería la comida correcta a pedir aquí para mí?” Y eso se convierte en una directriz. Así que cuando vayas a los restaurantes y tengas que elegir el menú, te preguntas, “¿Hay algo aquí que debería pedir?”. Ahora, esto es una directriz muy simple, y si eres una persona muy sensible a los alimentos o tienes alergias alimentarias y cosas parecidas, esto es muy importante. Un momento de placer en la comida, seguido de horas de malestar es difícilmente una experiencia beneficiosa, y a pesar de todo, repetimos este tipo de experiencias una y otra y otra vez.

Por tanto la comida puede ser una parte de tus directrices personales. ¿Tienes algunas directrices personales alrededor de la comida? Y recomiendo aquí que hagas esto muy simple, tan solo uno o dos o tres cosas que necesites recordar cada día respecto a lo que comes, e incluso cuando lo comes. Por ejemplo, yo tengo una directriz, no como comida después de las ocho de la noche. Duermo mejor y me siento mejor cuando sigo esa directriz. Así que lo que como y cuando lo como son muy importantes.

Pasemos a otros ejemplos. Y, ciertamente, cuando nos fijamos en las actividades diarias, lo que abarca un montón de cosas diferentes, hay cosas importantes a tener en mente. La clave aquí es que conozcas dónde estás, qué seas sensible al medio ambiente donde te encuentras, que sepas lo que estás haciendo y con quién estás. Ahora bien, esto suena obvio, pero la mayoría de las personas no son conscientes de dónde están, con quién están, o lo que está pasando, porque están atrapados en su propia agenda interna.

Tomar conciencia de dónde te encuentras es muy importante. Esta es una práctica para discernir el ambiente mental. Podrías tener una directriz que diga: “Voy a practicar y discernir cada ambiente mental en que me encuentro, y asegurarme de que estoy en el lugar correcto.” Ya que es muy importante para tu bienestar. Y el ambiente mental se discierne a través del sentimiento: ¿Qué sientes al estar en este lugar? Ahora bien, si ese lugar es tu oficina de trabajo, si no te sientes bien, entonces tendrás que o bien renunciar a tu trabajo o hacer cambios en ese entorno, tantos como puedas, para mejorarlo para que sea un entorno positivo y enriquecedor para ti.

Esta toma de conciencia del ambiente es tan importante para el bienestar, y sin embargo, muy pocas personas la practican. Por tanto, nuevamente, una práctica puede ser saber en qué ambiente estás, y saber si ese es el lugar en el que debes estar. Y si tienes que estar ahí, y no te sientes bien estando ahí, ¿qué puedes hacer para mejorarlo? Esto es desarrollar una sensibilidad cotidiana hacia  el ambiente mental.

Además, tal vez determinaste que hay ciertos lugares a los que no debes ir, ciertas películas que no deberías ver. Tal vez no deberías ver películas en absoluto. Los Maestros recomiendan que para los estudiantes serios del Conocimiento, ver películas no es útil, ya que imprime la mente con imágenes poderosas y emocionales, lo cual hace más difícil practicar la quietud y el discernimiento, haciendo más difícil llegar a ser sensibles a uno mismo y a lo que te rodea.

Así que esto puede ser una de tus directrices que tiene que ver con las películas. Otra directriz puede tener que ver con los medios de comunicación. ¿Debería realmente leer el periódico o ver las noticias de la tarde? Tienes que contestar esa pregunta por ti mismo. Esta es una pregunta para el Conocimiento.

Recuerda, en el desarrollo de una conciencia y una comprensión de la Comunidad Mayor, tienes que proteger a esta conciencia emergente, esta conciencia de Conocimiento, comunidad y más profunda relación. Estas cosas no se respetan en el mundo. Y para que puedas cultivarla en tu propia vida, debes construir un lugar para ellas, y debes protegerlas y salvaguardarlas. Es como un brote diminuto que necesita mucha protección para crecer. Y sin embargo, si puede permitírsele crecer, en el futuro se convertirá en un gran árbol que puede dar sombra a los demás. Pero en el principio, es una cosa delicada. Es como un niño, un recién nacido en el mundo, aún incapaz de defenderse de las fuerzas poderosas que existen a su alrededor.

En tus actividades, entonces, que lo abarcan todo. ¿Tienes algunas directrices sobre el uso del dinero o sobre cómo gastas el dinero? Por ejemplo, antes de comprar algo que es opcional, te preguntas: “¿Realmente necesito comprar esto? ¿Es una buena cosa para mí comprar esto?”. O, “¿Esto realmente me servirá?”. Se trata de utilizar el discernimiento en el momento, en relación con el uso del dinero. ¿Tienes algunas directrices al respecto? La mayoría de las personas tienen dificultades para ahorrar dinero, gastar dinero o, en general, con el uso del dinero de manera constructiva.

Ahora entramos en dos aspectos muy, muy importantes. De hecho, en la Sabiduría Volumen II, hay un capítulo dedicado a cada uno de ellos. El primero es el discernimiento, y me gustaría hablarte un poco del discernimiento. El discernimiento, en esencia, es saber qué estás viendo y saber qué estás experimentando, o con qué estás en contacto. Esto, por supuesto, incluye saber dónde te encuentras, con quien estás y lo que estás haciendo. Pero también se puede aplicar a cosas muy sutiles que puedes estar experimentando. El discernimiento es uno de los fundamentos del desarrollo de la sabiduría —saber qué estás viendo o saber qué estás experimentando.

Hay pautas muy útiles en la práctica de discernimiento cada día. Por ejemplo, una de las áreas más difíciles de practicar el discernimiento es en la comunicación con otras personas, en la relación con otras personas. Los Pasos al Conocimiento nos dicen que el hombre o la mujer del Conocimiento, utilizan el discernimiento solo para determinar la presencia del Conocimiento en una comunicación o en una relación, y que el hombre o la mujer de Conocimiento, buscan solo el Conocimiento. Si el Conocimiento no está presente en lo que alguien está diciendo o no es evidente en su comportamiento, el hombre o la mujer del Conocimiento siguen adelante. Ellos no condenan a la persona o la situación —ellos se van.

