Ahora estamos en nuevomensaje.org

Estimados lectores y estudiantes del Nuevo Mensaje:

Este blog nació en un momento en el que había muy poco material del Nuevo Mensaje de Dios traducido al español. La página oficial, además, en ese momento dejaba mucho que desear. Sin embargo, mucho han cambiado las cosas desde entonces, y ahora creemos que podemos dejar con tranquilidad este blog, sabiendo que ha cumplido con creces su misión original.

Os invitamos a todos a conocer y a explorar la página oficial del Nuevo Mensaje, http://www.nuevomensaje.org . Todas las últimas traducciones y las versiones más actualizadas pueden encontrarse allí, así como la última organización de todo el material del Nuevo Mensaje en 6 volúmenes y múltiples libros dentro de cada volumen (véase el índice: http://www.nuevomensaje.org/el-mensaje )

Esta será, al menos de momento, la última publicación que haremos aquí. Muchas gracias y saludos a todos.

Los administradores del blog

ghs-spanish-frontcover-6x9

El arte de ver

Traducción del texto “The Art of Seeing”, como le fue revelado a Marshall Vian Summers el 11 de abril del 2011 en Boulder, Colorado, EE.UU.

Versión de la traducción: 1.4

Dios te ha dado ojos para ver y oídos para escuchar, pero este ver y este escuchar son muy diferentes a lo que estás acostumbrado. Tu vista está atenuada por la confusión de tu mente y por la infinidad de impresiones del mundo que has ido acumulando durante mucho tiempo.

Tus oídos están embotados. Sólo están sintonizados con ciertas cosas, y sólo escuchan ciertas cosas.

Por tanto, aunque las personas tienen dotes naturales en diversos grados, en casi todos los casos estas dotaciones realmente no se han cultivado ni aplicado de manera sensata y adecuada.

Dios te ha dado la mayor inteligencia del Conocimiento para que te guíe. Pero para que puedas desarrollar tu capacidad para seguir al Conocimiento y experimentarlo y expresarlo de manera efectiva en el mundo —en un mundo donde el Conocimiento no es reconocido ni apreciado— debes desarrollar estas habilidades.

Tu cuerpo es un instrumento maravilloso, pero sus verdaderas cualidades no se han reconocido ni desarrollado en casi ningún caso.

Tu mente se ha convertido en un tirano, un opresor gobernado por las convenciones sociales, el miedo, el deseo y la expectativa. Pero también es un instrumento maravilloso para navegar por un mundo en constante cambio, para crear cosas maravillosas al servicio de la gente, siendo un instrumento de comunicación. Mas tampoco se ha cultivado y no está siendo utilizada en su máximo potencial ni para su mayor propósito.

Para ver y escuchar con claridad, tu mente debe estar quieta; de lo contrario estarás mirando, pero sin ver. Estarás oyendo, pero sin escuchar. Estarás atrapado en tus consideraciones internas, sean las que sean: en fantasías y temores, resolviendo problemas, juzgando y evaluando a otros, juzgándote y evaluándote a ti mismo, y así sucesivamente.

Para ver, debes estar muy presente, focalizando toda tu atención. Como si estuvieras mirando a través de binoculares, estás tratando de enfocar y ver realmente un objeto distante, y escuchas como si estuvieras tratando de escuchar una conversación alejada de ti, prestándole toda tu atención.

Así que el primer paso es la presencia completa de la mente, y esto no es fácil para las personas porque no han practicado. Está disponible para ellas, pero no han practicado.

Tienes músculos en tu cuerpo que pueden hacer cosas maravillosas, pero no pueden llevar un gran peso ni hacer nada más allá de simples movimientos a menos que desarrolles sus habilidades y su aplicación. Sucede lo mismo con el ver y el escuchar.

Tu atención no puede ser momentánea. Con el tiempo deberías ser capaz de sentarte durante una hora escuchando o viendo y mirando, sin la interferencia de tu mente, sin tratar de llegar a conclusiones, sin tratar de conseguir lo que quieres, sin evaluar la situación o tus habilidades. Sólo mirando y escuchando.

El verdadero ver implica siempre la escucha interior. Esto involucra a la totalidad de la mente, abriéndola tanto a la percepción del mundo exterior como a la presencia del Conocimiento en el mundo interior.

Aquí estás escuchando atento al Conocimiento. Estás escuchando atento a una respuesta más profunda. No estás escuchando tus pensamientos o tus emociones. Al mismo tiempo, estás escuchando al mundo exterior, atento a cada pequeño sonido.

Así que lo mejor es practicar en un lugar muy tranquilo para empezar, donde no te abrumen los sonidos y las vistas del mundo que te rodea; tal vez en un templo, en una mezquita o en una iglesia, o en la naturaleza, donde haya un ambiente tranquilo, o bien en una habitación o en un armario, donde sea que haya un ambiente tranquilo.

Para las personas que viven en grandes ciudades donde hay muy poco silencio, a veces los armarios pueden transformarse en lugares de práctica con buenos resultados.

Quieres ser capaz de concentrarte y no ser abrumado por todo lo que te rodea, así que no creas que puedes empezar practicando afuera en las calles de la ciudad, porque todavía no tienes la capacidad de concentración ni el discernimiento para poder funcionar en una situación tan ruidosa y difícil.

Con tus ojos y oídos abiertos, estás tratando de ver, observando el exterior, escuchando en el interior y el exterior, todo a la vez. Como un águila en lo alto de un gran árbol, miras y escuchas. Estás muy quieto por dentro.

Aún no sabes a qué estás prestando atención, así que deja de lado esa preocupación y consideración.

Practica escuchar por períodos cortos al principio. En el estudio de los Pasos al Conocimiento, puedes practicar a cada hora durante unos momentos, mirando y escuchando. Puedes hacerlo en muchas situaciones.

Las personas tratan de ver cosas para conseguir lo que quieren. Oyen las cosas que quieren oír. Tienen curiosidad. Tienen preferencias. Y así, miran pero no pueden ver. Oyen y no pueden escuchar, porque están intentando satisfacer algún tipo de deseo o dejándose llevar por alguna clase de miedo.

Para ayudarte a desarrollar esta capacidad de ver, es importante practicar observando fijamente, sobre todo en interiores al principio, hasta que tengas una mayor habilidad. Céntrate en un objeto simple que tenga muy poco significado, algo que no estimule tu imaginación, algo con lo que tengas pocas asociaciones, algún objeto ordinario. Sólo míralo y practica la escucha interior.

Esto es para entrenar la mente para estar quieta y atenta, clara y objetiva. No es una reacción al mundo. No estás proyectando nada sobre el mundo. Como resultado de esto, la práctica puede ser difícil al principio. Así que practica por períodos cortos en diferentes situaciones.

Práctica mirar fijamente cuando estés solo. Practica mirar y escuchar, incluso cuando estés con otras personas o en un lugar tranquilo.

Con el tiempo, podrás practicar en cualquier lugar con gran eficacia. Aquí podrás escuchar al Conocimiento hablándote siempre que sea necesario, y serás capaz de estar muy tranquilo y cómodo en los largos períodos que existen entre esos momentos en los que el Conocimiento te habla.

Muchos animales tienen gran habilidad para estar tranquilos. Piensa en ellos. Ellos pueden ver y escuchar sin moverse durante largos períodos de tiempo. Esto les da inmensas ventajas en el mundo natural.

El ver tiene también otras aplicaciones. Una vez que has desarrollado las habilidades básicas, entonces puedes tomar un problema o una decisión y mirarlo, practicando la escucha interior. Ponlo frente a ti en el ojo de tu mente o bien fuera físicamente, si se trata de algo que es práctico y se puede discernir de modo visual. Y sólo míralo.

Antes de actuar, incluso antes de decidirte a tomar medidas, antes de decidirte a hacer algo, míralo. Si se trata de un objeto físico o de un proyecto, camina a su alrededor y míralo, manteniendo tu mente quieta y practicando la escucha interior.

Aquí eres capaz de discernir, si eres hábil y paciente en tu práctica, lo que debes hacer con respecto a esta decisión, este proyecto o esta situación. Si se trata de una circunstancia con otras personas, puedes imaginarla, darle forma y mirarla, practicando la escucha interior.

Camina a su alrededor en tu propia mente. Obsérvala desde todos los ángulos, pero con una mente tranquila, permitiendo que tu cuerpo sea el instrumento de percepción que está destinado a ser. Si las personas hicieran esto, cometerían muchos menos errores de juicio. No serían impulsadas ​​a la acción en situaciones en las que no deberían implicarse.

No reaccionarían ante las otras personas tontamente, sin pensar. Serían más cuidadosas y perspicaces en cómo responden a personas y situaciones, a oportunidades y peligros.

Cuando estés afuera en el mundo, debes centrarte en tu entorno. No escuches música en tus auriculares. No hables sin cesar en tu teléfono. No estés soñando e imaginando, con tu mente lejos de donde estás. Debes estar mirando y escuchando.

Cuando sales por la puerta de tu casa, debes estar prestando atención a tu entorno para discernir lo que está ocurriendo allí, para discernir cualquier peligro o cualquier cambio en el enfoque que sea necesario para ti.

Si las personas hicieran esto, cometerían muchos menos errores y evitarían terribles catástrofes. Basta un instante sin prestar atención para acabar con tu vida o alterarla por completo.

Los animales lo saben. Están prestando atención. Las personas no lo saben. No están prestando atención. Así que, a pesar de su mayor inteligencia y capacidades, son mucho más propensas a cometer errores tontos e innecesarios.

A continuación está el ver a distancia, quizás viendo una situación que te es familiar o un lugar que conoces. Eso sería lo más fácil de practicar primero.

Ponlo en el ojo de tu mente si es necesario para que lo percibas, y práctica la escucha interna —estando confortable, sentado con la espalda recta en un ambiente tranquilo.

Si es un lugar físico, en el ojo de tu mente puedes caminar a su alrededor o a través de él, sólo observándolo de acuerdo a tu memoria del mismo, pero sin pensar ni tomar decisiones de tu parte.

Luego está el mirar algo con lo que no estás familiarizado, tal vez centrándote en un país o una ciudad lejana. Tal vez algo que está ocurriendo allí supone un gran cambio o una gran dificultad. Puedes centrarte en esto usando estas mismas habilidades, excepto que ahora no puedes imaginarlo, porque no estás familiarizado con ello físicamente. Pero traes la idea de ello a tu mente, y te sientas en quietud, practicando la escucha interior en un ambiente tranquilo.

Como siempre cuando estás practicando de esta manera, no lo haces sólo para obtener algo de tu tema de enfoque. Es para desarrollar las habilidades de escucha.

Tal vez escucharás algo no relacionado con lo que estás mirando, algo que necesitas saber, así que en vez de pensar en ello, escríbelo. Toma nota de ello para un enfoque y consideración posterior.

Si es algo que requiere de una atención más inmediata, entonces dedícate a mirarlo y a escucharlo. Escucha y observa.

Las personas y las situaciones te revelan la realidad si estás presente para verla y puedes responder al Conocimiento dentro de ti.

Hay demasiado hacer y no suficiente escuchar, ni suficiente mirar, ni suficiente estar presente ante las personas, las situaciones y las experiencias.

Por lo tanto, las personas están en movimiento, pero no saben a dónde van. Se implican, pero no saben lo que están haciendo. Interactúan con otros, pero no entienden la interacción. Tienen experiencias, pero no pueden discernir el significado de estas experiencias. Tienen compañeros, pero no conocen a sus compañeros. Están pasando el tiempo haciendo cosas, pero no lo están utilizando con sabiduría o eficacia.

Luego está el observar tu propia experiencia, sobre todo si algo te estimula de manera intensa. Algo evoca deseo o emoción en ti, o evoca miedo o rechazo. En la práctica de meditación, puedes sentarte y utilizar esta aproximación de ver y escuchar con tu propia experiencia —observándola y escuchando.

Aquí te apartas de la mente. Esta no es quien eres. Te apartas de tus pensamientos. Ellos no son tus pensamientos más profundos. Te apartas de las imágenes y la imaginación, de los pensamientos, los sentimientos, las fantasías, de todo. Déjalos pasar a través de ti y obsérvalos objetivamente.

Si estás practicando la meditación en quietud, como en los Pasos al Conocimiento, y no puedes calmar tu mente, es mejor entonces practicar esta observación —observando tus pensamientos pasar como un desfile, dejando que la mente haga lo que quiere hacer y escuchando profundamente dentro de ti.

Aquí estás trayendo la misma práctica a tu mundo interior, a la corriente de la conciencia. En los momentos de excitación, ya sea positiva o negativa, es particularmente importante que des un paso atrás, la observes y practiques la escucha interior.

Así que, como puedes ver aquí, el arte de ver se aplica a tu mundo exterior. Se aplica a las cosas que te resultan familiares y las cosas que no te resultan familiares. Se aplica a tu interacción con los demás, a tus actividades en el mundo y a lo que haces con tu mente de instante en instante.

Para que la mente te sirva realmente tal como fue diseñada para hacerlo, debes estar practicando este tipo de presencia mental, o bien estar atento a la mente y a tus mundos exterior e interior, o bien tener la mente en reposo o involucrada en una actividad simple y beneficiosa. Estas tres cosas dan alivio a la mente y también desarrollan tus mayores habilidades.

¿Por qué sucede que una persona desarrollada puede mirar en tu mente y discernir tus motivaciones, pero tú no puedes mirar en la suya y hacer lo mismo? Es porque estas personas están más presentes y enfocadas sobre ti que tú sobre ellas, y ellas han desarrollado estos mayores poderes de la mente.

En la Comunidad Mayor de vida en el universo a vuestro alrededor, hay razas que han desarrollado estas habilidades a un nivel muy alto. No es que sean básicamente más inteligentes que vosotros. Es sólo que [para ellas] este ha sido un enfoque importante y una mayor necesidad.

Cuando uno interactúa con diferentes razas en el universo, debe ser muy perspicaz. El lenguaje es un problema. Estás tratando con otro tipo de conciencia, otros tipos de valores y ética. Estás tratando con seres que piensan de manera diferente, que viven de acuerdo a diferentes principios, que tienen diferentes experiencias y que han tenido que enfrentarse a cosas diferentes en su historia.