Ahora bien, este es un tema general en el estudio de los Pasos, pero también hay otras cosas que tienen que ser discernidas. Sobre todo si tienes que trabajar con alguien o estás en relación con alguien, es importante discernir sus fortalezas y sus debilidades, para discernir la forma más eficaz de trabajar con ellos, de comunicarse con ellas, sus sensibilidades agudas, sus límites, las cosas que realmente no quieres traspasar como regla general.

El discernimiento requiere consciencia. Eso significa que tienes que estar presente para la persona y la situación. La capacidad de estar presente se basa en la habilidad del desarrollo de la quietud, que es una práctica fundamental en los Pasos al Conocimiento. Si puedes evitar tu propio pensamiento, o retirarte de tu propio pensamiento, tus propias preocupaciones, y dar toda tu atención a algo en este momento, estás practicando la quietud —con los ojos abiertos, completamente despierto en la situación—. Esto es necesario para la práctica del discernimiento. Debes estar plenamente presente para la persona y la situación.

Lo primero es escuchar al Conocimiento. Presta atención al Conocimiento en lo que alguien dice. Escucha al Conocimiento dentro de ti mismo: “¿Hay algo que necesito saber aquí?”. Esta es una pregunta que puedes hacer en silencio dentro de ti. La clave es escuchar —mirar y escuchar—, estando presente. Esto crea la oportunidad para el discernimiento —discernir las necesidades de otras personas, discernir si debes involucrarte con ellos o no. “¿Debería involucrarse con esta persona?”

Todas estas son preguntas importantes y pueden ser parte de tus directrices diarias. Por ejemplo, una pauta diaria podría ser: En todas mis comunicaciones con personas, voy a escuchar al Conocimiento. Ya sabes, las personas pueden estar juntas en relación durante años y nunca experimentar el Conocimiento entre ellas. El Conocimiento simplemente no está ahí o no es evidente. O el Conocimiento está ahí, pero se perdió. Las personas no vieron ni sintieron ni supieron. Ellos, tal vez, perdieron las señales. El discernimiento abarca muchas cosas. En mis propias directrices personales, tengo muchas, muchas pautas sobre el discernimiento —las áreas claves, las relaciones o las actividades claves.

Lo siguiente es la discreción. ¿Qué es la discreción? La discreción es realmente una cuestión de saber cuándo comunicarse y cómo comunicarse. Hablamos sin pensar. Escucha a las personas que te rodean. Se habla sin sentido. Continuamente ocurren conversaciones, sin ningún contenido real. Así no es como se comunica el Conocimiento. Así es como se comunica la mente, para tranquilizarse a sí misma y tratar de extenderse hacia el exterior.

Al aprender el Camino del Conocimiento, empezamos a desarrollar discreción. La discreción se basa en la conciencia de saber qué decir y cuándo decirlo. Se basa en la fuerza de saber cómo ser consciente de ti mismo, cómo estar al control de tu mente y de tu lengua, y cómo usar la paciencia. Es posible que desees decir algo en este momento, pero, ¿es este el momento? O incluso ¿Es esa la persona?

Así que una directriz puede ser, por ejemplo: “Cuando siento la imperiosa necesidad de decir algo a alguien, me detengo y me pregunto: “¿Debo realmente decir esto en este momento?”. Los errores en la discreción, al igual que los errores en el discernimiento, pueden ser muy, muy costosos. Todo lo que dices te representa, y en muchos casos, todo lo que dices es registrado de forma permanente en la mente de los demás. Es muy difícil retraer una declaración una vez que se ha hecho. Un hombre o una mujer del Conocimiento tienen mucho cuidado con lo que dicen y gran cuidado en saber a quién le están hablando y lo apropiado de la situación, en términos de comunicar una idea. Un hombre o una mujer del Conocimiento, como resultado, pasan más tiempo escuchando que hablando. Incluso si sienten que quieren decirle algo a alguien, a menudo no es el momento adecuado.

Otra parte de la discreción está en ser capaz de hacer crecer tu propia consciencia. Si acabas de tomar consciencia de algo, la primera cosa que puedes querer hacer es salir y decirles a tus amigos más cercanos todo sobre “lo que me pasó ayer por la noche”. Pero la enseñanza en la Sabiduría y el Conocimiento de la Comunidad Mayor nos dice que por lo general no hay que hacer eso, que debemos hacer crecer esa consciencia y empezar a desarrollar una relación con ella antes de verterla a otras personas, porque muchas veces cuando la vertemos a otras personas, se disipa y se pierde. Esto también es, pues, una práctica de la discreción.

Las directrices sobre la discreción son muy importantes. A modo de ejemplo, para un estudiante avanzado del Conocimiento, no es prudente presentar sus opiniones personales, excepto en situaciones muy raras. La razón de esto es que quieres abrirte a una mayor comprensión de la situación en lugar de simplemente defender tus puntos de vista, cada vez que son estimulados en ti.

Aquí en lugar de dar tu opinión personal sobre la política o las cuestiones sociales, por ejemplo, puedes simplemente decir: “Yo no tengo un comentario al respecto en este momento”, Tal vez esto puede parecer torpe en una conversación, pero estás manteniendo la discreción, y de una manera que te hace más misterioso y más interesante para otras personas.

La gente regala y disipa sus mayores tomas de consciencia con tanta frecuencia que se vuelve casi una conducta automática. Pero para el estudiante del Conocimiento, esto debe ser refrenado. Mira y luego ve qué tipo de directriz puedes utilizar en términos de desarrollar la discreción —mantener tus propios pensamientos, no sentirte obligado a compartirlos con otras personas por un sentimiento de inseguridad; dejar crecer las ideas dentro de ti, dándoles tiempo para evolucionar y para convertirse en algo más grande, en lugar de simplemente gastarlas vertiéndolas fuera en el momento.