¿Cómo podrás comunicarte con ellos de manera efectiva? ¿Cómo podrás entenderlos o percibirlos correctamente? ¿Cómo podrás conocer sus verdaderos motivos y habilidades?

Se necesita una gran presencia mental y habilidades altamente desarrolladas para ser capaz de hacer esto. Para que la humanidad pueda funcionar dentro de este entorno de la Comunidad Mayor, debe elevar sus capacidades en este sentido, sobre todo aquellas personas que están destinadas a convertirse en verdaderos videntes, papel que es muy importante en la interacción con la Comunidad Mayor.

Aquí los individuos probablemente tienen una inclinación y dotación natural que les da una mayor ventaja en este asunto, pero aun así deben entrenarse y prepararse —un entrenamiento y preparación muy diferentes de todo lo enseñado en vuestras universidades o instituciones educativas.

Ellos toman estas habilidades básicas en todos los ámbitos de aplicación y las elevan a un grado muy alto. Pueden sentarse durante días, centrándose en algo, solamente parando para descansar y alimentarse. Pueden escuchar y ver cosas que tú no puedes oír y no puedes ver, y pueden discernir las motivaciones e influencias en el ambiente mental, cosas que tú no podrías reconocer. Esto se debe a que su rango de visión es profundo, su presencia mental es poderosa y su involucración con el Conocimiento es fuerte. Pueden ver más lejos y escuchar más. Son extremadamente pacientes. Podría tomar días, semanas o meses tener un reconocimiento final con respecto a algo importante. Pero ellos estarán presentes para eso.

En la actualidad, las personas no pueden sentarse quietas durante cinco segundos sin ponerse nerviosas o irritarse o empezar a fantasear y a soñar despiertas.

Pero como ves, la visión y la escucha verdaderas no están reservadas para el individuo excepcional. No son una especialización que sólo unas pocas personas deberían o podrían ejercer.

Son lo que necesitas para discernir el significado de tus interacciones con los demás; para discernir tu entendimiento, tus necesidades y tus pensamientos más profundos; para reconocer hacia dónde está yendo tu vida y el grado en el que estás yendo allí; para discernir el significado de todas tus interacciones presentes y futuras con los demás; para discernir el valor de las oportunidades y si estas deben tomarse o no; para discernir lo que está pasando en tu entorno —en tu pueblo, tu ciudad o tu país— y ver cómo las Grandes Olas que están llegando al mundo están afectando a las personas incluso en este momento y cómo están afectando a las circunstancias y oportunidades a tu alrededor.

Todo lo que realmente necesitas y requieres en la vida se vuelve entonces la consecuencia de ver, escuchar y responder adecuadamente: gran paciencia, gran perseverancia, quietud, objetividad, compasión y la habilidad de separarse de tu propio miedo, observándolo para ver si el miedo es genuino y auténtico, si te da una advertencia o si se trata simplemente de una indulgencia de la mente.

Todo el mundo experimenta miedo. De hecho, el miedo es la base del pensamiento, los deseos y las preocupaciones de la mayoría de la gente. Si pudieran separarse de este miedo y distinguir entre aquello que es verdadero miedo y es realmente una señal de advertencia y todo lo que no es más que una inquietud sobre futuras pérdidas y el deseo de ganar la aprobación de los demás para evitar futuras pérdidas, la diferencia en su experiencia de la vida sería profunda. Es como la diferencia entre la noche y el día, como la diferencia entre el Cielo y el Infierno.

Si pudieras practicar ver y escuchar en los escenarios que hemos descrito, practicando cada vez más, diariamente, desarrollando el tiempo y el enfoque apropiados para ti dadas tus circunstancias, podrías experimentar una mayor paz, ecuanimidad y libertad frente a la opresión de tu pensamiento, del pensamiento de los demás e incluso del pensamiento de tu cultura y tu nación. Esto es libertad, y te da ecuanimidad, claridad y los poderes de discernimiento y discreción.

Cuando estés con los demás, practica escucharlos, no sólo sus palabras y gestos, sino sus verdaderas intenciones y lo que están tratando de comunicar a través de sus palabras y gestos, que a menudo es muy diferente de lo que en realidad están diciendo en el exterior. Observa y practica la escucha interior.

Este es un cambio completo en la forma en que te relacionas con el mundo y con otras personas. Es un cambio completo a una forma diferente de ser, una forma más natural de ser, una manera más poderosa y eficaz de ser.

Cuando hables, practica la escucha más profunda dentro de ti mismo para ver si tus palabras son necesarias, para ver si estás comunicando lo que debe comunicarse en ese momento, para ver incluso si debes hablar y, si es así, qué es lo que debe decirse en esta interacción con la gente.

Si estás mirando y escuchando puedes discernir la dinámica de cualquier interacción humana, la calidad del enfoque de la gente y el grado de su honestidad. Puedes discernir su condición compasivamente. Puedes discernir incluso su disposición a aprender cosas mayores. Puedes discernir si debes hablar o no, si debes ofrecer algo o no, si debes cambiar la conversación o no.

Aquí no estás obligado a hablar por una necesidad de reconocimiento social. Rompes estas ataduras, estas compulsiones, estos hábitos y estas adicciones practicando el arte de ver.

Los Pasos al Conocimiento te señalarán el camino para desarrollar estas mayores habilidades. Y las necesitas. Las necesitas ahora. Las necesitabas ayer. Las has necesitado todo el tiempo.

Pero tu educación te ha enseñado a pensar en las cosas que tienen poco valor y a seguir a otras personas a tu alrededor como si fueras parte de un manada de ganado; a pensar al paso de los demás y a obsesionarte e implicarte con el discurso social, sin importar lo carente de sentido e inmaduro que pueda haber sido. Ahora estás dando un paso atrás.

Practica en la tranquilidad de tu habitación o tu armario. Practica en el exterior en un lugar tranquilo de la ciudad o el pueblo, o busca un lugar tranquilo en la naturaleza para desarrollar estas mayores habilidades que son tan necesarias para vivir una vida con significado y propósito.

Ganas habilidad con cada práctica. Busca la ayuda de alguien que esté practicando y este más avanzado que tú, si es posible.

Entiende que no puedes enseñarte a ti mismo. Debes practicar usando un mayor plan de estudios, una mayor orientación y una calidad de interacción más elevada con al menos otra persona.

Piensa en el Mensajero y lo que él debe practicar. Comparte su práctica. Piensa en las necesidades de tu vida y en el poder que el arte de mirar puede aportarte, trayendo la gracia y la fuerza de Dios a tus asuntos.

Algunos problemas en la vida deben comprenderse intelectualmente, en particular en lo que respecta a la tecnología o las cosas mecánicas, cosas prácticas. Pero en primer lugar, como el carpintero sabio, debes mirar y ver lo que requiere la situación. Mira y observa antes de actuar. No te sumerjas simplemente en la situación, a menos que sea una emergencia.

Ver y escuchar son habilidades de mucho más valor que cualquier otra habilidad práctica que puedas desarrollar, y darán una mayor dirección y un mayor poder y eficacia a cualquier habilidad práctica que desarrolles siguiendo el arte de ver.

Surgirán muchas preguntas con respecto a estas cosas. Escríbelas. Pide ayuda. Y practica el arte de ver con ellas. Ten un compañero sabio, si puedes encontrar uno pronto, que pueda revisar tus conclusiones para ver si son sensatas —sensatas al nivel del Conocimiento.

No te preocupes de lo que otras personas estén haciendo. No te preocupes por el estado mental del público en general. Estás siendo llamado a emprender una mayor preparación al servicio no sólo de ti mismo y de tu familia, sino en realidad al servicio de todo el mundo. Porque estas mayores habilidades deben ser desarrolladas por suficientes personas para que la humanidad pueda aprender, discernir y prepararse para el gran cambio que está llegando al mundo y para su encuentro con un universo de vida inteligente, donde los poderes de ver y los poderes de influencia son mucho mayores de lo que la humanidad puede ejercer sobre sí misma.

Necesitas ser liberado de tu vida mundana y confusa. Debes ser liberado para una experiencia mayor y, en última instancia, para una mayor participación en un mundo que está cambiando radicalmente.

La emergencia global

Traducción del texto “The Global Emergency“, como le fue revelado a Marshall Vian Summers el 20 de octubre 2015 en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

Versión de la traducción: 1.4

Escucha el audio original aquí (para descargar, cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

La humanidad se encuentra en el umbral de un gran cambio global, un cambio mundial a una escala nunca vista antes, causado ahora por el mal uso y el abuso del mundo por la humanidad, causado por la ignorancia y la codicia humanas. Esta es ahora una condición que afectará la vida de cada persona.

Aunque pocos son todavía conscientes de esto, se trata de una situación de emergencia global. Habéis cambiado la química de la atmosfera, las aguas y el suelo. Y ahora el mundo está cambiando —cambiando tan rápidamente, tan peligrosamente, cambiando ahora en formas que os afectarán más de lo que os dais cuenta.

El Nuevo Mensaje de Dios para el mundo debe hacer sonar la alarma y proveer la preparación para una nueva realidad mundial. Este es un tiempo y un umbral que llamará a muchos a emerger de sus vidas preocupadas consigo mismos, a emerger de su miseria y confusión personal para servir a un mundo en peligro.

Esta es una de las razones por la que hay una intervención del universo más allá de vosotros, porque los que valoran este mundo para sí mismos reconocen lo que está ocurriendo. Han testado la atmósfera del mundo. Ellos entienden lo que la humanidad ha hecho para contaminar su aire, sus aguas y sus suelos. Porque esto ha sucedido innumerables veces en el universo. Es algo que se entiende bien allí.

Así que ahora hay una carrera para ganar el control del mundo, para preservarlo para el uso de los de fuera. Ellos están directamente conectados a esto, como ves.

Esta es una situación de emergencia global a una escala que todavía no habéis reconocido. Tiene el poder de destruir la civilización humana. Tiene el poder de generar intervención externa. Tiene el poder de crear caos aquí a un nivel nunca visto antes.

Vais a tener que seguir ahora un poder más profundo dentro de vosotros, porque cada vez habrá más fricción a vuestro alrededor y por todo el mundo, a medida que las comunidades humanas son estresadas hasta un punto de ruptura, a medida que las antiguas animosidades comienzan ahora a desbordarse y a engullir a las naciones y regiones, a medida que la competencia por los recursos restantes se vuelve feroz y peligrosa, produciendo conflicto y deterioro a una escala nunca vista antes.

Para algunos parecerá ser el fin del mundo, el cumplimiento de una antigua profecía, como si fuera todo la obra de Dios. Pero Dios no es el autor de esta emergencia global. Dios es el testigo. Esta situación es la consecuencia de la ignorancia y el egoísmo de la humanidad y de su miopía y falta de comprensión del futuro y de las consecuencias de sus acciones.

Ahora Dios debe advertir a la familia humana del gran peligro que ha creado, de la gran calamidad que ha puesto en marcha. Porque durante este tiempo, la humanidad puede prepararse y puede mitigar las consecuencias de sus acciones.

Si no lo hace, entonces la civilización humana estará en peligro, en todas partes, en todas las naciones. Las economías quebrarán. Millones de personas se quedarán sin trabajo. Millones de personas tendrán que abandonar sus países de origen, que se habrán vuelto estériles e inhabitables.

Es por eso que la Nueva Revelación de Dios para el mundo debe hacer sonar esta alarma, debe dar esta advertencia. Habéis cambiado el clima del mundo. Ahora está cambiando por sí mismo. Va a seguir cambiando. Producirá sequías, inundaciones y privación. Arruinará las economías de los países que tienen que lidiar con las consecuencias y los eventos, con las calamidades que ahora serán cada vez más frecuentes y cada vez más destructivas.

Este es un tiempo en el que la humanidad tendrá que unirse para proteger el mundo y salvarse a sí misma. Aquí Dios está dando la Advertencia, la Bendición y la Preparación para que os salvéis a vosotros mismos y salvéis vuestra nación, vuestras familias y comunidades y la civilización humana.

No podéis permitiros el lujo de descender en el caos, porque eso agotaría el resto de los recursos del mundo, dejando un grado de empobrecimiento que no podéis imaginar.

La Asamblea Angélica que supervisa este mundo ha visto esto venir. Y se está acercando muy rápido ahora, acelerándose a sí mismo y acelerándose aún más debido a que la humanidad continua contaminando el aire, las aguas y los suelos, poniendo en movimiento fuerzas que aún no entiende plenamente, poniendo en movimiento fuerzas de cambio y convulsión que trabajarán contra la humanidad, que amenazarán ahora a la humanidad.

Es una carrera para salvar a la civilización humana. Es una carrera que debe llevarse a cabo. Es la llamada a la cooperación y la unidad para hacer frente a una realidad que nunca se ha visto antes aquí en la Tierra durante la época de la civilización humana.

Dios sabe lo que está viniendo. La Asamblea sabe lo que está viniendo si la humanidad no se prepara. Porque esto ha sucedido innumerables veces en el universo, donde mundos raros y hermosos como éste son destruidos y arruinados por el desconocimiento de su población nativa, explotados, saqueados y contaminados en tal grado que el entorno natural comienza a declinar.

No podéis permitiros esto. Debéis verlo. Debéis encararlo. Debéis tener el coraje, la honestidad y la humildad para enfrentarlo. Sólo un gran peligro ahora, sólo una gran tribulación, sólo una gran oportunidad para la unidad humana y la cooperación, nacida ahora de la necesidad, requeriría que Dios hablara al mundo de nuevo.

Es tarde. La humanidad se ha demorado demasiado tiempo. Esta es una crisis que ha sido prevista por aquellos que son clarividentes y están bien informados. No penséis que hay otros problemas ante la humanidad que puedan competir con lo que estamos diciendo hoy aquí. No penséis que hay alguna otra gran necesidad o requisito que supere lo que estamos diciendo hoy aquí. Es una gran advertencia. Está sobre vosotros.