Requieres paciencia y autocontrol para hacer esto porque nuestra mente quiere regalar, para deshacerse de sus tomas de consciencia —no quiere mantenerlas porque mantener una comprensión requiere entonces volverse sensible a la misma y crecer y cambiar—. Todas las grandes tomas de consciencia son semillas del cambio interior, pero si las comunicamos a otras personas de forma inmediata, entonces, hemos desenterrado y arrojado fuera la semilla antes de tener incluso una oportunidad de brotar en nosotros.

Las personas que tienen grandes ideas han mantenido una relación con esa visión durante un largo periodo de tiempo y solo la han comunicado a otras personas en determinadas circunstancias y tal vez por lo general solo con ciertas personas. La indiscreción en las personas es un signo seguro de que carecen de conciencia de sí mismas y no valoran sus ideas, de hecho, de que en realidad tienen miedo de ellas. Toma nota de esto en tus observaciones de los demás, y observa cómo se comunican sin pensar, cuando en realidad deberían estar en silencio y escuchar.

Una directriz en la práctica del discernimiento es: “Voy a aprender a ser consciente de cuando me comunico con las personas y me preguntaré: ¿Debo realmente estar diciendo esto en este momento?” Hacer esto es increíblemente poderoso. Eso establece ahí mismo la autoridad interna. Tú no serás impulsado por la necesidad inmediata o la inseguridad. Controlarás dentro de ti mismo el flujo y el desarrollo de las ideas.

Ahora, la discreción no significa que jamás te comunicas. Significa, simplemente, que te comunicas de forma inteligente. Y esto, en casi todos los casos, requiere esperar. Yo como profesor, por ejemplo, suelo saber muchas cosas sobre las personas que se vuelven estudiantes de este trabajo, pero tendré que esperar años para comunicarme con ellas, esperando el momento oportuno, esperando el momento en el que realmente quieran saber; cuando el momento sea propicio para que tengan su propia comprensión. Tú también tienes que desarrollar esta discreción, si vas a ser un comunicador eficaz para el Conocimiento y un contribuidor en el mundo.

Sigamos, también hay directrices sobre el bienestar personal. ¿Cuáles son las cosas que haces todos los días que contribuyen a tu salud física y emocional? Por ejemplo: un programa de ejercicios. ¿Tienes un programa de ejercicios? Tal vez has tratado de iniciar uno, tal vez tengas uno, pero se desmorona, y tienes que resucitarlo con frecuencia. ¿Existe una directriz diaria sobre el ejercicio físico o sobre hacer otras cosas que sean muy propicias para mejorar el bienestar —en la salud, la salud mental o la salud física—? Podrías tener una directriz como “Voy a hacer ejercicio todos los días, y hare uno de estos ejercicios diferentes cada día, incluso si es solo por cinco minutos”. Haz algo cada día. Es mi directriz.

Porque las directrices no son solo buenas ideas; no son solo resoluciones. Son líneas guía. Son lo que haces cada día. Y mantienes esa conciencia, y estableces esa autoridad. Tal vez haces arte o música todos los días para sentirte bien, incluso si es solo un poquito, o jardinería —cualquier tipo de actividad que produzca una experiencia no mental dentro de ti, que te dé un respiro en el ejercicio incesante de la mente o de la resolución de problemas, que te mueva a una modalidad diferente. ¿Cuál es tu directriz respecto a esto?

Otra directriz que recomendaría es una directriz sobre registrar las percepciones. Yo apunto mis percepciones. Llevo un lápiz y una libreta donde quiera que vaya. Registro lo que yo llamo flotadores, pequeñas ideas que gotean dentro de la mente del Conocimiento. Más a menudo de lo que parece, estos flotadores son valiosos. Son pequeñas semillas de ideas. Y yo las apunto, y luego las registro permanentemente en mi ordenador. Y luego, cuando las reviso, tal vez en otro momento, yo soy capaz de mirar y ver, sí, ¿es esto una idea semilla? ¿Debería pasar tiempo con esto o debería desarrollarlo?

Esta es la forma de capturar las comunicaciones del Conocimiento. Buckminster Fuller dijo una vez que el genio es la capacidad de capturar una idea dentro de siete segundos. Si no capturas esa idea —-escribirla, grabarla— se va. Te olvidarás de ella. Tal vez no volverá otra vez por otros cinco años. Tal vez nunca volverá. Algunas personas llevan estos pequeños grabadores digitales de bolsillo, que son una maravilla. Y a medida que avanza el día, si hay algo que te das cuenta de que tienes que recordar, o si tienes una idea, uno de esos pequeños flotadores, capturalo en el momento. Lo sacas de tu bolsillo. Y te apartas a un lado, y grabas ese pensamiento o esa idea. Y luego, tan pronto como puedas, lo pones en una especie de zona permanente. Así, por ejemplo, yo tengo una directriz sobre la grabación de percepciones.

Tal vez te gustaría practicar el silencio un día al mes. Es muy útil hacer esto en términos de desarrollar la quietud y la conciencia interior. Pero a fin de que se convierta en una realidad, tienes que convertirlo en un directriz, o será simplemente algo que te dices a ti mismo periódicamente, y jamás entrará en una práctica regular.

Entonces, ¿qué hacemos con todas estas directrices? En primer lugar, tenemos que montarlas, y una de las maneras en que puedes hacerlo es agruparlas de acuerdo con los Cuatro Pilares de tu vida: los Cuatro Pilares que son el Pilar de las Relaciones, el Pilar del Trabajo, el Pilar de la Salud y el Pilar de tu Despertar o Desarrollo Espiritual.

El Pilar de las Relaciones: ¿cuáles son las directrices sobre estar en relación? Aquí tenemos la práctica de la discreción, la práctica del discernimiento, la práctica de saber dónde estás, dónde debes ir, lugares a evitar, situaciones a evitar. Porque con quién estamos y qué hacemos con ellos determina en una gran parte la calidad de nuestra vida. ¿Cuáles son tus directrices sobre eso? ¿Qué has aprendido? —No solo las buenas ideas— no solo las cosas que piensas que debes hacer, sino, ¿cuáles son las cosas que realmente aprendiste?