Las ciudades costeras y los puertos del mundo podrían inundarse en 30 años. Las tierras se secarán. Las cosechas fallarán. Habrá migración humana a una escala nunca vista, con gran tribulación y conflictos emergiendo. Será una situación abrumadora si la humanidad no se prepara.

Es la cosa más importante del mundo. Se requerirán todos los recursos, talentos, capacidades y cooperación de la humanidad para lidiar con esto y asegurar el futuro de la humanidad en un mundo que ahora ha cambiado y se ha vuelto más difícil y más peligroso. Será el mayor esfuerzo humano en la historia de este mundo.

Pero la humanidad debe unirse. Debe poner fin a sus conflictos incesantes y a su competencia destructiva para colaborar ahora, o las naciones caerán como fichas de dominó. Y su crisis será tan abrumadora que superará la capacidad de la humanidad para tratar con ella en el futuro si la humanidad no puede prepararse y no se prepara. Hemos hablado de esto repetidamente, pero la crisis es cada vez mayor. Está creciendo.

Dios ama a la humanidad, de lo contrario miraría hacia otro lado y permitiría que los amargos frutos de vuestras acciones os confrontaran y os sobrepasaran. Pero Dios ama este mundo y pretende que sea una nación libre y avanzada en el universo, donde la libertad es rara y donde los mundos como éste son raros y muy difíciles de encontrar.

Razas de más allá del mundo se han enfrentado a estas situaciones. Son bien conocidas, y es por eso que ahora la explotación de la tierra y la intervención se están llevando adelante con tal determinación, sin el uso de la fuerza. Porque esas pocas naciones que están involucradas en esto no quieren degradar aún más el mundo con conflictos, y se apoyarán en el trabajo y la cooperación humana para lograr el control aquí. Ellas no quieren destruir a la humanidad, sino usarla para sus propios fines. Y puesto que la conquista no está permitida en esta parte del universo, deben buscarse otros medios: el engaño y la persuasión, armas mucho mayores de lo que creéis.

Las personas están consumidas y obsesionadas consigo mismas. Los ricos están atrapados en una telaraña de codicia, confusión y decepción. Los pobres están luchando para sobrevivir cada vez con mayor dificultad. Los gobiernos están comprometidos en mantener una realidad que solo puede degradar aún más el mundo.

No pienses que esto será fácil. No pienses que alterar el curso en el que la humanidad se encuentra requerirá solo unas pocas cosas. No pienses que hay soluciones fáciles y básicas. Hay miles de soluciones que serán necesarias, y vosotros sólo tenéis unas pocas. Tendréis que encontrar las otras, y se necesitará gran colaboración y esfuerzo humano para hacer esto posible.

Estáis viviendo en una situación de emergencia mundial. No pienses que esto no afectará a tu vida profunda y completamente. Puede arruinar vuestras economías. Puede conducir a hambrunas y muertes masivas. Puede llevar a la guerra, la guerra perpetua, a una escala que nunca se ha visto aquí antes. Puede crear calamidades muy violentas y continuas, como si la naturaleza se agitara en contra de la humanidad, en peligro ahora por lo que la humanidad ha creado —por el mundo que ha creado, el cambio que ha creado, la destrucción que ha creado, destrucción que ha traído a otras formas de vida y ahora a sí misma.

Esta es una llamada a todas las naciones, a todas las religiones. Dios ha provisto la preparación esencial, la cual debe ocurrir si la humanidad va a tener el coraje, la determinación y la visión para ver lo que debe hacerse, tomar las medidas que deben tomarse y construir la cooperación que debe construirse.

No es suficiente con centrarse sólo en acabar con la pobreza o en traer una mayor justicia en tantos lugares donde se necesita. No es suficiente sólo con usar el mundo más inteligentemente. No es suficiente solo con el cese de la contaminación.

Vais a tener que enfriar el planeta —una tarea mucho más grande de lo que nunca se ha logrado, pero aun así lograble—. Pero esto requerirá una radical redistribución de los recursos, una redirección de la voluntad y el propósito humanos, una mayor utilización de las ciencias y capacidades humanas. Vais a tener que enfriar el planeta.

La emergencia global cambiará todo lo que la humanidad está haciendo ahora mismo. Tendréis que replantar los bosques y restaurar los suelos y limpiar los ríos. Las personas tendrán que vivir de forma muy simple, porque toda la riqueza del mundo será gastada en esto.

No hay ningún lugar donde esconderse para los ricos. No hay aislamiento real para los privilegiados, porque todo lo que tienen será amenazado por las cosas de las que hablamos aquí hoy.

Es el Gran Amor de Dios el que está trayéndoos esta advertencia. No penséis que es de alguna manera exagerada, porque ni siquiera os estamos diciendo todas las cosas. Y no os estamos diciendo todo porque no tenéis todavía el coraje, la capacidad y la determinación para oírlo y encararlo.

Muchos ignorarán lo que os estamos diciendo. Muchos no responderán. Y ellos serán arrastrados cuando las Grandes Olas golpeen —inconscientes, faltos de preparación, porque no las vieron venir, no prestaron atención a la advertencia y no reconocieron las señales.

Cambia tu vida. Simplifícala. Usa tan pocos recursos del mundo como puedas. Colabora. Perdona. Conoce lo que está ocurriendo en el mundo. Ve la gran crisis viniendo sobre el horizonte. Mira con ojos honestos y objetivos, con tanto coraje como puedas reunir.

Dios te ha dado la gran fuerza y determinación [que necesitas] para elevarte para esta ocasión —la mayor ocasión en toda la historia humana, una ocasión que va a determinar el futuro de cada persona y de sus hijos y sus futuras generaciones—. Dios te ha dado el poder y la determinación en el nivel del Conocimiento, el Conocimiento que vive dentro de ti más allá de la superficie de tu mente, más allá de tu intelecto y de todas tus preocupaciones y quejas.

Es en este nivel donde las personas deben ser encendidas, o no tendrán el coraje y la determinación, el coraje o la honestidad o la compasión para enfrentar algo de esta magnitud. Y es por eso que Dios os está dando la llave, el ingrediente secreto, la única cosa que marcará la diferencia, la diferencia en tu vida como individuo y la diferencia en la vida de la humanidad en su conjunto. Porque Dios ha puesto un Conocimiento más profundo dentro de ti. Y este no está corrompido o contaminado por el mundo y todas sus ilusiones y tragedias, su miseria y su degradación.

Dios te ha dado la fuerza que necesitarás, y está siendo proporcionada en la Nueva Revelación de Dios para el mundo, tal vez la revelación más importante jamás dada —dada ahora para salvar a la humanidad de sí misma; dada ahora para salvar a la civilización humana; dada ahora para redimir a todos los que puedan responder a ella; dada ahora con gran urgencia, con gran advertencia, pero también con la gran Bendición del Creador. Porque Dios no quiere veros caer en el momento de mayor necesidad.

No te encierres en tu pequeña vida temerosa. No te retires hacia las sombras. No te preocupes con pequeñas cosas, o romances tontos que no tienen promesa en un mundo cambiante.

Esta es una llamada a elevarse para la mayor ocasión en la historia. Es una llamada de una necesidad tan grande y tan profunda que, si la reconocieras tan siquiera parcialmente, ello alteraría completamente tus prioridades, tus acciones y tus intenciones.

Las Grandes Olas de Cambio revelarán la corrupción, la ilusión, la ignorancia y la estupidez humanas. Pero también tienen el poder de generar una fuerza lo suficientemente grande como para activar y poner al servicio del mundo la mayor fuerza y el mayor propósito de la humanidad y la mayor dotación que el Creador le ha dado.

Pero para ver la solución debes ver el desafío. Debes ver la situación de emergencia global. Y debes ser parte de ella, porque formas parte de ella. Debes encontrar tu lugar y tu rol. Debes prepararte mediante la Revelación. Debes ganar los ojos para ver y los oídos para escuchar. Si puedes hacer esto, tu rol individual empezará a emerger lentamente según pones tu vida en orden y ganas la visión para ver lo que está ocurriendo en tu mundo y en tu vida.

No busques iluminación. No busques escape, porque no hay escape. Hay solo contribución y colaboración, o bien fracaso y catástrofe.

Que esta sea tu comprensión.

Jesús y el Nuevo Mensaje de Dios

Como le fue Revelado al Mensajero de Dios Marshall Vian Summers El 13 de abril de 2013 en Boulder, Colorado, USA.

Para comprender la necesidad de un Nuevo Mensaje de Dios, debes comprender que Dios ha estado enviando Mensajes de gran importancia en el mundo por un largo periodo de tiempo. Pero estos Mensajes sólo podían empezar con la llegada de la civilización humana. Antes de eso, la humanidad era demasiado primitiva y estaba aislada, separada y dispersa para poder recibir un Mensaje mundial.

Por desgracia, la religión ha sido mal usada, incomprendida y corrompida por la apropiación y la malversación humana. Por lo tanto, la relación de la gente con la religión ha sido sesgada y oscurecida.

Muchas personas no comprenden qué fueron estos Mensajes, por qué fueron dados, cuándo fueron dados y el significado del Mensajero. Por lo tanto debe darse clarificación e incluso corrección cuando sea necesario para que podáis ver qué ha ocurrido antes y qué debe ocurrir ahora.

Porque Dios ha hablado de Nuevo en un tiempo de gran necesidad, un tiempo de gran y creciente incertidumbre y agitación en el mundo, según la humanidad se enfrenta a las Grandes Olas de cambio. Esta es una época diferente a cualquier época anterior de la historia, porque no se trata solo del destino de un grupo, una tribu o nación. Se trata del destino de toda la humanidad.

Dios está hablando ahora a un mundo alfabetizado, un mundo de comunicaciones globales, un mundo de consecuencias globales. Dios está hablando en el tiempo en el que la humanidad permanece en el umbral de involucrarse con otras vidas en el universo —el mayor evento en la historia humana—. De hecho el mayor evento en la historia de cualquier mundo. Y la humanidad se enfrenta a grandes cambios y convulsiones a nivel medioambiental, social y económico nunca antes vistos a tal escala.

Ninguna de las Revelaciones de Dios puede preparar a la humanidad para tales cosas. Por esto Dios debe hablar de nuevo y ha hablado de nuevo, no solo a una nación, tribu o región, sino a todo el mundo. —una Revelación mayor en alcance y amplitud que cualquier cosa que se haya dado antes a la humanidad.

Estás viviendo en el tiempo de la Revelación. El Mensajero está en el mundo. Tal evento no ha ocurrido desde los días de Mahoma.

Para comprender estas cosas debes ver la relación de la Nueva Revelación de Dios y del Mensajero en el mundo con estas grandes enseñanzas, Profetas y Mensajeros.

Para comprender la Revelación de Dios, debes comprender las anteriores Revelaciones de Dios —no en la forma en que han sido moldeadas, reveladas e interpretadas a través del entendimiento humano, el compromiso humano, la ignorancia humana y la corrupción humana, sino lo que realmente querían decir, por qué fueron dadas y por qué están en armonía con la Nueva Revelación de Dios.

Porque todos los Mensajeros de Dios han venido de la Asamblea Angélica. Ellos no son dioses, pero tampoco son personas ordinarias.

De esto no se había tomado conciencia antes, por lo que hay muchas correcciones y aclaraciones que deben darse para ver la armonía dentro de las Revelaciones de Dios. Porque todas ellas han venido de Dios. Todas ellas han sido cambiadas por la gente y la cultura. Y de esta manera ahora parecen competir entre sí, dando lugar a mucha contienda y conflicto, a guerras religiosas y fundamentalismo religioso de modo que ahora la religión es tan solo otro factor en la división y la fractura de la familia humana en lugar de traer una mayor unidad, compasión y propósito, como las Revelaciones intentaron hacer.

Jesús fue enviado por la Asamblea Angélica para enseñar el significado del perdón, la compasión y la revelación respecto al Espíritu Santo, el cual en el Nuevo Mensaje es llamado el Conocimiento.

Todas las grandes declaraciones de Jesús son el Espíritu Santo hablando a través de él, porque nadie llega a Dios sino a través del poder y la presencia del Conocimiento, el Conocimiento que Dios ha puesto dentro de cada persona y el Conocimiento de Dios y cómo están conectados y relacionados —una comprensión que es nueva en el mundo, a pesar de que se ha sido alcanzada por individuos clarividentes a lo largo de la historia.

El ministerio de Jesús nunca se completó, porque él fue destruido por su propia cultura. El registro de los eventos de su vida se ha perdido en su mayor parte, sólo se da testimonio mucho más tarde a través de la tradición oral, por lo que su vida se ha oscurecido, y él se ha vuelto más una leyenda que una realidad histórica.

Pero él caminó en esta tierra, y enseñó el perdón y la compasión. Él demostró el poder del Conocimiento, el Espíritu Santo, para el individuo, hablando ahora para cambiar y alterar el curso de la humanidad, hablando en la encrucijada de la cultura y de la historia para que este Mensaje pudiera propagarse y estar disponible a las personas más allá de su cultura, más allá de su nación y tribu. Y de esta manera ha sido una piedra angular ética, moral y espiritual fundamental en la creación de la civilización humana.

Porque Dios piensa en el futuro y no sólo en el presente, en el bienestar de la gente en los tiempos venideros, no sólo en los actuales. Así que la Revelación debe responder preguntas que aún no han sido consideradas y debe preparar a la humanidad para la próxima gran etapa de su evolución.

Naturalmente el Mensaje de Jesús fue muy misterioso, hablando a personas ignorantes y analfabetas, oprimidas por la nación más poderosa en la tierra, hablando en un tiempo de gran discordia, confusión y miseria. Al perder a tal Maestro bajo las mismas fuerzas que estaban oprimiendo a sus gentes, se necesitó la creación de la historia de que él os reconcilió con Dios, como si Dios hubiera estado antes disgustado con la humanidad, lo cual no es el caso; como si su vida hubiera sido perdida para restituir los errores, llevándoos de vuelta al Jardín del Edén, el cual no es más que una historia simbólica.