Por ejemplo, yo realmente aprendí hace unos años que no debía seguir los impulsos de la pasión con alguien hasta que realmente consiguiera saber quién es. Bueno, he pagado un precio muy alto por ese pequeño aprendizaje, ese regalo del Conocimiento. ¿Cómo vas a traer eso en tu conciencia todos los días? Si se olvida, puedes que tengas que aprenderlo de nuevo. Y eso es un costoso aprendizaje.

El Pilar del Trabajo: ¿Qué debes hacer para mejorar tu ambiente de trabajo, o para mejorar tus comunicaciones con los demás, practicando la discreción y el discernimiento en el trabajo, o para organizar tus actividades, o para llevar el Conocimiento a tu consciencia durante tu jornada laboral?

Directrices sobre salud se hacen evidentes: alimentación, ejercicio, actividades de bienestar, cosas a evitar.

Tu práctica espiritual: ¿Qué mejora tu práctica espiritual? ¿Qué te ayuda a entrar en un conocimiento interior, en un estado tranquilo?

Así que puedes organizar tus directrices personales en el contexto de tus Cuatro Pilares, de tal manera que cada Pilar tiene un conjunto de directrices, o puedes simplemente poner tus directrices en una única lista. Algunas directrices como la discreción y discernimiento afectan a todos los Pilares.

Una vez que hayas reunido esto, tienes que mirar esta lista y decir: “¿Qué es críticamente importante aquí?”, Porque aquí no querrás ideas que realmente tengan poco peso. Querrás las cosas que son realmente importantes, las cosas que debes recordar. “¿Qué tengo que recordar cada día para mantener mi bienestar, a fin de construir esta conciencia del Conocimiento, que es tan fundamental para mi vida?”.

Y una vez que tengas las directrices fundamentales, desearás hacer una lista de ellas. Puedes imprimirlas en tu ordenador, o puedes escribirlas a mano, y desearás tomar conciencia de ellas y ponerlas en práctica cada día. Puedes comenzar en la mañana leyendo tus directrices con tu práctica matutina, tu práctica matutina de los Pasos al Conocimiento. Y al final del día, puedes revisar las directrices para ver cómo las llevaste a cabo ese día: ¿Mantuve esta concienciación cuando fui a trabajar, o se me olvidó por completo? ¿Recordé ser discreto cuando hablaba con esta persona o solo hable inconscientemente?

Ya sabes, hay algunas personas que te superan y realmente te olvidas de ti mismo. Tienen una influencia sobre ti, o cedes ante ellas de alguna manera, y realmente te pierdes a ti mismo cerca de ellas. Así cuando leas las directrices de la mañana y las revise en la noche, serás capaz de ver si las mantuviste contigo durante el día. Y serás capaz de ver las situaciones en las que las usaste y las situaciones en las que no. Esto desarrolla una consciencia, porque cuando llega el día siguiente, te acuerdas de lo que pasó ayer, y hoy mantendrás esa consciencia en tu mente, y no la olvidarás.

El desarrollo de estas directrices personales es tan importante porque confirman lo que el Conocimiento te ha estado dando. Rinden homenaje a los regalos de tu propia experiencia, que es la base para el desarrollo de la sabiduría. Las directrices son realmente una ayuda para la memoria, y también seleccionan las cosas realmente importantes entre todas las otras cosas que pensamos que debemos hacer, que pueden acosarnos y ensombrecernos.

Porque, en esencia, solo hay unas pocas cosas que realmente necesitamos recordar, pero realmente necesitamos recordarlas. Tenemos que recordar lo que el Conocimiento nos ha dado. Tenemos que recordar usar ese Conocimiento cada día. Y tenemos que estar abiertos a lo que el Conocimiento nos pueda dar hoy, y capturar eso, y grabarlo, y  mantenerlo, de tal manera que pueda ayudarnos a dar forma a nuestra conciencia y darnos una estructura realmente beneficiosa sobre la que organizar nuestras actividades, determinar nuestra voluntad interna y darnos la mejor oportunidad para expresar la gracia, la belleza y el poder del Conocimiento.

El estadista romano Séneca dijo una vez: “Ningún hombre se convirtió en sabio por casualidad”. No hay casualidad aquí.  Este es un asunto para tu autodeterminación. Es tu autoridad interna que se expresa en la forma más constructiva posible. De esta manera, los regalos del Conocimiento se convierten en el fundamento de tu vida y te proporcionarán la orientación y la protección que necesitas hoy y mañana.

Te envío muchas bendiciones de los Maestros para ti. Que pueda la Presencia de los Maestros estar contigo. Nasi Novare Coram.

Conflicto

Traducción del capítulo 26 del libro “Sabiduría de la Comunidad Mayor, Volumen II”, según fue revelado a Marshall Vian Summers.

“Si minimizas los conflictos en el mundo y en ti mismo, el conflicto se minimiza. Si evitas el conflicto en ti mismo y en el mundo, el conflicto crece.”

Es una gran decepción para muchas personas que el mundo esté tan lleno de conflictos. Hay una esperanza general de que al llegar al mundo él será tan pacífico, tan maravilloso y tan inclusivo como tu Antiguo Hogar. Pero lo que se encuentra uno en su lugar es el conflicto, la discordia, la confusión, toda clase de engaño, el ataque, la guerra, la competencia, la alienación, el distanciamiento y otra serie de males experimentados a nivel individual y colectivo.

Este es el mundo que has venido a servir. ¿Por qué piensas que ha de ser tan maravilloso como tu Antiguo Hogar? Puede llegar a ser más maravilloso a través de tu contribución, pero tal como está hoy y tal como se presentará mañana, es un lugar lleno de conflictos. Es un lugar donde las personas creen que están solas y compiten entre sí por cualquier satisfacción y beneficio reconocido.