Así Jesús fue convertido en un dios, porque como un Mensajero parecía inadecuado para mover a las personas y para establecer una religión basada sobre él. Así el problema en la interpretación empezó al principio, con personas que no tenían noción del poder y la presencia del Conocimiento dentro de ellos mismos ni en otros. Ellos distorsionaron la religión para sus propósitos —para crear orden social, para crear un entendimiento y una creencia uniforme y para utilizar a la gente bajo esta administración de pensamiento. Y así, el misterio del Espíritu Santo hablando a través del Mensajero se perdió, excepto para unos pocos.

El gran milagro de su vida fue la demostración del Conocimiento, enseñando a personas que no tenían noción de tales cosas. Personas que eran esclavas de sus circunstancias, su pobreza y su opresión, perdidas en un mundo lleno de dioses y de fantasías y de la crueldad de la naturaleza presionando sobre ellas en todo momento.

Pero Dios debe plantar las semillas para la comprensión futura, incluso en un momento turbulento. Dios debe dar la Enseñanza mayor aunque muy pocos puedan recibirla o comprenderla al principio. Tal es la situación de traer una Revelación pura en un mundo confuso y corrupto.

Incluso ahora, según se presenta la Nueva Revelación de Dios, existe el mismo problema, según la gente trata de usarla para encajarla en sus creencias actuales y en sus preferencias, utilizándola para dirigir su ira, su miedo y su juicio a los demás. Es el mismo entorno corrupto, ves. Pero aun así el Mensaje mayor debe ser entregado incluso si la gente de este tiempo apenas puede comprenderlo, salvo unos pocos.

Jesús está con el Nuevo Mensajero de Dios porque ellos vienen del mismo grupo. Ellos han venido a promover el desarrollo de la civilización humana, el desarrollo del Conocimiento en el mundo, el cultivo de la verdadera libertad y el empoderamiento del individuo.

Porque todo el mundo fue enviado en el mundo para hacer una contribución al mundo para sus circunstancia actuales y futuras. Pero para encontrar esta contribución debes estar involucrado con tu naturaleza más profunda, la cual representa el Conocimiento, la cual representa el Espíritu Santo que movió a Jesús y le dirigió en su gran misión en la tierra.

Jesús no vivió el tiempo suficiente para escribir sus enseñanzas, para haber dictado y transcrito el significado de su presencia en la Tierra. Sus seguidores no fueron lo suficientemente fuertes durante su vida para comprender el verdadero significado de su presencia. Y aquellos que representarían la religión y el cristianismo posteriormente no supieron de estas cosas.

Dios ha dado la Revelación en tal profundidad, con tanta repetición —estableciendo la vía y el propósito; la comprensión; la forma de verse a uno mismo, a los demás y al mundo; cómo pensar en armonía con el Conocimiento dentro de ti mismo para que tu mente mundana y la mente más profunda del Conocimiento puedan resonar y unirse dentro de ti mismo poniendo así fin a la separación dentro de ti y allanando el camino para tus mayores contribuciones en servicio al mundo.

Si pudieras comprender el cristianismo en estos términos, esto haría perfecto sentido para ti, y verías la diferencia entre su mensaje y propósito puro y todo lo que ha sido hecho con él a través del tiempo.

Las personas usan la religión para ir a la guerra. Usan la religión para suprimir a otros. Convierten sus ideas sobre la religión en absolutas y entonces oprimen a todos a su alrededor con sus creencias, las cuales a menudo no tienen nada que ver con la realidad del Propósito y la Misión de Dios en la tierra. Ellas piensan que su ideología es la verdad, pero es solo su ideología. No conocen el Camino del Conocimiento. No conocen el poder y la presencia que mueve al individuo y como Dios redimirá a todas las personas a través de este poder y presencia que vive dentro de ellos, si pueden ser descubiertos, discernidos y seguidos fielmente.

Jesús habló a un mundo analfabeto. Esa fue su contribución en ese tiempo y lugar, y fue muy apropiada para ese tiempo y lugar. Porque el Misterio y el Poder que él realmente representó resonarían con ciertos individuos en muchas culturas, y ellos más que establecer grandes iglesias e instituciones, preservarían la verdadera enseñanza y el significado de la presencia y misión de Jesús en la tierra.

No puedes estar cerca de Jesús si es un dios. Y cometerás el error de recurrir a él en lugar de a Dios por lo que realmente necesitas, como ha sido costumbre durante tanto tiempo, y continúa siendo hoy.

Tener una afinidad natural con Jesús es necesario, resonar con él es importante, pero él es parte de la Asamblea, ves, y el no retornará al mundo, porque su trabajo ahora está en un mayor panorama de vida llamado la Comunidad Mayor y en la emergencia de la humanidad en esta Comunidad Mayor. Es por esto que él permanece con el Mensajero hoy, al igual que todos los grandes Mensajeros de la vida aquí.

Es difícil para las personas desafiar tanto sus ideas. Han invertido mucho en ellas. Tener que reconsiderar estas cosas requiere real coraje e integridad. ¿Quién entre vosotros tiene este coraje e integridad?

Sin este coraje e integridad el Nuevo Mensaje de Dios y el Nuevo Mensajero serán negados y ridiculizados, resistidos y oprimidos, por las mismas razones que los Mensajeros de Dios del pasado han sido rechazados y negados por arrogancia, ignorancia y estupidez. Pero tales cosas existen hoy en la mente de las personas, de muchas personas.

Lo que Dios está haciendo está más allá de la comprensión humana. Pero el Poder de la Presencia de Dios en tu vida debe ser clarificado, o pensarás que es algo completamente distinto. O bien creerás en él o le rechazarás sin saber que es realmente, que significa realmente y que pueda hacer realmente por tu vida y por otros a través de ti.

De lo poco que se sabe de la vida de Jesús, queda claro que él fue tomado por un Poder Mayor. Pero con respecto a su nacimiento, es una completa fabricación. En cuanto a la mayor parte de sus milagros, es una fabricación. Esa es la historia que se ha creado al margen de la vida.

Pero las personas quieren poder mundano. Quieren a Barrabás no a Jesús. Quieren un rey dios que gobierne sus tierras y gobierne sus vidas. Quieren un poder lo suficientemente fuerte como para superar a sus adversarios y dominar a las demás naciones.

Creen que Dios es representado a través de un individuo, total y completamente, pero esto nunca puede ser. El Dios del universo, el Dios de billones de razas y más no puede encarnarse en una sola persona. No es posible. Pensar de esta manera es pensar que Dios no es más que una versión más grande de uno mismo, lo cual es un error que la gente ha hecho a lo largo de la historia. Porque no pueden concebir un Dios que piense diferente y no esté limitado por los problemas que les oprimen aquí en la Tierra.

El Espíritu Santo no solo te visita a ti, él vive dentro de ti, esperando a que respondas, manteniéndote alejado de los problemas, tratando de dirigir tu vida de modo que puedas llegar a un punto de madurez en el que empieces a reconocer que estás aquí por un propósito mayor que no es el propósito que has inventado por ti mismo o que tu nación o país ha inventado para ti.

Para conocer a Dios debes conocer el poder y la presencia que Dios ha colocado dentro de ti, porque esta es la Fuente de tu redención, ya seas cristiano, musulmán, judío o de cualquier nación y cualquier fe. Incluso si no tienes ninguna fe, es lo mismo.

Porque el Plan de Dios es salvar a todos —no solo a unos pocos elegidos, no sólo a los creyentes, no sólo los que viven vidas ejemplares. Sino en su momento y con el tiempo, el Plan de Dios es salvar a todos.

Piensa en estas cosas a la luz de tu comprensión de la religión, de lo que te han enseñado, a lo que has sido forzado, quizás. Toda la amenaza del Infierno y la condenación es una creación humana.

Tu Infierno y condena es vivir sin el poder y la presencia del Conocimiento, vivir una vida de confusión y servidumbre en un mundo que no entiendes, amenazado por innumerables fuerzas, oprimido por innumerables cosas, tomado por tus preferencias y tu miedo y las preferencias y miedos de los demás. Ese es el infierno y la condenación con la que vives en este momento, viviendo en tu estado de Separación.

Pero Dios a través de Jesús, Dios a través de Mahoma, Dios a través de Buda, ha provisto los elementos para comprender qué debe hacerse para resolver esta situación.

Si eres fiel a Jesús, debes entender quién fue realmente, de dónde vino y lo que realmente enseñó.

Para ser un verdadero estudiante de Mahoma debes entenderle como un Mensajero e intentar discernir de la poca historia que existe sobre él, lo que realmente enseño, de donde viene y que representa. Lo mismo con Buda y con cualquier gran Enseñanza o Mensajero en el mundo —en este mundo o en cualquier mundo.

Porque lo que Dios está haciendo en el mundo representa lo que Dios está haciendo en el universo —la realidad física de la vida.

Las personas escuchan estas palabras y sienten enfado. Las negarán. Lucharán contra ellas porque sus creencias son una cubierta para el miedo y la incertidumbre, y prefieren tener sus creencias que enfrentar el miedo y la incertidumbre. Han invertido tanto tal vez en sus puntos de vista religiosos o incluso en su completa negación de la religión, que tener que repensar estas cosas y empezar de nuevo es demasiado para ellos, o al menos eso creen.

A Dios no le importa a que religión perteneces. A Dios le importa lo que mueve tu corazón, lo que haces y lo que te motiva a hacer lo que haces. A Dios le importa lo que expresas en tus relaciones. A Dios le importa el grado en el que puedes conectarte y unirte con el mayor poder dentro de ti, que es la única cosa que puede redimirte, porque Dios la ha puesto allí.

Es un gran poder, pero recibirlo requiere una gran rendición, una gran entrega y una mayor responsabilidad que requiere un cambio en cómo te consideras a ti mismo, a los demás y al mundo entero. Requiere perdón, compasión y una comprensión muy clara de por qué la gente comete errores y que los restaurará de su propia degradación.

Jesús fue uno de los grandes Mensajeros. ¿Puedes recibir su Mensaje? ¿Puedes comprenderlo? ¿Puedes vivir con él? No hagas de él un dios. No pienses que solo a través de Jesús puede uno llegar a Dios y cruzar el gran umbral.

Porque Jesús fue un vehículo para el poder del Conocimiento, el mismo Conocimiento que puede restaurarte, renovarte y redimirte. Aunque Jesús fue más grande que tú y más grande que casi cualquiera ha sido alguna vez en el mundo, fue el poder dentro de él el que le dio esta fuerza, esta magnificencia y esta potencia duradera en el mundo.

Existe el pensamiento religioso, y luego está la verdadera involucración. Son muy diferentes y conducen a resultados diferentes, enseñanzas diferentes y diferente comprensión.

Es tan importante comprender la Nueva Revelación de Dios en el mundo, que es dada sin fanfarria, dada sin una gran deidad, dada sin una fantástica historia de la creación, dada sin la culminación final de la experiencia humana en una especie de día del Juicio Final que todo el mundo dice que está viniendo pero que nunca parece venir.

Ahora se te está dando la Enseñanza pura —incorrupta, sin mancha, sin alteraciones—. Puedes incluso escuchar la voz de la Revelación, lo que nunca ha sido posible antes, la Voz que habló a Jesús, Buda y Mahoma. Puedes escuchar esta Voz, por primera vez en la historia.

Estás viviendo en el tiempo de la Revelación. Es el mayor tiempo de la historia, y tú estás aquí. Pero, ¿puedes escuchar?, ¿puedes ver? Y, ¿puedes responder? ¿O está tu mente muerta?

¿Estás circunscrito por tus creencias como una corona de espinas? ¿Está cerrado tu corazón? ¿Estás basando tu vida en tus ideas y tus admoniciones y tus nociones fijas? ¿O está tu mente libre de estas cosas, para que puedas disfrutar de las maravillas del momento, el Poder y la Presencia de Dios y el movimiento del Conocimiento dentro de ti mismo?

Este es tu desafío. Porque Dios trae un gran desafío con la Revelación. Ella no está simplemente aquí para consolarte y confortarte o solo para abrazarte cálidamente. Está aquí para proveer el significado y la vía para tú redención —para la redención de toda persona y de toda tradición de fe, de tal manera que puedas traer la Nueva Revelación de Dios a tu cristianismo, a tu fe islámica, a tu judaísmo y a tu budismo.

Aquí la competición es solo en el nivel de las ideas. Porque la unidad del trabajo de Dios en el mundo continua a través de la Nueva Revelación. Comprende esto y empezarás a comprenderte a ti mismo —tu fuerza, tu debilidad, tus éxitos y tus fracasos y tu gran oportunidad de estar en la tierra en este tiempo, en este gran punto de inflexión para la familia humana.

Que esta sea tu comprensión.

El Nuevo Mensaje de Dios para las religiones del mundo

Traducción del texto “El Nuevo Mensaje de Dios para las religiones del mundo”, tal y como fue revelado a Marshall Vian Summer el 23 de Enero de 2015 en Jerusalén, Israel.

Hoy hablaremos sobre la Nueva Revelación de Dios y las religiones del mundo.

En primer lugar debes comprender que Dios ha iniciado todas las grandes religiones del mundo y en cada caso ha enviado un Mensajero de la Asamblea Angélica para iniciar estas tradiciones en su comienzo.

Todos los grandes Mensajeros han venido de la Asamblea, por lo que están intrínsecamente unidos. Todos ellos han sido enviados por la Fuente, tu Fuente y la Fuente de todas las religiones del mundo.

Pero viviendo en Separación, las personas han separado las religiones entre sí e incluso internamente —separando todo lo que estaba destinado a estar unido, malentendiendo el significado y el valor de los Mensajeros y lo que realmente estaban presentando.

Pero esta limitación es entendida por Dios, porque no puedes entender el Plan Mayor de Dios para el mundo viviendo para el momento, viviendo en Separación. Aún no puedes ver el mayor panorama de las cosas.

Porque cada religión estaba destinada a ser un componente fundamental en el desarrollo y la evolución de la humanidad, preparando a la humanidad para un futuro que sería diferente del pasado.

Las grandes Revelaciones se dieron en momentos cruciales de la historia humana, tiempos no sólo de cambio y desafío, sino tiempos de gran oportunidad cuando estas Revelaciones podrían propagarse. Fueron colocadas en ciertos lugares para este fin, lugares donde el mensaje podría ir más allá de una única tribu, grupo o nación, en los momentos de mayor oportunidad de lo que nadie podía ver en el momento.

Aquí debes entender que las religiones del mundo son parte de un Plan Mayor. Y aunque son distintas entre sí de cierta manera, su distinción representa su contribución única al crecimiento de la sabiduría, la compasión y la ética de la familia humana.

Pues Dios sabe que no todo el mundo puede seguir una Enseñanza o un único Maestro o incluso una única interpretación. Viviendo en Separación, aún no tenéis la habilidad y el desarrollo para hacer esto. Y si una interpretación es forzada sobre las personas se vuelve una forma de opresión y de esa manera es contraproducente.

Lo que hoy te estamos diciendo aquí es muy diferente del modo en que se considera y se utiliza la religión en este mundo y, de hecho, como es considerada y utilizada en todo el universo. Porque todos los que viven en la realidad física están viviendo en Separación —separados de su Fuente y de la realidad eterna de la que todos han venido y a la que todos eventualmente retornarán—. Esto está más allá de la comprensión humana y, ciertamente, más allá de cualquier posibilidad de una comprensión religiosa.

Esta mayor comprensión ahora de la unidad de las religiones del mundo, la unidad de su Fuente e intención, es de vital importancia, ya que ahora todas deben jugar un papel en la construcción de la cooperación humana para hacer frente a un mundo en decadencia —un mundo de perturbación medioambiental, un mundo de creciente perturbación económica y social, una realidad que la familia humana nunca ha tenido que enfrentar antes, una realidad creada por el mal uso de la humanidad del mundo y de la contaminación de su aire, su agua y sus suelos, que ahora tiene el poder de socavar la civilización humana y crear una tragedia humana diferente de cualquier cosa que jamás se haya visto aquí antes, mayor que todas vuestras guerras combinadas.

Porque las Grandes Olas de cambio están llegando, y ya han comenzado. El mundo será más cálido. Las cosechas se perderán. El agua se agotará o provocará inundaciones en ciertos lugares. La economía del mundo será sacudida por esto. Y los medios de vida de las personas serán sacudidos por esto.

Es por esto que Dios ha hablado de nuevo. Y debido a esto Dios debe abordar la condición de las religiones del mundo, porque ellas están en disputa entre sí, e incluso divididas internamente. Y la violencia religiosa está ahora creciendo en el mundo y crecerá aún más a medida que las Grandes Olas de cambio impacten cada vez a más personas, privándolas de su seguridad, privándolas de su fundación para vivir aquí.

Todas las religiones del mundo se dan como bloques de construcción de la civilización humana. Cada bloque es diferente a los otros. Cada bloque es único, trayendo algo único a la comprensión y la perspectiva de la humanidad. Pero para ver esto, debes ver más allá de tu deseo de separación, donde intentas hacer que todo sea único y separado para validarte a ti mismo y a tus ideas.

Aquí te estamos dando la Voluntad del Cielo y cómo el Cielo ve las religiones del mundo, como los radios de una rueda alrededor del eje central del Creador. Ellas son todas ríos que se mueven hacia el mismo mar. Parecen ser independientes y únicas en sus características, en sus paisajes, pero todas ellas conducen al mismo resultado.

Para ver esto, tendrás que cambiar tus creencias religiosas y ajustar tu comprensión, porque no hay una religión para todos, porque esto nunca puede ser. Dios sabe esto a pesar de que las personas están todavía confundidas.

No hay Revelación final porque Dios tiene más que decir al mundo según la humanidad se enfrenta ahora a umbrales que nunca había encarado antes, frente al umbral del espacio, encontrándose con otros del universo que están aquí en el mundo para socavar la autoridad y la soberanía humana en él.

Estáis viviendo en un estado nunca visto antes en la historia de la civilización humana. Estáis en una nueva coyuntura. Y las religiones del mundo no pueden prepararos para esto. Dadas en la antigüedad, no fueron dadas para este propósito.

Debe darse ahora un nuevo bloque de construcción para completar el cuadro y para llevarlo a delante de manera que la humanidad pueda prepararse para su nuevo futuro y para vivir en el ambiente de un Nuevo Mundo, donde la cooperación y la unidad humana serán necesarias para la supervivencia y el bienestar de la humanidad.

La Nueva Revelación de Dios, por lo tanto, debe traer gran corrección y aclaración y pondrá a prueba muchas de las ideas y creencias fundamentales que separan a las religiones del mundo y que las enfrentan entre sí. Porque su unidad fundamental es debida a su Fuente y a la intención de su Fuente de presentarlas en los puntos de inflexión críticos para la humanidad.

Todas ellas están allí, dando su servicio único a la humanidad. Y las personas son llamadas a participar en una de ellas. Porque en este asunto, no puedes simplemente crear tu propio camino, porque las grandes vías han sido dadas.

Pero debido a que han sido mal usadas y mal entendidas, sujetas a la aprobación y la corrupción humana, muchas personas se han alejado consternadas, confusas y decepcionadas, al ver cómo las religiones del mundo han sido utilizadas como estandartes de guerra y para suprimir a las personas cruel, ignorante y tontamente, en contra de la Voluntad del Creador.

Muchas personas se han alejado de las tradiciones que están destinadas a servirlas. Y ahora la gente está perdida, pensando que pueden crear su propia vía, tomando prestado de esto y de aquello. Pero sólo Dios conoce el camino de regreso. No puedes crear tu propio camino en base a la preferencia y la exhortación humana.

Las personas han sido asignadas cada una a una de las grandes tradiciones, pero ahora están alejadas de ellas, arrojadas al mundo con todas sus persuasiones, su denigración, su dureza, su crueldad.

Por lo tanto debe traerse mucha clarificación a las religiones del mundo o seguirán dividiendo a la humanidad, cada una clamando ser exclusiva, cada una clamando tener el dominio o la preferencia de Dios sobre las demás, llenas de gente ambiciosa, adoptadas por los gobiernos para sus propios fines.

Entiéndase entonces que la religión nunca puede ser utilizada como una bandera de guerra o una justificación para la crueldad, la tortura, el castigo o la muerte. Todo esto representa el uso indebido de la humanidad de las grandes religiones y de la falta de comprensión de su propósito en la construcción de la unidad humana, los valores humanos y la ética humana.

La guerra y el castigo se llevan a cabo por otras razones. Nunca afirmes que Dios justifica o ha dirigido este tipo de cosas. Este es un grave malentendido. Dañar a otros en el nombre de Dios es un crimen contra Dios, la Voluntad y el Propósito de Dios, y la intención de Dios al establecer las grandes tradiciones.

Puedes ver aquí, de lo que te decimos hoy, que es muy diferente de lo que la gente proclama sobre sus religiones, lo que las personas creen o se les enseña a creer. Porque las religiones se han corrompido, todas y cada una, en cierta manera.

Porque que un cristiano no ayude a un musulmán o un musulmán no ayude a un judío o un judío no ayude a un hindú representa el problema central. Ahora la religión es parte del problema y no parte de la solución, como estaba previsto, como siempre se pretendió.

Fundamentalmente todas las religiones están aquí para traerte al Conocimiento que Dios ha colocado dentro de ti para guiarte y empezar un proceso de redención que sería llevado a cabo paso por paso en tu vida y circunstancias si fueras capaz de seguir esta guía correctamente.

Requerirá gran compasión y perdón. Requerirá que veas tu vida y a los demás de manera diferente y que no caigas preso de las seducciones del odio y la discriminación.

Hay siempre una distinción entre la Voluntad del Cielo y la comprensión de las personas. Sin embargo, para cerrar esta brecha dentro de ti mismo, debes tomar los pasos a este Conocimiento del que hablamos. Porque él representa la parte de ti que nunca ha dejado a Dios y puede recibir la Voluntad de Dios para ti, específicamente.

En esto, no estarás en disputa con otros porque el Conocimiento dentro de ti no está en disputa con el Conocimiento en otros.

Son las creencias de la mente. Es el condicionamiento social y religioso de la mente. Son tus preferencias, tu enfado y tu falta de perdón los que se interponen en el camino de este mayor reconocimiento, que te liberaría de mucho de tu sufrimiento y sentimiento de indignidad.

Así Dios tiene que hablar de nuevo para prepararte para las Grandes Olas de cambio que vienen al mundo. Dios tiene que hablar de nuevo para prepararte para el encuentro con un universo lleno de vida inteligente, un universo no humano donde la libertad es tan rara.

Y Dios tiene que hablar de nuevo para traer corrección y clarificación a las religiones del mundo, para que puedan tener la oportunidad de cumplir su verdadero propósito y destino aquí, el cual es generar una mayor cooperación y unidad, perdón y compasión entre las tribus y las naciones del mundo.

Todas ellas están destinadas a servir en esta capacidad en sus formas únicas y a proporcionar perspectivas y comprensiones únicas para equilibrarse entre sí y para llevar a la humanidad de vuelta a su relación primaria con Dios.

Debes entender aquí que los Mensajeros no son dioses. Todos ellos proceden de la Asamblea Angélica. Son mitad santos, mitad humanos, mayores que cualquier otra persona en el mundo a este respecto. Pero no puedes adorarlos. No puedes apelar a ellos en busca de favores y dispensaciones. Para esto debes apelar directamente a Dios.

Todo lo que os estamos diciendo hoy aquí requerirá de mucha consideración. Y mucha gente va a rechazar estas cosas para defender sus creencias e ideas e inversión en su perspectiva religiosa o su posición social o religiosa en la sociedad. Ellos serán ciegos al Dios que ellos proclaman que ellos siguen.

Porque si no puedes recibir la Nueva Revelación de Dios, ¿qué significa esto acerca de tu relación con Dios? Significa que tienes una relación con la comprensión de Dios de la humanidad, pero tu relación con Dios todavía no es lo suficientemente fuerte como para anular estas cosas.

Es un gran desafío en el tiempo de la Revelación. Cada vez que esto ha ocurrido, tal vez una vez en un milenio, siempre es un gran desafío para el destinatario.

¿Puedes escuchar de nuevo? ¿Puedes responder? ¿Puedes ir más allá de tus creencias y las cosas que te circunscriben? ¿Tienes el corazón y la voluntad de conocer la verdad más allá de la ideología humana?

Porque ninguna comprensión religiosa en el mundo puede abarcar el propósito y el plan de Dios en este mundo, y mucho menos en el universo más allá de ti, un universo tan grande y vasto que tu intelecto es demasiado pequeño como para siquiera comprenderlo.

Os estamos diciendo estas cosas para que el verdadero propósito e iniciación de las religiones del mundo pueda ser reavivado y redescubierto. Pero para ello, debes seguir el Conocimiento que Dios ha puesto dentro de ti, porque tu mente está demasiado condicionada, demasiado temerosa del cambio, demasiado limitada por su condicionamiento y por muchas personas, demasiado oprimida por la pobreza, la política y la opresión religiosa en el mundo.

Debes apelar a tu conciencia más profunda que Dios ha puesto dentro de ti desde el principio. No para hacerte un gran santo, o avatar, o un gran mensajero, sino para que puedas descubrir tu contribución y servicio único al mundo.

Será humilde. Será específico. Está destinado a determinadas personas, lugares y situaciones. En este momento, no puedes entender esto. Sólo puedes seguir el camino al que el Conocimiento te guiará y tener la fe para hacer esto y tener el respeto por ti mismo para confiar en esto dentro de ti y en los demás.

Para que la humanidad sobreviva en las Grandes Olas de cambio, para que la civilización humana permanezca intacta y creciendo y expandiéndose encarando las Grandes Olas de cambio, para que la libertad y la soberanía humana sea construida y fortalecida de cara a la intervención del universo que te rodea, deben restablecerse y renovarse la cooperación humana y la cooperación de las tradiciones religiosas de la humanidad, empezando dentro de ti y de tu entendimiento, de tu corazón y de tu mente.

Aquí no mires a los demás, porque primero debes alinearte con esto. No culpes y condenes a las naciones y a los líderes no importa lo ignorantes que puedan parecer, porque debes poner tu propia casa en orden, tu mente, tus emociones, tus creencias, tus agravios. Deja que la curación de la Nueva Revelación de Dios te libere de aquello que te oprime y mantiene tu mente pequeña, viviendo en la oscuridad y la confusión.

Es por esto que la Revelación se centra en el individuo. Porque todo lo que sucederá en el futuro se basará en las decisiones de los individuos y lo que informará esas decisiones. ¿Será el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ellos? ¿O será la fuerza de persuasión en el mundo y la oscuridad del miedo, la ira y el odio?

El servicio y la entrega en el futuro serán tan grandes. La necesidad será tan grande. Habrá regiones enteras del mundo donde las personas se verán obligadas a marcharse. ¿Quién las recibirá? ¿Quién las aceptará? Ellas ya no serán capaces de mantenerse por sí mismas, porque sus tierras se volverán estériles. Y los mares subirán, envolviendo sus puertos y ciudades en el futuro. Esta será una necesidad y una calamidad humana a una escala nunca vista.

No pienses que esta es la Voluntad de Dios. Es la consecuencia de cómo la humanidad ha vivido en este paraíso que ahora se está convirtiendo en un ambiente infernal. Paso a paso, día a día, la humanidad devora el mundo lo más rápido posible, sin pensar en el futuro, contaminando el aire, el agua y los suelos, sin pensar en el futuro, con avidez, como langostas sobre la tierra.

Esto es ignorancia. Esto es necedad. Puedes entender lo que estamos diciendo aquí. No se puede vivir para el momento. Hay que prepararse para el futuro en todas las cosas. Puedes entender lo que estamos diciendo aquí.

La Voluntad del Cielo es que las religiones del mundo sean todas participes en la restauración de la humanidad, de acuerdo con las necesidades de las personas, no sólo en función de sus filosofías o ideologías. Todo el mundo tiene que arrimar el hombro para salvar la nave en la que todos viven, porque la nave está haciendo agua e inclinándose a un lado.