Esta competición por la satisfacción personal se produce en las relaciones y también a nivel cultural y nacional. Debido a que  las naciones compiten para tratar de superarse unas a otras o para socavarse mutuamente, la paz es frágil. La guerra puede esperarse antes o después. Esta es la condición del mundo. La gente está todavía en un estado muy tribal de la mente. Todavía no hay una comunidad mundial aunque está destinado que la humanidad tendrá que establecerla con el fin de sobrevivir en los siglos venideros.

Así pues, aquí estás en un mundo de conflicto. Tú tienes tus propios conflictos —tu propias ideas, deseos e impulsos en conflicto—. Luchas internamente para darte cuenta de una verdad mayor y ejercerla a pesar de todas las motivaciones egoístas y temerosas que te impulsan a hacer cosas en contra de tus mejores deseos y tu mayor bienestar.

Este conflicto es endémico aquí. Existe dentro de cada individuo. Existe en el nivel de la familia, la comunidad, la cultura y la nación. Y no se detiene aquí, porque el universo físico es también un lugar de conflicto, a pesar de que muchas civilizaciones han evolucionado hasta un punto en el que han sido capaces de minimizar los conflictos con el fin de estabilizar sus sociedades.

No pienses que la perfección se puede lograr en el plano físico, pero puede lograrse una gran mejora, y esta es la naturaleza y el propósito de tu llegada aquí. Las personas son infelices porque son egoístas. Ellas piensan que están aquí sólo para su propia protección y satisfacción personal, pero eso no es para lo que fueron enviadas al mundo. Todo el mundo fue enviado al mundo para dar algo al mundo para que el mundo pudiera ser un lugar mejor como resultado de su participación. Muchas personas nunca se dan cuenta de esto y nunca encuentran esto en sus vidas, y la tragedia se produce como consecuencia de ello. Esta tragedia existe en todas partes.

Pero, ¿qué significa esto para ti que estás respondiendo a este mensaje? ¿Qué significa esto para ti que sientes que hay una mayor realidad y propósito espiritual que infunde la vida y que impregna todo lo que ves? ¿Qué significa esto para ti que sientes una vocación más profunda, que te aleja de las actividades generales de la gente para buscar algo más misterioso y completo, más atractivo y más vital? Esto significa que tú has venido a servir algo y que tu servicio en el mundo es de vital importancia para su mejora y para tu capacidad de encontrar significado, propósito y valor en la vida.

En un discurso anterior nosotros hablamos sobre el trabajo. ¿Dónde se aplica el trabajo? Se aplica en lidiar con el conflicto principalmente. No todo en lo que trabajas  está orientado a la resolución de conflictos, porque gran parte de tu actividad está dirigida a preservar o mantener cosas de valor, pero incluso esto es para evitar futuros conflictos. Por ejemplo, mantienes tu salud, ya que no deseas el conflicto de la enfermedad o la discapacidad. Mantienes tu estabilidad financiera para no perder tu capacidad para funcionar en el mundo.

El conflicto está siempre presente. Cuando el orden se rompe, hay desorden. Si el desorden persiste, hay caos. Con el caos viene el desastre. Para ayudar a mantener el orden, debes volverte ordenado. Para ayudar a mantener la paz, debes estar en paz. Todas estas cosas son cultivadas en ti según das al mundo para minimizar y en algunos casos para eliminar el conflicto. Al hacer esto, el conflicto dentro de ti queda minimizado y es eventualmente eliminado.

Sin embargo, la resistencia al conflicto es considerable, y la prescripción que acabo de mencionar no es fácil de llevar a la práctica porque hay más conflicto del que puedes enfrentar, posiblemente, en un momento dado. Entonces, ¿dónde dedicas tu energía? ¿Cómo abordas el conflicto? ¿Cómo trabajas hacia la resolución?, ¿Qué es la resolución? Y, ¿cómo mantienes la resolución de tal manera que el conflicto pueda ser minimizado en el futuro? ¿Cómo lidiar con los conflictos que están más allá de tu control, tales como desastres naturales, guerras culturales o una gran contienda? ¿Cómo te enfrentas a esto, y cuál es tu responsabilidad aquí?

Todas estas preguntas son importantes. La respuesta a ellas  existe dentro de una inteligencia secreta que vive dentro de ti que llamamos Conocimiento. El Conocimiento sabe cómo responder a situaciones en el momento, por lo que no tienes que tener definiciones y directrices respecto a todo en el mundo. Pero el Conocimiento requiere tu participación y actividad. Para que puedas experimentar el Conocimiento, la Mente Mayor dentro de ti, para poder seguir su expresión y aplicar su Sabiduría, debes llegar a ser sensible a él y no tratar de usarlo, limitarlo o manipularlo para tus propios beneficios personales. Tú traes tu conflicto al Conocimiento, aprendiendo a establecer tu relación con el Conocimiento, pero el Conocimiento no está en conflicto.

Al comienzo de la reclamación del Conocimiento, los estudiantes siempre quieren utilizar el Conocimiento para conseguir más de lo que quieren. Parte de lo que quieren es evitar el conflicto. Sin embargo, muchos de los conflictos que están tratando de evitar representan cosas que deben aprender a enfrentar. Algunos de los conflictos que quieren encarar no necesitan encararlos, por lo que todo se vuelve muy confuso. Si tienes motivaciones en conflicto y vienes a las proximidades del Conocimiento, que es sincero, inquebrantable y tiene un propósito y una dirección, ¿cómo puedes interactuar con él? Bueno, lo que pasa es que el Conocimiento se queda en silencio hasta que estés listo. Incluso si lo buscas con honestidad, el Conocimiento esperará hasta que tomes conciencia de algunos de tus conflictos e irregularidades. Esto proporcionará una abertura para que el Conocimiento emerja dentro de ti. Si intentas simplemente tomar el Conocimiento y decir: “Bueno, yo voy a conseguir más de todo para mí y para todos los demás con el Conocimiento,” El Conocimiento permanecerá en silencio, y tú  no serás capaz de utilizarlo.