Este es el propósito de todas las religiones del mundo —alimentar a las personas, cuidar de las personas, unir a las personas. No puede haber violencia entre las religiones del mundo si ellas son comprendidas correctamente—. Porque este acto es un crimen contra Dios, y la voluntad y la intención de Dios para la Tierra, para ti y para todas las personas.

La humanidad debe unirse para protegerse de las Grandes Olas de cambio que ha creado y para prepararse para su interacción, su peligrosa interacción con la vida inteligente más allá del mundo.

No encontrarás este énfasis en las religiones del mundo a menos que busques muy profundamente. No verás esto si vives sólo para el momento o tienes tus ojos en el pasado. Porque la religión debe ser vital hoy y mañana y debe prepararse para el bienestar de la humanidad, comprendiendo que Dios ha creado todas las religiones del mundo, y todas ellas han sido cambiadas por el hombre.

Ahora deben volver a su Fuente y a la intención inicial que las creó y la intención que le requiere ahora a cada una unirse al servicio del bienestar de los pueblos del mundo, no sólo de sus seguidores, sino de todos los pueblos. En esto, se vuelven verdaderas servidoras de la familia humana. En esto vuelven a su primer objetivo —el fin para el que fueron dadas.

Sólo la Nueva Revelación de Dios para el mundo tiene el Poder del Cielo para hacer esto posible. Puedes pensar que tal cosa no es posible, dado donde las personas se están asociando y cómo piensan y se comportan. Pero aquí estamos hablando de la Voluntad del Cielo, la cual puede alterar el curso del destino humano si puede ser recibida, si puede ser aceptada por suficientes personas en el mundo.

Muchos lucharán contra esto, por supuesto, porque eso siempre sucede en tiempo de Revelación. Todo depende de quien pueda ahora recibir la Voluntad del Cielo, frente al umbral de un nuevo mundo, frente al umbral donde la humanidad tendrá que optar por unirse y perseverar o descender en el caos sin fin y la autodestrucción.

Que puedas escuchar con tu corazón. Que puedas abrir tu mente a la Revelación. Que puedas aceptar que se te envió aquí para este propósito, para vivir en estos tiempos, para servir al mundo en estas condiciones y para prepararte y preparar a otros para el gran cambio que se avecina.

Esta es la Voluntad del Cielo, y dentro de ti, muy por debajo de la superficie de tu mente, sabrás que esto es verdadero.

La Separación

Traducción del texto “The Separation”, tal y como le fue revelado a Marshall Vian Summers el 11 de noviembre de 2012 en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

Versión de la traducción: 1.2

Escucha el audio original aquí (para descargar, cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Para comprender la realidad de Dios y el trabajo de Dios en el mundo y en el universo a tu alrededor, debes entender tu propia situación con claridad, porque estás viviendo en un estado de Separación, en una realidad física, en el tiempo y el espacio. Tu vida aquí está limitada por este tiempo y este espacio.

Estás funcionando como una criatura terrestre, pero eres mucho más que eso. Tu naturaleza más profunda está conectada con el lugar de donde has venido y al que retornarás más allá de esta vida y este mundo.

Estás viviendo en Separación de tu Fuente y de la Creación misma, que existe por completo más allá de la realidad física. Estás viviendo en una realidad temporal. No es permanente. Está cambiando. Está expandiéndose. Es caótica. Está gobernada por sus propias leyes y dinámicas.

Eres un Ser espiritual viviendo en una realidad física. Esto explica tu naturaleza dual y el conflicto y la confusión fundamentales que impregnan tu mente y tus actividades. Es fundamentalmente el resultado de la Separación.

Todavía no puedes ser quien realmente eres en este mundo y en esta vida sin someterte a una gran preparación, que el Señor de todos los universos ha provisto para ti de una forma nueva y revolucionaria, libre de intervención, manipulación y corrupción humanas.

De igual modo, no puedes ser simplemente una criatura sobre la tierra, pues esto niega tu realidad más profunda y tu mayor inteligencia. Aunque muchas personas han hecho esta suposición, no pueden negar el hecho de que hay un mayor poder en su vida y que su propia realidad personal tiene una mayor dimensión.

Ser un ser consciente viviendo en un universo físico significa que debes tener una conciencia y una realidad más profundas, de lo contrario serás miserable en todo caso —limitado, abrumado, siempre en peligro, encarando de continuo dilemas y problemas que resolver, muchos de los cuales no puedes resolver—. La vida se vuelve un infierno a pesar de sus hermosas apariencias y sus simples placeres.

Para ser realmente verdadero contigo mismo y estar bien contigo mismo, debes ganar acceso a tu naturaleza más profunda, que todavía está conectada a la Creación y a esa Realidad Mayor de la que has venido y a la que retornarás.

Esto va mucho más allá de las nociones de la gente sobre el Cielo y el Infierno, mucho más allá de las antiguas enseñanzas construidas para pueblos primitivos, mucho más allá de lo que la humanidad puede entender intelectualmente en este momento. Porque no solo estás separado de la Creación, estás separado de tu Fuente, y estás separado de tu naturaleza más profunda, pues las tres cosas están asociadas y son parte de la misma realidad.

La gente podría preguntar: “Bueno, ¿y por qué la Separación?” La Creación es libre. Si eliges no ser parte de ella, entonces eres libre de dejarla, pero no tendrías ningún lugar al que ir si Dios no hubiera establecido el universo físico como un lugar para que vivan los separados.

Esta realidad alternativa, que parece ser tu completa realidad desde tu punto de vista en este momento, no es sino una parte muy pequeña de la Creación. Así de grande es realmente la Creación.

Más allá de las estrellas, más allá de las galaxias, hay Creación. La Creación no es meramente lo que hay más allá. Es lo que está aquí en este momento. Estás viviendo en la Creación ahora mismo, aunque tus ojos no pueden verla. Tus manos no pueden tocarla. Tus oídos no pueden escucharla. Porque estas facultades corporales y mentales no han sido desarrolladas lo suficiente para discernir esta mayor realidad en la que vives cada momento de cada día.

Por tanto, no es como si dejases aquel lugar y vinieras a este. Simplemente cambiaste a una dimensión diferente de aquella en la que estabas al principio. Es por eso que aquellos que te enviaron a esta realidad están todavía contigo. No es como si ellos estuvieran muy lejos y tú estuvieras lejos del hogar. Para el intelecto, que solo puede tratar con una dimensión a la vez, es muy confuso incluso considerar esto. Pero es cierto de todos modos.

Acepta los límites de tu intelecto. Nunca fue diseñado para responder las grandes preguntas de la vida ni para entender tu naturaleza y tu propósito más profundos en el mundo. Es un maravilloso mecanismo, un gran sirviente del Espíritu. Esta es su verdadera función y valor.

Pero la Creación e incluso el universo físico se extienden en tal grado más allá de tus límites, de tu capacidad intelectual, que sería insensato de tu parte tratar de ir allí, porque solo hallarías confusión, frustración y el dolor de encontrar tus propios límites, que nunca puedes sobrepasar intelectualmente.

¿Por qué la Separación? La verdadera respuesta a esto está en por qué quieres estar separado en este momento, en por qué no quieres escuchar la mayor voz que Dios ha puesto dentro de ti —la voz del Conocimiento, la voz que resuena a través de tu naturaleza más profunda, que está todavía conectada a Dios—. ¿Por qué rechazas esto? ¿Por qué lo evitas? ¿Por qué quieres vivir en el mundo y perderte en él, consumido por tus intereses, tus pasatiempos y tus dilemas? ¿Por qué huyes de aquello que te redimirá?

Estas preguntas son importantes, pero en última instancia la respuesta debes hallarla dentro de tu propia experiencia bajo la superficie de tu mente. Permanece en la superficie de tu mente, actuando y reaccionando al mundo, y nunca entenderás ninguna de estas cosas, a pesar de que representan el máximo valor y propósito de tu vida y el significado de tu existencia en este mundo, en este momento, bajo estas circunstancias, no importa lo problemáticas que puedan parecer.

En la Creación, eres libre. Eres tan libre, que tienes incluso libertad para no estar en la Creación. Pero como no hay ningún sitio a donde ir en la Creación para no estar en la Creación, Dios creó una realidad alternativa y le dio una senda evolutiva —un comienzo, un universo en expansión—. Esta realidad ha sido poblada por todos aquellos que han buscado esta experiencia, por la razón que sea.

Pero debido a que no puedes estar separado de ti mismo durante mucho tiempo, tu vida en esta realidad alternativa sería temporal. Y debido a que la única manera de no ser quien realmente eres es estar distraído y obsesionado por lo que te rodea, esta realidad temporal sería problemática. Sería difícil. Sería peligrosa. Sería cambiante. Sería impredecible. Sería confusa.

Pues si esta realidad alternativa fuera tan estática y hermosa como tu Antiguo Hogar, simplemente despertarías de inmediato, y tu deseo de Separación terminaría muy rápido. Por tanto, para que puedas mantener este estado, este deseo de ser único y separado para entrar en esta otra realidad, esta debe ser muy desafiante, como ves. De lo contrario, perderías el interés en ella enseguida. No te cautivaría, y tú quieres ser cautivado si buscas la Separación.

El verdadero misterio de esto está todavía imbuido en tu experiencia, en las decisiones que tomas cada día —si juzgas y condenas y por tanto profundizas tu Separación; si huyes de tu experiencia más profunda, que podría acercarte a tu naturaleza más profunda; si evitas y rechazas esas experiencias, dificultades y oportunidades que podrían hacer surgir de ti este mayor poder del Conocimiento; en por qué te obsesionas con gente, lugares y cosas; en por qué te distraes tan fácilmente; en por qué vives en la confusión y el debate, intentando definir la vida con simples declaraciones.

Incluso tu afiliación religiosa es superficial y hay en ella muy poca penetración. Si todavía estás buscando la Separación, tú no querrás ir muy lejos ni muy profundo con nadie ni con nada, porque esto te traería de vuelta a ti mismo. Esto te traería de vuelta al Conocimiento dentro de ti, que Dios ha puesto ahí para guiarte y bendecirte en esta difícil realidad alternativa.

La gente pregunta: “Bueno, los seres humanos, ¿son simplemente parte del proceso evolutivo de la vida en la Tierra? ¿Surgieron los seres humanos a partir de formas de vida simples?” No. Porque para que un ser consciente entre en esta realidad, debe tener un vehículo físico que sea capaz de expresar sus intenciones y su creatividad. De otro modo, [el vehículo físico] sería simplemente una cárcel y sería intolerable. Por tanto, los seres conscientes tuvieron que esperar mucho tiempo hasta que el proceso evolutivo creara tales vehículos que ellos pudieran habitar, cuerpos capaces de hacer cosas maravillosas —de alterar el paisaje para bien o para mal; de cambiar la realidad; de adaptarse a la realidad; de construir estructuras; de levantar pueblos, villas, ciudades y eventualmente naciones; creando mayor y mayor estabilidad y seguridad para aquellos que viven en esta difícil realidad física.

Imagínate que fueras un ser consciente pero solo se te diera el cuerpo de un perro o un pájaro. No podrías cambiar nada; no podrías arreglar nada; no podrías alterar nada. Estarías encallado en esta vida tan limitada y difícil debido a tu propio vehículo físico.

Dios quiere que aprendas y crees en este mundo y que contribuyas a su bienestar y al valor de otros, algo que no podrías hacer si no tuvieras un maravilloso instrumento, un maravilloso vehículo, un maravilloso cuerpo en el que funcionar. Sin este no podrías comunicarte. No podrías expresarte. No podrías crear nada. Dios te ama incluso si buscas la Separación, y por eso Dios asegura que tu experiencia de Separación pueda ser en última instancia significativa para ti.

Piensa en lo que estamos diciendo a la luz de las historias de la Creación que han sido inventadas en las tradiciones religiosas. Aunque sean simbólicas, son completamente ridículas en términos de realidad. La realidad es mucho más grande que la estimación humana.

Es comprensible que la gente intente crear historias simples desde un estado mental ingenuo. Pero el universo está lleno de billones y billones de razas y más, y todas ellas han buscado separarse de la Creación en esta realidad. Ellas son muy diferentes entre sí, habiendo seguido diferentes caminos evolutivos en diferentes entornos, interactuando entre sí, para bien o para mal. Civilizaciones ascendiendo. Civilizaciones cayendo.

Vuestro Dios es también su Dios, como ves. Es por eso que vuestras estrictas definiciones de la divinidad están muy limitadas y deben considerarse como muy, muy únicas a vosotros y vuestro pensamiento. Pero estas definiciones no pueden abarcar la realidad. Son relativas por la propia naturaleza de vuestra vida en este mundo. Pues aquí no hay nada absoluto, salvo el Poder y la Presencia de Dios y lo que Dios os ha dado en vuestro interior para que lo sigáis —para guiaros, protegeros y conduciros a vuestra mayor realización en esta difícil y cambiante realidad.

Puede que la gente pregunte: “Bien, ¿por qué debería preocuparme la Separación y lo que estás diciendo aquí? Nosotros decimos: es porque tiene completa relación con quién eres, con por qué estás en el mundo, con por qué sufres, con por qué tienes limitaciones y con por qué necesitas la fuerza y el poder mayores que Dios ha puesto dentro de ti para guiarte, protegerte y conducirte a una vida mayor. Tiene completa relación con tu diseño único como individuo, que se hizo para que asumieras un rol específico en el mundo, algo que no podrías entender a menos que este rol se te hiciera patente y fueras capaz de reconocerlo, recibirlo y prepararte para él.

De otro modo, tener inteligencia en la vida es una maldición —siendo consciente de tu muerte, temeroso de todo lo que podrías perder, viviendo en la ansiedad y en la aprensión, viendo los peligros del mundo a tu alrededor, siempre temeroso, siempre precavido, siempre con resentimientos, siempre con enfado, siempre sintiéndote débil e indefenso.