Como ves, el Conocimiento es más inteligente que tú. Es más completo. Esto no quiere decir que sea diferente a ti, ya que representa la parte esencial de ti y de tu vida aquí. Pero debes llevar tu atención a la parte personal de ti, que es profundamente conflictiva. Debes ser consciente de ella y debes hacer algunas correcciones en ella con el fin de que puedas acceder al Conocimiento.

Ahora, muchas personas piensan que tienen que corregir el conflicto dentro de ellas mismas antes de que puedan hacer nada para resolver los conflictos en el mundo, pero esto no es correcto. Otras personas piensan que el conflicto dentro de sí no es importante y que sólo tienen que lidiar con el conflicto en el mundo. Esto tampoco es correcto. La verdad es que hay que trabajar en ambos campos, y aquí tu trabajo en la resolución de conflictos requerirá una gran cantidad de tiempo, energía y atención.

El Camino del Conocimiento es muy completo. No te da la libertad para escapar o evitar las cosas que es esencial que resuelvas. Al principio, muchos estudiantes se frustran mucho con su preparación en los Pasos al Conocimiento, ya que están tratando de hacer algo con ella. Ellos quieren los resultados ahora. Quieren que el plan de estudios y la preparación se vuelvan tan conflictivos y tan impulsivos como ellos son. Pero en verdad, la preparación es silenciosa y certera. Ella esperará hasta que te vuelvas más silencioso y certero. Debes aprender a ir a su ritmo. Ella no va a tu ritmo.

El Conocimiento seguirá latente en ti hasta que comiences a entender su naturaleza y adaptarte a ella. Está aquí para conducirte y guiarte, para prepararte y para permitirte hacer todas las cosas que estás destinado a hacer en el mundo. ¿Cómo puede seguirte en este caso? ¿No debes tú aprender a seguirlo? Él es el líder. Pero incluso para seguirlo, debes aprender  que es, y debes aprender cuáles son tus responsabilidades y cómo pueden ser aplicadas, donde necesitan ser aplicar, y así sucesivamente. No puedes relegar tus propias responsabilidades al Conocimiento, porque el Conocimiento te requerirá reclamarlas y aplicarlas de una manera que es mucho más completa que cualquier cosa que hayas hecho antes. Aquí te vuelves más fuerte  con Conocimiento y no más débil. Te conviertes en un líder y no un simple seguidor.

El Conocimiento está aquí en el mundo para resolver conflictos. Él sabe qué hacer. Tú vives en un mundo de conflictos, y esto te influye y te afecta en gran medida. Sin el Conocimiento, no habría escapatoria. No habría ninguna otra posibilidad.

Las personas responden al conflicto de diferentes maneras. Algunas personas tratan de resolver los conflictos, pero lo hacen sin el Conocimiento, por lo que sus acciones son temerosas, erráticas y a menudo improductivas. Muchas personas tratan de evitar el conflicto por completo y tratan de vivir en un estado de  mente pacífico y espiritual, pero el conflicto les está bombardeando en todo momento. Algunas personas piensan que si simplemente cambian sus pensamientos, no habría más conflictos. “Yo simplemente no veré el conflicto. Tornaré el conflicto en algo bueno. Haré todo bueno, y entonces no tendré que sentir el dolor y la responsabilidad que debería sentir. ” Algunas personas se retiran de la vida por completo. Muchas personas se retiran de sí mismos por completo y sustituyen a la auto-conciencia, con otras preocupaciones.

Tu sociedad, con todos sus placeres y su maravillosas postergaciones, ofrece una gran variedad de escapes del conflicto. Si miras alrededor, se puede ver cuán variado y cuán intenso es este escape. Si te miras a ti mismo, podrás ver tus propias formas de escape.

Fuiste enviado aquí para trabajar, para dar y para ayudar a resolver el conflicto. No se te envió al mundo a trabajar en ti mismo. Fuiste enviado al mundo para trabajar en el mundo y para el mundo. Tú trabajas en ti mismo a medida que avanzas. El único trabajo que tienes que hacer en ti mismo son ajustes en el camino para que puedas participar en la vida y mantener una mente abierta, libre de juicio y la adherencia al Conocimiento en sí mismo y en los demás. Esto proporcionará todo el crecimiento personal que puedas imaginar. De hecho, ese desafío excede lo que la mayoría de la gente es capaz  en este momento. Te sentirás significativo a medida que haces algo significativo. Te sentirás valioso a medida que haces algo valioso. No niegues esto. Es natural. Has venido a trabajar. Estás en el trabajo. Has venido a facilitar las cosas aquí. Has venido de un lugar mejor, y regresarás a un lugar mejor. Pero mientras estás aquí, este es un lugar para trabajar. El mundo es como un hospital. Aquí hay una gran cantidad de enfermedad y de dificultad. Esto no es una playa o un resort de vacaciones. No es una tierra de vacaciones. Es el lugar donde el trabajo necesita ser hecho.

Por lo tanto, encontrar tu trabajo es esencial. No puedes definir tu trabajo en términos de lo que quieres. Debes definirlo dentro del contexto del mundo. Nunca encontrarás tu trabajo basándote sólo en lo que quieres. Necesitas dar algo que el mundo necesita, y debes escuchar al mundo para averiguar cuál es su necesidad. Las personas que sólo dan lo que ellos quieren dar todavía se pierden en lo que quieren y no pueden ir más allá de sus deseos cambiantes. Ellos permanecerán en su infierno personal mientras la vida continua a su alrededor.

Tú tienes el Conocimiento. Él está viviendo dentro de ti. No puedes utilizarlo para fines egoístas, pero puedes abrirte a su gracia y su poder. Entonces, gradualmente, paso a paso, él te ayudará a vencer y controlar el conflicto dentro de ti mismo y te conducirá a actividades que sirven a otros en formas vitales, de maneras que sean acordes con tu naturaleza y tu diseño. Pasos al Conocimiento te enseñará sobre tu naturaleza y tu diseño si permaneces con él y si lo sigues fielmente. Esto te lleva más allá del conflicto para ver una mayor posibilidad en la vida. Esto te lleva más allá de tus deseos al reino de lo que sabes. Esto te libera del interminable conflicto y  debate interno sobre lo que quieres y no quieres en la vida, y te involucra en tu trabajo por completo.

¿Por qué quejarse de que el mundo está en conflicto cuando este mismo conflicto da sentido y propósito a tu vida? ¿Por qué quejarse de que las cosas no son mejores? Ten en cuenta que las cosas no son mejores, pero ve lo que puedes hacer al respecto. El ocio y el aburrimiento son una señal de que las personas no están valorando sus vidas o respondiendo a su entorno. Por favor, comprende, no estás en el mundo para la auto-realización. Estás en el mundo para ayudar al mundo y para ayudar a tu raza. La autorrealización es un subproducto de dar algo significativo al mundo.

Si estudias la vida de las personas que han hecho contribuciones importantes, verás que tienen muchas cosas importantes en común. A pesar de que sufrieron conflictos personales, dificultades y tribulaciones en el mundo, hasta cierto punto, ellos fueron liberados de gran parte de las graves y debilitantes angustias que afligen a la mayoría de la gente.

Ahora, tu contribución al mundo no tiene que ser grande o magnífica. De hecho, excepto en casos muy raros, pasará poco conocida. Tú trabajas en silencio detrás de las escenas, haciendo algo bueno para el mundo para que puedas dejar un legado. Para hacer esto, debes ser muy paciente y ser muy tolerante con el mundo. Debes aceptar el conflicto, no como una condición irreversible, sino como una realidad presente. Para empezar a resolver el conflicto, el primer paso es la conciencia y la aceptación. Hasta que esto ocurra, no hay ningún lugar donde ir. No hay nada que mejorar. Muchas personas ni siquiera están en este punto de partida. Ellos tienen una gran dificultad para aceptar el conflicto dentro de sus propias vidas y de sus circunstancias inmediatas. Di la verdad acerca de esto. No lo embellezcas. No lo disminuyas. Basta con decir la verdad sobre ello. Si las cosas no están bien, no están bien. Si las cosas no funcionan, no funcionan. Si las personas no son productivas, no son productivas. Si las personas no se llevan bien, no se llevan bien. Si no estás en paz, no estás en paz. Este tiene que ser tu punto de partida.

Para que puedas encontrar tu trabajo, tiene que haber una necesidad. El mundo proporciona un conjunto suficiente de necesidades apremiantes. Tiene que haber una verdadera y convincente necesidad para hacer un mayor trabajo. Debe ser una necesidad que trasciende tus deseos personales y ansiedades, porque éstos no son lo suficientemente fuertes como para generar una acción devota, ni son incondicionales. La persona que está haciendo algo sólo para sí misma será variable e inconsistente. La dedicación no será posible. La certeza no será posible. El Conocimiento no será posible.

Es preciso decir que la humanidad ha avanzado a través de los esfuerzos de un porcentaje muy pequeño de la población. Este porcentaje debe crecer para que la humanidad sea capaz de responder a los grandes y globales desafíos que enfrenta la humanidad —problemas que se han creado aquí y problemas en la Comunidad Mayor también—. Incluso la Comunidad Mayor es un lugar de conflicto. No hay escape del conflicto. Estás aquí para trabajar en el conflicto. El conflicto te proporciona la necesidad y el impulso para trabajar. Ahora, si estás prestando atención a lo que te estoy diciendo, comenzarás a preguntarte cómo las personas pueden sentarse a preguntarse: “¿Cuál es mi propósito en la vida? No sé qué hacer. ¿Qué es lo que realmente quiero hacer con mi vida? “¿Puedes  comenzar a ver el problema aquí? El problema es que las personas no responden a la necesidad interior o a la necesidad externa. Ellos sienten una pérdida y se preguntan sobre ella, pero no están respondiendo a las mismas cosas que pueden llevarlos a un camino de resolución.

Para finalizar la separación en tu propio pensamiento, debes reintegrarte a la vida en actividades significativas. Para tener una verdadera relación con los demás, debes unirte a ellos en actividades significativas. Debéis hacer algo bueno por el mundo —juntos—. Eso hará algo bueno por ti y por tus relaciones.

Ahora, surge la pregunta: “Bueno, hay tanto conflicto y tantos problemas, ¿dónde me aplico?” Aquí es importante no buscar la respuesta definitiva, sino involucrarse. Encuentra algo que puedas hacer en tu comunidad local para ayudar a la gente y para ayudar a restaurar la naturaleza, algo a lo que puedas darte. Aquí estás empezando a participar en lugar de sentarte en el banquillo de la vida preguntando y reflexionando mientras que el mundo te llama y no respondes. Él dice: “¡Necesitamos tu ayuda! ¡Necesitamos tu ayuda!” Tienes que encontrar esa llamada y encontrar de dónde viene y dónde aplicarte.

No esperes hasta que el conflicto en el mundo llegue a ser tan grande que todo el mundo esté reducido a la desesperación. Sí, esto engendrará acción, pero puede ser demasiado tarde. ¿Por qué esperar hasta que tu situación financiera está tan deteriorada que tome todo tu tiempo y energía repararla? No necesitas esperar tanto tiempo. Puedes responder ahora. Tú puedes responder ahora a tus necesidades y las necesidades de otros. Tus necesidades primarias en la vida son tener suficientes recursos y tiempo disponible con el fin de darte a ti mismo en servicio al mundo. Para eso, es posible que necesites un poco de dinero o una gran cantidad de dinero, dependiendo de cuál sea tu papel. Para esto puedes necesitar un poco de tiempo o mucho tiempo, dependiendo de tu función. Tu papel evolucionará a medida que participas. Él no puede ser conocido por ti simplemente desde el principio.