Los animales son más felices que tú porque no piensan en estas cosas. Son inconscientes de estas cosas. Ellos pueden vivir en el momento incluso cuando podrían morir a la hora siguiente. Viven en el momento. No ven ni conocen su final hasta que el momento llega. Ellos no lo ven. No se preocupan al respecto. No es un problema. Están intentando vivir y conseguir lo que necesitan cada día.

Para un ser consciente, sin embargo, la conciencia del futuro y los pesares del pasado suponen una inmensa carga y una fuente de miseria y sufrimiento. Solo un mayor propósito en la vida puede utilizar el pasado y el futuro para un mayor propósito, aliviándote así del sufrimiento y la ansiedad que de otro modo producirían de una manera abrumadora.

Sin este mayor propósito, las personas están sedadas. Están obsesionadas. Son adictas a drogas. Son adictas a gente. Son presa de fijaciones porque están intentando escapar de su propia miseria, de su ansiedad, de su incertidumbre, de sus quejas, de su propio miedo en todas sus manifestaciones.

No condenes a las personas por estar fijas y obsesionadas. Ellas están intentando escapar de algo de lo que tú [también] estás intentando escapar. Simplemente están tomando el camino equivocado, eso es todo. Su aproximación es fútil, peligrosa y autodestructiva.

Dios te ha dado el antídoto a vivir en la realidad física. El antídoto es el Conocimiento más profundo que Dios ha puesto dentro de ti. Este está más allá del reino y el alcance del intelecto. No puedes entenderlo con tu intelecto. Solo puedes responder a él, seguirlo y permitir que te demuestre su poder y su eficacia.

El Conocimiento dentro de ti no tiene miedo. No está corrupto por el mundo. Representa la parte eterna de ti que va a vivir más allá de este mundo. Pero le preocupa que puedas cumplir tu destino aquí, y con ese fin trabaja interminablemente a tu favor, intentando orientarte usando muchos medios diferentes para que sigas una verdadera dirección y no te desanimes y no seas apartado del camino por la belleza, la riqueza y el encanto o por la desesperación y la angustia.

Aunque Dios permitió que se creara el universo, el universo físico en el que vives, Dios también dio el antídoto al sufrimiento y la Separación en el principio mismo, porque realmente no puedes separarte de tu Creador y de la Creación. Incluso si te obsesionas en la realidad física, sigues sin poder escapar de tu origen y tu mayor destino.

Por tanto, es todo una cuestión de tiempo, y el tiempo aquí puede equipararse con el sufrimiento, el sufrimiento que experimentas en diversos grados cada día de tu vida. Ni siquiera sabes cuánto estás sufriendo, porque no sabes cómo es estar libre de sufrimiento, excepto quizá durante breves momentos aquí y allá. Incluso el estado que llamas “normal” es un estado de sufrimiento —un estado de aprensión, preocupación y ansiedad; un estado eclipsado por las dificultades de la vida y el gran cambio que está sucediendo en el mundo en esta época.

Para las personas es difícil ser honestas acerca de esto. Están tan adaptadas a su propia miseria que ellas llaman “buenas” a cosas que no son buenas. Aceptan cosas que son inaceptables. Se adaptan a situaciones que son dañinas o insatisfactorias para ellas. Incluso si viven en una nación libre y pueden alterar sus circunstancias, se aferran a cosas que no les ofrecen promesa ni beneficio. A cambio de seguridad o aprobación, ellas permanecerán en una situación que en realidad nunca puede beneficiarlas.

Las personas perderán su inspiración y se sentirán hastiadas. Abandonarán la esperanza y creerán en milagros, en el Cielo, en un gran santo o profeta, porque ellas realmente no pueden recibir lo que Dios les ha dado, que vive en su interior en este momento.

Es una situación trágica. La Separación es trágica. Es la fuente de todo el sufrimiento y la confusión, de la ansiedad y la autocondena. Es algo terrible, realmente, pero es comprensible. Es el resultado de vivir en la Separación. Porque nunca puedes estar totalmente feliz o satisfecho viviendo en un mundo como este, no importa lo hermoso o interesante que realmente sea.

Si fueras inmortal en este entorno, pronto comprenderías que te cansarías de él. Te cansarías de su constante necesidad de resolver problemas, de sus constantes dilemas, de su constante estrés y su constante cambio. Te cansarías de él, y buscarías una realidad y una implicación mayores. Es por eso que tu vida es temporal, como ves; de otro modo, se volvería incluso más infernal para ti.

Tal como es, tu cárcel puede dejarse atrás. Si fueras inmortal aquí, entonces no habría escape. Estarías encallado en una realidad que no representa tu Antiguo Hogar, tu mayor propósito, tu naturaleza más profunda o el verdadero significado de tu existencia. Aquí solo serías una criatura con un nombre, una característica del paisaje, completamente prescindible por lo que respecta a la naturaleza.

Es por eso que debes tornarte hacia tu naturaleza más profunda. Porque Dios no quiere sacarte del mundo. Dios no quiere reclamarte a través de la muerte. Dios quiere que vivas aquí una vida verdadera, de modo que pueda traerse tu Antiguo Hogar a este lugar de Separación, de modo que puedas traer aquí tus regalos y el espíritu de dar, que representa una Mayor Realidad que todos necesitan y que todos están buscando de diversas formas.

Dios te redime a través del poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti. El Conocimiento te preparará para contribuir a la vida, de modo que tus verdaderos regalos únicos puedan darse donde se los necesita y el poder de este dar pueda redimirte y reemplazar tus pesares, el odio y la autocondena que todavía te acompañan cada día.

Dios está contigo incluso en tu estado de Separación, a la vez como una Presencia y como una realidad viva en lo profundo de ti. Porque no puedes escapar de tu Fuente, y es por eso que, en última instancia, tu redención está garantizada. Incluso las profundidades más hondas del infierno se vaciarán algún día, porque nunca puedes dejar la Creación de manera permanente. Solo puedes dejarla por un tiempo, y esto es una gran bendición, como ves.

Puede que te aferres a la vida. Puede que te apegues a personas, lugares y cosas de la vida, pero tu Espíritu se impacientaría aquí si tu trabajo estuviera completo. Eso no significa que todo el mundo muera cuando está listo o cuando debería, pues muchas personas mueren de manera bastante innecesaria debido al conflicto, la guerra, las enfermedades y la privación. Esto es parte de la tragedia de la condición humana en este mundo, una condición que se comparte por todo el universo, la Comunidad Mayor de vida en la que siempre habéis vivido.

Estás separado de Dios, en tu propia mente. Estás separado de la Creación, porque estás viviendo en una realidad alternativa que no representa por entero a la Creación. Y estás separado de tu naturaleza más profunda, que todavía está conectada a Dios y representa la parte eterna de ti.

Dios ha puesto ahora una mayor inteligencia dentro de ti para guiarte y bendecirte mientras vives en esta difícil y desafiante realidad. El propósito de toda religión es traerte a este Conocimiento e involucrarte con tu naturaleza más profunda.

No estás aquí para complacer a Dios. No estás aquí para hacer méritos. No estás aquí para escapar del Infierno. Estás aquí para contribuir, porque eso es lo que te redimirá. Así es como el Infierno se deja atrás. Así es como resonarás con tu Fuente y Creador.

Sea cual sea tu tradición religiosa, o incluso si no tienes tradición religiosa, es lo mismo, como ves. Pero el propósito de la religión ha sido alterado. Se ha inclinado hacia la veneración de héroes y la adherencia a ideas y creencias. Ha degenerado con el tiempo, como ves. Ha perdido su enfoque y función primarios. Estos todavía pueden hallarse en las grandes tradiciones, pero necesitarías un maestro sabio y muy claro como guía para encontrarlos, porque están recubiertos con la ornamentación, el ritual y el comentario humano asociados con la religión.

Es como si el tesoro estuviera en el templo, pero está encerrado en lo profundo y debes ir a buscarlo. Es por eso en parte que Dios ha enviado al mundo una Nueva Revelación, para proveer los Pasos al Conocimiento en la forma más clara posible —[una forma] que pueda ser traducida a cualquier lenguaje y estudiada directamente, poderosamente, sin comentarios humanos y sin el peso y la corrupción de la historia oprimiéndola.

En el momento que comenzó la Separación se le dio una respuesta. Esa respuesta vive dentro de ti hoy. Tienes un mayor destino en el mundo, y tienes un mayor destino más allá del mundo, no importa quién seas —incluso si estás viviendo en un mundo diferente, incluso si no eres un ser humano.

El Plan de Dios es para todos en todo el universo. Es por eso que vuestras nociones sobre la redención han sido antes tan limitadas. Porque lo que Dios está haciendo en el universo es lo que Dios está haciendo en vuestro mundo. Y hasta [que llegó] la gran Revelación de vuestro tiempo, que está ocurriendo ahora, ¿cómo ibais a saber lo que Dios está haciendo en el universo?

Puedes ver qué fácil es estar confuso acerca de estos asuntos, y cómo los seres humanos han retocado la religión para atender sus necesidades, sus miedos y sus ansiedades. Pero la bendición está sobre ti, porque el Conocimiento vive dentro de ti.

No intentes decir que el universo físico es lo mismo que tu estado Celestial, porque son muy, muy diferentes. No pienses que tu mente, tu cuerpo y tu Espíritu van a vivir todos para siempre, porque solo uno es permanente. Los otros son temporales.

No pienses que la creencia va a llevarte al Cielo, porque cuando dejes este mundo no tendrás ninguna creencia. Simplemente serás quien eres. Y tu vida no será evaluada en base a tus creencias, sino en base al grado de servicio que fuiste capaz de dar a un mundo en necesidad y en base al grado en que fuiste capaz de perdonar a los demás y ser compasivo.

No hay una dispensación especial si eres un cristiano, un musulmán o un budista. A Dios no le importa a qué religión perteneces, siempre y cuando esta pueda traerte al Conocimiento más profundo que Dios ha puesto dentro de ti. Esa es la Antigua Alianza que tienes con Dios, como ves. La religión puede ser muy útil si se la entiende correctamente, pero el Poder de Dios y la redención de Dios existen incluso más allá del alcance de la religión.

Esta es la espiritualidad universal. Estáis viviendo en una Comunidad Mayor de vida. Estáis emergiendo a esta Comunidad Mayor. Eso forma parte del gran umbral que la humanidad enfrenta en este momento. Es por eso que debes aprender sobre la espiritualidad en la Comunidad Mayor y debes comenzar a entender la verdadera naturaleza de la Creación, el origen y el destino del universo que ves y sientes y la realidad de tu propósito y significado en este mundo —lo que te trajo aquí y lo que puede realizarte aquí, dado el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti.

Tu redención está asegurada porque nunca puedes estar separado de Dios por completo. Esto es lo que te salvará al final, pero el final puede estar muy lejos en el futuro. Está en tus manos decidir recibir la bendición, el poder y la gracia que Dios ha puesto dentro de ti, permitir que esto redirija tu vida, la dé coherencia, significado y verdadero valor y traer a tu vida grandes relaciones y reestablecer las grandes relaciones que ya existen.

Antes de que puedas dar estas cosas mayores, debes recibir y tomar los Pasos al Conocimiento. En última instancia, entenderás por qué sucedió la Separación a medida que resuelvas la Separación dentro de ti, tomes los Pasos al Conocimiento y reúnas tu mente mundana con la mente más profunda del Conocimiento en tu interior. Esto comenzará a finalizar la Separación dentro de ti, lo cual alterará completamente tu experiencia de estar en el mundo —tu sentido de destino, de fuerza, de poder y de propósito en este lugar temporal.

Que este sea tu entendimiento.

El Plan de Dios es salvar a todos

Traducción del texto “God’s Plan Is to Save Everyone”, como le fue revelado a Marshall Vian Summers el 14 de octubre de 2014 en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

Versión de la traducción: 1.2

Escucha el audio original aquí (para descargar, cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Hoy hablaremos del gran amor que Dios tiene por el mundo.

Viviendo en la Separación, la gente ha escogido venir a un mundo de dificultad, un mundo de cambio, un mundo que requiere de constante adaptación, un mundo de competición por los recursos, un mundo de belleza pero también de adversidad.

Este es el mundo natural que puede que admires, pero en el que debes aprender a sobrevivir. No es una tarea fácil.

El Cielo ha creado este entorno por todo el universo como un lugar para que vivan los Separados, aquellos que eligieron entrar en la forma y ser individualizados de esta manera. Es un entorno de crecimiento y expansión, un entorno que pocos en este mundo entienden realmente.

Al elegir la Separación, tuviste que venir a un entorno muy diferente de aquel que has dejado atrás. Y es diferente, sin duda. No puedes imaginar tu Antiguo Hogar viviendo en la Separación. Y en efecto, es difícil imaginar lo que es vivir en un entorno físico cuando habitas en tu Antiguo Hogar, Hogar al que retornarás eventualmente.

Porque el Plan de Dios es salvar a todos. Es un Plan tan exquisito, tan perfecto, que difícilmente puedes imaginarlo —un Plan no solo para la familia humana, no solo para este pequeño mundo, sino para todo el universo, los universos más allá de este y todas las dimensiones de la manifestación y la existencia física.

Es por eso que las antiguas religiones no pueden daros realmente la imagen completa, porque ellas no hablan de la vida más allá de este mundo. Pero lo que Dios está haciendo más allá de este mundo es lo que Dios está haciendo aquí.

Por tanto, por primera vez en la historia se le está dando a la familia humana el gran entendimiento, mientras os encontráis en el umbral del espacio, mientras os encontráis en el umbral de encontrar vida inteligente en el universo —vida inteligente que ya está en el mundo.

Por primera vez en la historia, se os está dando un mayor panorama de la vida en el que entenderos a vosotros mismos y entender vuestra vida y vuestro propósito para estar en el mundo en este momento. Pero para ver esto y entenderlo, debéis tener un mayor entendimiento y comprensión, no ligado a antiguas filosofías y teologías, sino ligado a un mayor entendimiento de la obra de Dios en el universo.

Por primera vez en toda la historia se le está dando esto a la familia humana, no como un gran viaje a emprender y experimentar por unas pocas personas, sino para la seguridad de la humanidad, la preservación de la civilización humana y el cultivo de una mayor libertad en el mundo, mayor que todo lo que se ha establecido aquí antes.