Dona parte de tu tiempo, más allá de tu trabajo y de tus relaciones, para hacer algo importante en el mundo. Te sentirás atraído por ciertas cosas. Sigue eso. A medida que permaneces con tu preparación Pasos al Conocimiento, tu sentido de propósito, lo que está impulsándote hacia adelante, se hará más fuerte y más fuerte. Y a medida que se hace más fuerte, serás capaz de percibirlo, sentirlo e interpretarlo más correctamente. Escapa del dilema de tratar de tener, hacer y ser lo que quieres. No hay esperanza allí. Las personas se pierden cuando se dedican a eso. No estás aquí para ti. Has sido enviado al mundo por tu Familia Espiritual para servir al mundo de maneras específicas con personas específicas. Para encontrar esas formas, debes empezar a dar ahora. Esto te llevará a través de una serie de implicaciones, cada uno centrado en la contribución. Con esto,  encontrarás que  participación es más importante para ti y donde tu talento, naturaleza y diseño puede ser más plenamente empleado en el servicio al mundo.

Ahora, estar al servicio del mundo no significa que estás haciendo algo para todo el mundo. Tal vez estarás ayudando a una persona mayor que vive a tu lado. Tal vez estás participando en el mejoramiento de la belleza de tu comunidad o en la asistencia a personas que están teniendo dificultades. Todo esto es servir al mundo. No seas grandioso. No pienses que tienes que hacer algo que afecte a todo el mundo. Haz algo que afecte a una persona, dos personas, o tres, o cinco o diez o cincuenta o cien. Ciertas personas han sido diseñadas para ayudar a una persona. Ciertas personas han sido diseñadas para ayudar a diez personas. Ciertas personas han sido diseñadas para ayudar a diez mil personas. Todo esto es servir al mundo.

El mundo será bueno o malo dependiendo de cuánto se dé aquí. El futuro va a ser bueno o malo dependiendo de lo que la gente dé hoy. Tu vida es buena ahora en la medida en que otros han dado en el pasado. Tus hijos y sus hijos se beneficiarán de lo que das hoy en día. Tú irás a casa a una vida maravillosa cuando salgas de este mundo, con tu trabajo hecho o deshecho. Y te sentirás bien o  mal acerca de tu participación aquí en base a lo que fuiste capaz de contribuir, porque ¿qué otra cosa  puedes llevarte contigo más allá de este mundo?

Dar te saca de tu aislamiento. Te proporciona una vía de escape de muchos de tu propios dilemas personales. Esto no quiere decir que debas trabajar todo el tiempo, porque necesitarás tiempo de retiro y reevaluación. Pero el trabajo constituirá la mayor parte de tu actividad. Cuanto más este trabajo puede ser de servicio, más valor y significado él puede dar a otros. A medida que el Conocimiento se vuelve más fuerte en ti, encontrarás aquellos compromisos específicos que necesitas. Pero primero debes empezar por alguna parte. En el aprendizaje de un instrumento musical, no  simplemente caminas hacia el escenario de conciertos y te dices a ti mismo: “Sí, he llegado!” Tienes que pasar por muchas etapas de desarrollo. Comienzas con gran dificultad en el aprendizaje. Si lo dejas, no avanzarás. Si continúas, avanzas. A medida que avances, te vuelves más competente y más bien definido en tu actividad.

El valor del conflicto es que te llama a hacer algo. El valor del conflicto dentro de ti es que te dice que tienes que hacer algo. El valor de hacer algo es que te das cuenta de tu valor. El valor debe ganarse en el mundo. Esto es cierto. El significado debe ganarse. Cuando vuelvas a casa a tu Familia Espiritual, tu tendrás todo el valor y el significado que se te antoje, pero mientras estés aquí estás en una misión para trabajar y relacionarte con otros en el trabajo. Por lo tanto, el trabajo es la naturaleza de la realización en el mundo. Pero el trabajo al que nos referimos no significa simplemente  ir a un trabajo todos los días, porque hay cosas que debes trabajar en tu propia vida, como hemos mencionado antes, para resolver los conflictos y minimizar los efectos del conflicto. Ellos harán que el mundo esté más libre de conflictos.

Tal vez piensas que tu contribución no podría marcará una diferencia, pero te aseguro que  marcará una diferencia, porque todo lo que das continuará siendo dado por los que reciben tu regalo, y tus regalos continuarán resonando a través de la mente en todas partes en el ambiente mental. ¿Quién eres tú para decir dónde están sus límites? Cada vez que el Conocimiento se fortalece en una sola persona, se fortalece en todo el mundo. Cada vez que un gran acto se hace desinteresadamente, refuerza la posibilidad del bien para todos —incluso para aquellas personas que no tienen idea de lo que ha ocurrido.

En el ambiente mental, hay grandes fuerzas de influencia. Hay fuerzas de confirmación y hay fuerzas de disonancia. Si contribuyes a las fuerzas de confirmación, ellas se hacen más fuertes. Aquí afectas el ambiente mental, tanto en tus circunstancias inmediatas como en todo el mundo. Que  importante es esto, y es por eso que hacemos hincapié en la realidad de los conflictos y la importancia de la contribución. Hacemos hincapié en esto porque es el medio para la resolución, la satisfacción y el valor en el mundo. Esto confirma el mundo y esto te confirma. Y esto te quita toda justificación para el error, el fracaso o el abandono.

Haciendo algo más grande en el mundo, te vuelves más grande. Haciendo menos en el mundo, te vuelves menor. Si minimizas conflictos en el mundo y en ti mismo, el conflicto se minimiza. Si evitas el conflicto en ti mismo y en el mundo, el conflicto crece. Esto puede verse fácilmente, pero es un gran desafío para aplicar. Para ello será necesario el coraje, la perseverancia, la dedicación y la presencia del Conocimiento para empujarte hacia delante.