El propósito entonces es de importancia crítica. No pienses que esto es un emocionante viaje personal. Es una plantilla para la supervivencia en una Comunidad Mayor de vida en el universo. Es una plantilla para unir las religiones del mundo lo suficiente para que cesen su oposición mutua y empiecen a apoyarse entre sí, dando cada una sus cualidades, sus prácticas y su comprensión únicas a la familia humana. Porque Dios ha iniciado todas ellas, y todas ellas están aquí para servir al crecimiento y la preservación de la familia humana.

Pero todavía no puedes ver esto, porque estás atrapado en el conflicto y la controversia. Estás atrapado en los juicios y en la condena. Estás atrapado en el partidismo y la oposición a otros. Tu noción de Dios es singularmente carente en este aspecto.

Dios es la Fuente de todas las religiones del mundo, y a pesar de esto ellas luchan entre sí con vehemencia y de hecho lo han hecho durante siglos. Estando en el umbral de una Comunidad Mayor de vida no podéis permitiros por más tiempo esta destructiva y trágica actividad.

Dios sabe lo que la humanidad debe tener. Dios sabe lo que está llegando desde el horizonte. Dios no quiere ver fracasar a la humanidad según esta destruye su base en el mundo y enfrenta, desprevenida, un universo y un entorno competitivo mayor que cualquier cosa que podáis ver aquí en la Tierra.

Este es el amor de Dios. Tienes libertad para vivir en la Separación, porque fuiste creado para ser libre. Eres libre incluso de dejar tu Antiguo Hogar. Eres libre para vivir en la Separación, pero tu conexión con Dios nunca ha cesado.

Parte de tu mente está todavía conectada a Dios. Parte de tu mente puede responder a la guía, el Poder y la Presencia de Dios. Parte de tu mente, más allá del reino y el alcance del intelecto, está todavía conectada a tu Antiguo Hogar y a toda la Creación que existe más allá del reino físico.

No pienses que esto es demasiado grande para entenderlo, porque es de tu estado natural de lo que estamos hablando aquí hoy. Esto tiene mucho que ver con por qué estás en el mundo, con quién debes encontrarte y qué debes hacer y debes evitar para jugar tu parte en el Plan Mayor de Dios para la humanidad y para toda la vida en el universo.

Dios es mucho más grande de lo que cualquier religión haya concebido o pueda concebir nunca, en este mundo o en cualquier mundo —un Dios de billones y billones de razas y más, un Dios de galaxias más allá de esta, un Dios de la Creación más allá de toda manifestación física.

Ninguna teología o filosofía podrían contener este panorama de vida, sabiduría, poder e intención. Por tanto, entiende que todas tus creencias religiosas son relativas en su naturaleza, relativas al tiempo, al espacio y al cambio. Todas ellas son una aproximación.

Si las entiendes correctamente, las creencias religiosas te ayudarán a avanzar. Te ayudarán a organizar tu vida y a vivir correctamente, de modo que no generes remordimiento e indignidad para ti mismo.

Pero la religión no es concebida correctamente. El amor de Dios está ahora revestido de peticiones de milagros y dispensas. Y Dios todavía es representado como [un Dios] enfadado, vengativo y severo en el corazón de la mayoría de las teologías del mundo.

Por tanto, para entender el amor de Dios, para entender el Plan de Dios de salvar a todos, debes tener ojos para ver más allá de lo que estás acostumbrado, más allá quizá de lo que se te ha enseñado. Hasta cierto punto, debes ver más allá de tu condicionamiento religioso y social.

Y cuando lo hagas, el significado de tu vida comenzará a hacerse patente. Sentirás como si hubieses sido liberado de una prisión, una prisión dentro de tu propia mente, una prisión de condicionamiento y creencias religiosas.

Porque no llegas al Cielo en base a tus creencias. Tu camino al Cielo tiene que ver con la contribución en el mundo, basada en la tolerancia, el perdón y el servicio a otros, ya sea que pertenezcas a una tradición de fe o no pertenezcas a una tradición de fe. Tu vida tiene propósito en este sentido o no lo tiene. Inclinarte ante Dios no significa nada si no vas a seguir lo que Dios te ha dado para seguir dentro de ti.

Dios no está limitado por las escrituras, y lo que Dios ha puesto dentro de ti está más allá de las escrituras. Deja que las escrituras te preparen para esta involucración más profunda, pero no dejes que reemplacen esta involucración más profunda.

Pues parte de ti está todavía conectada a Dios, y esa es la parte que debes aprender a reconocer y a discernir entre las otras voces e impulsos en tu mente, la parte que debes aprender a seguir, la parte que tienes en común con todos los demás que habitan aquí.

Todos están en el mundo con un propósito, pero solo esta parte de vosotros sabe cuál es y está destinada a guiaros, si es posible, a atender a vuestra cita con otros y a prepararos para una mayor vida de servicio y realización aquí.

Todo lo que te estamos diciendo aquí hoy te preparará para entender el Plan de Dios para salvar a todos.

A Dios no le sobresaltan tus errores. No le sobresaltan todas las tragedias de la humanidad aquí en la Tierra —su crueldad, su destrucción—. A Dios no le sobresaltan tus errores, tu estupidez, tu autodesprecio y tu desprecio de otros, porque Dios sabe que sin este Conocimiento guiándote vivirás en la confusión, y de la confusión surgirá el error, y del error vendrán la crueldad y la violencia hacia ti mismo y hacia otros.

Dios no te va a castigar por esto, porque Dios sabe que si no estás conectado con el Conocimiento más profundo que Dios ha puesto dentro de ti, la parte de ti que nunca ha dejado a Dios, entonces tus errores serán inevitables. Incluso si intentas vivir una vida muy buena y recta, todavía estarás confuso, te perseguirán constantemente tu incertidumbre y tu miseria y juzgarás el mundo a tu alrededor.

Las personas intentan adaptarse a esto de todas las formas concebibles, tanto positivas como negativas, pero en realidad todo acaba siendo lo mismo. Porque sin el Conocimiento no sabes de dónde has venido. No sabes lo que estás haciendo. No sabes a dónde necesitas ir realmente en la vida. Y todo el tiempo sientes un vacío dentro, reconociendo —al menos momentáneamente aquí y allá— que no estás viviendo la vida que has de vivir.

Incluso si posees riqueza y esplendor, incluso si pareces tener todo lo que la sociedad considera valioso, este vacío residirá todavía dentro de ti, a menos que estés siguiendo aquello que debes seguir —[algo] que está más allá de la comprensión, pero que es la experiencia más poderosa que puedes tener en la vida, una vez comienzas esta involucración.

Dios sabe que [al entrar en la Separación] no podrías separarte por completo del Cielo y la Creación. En tu viaje por la realidad física olvidarías esto, porque es muy difícil vivir en este entorno.

Tu estado natural, tu resonancia natural con la Creación, sería reemplazado por todas las impresiones del mundo, por el dolor del mundo, por las locuras del mundo, por los estímulos de otros forzándote a adaptarte —a menudo de manera muy poco natural— a tus circunstancias, a tu familia, a tu cultura, a tu religión, hasta el punto de que llegarías a estar tan distorsionado que no tendrías noción de ti mismo. Eres un extraño para ti mismo. Te juzgas como juzgas a todos los demás, basándote en impresiones y valores que tu cultura te ha inculcado y que no nacen de quien realmente eres.

Dios comprende todo esto. Dios ha puesto el Conocimiento dentro de ti para guiarte, protegerte y conducirte a una mayor vida de servicio en el mundo.

Pero esto requiere una nueva aproximación. Aunque el Camino del Conocimiento ha sido parte de cada religión mundial, ha sido ocultado para que la gente del mundo no pudiera tenerlo, encontrarlo y escucharlo —ocultado por los poderes gobernantes, por los cuerpos eclesiásticos, por los dirigentes de las naciones.

Esta clase de libertad era desconocida en el mundo antiguo, salvo muy raras excepciones, y es desconocida en la actualidad en grandes zonas del mundo. Que las personas puedan ser dirigidas desde dentro parece ser una amenaza para la sociedad, el gobierno, la estabilidad y la cultura.

Pero si pudieras entender lo que estamos diciendo aquí hoy, comprenderías que el Conocimiento dentro de ti no puede estar en oposición al Conocimiento dentro de otro. Y este es el gran conciliador en el mundo.

Uno puede hacer acuerdos de paz; puede reprimir la agresión de la guerra; puede evitar que las naciones y pueblos se ataquen entre sí. Pero aún no ha logrado lo que realmente se requerirá para establecer aquí una sociedad justa y equitativa.

Dios ha puesto una conciencia más profunda dentro de todas las personas. Si esta es tapada, ellas no la experimentarán, salvo quizá aquí y allá, en momentos de miedo, culpa o confusión.

La parte de ti que nunca dejó a Dios es justa. No está en oposición a otros.

Los puntos de vista diferirán. Las aproximaciones diferirán. El entendimiento no será el mismo en este mundo. Pero el Conocimiento puede pasar por encima de todas estas cosas entre gente de diferentes naciones, religiones, culturas y orientaciones.

Todas estas cosas que separan a las personas —que las separan y las ponen en conflicto mutuo— pueden ser superadas por aquello de lo que estamos hablando aquí hoy. Porque el Plan de Dios es salvar a todos. Pero el Plan de Dios no es lo que la gente piensa o entiende.

Llevará tiempo, pero el tiempo no es nada para Dios. El tiempo lo es todo para ti, que vives en el tiempo y debes preocuparte de no malgastarlo —el tiempo de tu vida, el valor de tu vida, el tiempo que se te ha dado aquí.

El Plan de Dios es salvar a todos. Esto cambiará las creencias y filosofías religiosas de las religiones del mundo. Pero esto debe darse con todo un Nuevo Mensaje de Dios, porque no es solo una idea. Es crear todo un nuevo entendimiento, un entendimiento que es innato a quien eres, que se aplica a todos, que se aplica a otras razas en el universo, que se aplica a todo el universo. Porque Dios no tiene un Plan diferente para cada pequeño mundo.

El Dios del que hablamos es inmenso, y no obstante Dios te habla en la parte más íntima de ti —un lugar sagrado, un lugar eterno, un lugar muy profundo—. Debes ir a esta profundidad si quieres entender y tener la auténtica experiencia de involucración de la que estamos hablando aquí hoy.

El Plan de Dios es recuperar a todos los separados en todas partes, pues uno nunca puede estar completamente separado de Dios. Así, incluso si creas el Infierno en la Tierra para ti mismo y para los demás, todavía estarás conectado a Dios.

El Conocimiento está contigo —aquí, allí y en todas partes—. Nunca puedes perderlo. Nunca te lo pueden quitar. Puedes olvidarlo. Puedes negarlo. Puedes huir de él. Puedes vivir una vida al margen del él. Pero siempre está contigo.

Estás atado al Cielo, como ves. Por más degradante que sea tu vida en el mundo, por más brutales que sean tus circunstancias, por más terrible que sea la opresión política o religiosa bajo la que vives, tú estás todavía conectado de esta forma, y es así como Dios te salvará.

A Dios no le preocupan tus creencias religiosas. Estas solo tienen valor en función de cuánto pueden conectarte con esta inteligencia más profunda, esta parte más profunda de ti de la que estamos hablando.

Tener una creencia correcta o maravillosa no salvará la brecha entre tú y tu Fuente. Creer en un maestro no hará aquí ninguna diferencia. Creer en uno de los grandes Mensajeros que han venido a la Tierra desde la Asamblea Angélica no basta.

Debes seguir aquello que se te dio para que lo siguieras. Debes vivir tu vida de acuerdo a esto, dentro de la religión o más allá de la religión, donde sea que estés destinado a estar. Es así como Dios te salvará.

Cuando hayas completado tu aprendizaje aquí en el mundo, te unirás a una mayor Asamblea que supervisa la vida en este mundo para ayudar a aquellos que quedan atrás. Tus logros no se desperdiciarán.

Cuando ya no necesites estar más en este mundo ni vivir en la realidad física, tu formación todavía no estará completa. Entrarás a un nivel de servicio para asistir a aquellos que quedan atrás. Es así como Dios pone a todos los que viven en la Separación a trabajar para la salvación de todos. Es un Plan tan hermoso que ni siquiera puedes imaginar cómo funciona. Es un Plan tan completo que no puede fracasar con el tiempo.

Pero el tiempo es tu problema, como ves, porque estás languideciendo en el tiempo. Estás sufriendo en el tiempo. Tu vida está siendo malgastada. No estás yendo a ninguna parte. No estás encontrando aquello que debes encontrar, ni haciendo lo que debes hacer. Todavía no. Quizá estás cerca. Quizá estás muy lejos.

Esta es la llamada del Cielo. Es así como Dios salvará a todos.

Para aceptar esto, debes aprender a respetarte a ti mismo y a otros. Debes ver que tus errores son el resultado de vivir sin el Conocimiento. Debes ver que las tragedias, los errores y los conflictos de la humanidad son todos el resultado de que la gente no sea consciente de estas cosas de las que hablamos.

Sin el Conocimiento, las personas se identificarán con sus ideas y sus creencias, con sus agendas políticas, con sus agendas religiosas, que en gran parte se basan en el conflicto y la oposición a otros.

Es una situación sin esperanza. Pero hay una salida de esta jungla, y Dios ha puesto el poder dentro de ti para conducirte fuera, paso a paso. A medida que avances no entenderás. Solo necesitas dar el siguiente paso. Todavía no entiendes lo que realmente está sucediendo en tu vida. Pero debes confiar en ti lo suficiente, y debes dejar de condenar a los demás para que tu mente pueda abrirse y puedas empezar a responder.

La Nueva Revelación de Dios en el mundo está llamando al mundo entero, y está proveyendo el camino que está en el corazón de todas las religiones del mundo, pero que nunca antes se ha hecho disponible. Porque el Plan de Dios es salvar a todos. Y tu presencia en el mundo es parte de este Plan.